PUBLICIDAD

¿Sería mucho pedir que nuestros jerarcas vuelvan a hablar de lo que saben?

Hollerich calentamiento global
|

Cardenal Hollerich: «Limitar el calentamiento global a 1,5°C es un profundo imperativo moral». En una carta dirigida a los líderes europeos que participan en la próxima COP26, el jefe de los obispos de la UE, cardenal Jean-Claude Hollerich, ha calificado de “profundo imperativo moral” modular a voluntad el termostato del planeta.

En vísperas de la próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) que se celebrará en Glasgow del 31 de octubre al 12 de noviembre, el Cardenal Jean-Claude Hollerich SJ hace un llamamiento a los líderes de la UE para que aceleren la acción climática y promuevan un cuidado integral de nuestra Casa Común.

Se lee en su carta: «La pandemia del COVID ha sacado a la luz el hecho de que todo está interconectado y es interdependiente y que nuestra salud está inextricablemente ligada a la salud del medio ambiente en el que vivimos”. ¿Les suena? Pues lean ahora esta parte:

““La Tierra grita y esos gritos han tomado la forma de temperaturas en alza, con récords batidos en muchas regiones; de inundaciones mortales e incendios forestales que devastan comunidades en toda Europa y el mundo; de pérdidas materiales agravadas por traumas sociales y psicológicos”.

Y es que, leyendo la carta del cardenal en su literalidad es difícil no preguntarse qué falta hacen sínodos y diálogos y escuchas atentas en una Iglesia cuya jerarquía no solo carece de ideas propias en lo opinable, sino que parece incapaz de expresar las ideas comunes con expresiones propias.

Pero lo más espectacular viene cuando el cardenal asegura que “encontrar una vía que respete el umbral de 1,5°C de calentamiento global es un profundo imperativo moral».

Ya oímos ayer de boca del Santo Padre su enésima advertencia contra la rígida obsesión con las normas y la ley, de la que debemos liberarnos entregándonos al Amor y a una escucha a las inspiraciones del Espíritu. En cambio, debemos considerar un “profundo imperativo moral” algo que de ningún modo está en nuestra mano.

Cuando los habitantes de la Llanura de Senar decidieron construir una torre que llegara hasta el cielo, su arrogante desafío resultaba modesto comparado con lo que Hollerich nos vende como un “profundo imperativo moral”: regular hasta la décima de grado la temperatura media del planeta como si tuviésemos el mando del termostato.

De las palabras de Su Eminencia se deduce que los seres humanos de este tiempo podemos decidir el clima de la Tierra, clima que ha variado salvajemente a lo largo de su historia, incluyendo millones de años antes de que empezara la nuestra. Un planeta sujeto a procesos no totalmente conocidos por los que un día el Sahara es un gigantesco bosque y otro un implacable desierto de arena; por los que regularmente se cubre el mundo de hielo salvo la zona ecuatorial, o aumentan las lluvias, la temperatura y la vegetación en el Jurásico o… Cientos de cambios en los que el ser humano no ha intervenido para nada.

Pero hoy, gente como Hollerich, no solo cree saber cuál es la temperatura justa, adecuada, perfecta e ideal del planeta, que no debe cambiar, sino que imagina qué puede hacer para lograrla. Por qué esta temperatura media es la mejor de las posibles o de las que han existido y no debe cambiar ni en un grado no se nos aclara, pero hacer lo que sea -empobrecer, de hecho, a la humanidad como nunca antes se había hecho de forma deliberada- por mantenerla es un “profundo imperativo moral”.

¿Para quién, exactamente? ¿Para mí? ¿De verdad cree Su Eminencia que yo puedo contribuir con mi conducta a un ajuste tan preciso de la temperatura? ¿Para los líderes mundiales? ¿Saben, de verdad, cómo lograr ese ajuste? ¿Justifica cualquier desprecio de la democracia, cualquier recorte de libertades, cualquier sometimiento a una autoridad de expertos no elegidos, cualquier dramático recorte del desarrollo y empobrecimiento subsiguiente de la humanidad?

¿Sería mucho pedir que nuestros jerarcas vuelvan a hablar de lo que saben?

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

32 comentarios en “¿Sería mucho pedir que nuestros jerarcas vuelvan a hablar de lo que saben?
    1. Ahí está la cuestión…….es que saben de algo,,???? O al menos de algo de lo que se supone tienen que saber???? …..la respuesta puede ser y de hecho lo es, inquietante

      1. Pues que se lo digan a China que siendo el país más poblado del mundo, debe, consecuentemente, tener la mayor huella de carbono y oh, sorpresa, no participa del COP26, ni ha firmado ningún tratado sobre cambio climático. Lo que deben hacer los gobiernos que se dicen de izquierda, es imitar a la gran potencia, y no firmar ni participar en nada en lo que China no participe, esa debe ser la medida. China no ha reducido el consumo de combustibles fósiles ni un gramo, y los demás gobiernos prefieren afectar a sus poblaciones, con las carísimas e inútiles energías «renovables». El caso de Texas diciembre 2020, debería servir de ejemplo a los que se quieren pasar a esas «energías», el 30 % del estado obtiene su energía de paneles solares y parques de viento, el año pasado el invierno fue tan crudo que los parques de viento no funcionaron por congelamiento y los paneles solares, no recibían nada de luz que los hiciera funcionar, resultado: cientos de muertos de frío!

  1. ¿Pero usted cree que saben de lo que deberían? Vamos, hombre. No sólo es que no sepan, que podrían habérselo empollado. Es que no hablan desde lo que ese conocimiento debería tener detrás, que es la fe. Alguien con fe no habla así, sino un científico ateo (o un activista de greenpeace en la barra de un bar con dos copas de más).

    1. Los jerarcas, están hablando de lo que saben, saben que decir esas chorradas, llena las arcas de dinero fresco de ONGS que les preocupan esos, temas, así consiguen seguir viviendo del cuento.

  2. Asociar el cambio climático a la acción del hombre es aventurado, e imaginar que el hombre puede evitarlo es desconocer la realidad. Y detrás de la ideología ecologicista se esconden iniquidades como las que quieren fomentar el aborto, la ideología de género, el totalitarismo de la gobernanza mundial, el empobrecimiento social, etc.

    1. Claro que no saben nada de este tema, ni de ningún otro en los que suelen meter las narices últimamente. Lo que hacen estos sacerdotes es hacerle la rosca a la masonería que nos gobierna. Allá ellos si han elegido este camino. Conmigo no tienen nada que ver. Cuando veo un titular sospechoso, paso de leerlo o escucharlo.

  3. El clero católico tiene una muy buena vida. No les falta nada. Están muy ociosos. Se hace poco trabajo. Si pagaran sus facturas con sudor de verdad, no tendrían tiempo de vivir esta tontería.

    1. Pues que le hagan responsable a Nuestro Señor Dios Creador. Porque desde Adán y Eva de que nos ibamos alimentar?, con que íbamos a construir nuestras casas? No creen estos sabiondos que el carbón, el petróleo Dios los hizo para algo. Yo he oído a un pijo ecologista que se daña a la madre tierra sacando piedras de las canteras. Lo siguiente mi muchacho como construimos nuestras casas sin piedra y sin madera y sin sacar hierro de las minas?

  4. Precisamente hablan de lo que saben, del mandato que tiene el ser humano de cuidar de la Creación, el mayor regalo de Dios que nos confió a las personas no para que lo destrocemos sino para que que sea nuestra casa por muchas generaciones. Vuestro fariseismo os ciega, rezo por vosotros para que el Señor os devuelva la vista como al ciego que pedía al borde del camino.

    1. A tí te ciega la ignorancia. Casi todos los científicos no adheridos al NOM aseguran que el cambio climático está producido por la variación de la posición del eje magnético de la tierra, por tanto, de los polos magnéticos. Como ves, de esto el hombre no tiene la culpa, ni puede hacer nada para arreglarlo. Por otra parte, ha sucedido muchas veces a lo largo de la vida de la Tierra, permitiéndolo Dios, que es Quien entiende de esto.

    2. El mandato es de reproducirse y poblar la tierra dominando la naturaleza. En lo natural. Pero lo principal es salvar el alma. Lo demás, inventos de niño ocioso, como dice usted de nuestros pastores.

  5. Marque el Papista Etiquetado. Cuidar la creación es alimentar la población del planeta. Sigues la narrativa de los ecologistas alarmistas, ateos que simplemente quieren el poder y el dominio de las acciones y mentes de las personas. Nadie es más fariseo que el que clasifica al otro como fariseo.

  6. El Evangelio de San Lucas que habla de cómo llamó Cristo a los ecologistas de su tiempo:
    ¡Hipócritas!
    Les hizo ver como saben del clima, del tiempo bueno y malo, de la lluvia,,y sin embargo, no se daban cuenta de » tiempo actual »
    Estámos en crisis,, la Iglesia se viene abajo,, se derrumba: como le dijo Dios Nuestro Señor a San Francisco,, y sin embargo,,
    Se habla del cambio climático,, de inventar nuevos pecados ecológicos, de homenajear a la niña, de tamaño, greta, de alabar, bailar, honrar y cantar, ante un desfiguro que le dicen pachamama,, Madre tierra.
    ¿ Y la Iglesia? ¿ Cuándo?
    ¿Y las almas que conforman ésa Iglesia ? ¿ Cuándo?
    Cristo dijo; Yo Soy el camino.
    Y sin embargo, quieren que la Iglesia vaya por un camino de terracería, lleno de topes y enlodado.

  7. Hablan de lo que no saben porque, como no confían en Dios, confían en el pensamiento único. No hablan de lo que saben porque ya lo olvidaron, si es que lo sabían.

  8. Coincido plenamente con lo que dice el artículo.
    Nuestros jerarcas deberían dedicarse a hablar de Cristo, y no a lo que no saben.
    Los jerarcas… y los periodistas, los opinólogos y todos los que se creen (creemos) que sabemos de todo y más que el resto.
    Desde luego es impresionante como se han juntado en esta página mentes tan preclaras, que tanto y bien saben de Teología, de Ciencia, de Sanidad, de Historia, lo que se pierde la humanidad con vosotros es una barbaridad.
    Criticáis las opiniones de los demás sobre el cambio climático y sobre muchas cosas, porque (y en ello coincido) nos intentan vender un pensamiento único; y para rebatirlo hacéis lo mismo: nosotros tenemos la Verdad y los demás equivocados.
    La única Verdad la tiene Cristo, que es quien la ha escuchado del Padre y nos la ha dado a conocer, no ninguno de los hombres.

    1. Dices: «Criticáis las opiniones de los demás sobre el cambio climático y sobre muchas cosas, … y para rebatirlo hacéis lo mismo: nosotros tenemos la Verdad y los demás equivocados.»
      No es así: La inmensa mayoría de los comentarios dan argumentos y/o citas bíblicas para defender sus posturas o rebatir las de aquellos que, sin autoridad en esos temas, intentan imponernos las suyas.

      Dices: «La única Verdad la tiene Cristo, que es quien la ha escuchado del Padre y nos la ha dado a conocer, no ninguno de los hombres.»
      Cierto, pero esa Verdad hay que traducirla a la práctica y cuando uno considera que desde organismos políticos e incluso desde la jerarquía te intentan imponer normas que no son fieles a esa Verdad entonces es obligado rebatir esas imposiciones.

  9. Yo no sé Carlos, si lo que dices es correcto. Cristo dijo: Yo Soy la Verdad., no dijo , Yo escuché la verdad,
    diciendo así, parece separado de su Papá.
    También dijo: Vayan y prediquen a todas las naciones, el que crea será salvo,,
    Ahora se pedica el cambio climático,, dime Carlos,
    ¿ debemos quedarnos los católicos extasiados ante la homilía de los ríos, montes y montañas, del deshielo y las entrañas de la tierra que ….?
    Pues no, Carlos,, 😁,,
    Quiero a MI Iglesia, el cambio climático es manipulable., es secundario, es político.

  10. ¿Y qué saben nuestros jerarcas de Biología y Genética? Por eso, Sr. Carlos Esteban, sugiérales que no hablen ni de aborto, ni de eutanasia.

    1. Eso es una «falacia de falso dilema»: «si no deben hablar de calentamiento global, no deberían hablar de aborto y eutanasia». Eso sería cierto si no hubiera mas que una opción. Pero no es así: no deberían hablar de los aspectos técnicos y científicos del calentamiento globlal porque no saben y porque es una teoría discutible, pero sí pueden (y deben) hablar sobre el aborto y la eutanasia, porque cuando lo hacen no especulan sobre teorías científicas (y encima discutibles), sino sobre la moralidad de actos humanos ciertos. «No matarás» no es un postulado o teoría biológica o genética, sino el 5º mandamiento del Decálogo, siendo obligación de la Iglesia instruir sobre la inmoralidad de dichos crímenes.

  11. Creo firmemente que estos jerarcas hablan lo que el espíritu les infunde; un odio atroz y antiguo hacia el ser humano hecho a imagen de Dios quien se hizo también humano encarnándose en el vientre de una virgen HUMANA la cual reina en cielo y tierra incluso sobre los ángeles. Y Ella pisará la cabeza de ese espíritu insuflador. Prelados que son la voz de su amo emborrachados con la sangre de los mártires mientras fornican con un mundo que les va a odiar siempre.
    Pobres de los Hollerichs, Martins y Ber goggg líos. Cor Iesu Sacratissimum, miserere eis.

  12. Estimados lo que pareciera ser una broma de mal gusto se va convirtiendo en una catástrofe de proporciones, si salvar al mundo es el objetivo (mundo es finito, temporal con tiene un tiempo de terminación, la Escritura lo sostiene firmemente) se han olvidado que lo único salvable son las almas (por su carácter inmortal) y el precio de tal salvación ya se pagó y como….
    Si la jerarquía no cumple su función misional la Iglesia irá únicamente en salida de si misma abandonando la función exclusiva que tiene.
    Ha desaparecido la Iglesia como Cuerpo Místico de Cristo en los discursos.
    Confiar en el hombre para salvar al mundo es más que una utopía.
    En el fondo la jerarquía sabe lo que tiene que hacer, si no lo hace no es por ignorancia, Lc 12.47 El servidor que, conociendo la voluntad de su señor, no tuvo las cosas preparadas y no obró conforme a lo que él había dispuesto, recibirá un castigo severo.
    Oremos fervientemente por los Pastores….

  13. Stultorum infinitus est numerus. El clero, que representaba en otro tiempo la inteligencia y la razón, se ha contagiado de la estupidez manipulada por gobiernos y políticos no menos estúpidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles