PUBLICIDAD

Arzobispo de EE UU sugiere licuar los cadáveres para favorecer el medio ambiente

arzobispo licuar cadáveres
|

Michael Jackels, arzobispo de Dubuque, en el estado de Iowa, insta a sus feligreses en una nota a rechazar los “métodos tradicionales de enterramiento” en favor de la licuación del cadáver.

Esto se nos va de las manos. Con toda la machacona insistencia en la ‘conversión ecológica’ y el cuidado de ‘nuestra casa común’ que llega de Roma, algunos prelados están perdiendo el ‘oremus’ por agradar a la cúpula y llegan a extremos que contradicen la práctica cristiana de milenios.

Como el arzobispo de Dubuque. Uno recuerda que una de las obras de misericordia es enterrar a los muertos, y la Iglesia siempre ha desanimado prácticas como la cremación, pero Jackels, n una carta pastoral datada el 20 de octubre, encuentra que es menos ‘ofensivo’ con el medio ambiente licuar el cadáver. En concreto, el proceso se denonima hidrólisis alcalina, en el que que se combina “agua caliente, lejía, presión de aire y circulación” para licuar el cadáver en cuestión de horas, “que luego puede ser vertido en forma segura en la tierra”.

Para el arzobispo, eso de enterrar piadosamente a nuestros difuntos constituye “un importante problema medioambiental”, y si no abandera la causa de la cremación, no es por ser práctica de dudosa piedad, sino porque cada cremación “utiliza unos 30 galones de combustible, y tanto la quema como el propio cuerpo liberan contaminantes en el aire”.

Lo que parece licuarse es, más bien, la fe de nuestros pastores.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

24 comentarios en “Arzobispo de EE UU sugiere licuar los cadáveres para favorecer el medio ambiente
  1. No estoy de acuerdo con la conclusión del artículo: para licitar algo, previamente tiene que existir.

    Y la fe de ciertos pastores (sic) claramente no existe…..

    Veni Domine, quali tardare…..

      1. No te equivocaste, es al contrario, han llegado aquí por ser como son estos tipos. El cretinismo actual de nuestros prelados ha llegado a cotas inimaginables, por eso puedes comprobar el nivel de sus palmeros cuando aquí se leen los comentarios del Probe Migue y otros, que tal vez sea uno solo con diferentes nicks, pero claramente indican el grado de estupidez al que denigran a sus fans

  2. Me encantan los pastores que se meten en los charcos.

    Si, como dice, la licuación utiliza lejía, pues cuando esa lejía sobrante se tire al medio, va a contaminar un montón, mucho más que un difunto en tierra, que se acaba incorporando al medio.

    Al fin y al cabo, el CO2 que desprende un cuerpo, lo absorbió y lo retiró del medio previamente, con lo cual el balance total es cero, tan patatero como monseñor.

  3. Para llorar a gritos.
    ¡Dios mío, ven en auxilio de Tu Iglesia. Señor, date prisa en socorrerla! ¡Ven, Señor Jesús, que las cosas se están complicando bastante!

  4. Dios mío
    Parece que algunos obispos se han empeñado en ser más ecologistas que el propio Dios.
    Otro im bé cil rendido a la moda del momento.
    Y como diría Cigoña este lo es con balcones a la calle, baldaquino y cornucopia.
    Solo le falta sugerir al Papa la reforma del Código de Derecho Canónico en la parte en la que se recomienda vivamente la inhumación, a imagen del entierro de Nuestro Señor.

  5. Una gran alegría para la Pachamama. Que nuestros restos culpables de vejar los límpidos cielos y los prístinos terrones sagrados de su culto, sean convertidos en un líquido inofensivo para olvidar la afrenta que los humanos, esa raza perversa, hemos infringido a su sagrado culto. Con un poco de suerte con obispos como estos, nos extinguiremos para siempre para no ofenderla. Es la nueva fe, la del demonio.

  6. Es curioso, realmente lo más ecológico es lo de toda la vida: el enterramiento, ¿por qué tantas vueltas para “evitar” el enterramiento haciendo cosas raras? El caso es buscar la forma de evitar que la gente crea en la vida eterna, ocultar la muerte deshaciendo el cuerpo. Macabro.

  7. Pobre Cantinflas, hoy día se quedaría sin trabajo. Volver a leer acerca de Fray Gerundio de Campazas, es el símbolo del momento que vivimos.

  8. Una idea para el licuante monseñor.

    Como signo de ecumenismo, diálogo interreligioso e inclusividad, hagamos optativo el rito de los guanimies: «Los indios guaimíes y en general las tribus del Occidente de Panamá, como también muchas tribus de indios norteamericanos, dejaban a sus muertos en plataformas construidas entre los árboles o en la selva expuestos a la descomposición rápida o a la acción de insectos y animales carnívoros. Tampoco era indispensable el que estuviesen muertos.»

    O mejor todavía, el rito funerario de » The green Mile»: que los cadáveres sean alimento de los vivos.

    O mejor todavía, lo hacemos obligatorio, con la excusa del COVID, o del calentamiento global, como con la comunión en la mano….

    A ver quién me gana en ideas satánicas……

  9. Es un chiste: en un pontificado tan «misericordioso», a este señor se le ha olvidado, precisamente, una de las obras de misericordia: «enterrar a los muertos». En fin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles