PUBLICIDAD

‘Llamada a la batalla’: una respuesta a la crisis de masculinidad

crisis masculinidad
|

Estos días ha circulado por las redes un vídeo que, a pesar de publicarse en 2016, sigue siendo igual de pertinente; o más, si cabe. Titulado “Una llamada a la batalla”, el cortometraje fue impulsado por la diócesis estadounidense de Phoenix y busca crear conciencia sobre la crisis de masculinidad que está sufriendo la sociedad actual.

Con respecto a esta crisis destacada por la película, Michael Phelan, director de la Oficina de Matrimonio y Respeto a la Vida, decía: “Las circunstancias históricas han devastado periódicamente a las familias, pero nunca hemos visto el menosprecio de la masculinidad y la paternidad, o el abandono de las responsabilidades de los hombres que se están viendo ahora. Requiere una respuesta sin precedentes de la Iglesia”.

Poco antes de publicarse el vídeo, el obispo de la diócesis, Thomas Olmsted, dijo en un comunicado: “Animo a nuestros hombres a descubrir o redescubrir su identidad como hombres en Cristo”.

Les ofrecemos el vídeo, que cuenta con subtítulos en español:

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

9 comentarios en “‘Llamada a la batalla’: una respuesta a la crisis de masculinidad
  1. Mi admiracion absoluta por Mons. Olmsted, un excelente pastor que es un referente para mí y para muchos católicos, y mi agradecimiento a Infovaticana por publicar esta noticia y dar a conocer la labor de este obispo que es encomiable.

  2. Creo que mucho tuvo que ver que la mujer dejara el hogar para ganar también ella dinero.
    Antes era raro que hubiera un gay, ahora es raro que no haya uno en las familias.
    Dejaron los hijos , o solos, o al cuidado de «alguien» y basta corromper a uno para que ése corrompa a otros,,,es una cadena.
    Dice un sacerdote , el que entrega las arras es el hombre, significa que él será el encargado de la manutención del hogar, pero la esposa que trabaja le quita en gran parte ésa responsabilidad, .
    Así él se puede ir, dejándolos solos , creciendo el niño sin padre, a merced de lobos. Y éstos están al acecho día y noche.

  3. Tiene razón, Spes. La supuesta liberación de la mujer con el trabajo en relación de dependencia. Muy chistoso. Más gente buscando empleo, más consumo y familias rotas.

    1. Bueno,, perdón, para no hacer muy largo el comentario,, me faltó decir que muchas mujeres tienen auténtica necesidad de trabajar, por motivos que ellas saben,,pero yo me refiero a ésas mujeres que su esposo les da todo lo necesario, que no habría necesidad de dejar sola su casa y a sus hijos, que lo hacen por cualquier motivo, siendo que no hay motivo que valga más que un hijo.
      Hay tanto peligro que «casi» siempre ocurre algo negativo con esa situación.

      1. Coincido. El trabajo como forma de «realización personal», que así lo venden en los medios. Y está a la moda. Entonces la pregunta es, ella en qué trabaja? Se da por descontado. Si es ama de casa, Ah, no trabaja.

        1. Tontas las que compren tal discurso. El trabajo se hace por dinero, si no es un hobby. No pienso que el trabajo te «realice como persona» (salvo a una minoría privilegiada), ni a un hombre, ni a una mujer, por mucho que te guste, y más sabiendo que la mayoría de la gente no puede elegir, ni trabaja por vocación, ni le gusta. Es un castigo divino: «te ganarás el pan con el sudor de tu frente», y se hace porque hay que comer y pagar las facturas. Desgraciadamente la mayor parte de las familias no pueden permitirse no trabajar tanto el marido como la esposa. Pero creo que esta situación afecta negativamente en la educación y crianza de los hijos.

          1. Sí, negativamente. Tal es así que un ahorro de ese trabajo extra puede servir para el sicólogo de los chicos en el futuro.
            Hay que defender la vieja usanza, que en la casa está la mamá. Sino está la abuela, pero ahí la maternidad es compartida.
            Cuando una persona se plantea un ingreso, tiene que comparar con los egresos que le suponen esa entrada. Comida hecha, guardería, la chica que cuida al nene, transporte, etc. Entonces, cuánto gana? Ingresos netos menos egresos.

          2. Dios muestra gran misericordia hasta en sus castigos, y éstos vienen siendo para beneficio y no para perjuicio. El trabajo dignifica y realiza al hombre, y qué bueno que trabaje y no se la pase en la casa porque ahí sí que sería mucho castigo para la pobre mujer,
            😉

          3. Pero Spes, ¿cómo puede considerar un castigo no trabajar fuera de casa? El castigo es no llegar a fin de mes y tener que hacerlo. Si una familia se lo puede permitir, ¿dónde están mejor los hijos, con su madre o en una guardería?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles