PUBLICIDAD

El cardenal Sarah, sobre el papel de la Iglesia en la pandemia: «Deberemos dar cuenta ante el Juez Supremo»

Cardenal Sarah Iglesia pandemia
|

“Diez Mandamientos por Diez Cardenales”, así se llama el libro ―editado por el vaticanista Fabio Marchese Ragona y publicado por Ares― del que Il Giornale publicaba un extracto firmado por el cardenal Robert Sarah, prefecto emérito de la Congregación para el Culto Divino.

En el escrito, el purpurado guineano lamenta el comportamiento de parte de los pastores durante la pandemia de coronavirus. Ha lamentado la falsa idea que se ha transmitido a los fieles “de que «participar» en la misa en streaming o incluso no participar en ella es lo mismo que ir a la iglesia el domingo”.

Les ofrecemos el texto, traducido por Secretum Meum Mihi:

Los grandes defensores de la laicidad del estado se refieren a la célebre expresión «Iglesia libre en Estado libre». Sólo en apariencia esta expresión es una traducción en otros términos del dicho evangélico: «Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios». En realidad, la idea detrás de este slogan es que la Iglesia es libre, pero dentro (en) la libertad del Estado. Según esta visión, el Estado posee una libertad más amplia, capaz de garantizar —pero también de limitar— si es necesario, la libertad de la Iglesia. Estos no dicen «Iglesia libre y Estado libre», sino «Iglesia libre en un estado libre». Sin embargo, hay que admitir que, en los recientes hechos relacionados con el Covid-19, los Estados fácilmente han podido cometer abusos de poder al prohibir el culto divino, debido al enfriamiento de la fe, de la debilidad y aquiescencia especialmente de nosotros los obispos.

En el mundo han sido numerosas las situaciones en las que los Pastores no hemos combatido por preservar la libertad de culto de la grey de Cristo. En ciertos casos, los obispos han tomado decisiones incluso más restrictivas que los gobiernos civiles, por ejemplo, al decidir el cierre de iglesias incluso donde el estado no lo imponía. Ciertamente de todo esto deberemos dar cuenta ante el Juez Supremo. Además de transmitir a los fieles la falsa idea de que «participar» en la misa en streaming o incluso no participar en ella es lo mismo que ir a la iglesia el domingo, esta actitud de los pastores ha fortalecido la convicción de que, al fin y al cabo, rezar y rendir culto a Dios sea una cosa menos importante que la salud física. ¡Cuántos pastores han afirmado públicamente, durante la pandemia, que la Iglesia ponía en primer puesto la salud de los ciudadanos! Pero, ¿murió Cristo en la cruz para salvar la salud del cuerpo o para salvar las almas? Está claro que la salud es un don de Dios y la Iglesia siempre la ha valorado y cuidado de muchas formas. Pero más todavía que la salud del cuerpo, para nosotros los pastores cuenta la del alma, que es la «suprema lex», la ley suprema, en la Iglesia. Hemos permitido que nuestros fieles permanezcan mucho tiempo sin la liturgia, sin la Comunión Eucarística y la Confesión, cuando en cambio —como se ha visto— bastaba con organizarse para ofrecer los Sacramentos de forma segura también desde el punto de vista sanitario. Hubiéramos podido y debido protestar contra los abusos de los gobiernos, pero casi nunca lo hicimos. Muchos fieles se escandalizaron por esta sumisión inmediata y silenciosa de los Pastores a las autoridades civiles, mientras que estas últimas cometieron un verdadero abuso de poder, privando a los cristianos de la libertad religiosa. Por otro lado, se alaba el ejemplo contrario de aquellos Pastores que actuaron según el Corazón de Cristo, como, por citar sólo uno, el arzobispo de San Francisco, Mons. Salvatore Joseph Cordileone. Su testimonio demuestra que luchar por la causa justa cuesta trabajo y atrae críticas injustas e incluso calumnias o persecuciones de diversa índole, pero que finalmente el Señor concede la victoria.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

17 comentarios en “El cardenal Sarah, sobre el papel de la Iglesia en la pandemia: «Deberemos dar cuenta ante el Juez Supremo»
  1. El cardenal Sarah está muy acertado.
    El covid 19 ha puesto en evidencia la débil fe y la confusión doctrinal del Papa Francisco y de la mayoría de los obispos.

  2. Aquí, se tarda mucho el sacerdote en dar la Comunión pues a cada persona le da clases intensivas de como comulgar correctamente, un domingo si y otro también; y platica, por si nosotros no lo sabemos, ¡ a él le dió covid¡ : fue por causa de una señora que comulgó y el enfermó.
    Ya ni coraje da, sino, tristeza.
    La gente con una facilidad asombrosa acepta todo el rollo.
    Si mañana dicen que en adelante las misas serán sin consagración, la gente dirá: Bueno.
    Nos han castrado el pensamiento
    Hacemos lo que dice el que dice, no hay que escandalizar, no dividas .
    Y lo más triste, es que va para largo.
    Cuántos sacerdotes estarán como nosotros,, obligados a obedecer.

  3. La expresión estado libre es análoga a madera líquida o páramo superpoblado.
    Muy buena crítica de Card. Sarah a los obispos prebendarios y estado-entusiastas.
    Al final, Mons. Carlo Maria Viganò tenía pura razón. Se le olvidó decir.
    Que un obispo se acuerde de la doctrina es una alegría. Y la promulgue.

  4. Ojalá que todo el que intimida u obliga o presiona para vacunarse, de cuentas antes a la justicia humana. De momento, respecto a la plandemia, se pasan las leyes por el forro, pero esperemos que, o bien retiran la legislación actual y quedan justificados, o bien paguen según la justicia el grave delito de violar: Constitución, Código odontológico, ley 14/07 de investigación biomédica, ley 41/02 de autonomía del paciente, cod. Internac. de Ética Médica, cod. Núremberg, decl. derechos humanos etc., etc.

  5. No sólo hay que cuestionar y reprochar el comportamiento vergonzante de muchos clérigos pusilánimes y sin una pizca de Fe y visión sobrenatural ante la pandemia,sino también el de la mayoría de laicos TIBIOS y sin Fe que invaden cual cáncer metastático la mayoría de iglesias.
    Unos y otros son igual de culpables.
    Entre ambos se retroalimentan.

  6. Totalmente de acuerdo con Sarah, las iglesias debieron de estar abiertas, pero con las medidas de distanciamiento, y ventilación. Aunque hay gente que no entiende estas medidas.
    Pero si los sacerdotes se hubieran puesto serios en este tema, y no en cerrar las Iglesias a la Eucaristia, habria más gente ahora en las iglesias, y el mensaje hubiera sido de Fe.

  7. Realmente nuestros pastores y por tanto la Iglesia me han defraudado profundamente en este tiempo de pandemia.
    Demostraron que la mayoria de los clerigos solo persiguieron su interes personal.
    Muchos laicos como yo buscamos solos Dios. Vivimos un desierto.
    Pero basta de falsedades papas, obispos y curas farsantes, faltos de fe y artista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles