PUBLICIDAD

Muere el cardenal Urosa

Muere cardenal Urosa
|

Ayer murió en Caracas el arzobispo emérito de la diócesis de la capital venezolana, el cardenal Jorge Urosa. Tras varias semanas hospitalizado, se convierte en el segundo purpurado en morir debido al coronavirus. Urosa era cardenal elector -cumplía 80 años el 28 de agosto de 2022- con lo que los electores pasarían a ser 121.

Jorge Liberato Urosa Savino nació en Caracas el 28 de agosto de 1942. Tras realizar sus primeros estudios en el Colegio La Salle, estudió Filosofía en el Seminario Santa Rosa de Lima de Caracas y Teología en el Seminario de San Agustín en la ciudad canadiense de Toronto.

Fue ordenado sacerdote por el cardenal José Quintero Parra el 15 de agosto de 1967.

Completó sus estudios en la Pontificia Universidad Gregoriana, en Roma, donde obtuvo su doctorado en teología dogmática, en 1971.

Durante su ministerio sacerdotal, el cardenal Urosa fue rector y profesor en el seminario de San José en Caracas, rector del Seminario Interdiocesano de Caracas, vicario general de la archidiócesis de Caracas, y presidente de la Organización de Seminarios Latinoamericanos.

El 6 de julio de 1982, con 39 años, Urosa fue nombrado obispo auxiliar de Caracas y obispo titular de la Dioecesis Vegeselitana in Byzacena por el Papa Juan Pablo II.

Recibió su consagración episcopal el 22 de septiembre de 1982, de manos del arzobispo de Caracas, José Alí Lebrún Moratinos.

El 6 de marzo de 1990 el Papa polaco le nombró segundo arzobispo de Valencia, ciudad que se encuentra 160 kilómetros al oeste de la capital venezolana.

Poco después de acceder al pontificado, el 19 de septiembre de 2005, Benedicto XVI le nombró arzobispo de Caracas.

El 24 de marzo de 2006, en el primer Consistorio para la creación de cardenales de su papado, Benedicto XVI le creó cardenal. Fue el quinto obispo venezolano en haber sido proclamado cardenal.

Cuando estaba a punto de cumplir los 76 años, el 9 de julio de 2018, el Papa Francisco le aceptó la renuncia sin designar un sucesor al frente de la diócesis. El Pontífice argentino nombró al cardenal Baltazar Porras, arzobispo de Mérida, administrador apostólico de la importante archidiócesis. Tres años después, el puesto sigue vacante.

Tras varias semanas hospitalizado debido al coronavirus, falleció ayer en la ciudad de Caracas.

Requiem aeternam dona ei Domine.
Et lux perpetua luceat ei.
Requiescat in pace.

Urosa: «La paz sólo se consigue escuchando y cumpliendo la palabra de Dios»

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

9 comentarios en “Muere el cardenal Urosa
  1. Que en paz descanse.
    En ésa paz que dijo Cristo que El daba. El señor Cardenal no pudo gozar ni siquiera de la paz que da el.mundo, pues su país sufre la tiranía de los diocesillos,,que gozan viendo como sufren sus gobernados.

  2. Como ya he comentado en otras dos noticias que hacían referencia al ‘anónimo’ cardenal que había cogido el coronavirus, al que de forma vil y rastrera se metía en el saco de los contagiados por ser «negacionistas» (como si negarse a la vacuna por razones morales u otras fuera «negar» algo) con un irónico «pobrecito», quizás no fuera una alusión al cardenal Burke, como todo el mundo entendió, sino al cardenal Urosa. Fuera o no fuera él el aluido, tras fallecer éste convierten dicha pulla en más ruin y mezquina, si cabe.

    1. El cardenal Urosa estaba vacunado con la vacuna rusa Sputnik IV según he leído en algún periódico. Además, si no hubiera estado vacunado nos habríamos enterado todos rápidamente, como pasó con el cardenal Burke. No sé si se han dado cuenta de la gran cantidad de sacerdotes que están cayendo ahora, vacunados. Yo, sin salir de Burgos, sé de ocho. ¿De esto Bergoglio no habla? Flaco favor está haciendo con sus exigencias a los que le obedecen.
      Que Dios lo tenga en su gloria.

          1. Dice en Internet que tenía la primera dosis de Sputnik. Esa es una información relevante que hay que incluir así como se incluye que murió por coronavirus. Si no, se está haciendo el juego a los «vacunadores».

  3. La Iglesia venezolana es cómplice de la dictadura de Venezuela. Forman parte de la oligarquía partidocrática de la hampacracia. No perdieron ni una gota de sangre por el pueblo reprimido de Venezuela.

  4. Tal vez no pasó la pregunta que le hice a Yanka:
    ¿ Se puede saber cuánta sangre has derramado tú por Venezuela? Porque no criticarás que otros no hagan lo que tú tampoco haces,
    ¿verdad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles