PUBLICIDAD

Lydia Jiménez engaña a Osoro para hacerse con la FUE

|

Publicábamos en estas páginas hace pocos días que el cardenal Osoro no había logrado hacerse con la presidencia de la Fundación Universitaria Española, y estábamos en lo cierto, aunque faltaban datos relevantes en la información, que la convertían en una “versión incompleta”.

Según publicábamos, tras la muerte de Villapalos, el patronato de la fundación, suculenta por su abultado patrimonio, iba a votar esta semana su nuevo presidente, cargo que no pudo ser elegido tras el empate entre Carlos Osoro y Lidia Jiménez en la tormentosa sesión del Patronato del pasado lunes 13.

Lo que ocurrió fue lo siguiente: Algunos de los patronos pidieron a Carlos Osoro que aceptara la presidencia, algo que no disgustó al cardenal madrileño, que solo puso una condición: No estar en la reunión del patronato que iba a votarle, alegando «compromisos previos». Para ello delegó su voto en Lidia Jiménez, como muestra de integración y confianza, con un poder en el que explícitamente afirmaba que si resultaba elegido aceptaría el cargo sin ninguna pretensión de poder, aunque delegaba el voto libremente en Lydia.

Lidia Jiménez se presentó en un patronato que parecía sería fácil: Todos los patronos estaban de acuerdo en votar a Carlos Osoro y pasar de página. El propio documento del mandato, ya decimos, era suficientemente explícito.

Sin embargo, la mujer al frente de las Cruzadas de Santa María se descolgó afirmando que “había hablado con Osoro” y “no quiere ser presidente”. Lydia Jiménez hizo creer a varios patronos que Carlos Osoro le había pedido que se presentara porque él no quería, a pesar de que en poder que le había concedido se decía explícitamente que aceptaría la elección. Así que se presentó candidata a Presidente y se votó a sí misma, ante la incredulidad de los asistentes.

Quién es Lydia Jiménez

Lydia Jiménez tiene 74 años. Se califica a sí misma en la web de su institución como mujer de “entrega incondicional, celo ardiente por la salvación de las almas y profunda abnegación”. Según fuentes consultadas por InfoVaticana, la entrega incondicional y el celo ardiente lo son, sin duda, por Paco Marhuenda, con quien trabaja codo con codo para hacerse con el control de la Fundación Universitaria Española.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

14 comentarios en “Lydia Jiménez engaña a Osoro para hacerse con la FUE
  1. Siento decirlo: Esta noticia, ni explica ni aclara porque se ha escrito ni porque se cita a algunas personas. Si quiere el autor decirnos algo relevante, hagalo con claridad.

    1. ¿Qué raro? ¿Infovaticana defendiendo a Osoro?
      Y el matemático, ¿no calculó la probabilidad de que tal sucediera?
      En todo caso, mas conveniente sería decir que lo ha sorprendido.
      Y faltan las pruebas, dónde está la versión facsimilar del poder, dónde están las actas de la elección. Quienes son los patronos que se habían puesto de acuerdo en hacer tal, porque en todo caso, eso devendría en una elección ficta. Y cómo sería posible que esa astuta mujer, engañara a tantos ¿hombres? que cual nueva Judith, ha dejado sin cabeza a Holofernes

  2. A mi me deja un poco perplejo que en la primera noticia el “malo” parecía Osoro que quería poder.

    Ahora parece que la mala es la “otra”

    O igual no hay malos

  3. Conozco lo bastante a Lydia Jiménez como para poder afirmar que la noticia, tal como está planteada y redactada, no puede responder a la realidad. Se trata de una persona de una gran integridad y santidad de vida. La descripción que se da de su persona en su web -“entrega incondicional, celo ardiente por la salvación de las almas y profunda abnegación”- es exacta. Por otra parte, no me cabe la menor duda de que ella, que ya es Vicepresidenta de la Fundación y la conoce perfectamente, hará mucho mejor papel que el cardenal Osoro en la Presidencia.

  4. Verdad o no, lo cierto es que Osoro se ha quedado sin poder meterle mano a los bienes de la Fundación.
    Si la noticia es falsa, no tardaremos en ver los desmentidos de los demás patronos.
    Si es cierta Lydia Jiménez (apellido gitano donde los haya) ha demostrado una estupenda zorrería (en el mejor de los sentidos) para evitar los tejemanejes del otro.
    Ya me imagino a Osoro como presidente de la Fundación; poco tardaría en meter en la gestión del patrimonio a los «tiburones» que tan mal le han asesorado con las otras y que tantos quebraderos de cabeza le están haciendo sufrir.

  5. No me creo nada de lo que el texto dice. Es absurdo y no tiene ni pies ni cabeza, desde el principio hasta el final. Y, por cierto, si me dan a elegir entre creer a Osoro y creer a Lydia Jiménez, no tengo dudas: creo a Lydia Jiménez.

  6. Es falso que «Se califica a sí misma» en la web de su institución como mujer de “entrega incondicional, celo ardiente por la salvación de las almas y profunda abnegación”

    NO SE CALIFICA A SI MISMA sino que quienes la conocen bien así la califican justamente.
    No redactó ella esa reseña.

    1. Pero supongo que habrá dado su visto bueno o que lo habrá leído sin queja. Q.E.D. Dicho lo cual, me parece maravillosa la labor que hace el Instituto. Y supongo que sus consiliarios, para ir purificándolo de mundanidad, poco a poco irán puliendo esos defectos de humildad, que no está reñido con dar a conocer lo que hacen. No hace falta decir que soy un tío co jo nu do si eso se ve en la pista de baile. Ahora, si a la puerta de la discoteca voy diciendo que soy así de bueno, no sé, como que levanto sospecha, ¿no le parece?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles