PUBLICIDAD

Francisco, rehén de los acuerdos secretos con el gobierno comunista chino

Papa Francisco China COPE
|

Con los pactos secretos suscritos con el gobierno comunista chino, Francisco ha metido a la Iglesia en una trampa de difícil y traumática salida. De las consecuencias de aceptar los nombramientos eclesiásticos decididos por el Partido Comunista -confesional e incluso violentamente ateo- ya hemos tratado aquí en numerosas ocasiones, así como de la suerte de la Iglesia fiel, la clandestina, que ha visto cómo su feroz perseguidor se alía con el propio Vaticano al que se mantenía leal contra viento y marea, o de las humillantes e imposibles imposiciones ideológicas y doctrinales que Pekín está imponiendo al clero chino.

Pero hay otro aspecto, que se dejó ver en la entrevista mantenida por el Santo Padre con Carlos Herrera para la cadena de los obispos, COPE, a saber: el Papa compromete fatalmente su credibilidad por culpa de ese acuerdo aún secreto.

Francisco es extraordinariamente locuaz, volcado sobre todas las cuestiones de actualidad, capaz de opinar por extenso sobre cualquier asunto que salga en titulares. Es más: no tiene pelos en la lengua para denunciar cualquier violación de derechos humanos que se produzca en cualquier confín, recuerden el asunto de los rohingya de Birmania.

O, por referirnos a algo mucho más reciente e incluido en la citada entrevista, el caso afgano. “Respecto al hecho de 20 años de ocupación y después se deja, yo recordé otros hechos históricos, pero me tocó una cosa que dijo la canciller Merkel, que es una de las grandes figuras de la política mundial, en Moscú, el pasado 20 [de agosto]”, elabora el Papa. “Traduzco. Espero que la traducción sea correcta: “Es necesario poner fin a la política irresponsable de intervenir desde fuera y de construir en otros países la democracia, ignorando las tradiciones de los pueblos”. Lapidaria”.

Ciertamente lapidaria, como sabe serlo el propio Papa… cuando puede. Porque, ¿no es aplicable eso mismo a lo que hacen los chinos en Tibet o en la tierra de los uigures, que ellos han bautizado como ‘Provincia Nueva’ (Xinjiang)? Las violaciones de derechos humanos han sido clamorosas y terribles en estos casos, por no citar la represión de las protestas prodemocráticas de Hong Kong. Pero el Papa calla.

Ahora, no habría demasiado problema si un Papa callara en general sobre las cuestiones geopolíticas porque está centrado en la custodia de la doctrina y el gobierno de la Iglesia exclusivamente. Pero no es el caso de Francisco, y es por eso que cada silencio se hace clamoroso, dejando ‘coja’ cualquier denuncia que haga.

Y de China le pregunta Herrera, y de su respuesta decir que tira balones fuera y marea la perdiz no es en absoluto poco caritativo, sino perfectamente descriptivo. Se va a Cassarolli, al Gran Imán de la mezquita de Alzhar… Y a los puentes, y al ‘diálogo’, naturalmente, siempre muy socorrido aunque no se explique qué se está dialogando, exactamente. Cualquier cosa, en fin, menos ‘lapidario’.

Dialogar, dialogar siempre o estar dispuestos a dialogar”, insiste, en un párrafo que comienza considerando lícitas las críticas internas, desde la Iglesia, que, al fin, también son ‘diálogo’. Solo que no es eso lo que parece, más bien al contrario. El Papa no dialoga en absoluto con quien no quiere dialogar, como se vio en el caso de los cardenales que presentaron ‘dudas’ sobre Amoris Laetitia, que aún están esperando siquiera una audiencia (al menos, los dos supervivientes), y tampoco dialoga sobre lo que ya tiene decidido.

El caso chino es especialmente ilustrativo. Pocos clérigos tan preparados para asistir a la Santa Sede en el trato con los chinos como un chino de tan larga experiencia como el cardenal Joseph Zen, arzobispo emérito de Hong Kong, quien voló desde la excolonia a Roma solo para hablar con Francisco, quien ni siquiera le recibió.

O el caso, en 2017, del arzobispo Savio Hon Tai-Fai, único chino oficial senior de la Curia Romana que fue removido de su puesto como secretario de la Congregación para la Evangelización de los pueblos y reasignado como nuncio en Grecia. ¿La causa? Recientemente dimos en estas páginas su visión sobre los acuerdos con China: “la Iglesia clandestina se siente abandonada por la Santa Sede”.                                                           

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

23 comentarios en “Francisco, rehén de los acuerdos secretos con el gobierno comunista chino
  1. MMMMM…
    Si el diálogo fuese la solución taumatúrgica de todos los problemas, las juezas , las magistradas, las letradas de la Seguridad social, las abogadas del estado, las policías, las militares, las inspectoras de hacienda (y las subinspectoras), las inspectoras de trabajo (y las subinspectoras), y demás flora y fauna de la función pública española serían innecesarias.

    ¿A ver si este hombre va a tener razón?
    ¿A ver si son innecesarias?

    Discernamos ignacianamente.

  2. Francisco debería aprender de la Historia y recuperar el espíritu de La Vendeé para resistir frente a las tiranías como la dictadura china. A este Papa le falta espíritu martirial, y no se da cuenta que plegándose ante el mundo perjudica a la Iglesia.

  3. De rehén, nada. Si quisiera lo derogaba con un motu propio suyo dialogante de esos que escribe y firma.

    Berg es entusiasta en la aplicación de las cláusulas (vete a saber cuáles porque son secretísimas….. inconfesables, vaya). Y China es el tubo de ensayo para exportar el proceso al mundo entero.

    1. ¡Qué ganas de presentar a Berg como un pobrecillo manejado como una marionetas por otros! Sabe lo que hace y lo hace a gusto, y no piensa pasar el testigo.

  4. Con determinadas personas llega un momento en que uno se instala en una duda que se convierte en un problema insoluble por lo incognoscible del fuero interno; ¿es tonto? ¿O es que es malvado?

  5. Estimados amigos de infovaticana, no estoy de acuerdo con el titular del artículo, el Papa no es rehén del acuerdo con China, él y Parolin son directamente responsables, y todos los fieles que han sido detenidos, torturados, “reeducados” en campos de concentración han sido con la aprobación vaticana, incluso el Papa nombró como premio por sus andanzas para negociar con los chinos comunistas la entrega de las ovejas clandestinas a los lobos rapaces comunistas al Cardenal Mackarrik, el lobo depredador sexual de jovenes sacerdotes.
    No hubo ingenuidad, todo lo actuado fue calculado para destruir la Iglesia, es la masonería eclesial en su máximo esplendor!

    1. Totalmente de acuerdo con usted, bergoglio, Parolin y todos los demás que intervinieron en la redacción de esos acuerdos secretos (léase inconfesables) pueden ser muchas cosas pero no tontos.

      Por lo tanto, ni es rehén ni esclavo de esos acuerdos, porque los firmaron siendo muy conscientes de lo que firmaban.

      1. LUIS yo respeto su análisis aunque creo más bien que está loco. De todos modos y sea lo que sea, Francisco es a la Iglesia Católica lo que Sánchez a España

  6. Pero según el derecho salvo que se encuentre incapacitado judicialmente, se le supone a cualquier persona capacidad intelectual y volitiva; lo que le convierte en una persona normal y por tanto plenamente responsable de sus actos (en el caso de Biden hay mas dudas)

  7. De todas las palabras que dice Cristo en el Evangelio, creo que diálogo no es una de ellas. Que hartito estoy. Hay que evangelizar y convertir, no dialogar. Pesaos con dialogar con quién no quiere

  8. Imagino que el columnista tiene la fórmula para meter al Gobierno Chino en cintura….no, imagino que no, brindis al sol, ni EEUU le puede toser a China. Se aceptan ideas pero debe tenerse en cuenta q junto a Putin..son los estadistas más brillantes de los últimos 50 años

    1. Rafa: Se puede no hacer acuerdos, al fin y al cabo los van a tratar igual pero, al menos, no pensarán que el Vaticano colabora con sus verdugos. O se les puede decir que apostaten directamente porque con el gobierno chino no hay quién pueda.

      1. Yo veo muy negro lo de China, no solamente en el plano religioso. Negro para Occidente, que no para de hacer las cosas mal, y lo de Afganistán lo representa muy bien. La agresividad de la OTAN ha forzado a Rusia a abrazar a China, y la cooperación militar es preocupante. La Iglesia y los cristianos lo tenemos muy mal allí, piensan aplastar cualquier cosa q huela a Occidente, pues piensan q es un caballo de Troya occidental q le quieren colar.

        1. Pero la OTAN no da para muchas esperanzas, EEUU a través de Kerry reconoció tener conocimiento de q en próximo oriente se estaba cometiendo un genocidio de cristianos, y no movieron un dedo…solo Rusia defendió a los cristianos

  9. A estas alturas los chinos saben muy bien que Occidente es ateo, así que atormentado cristianos no les van a fastidiar. Los occidentales son tan ateos como ellos mismos por lo que el Cristianismo ha dejado de representar a Occidente desde el siglo pasado. Cosa que tendrían que aprender también los talibanes y los del DAESH. La Iglesia podría hacer propaganda con un cartel que dijera: «No maten curas, les hacen un favor a sus enemigos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles