PUBLICIDAD

Giorgia Meloni: «Vivimos en una época en la que todo lo que nos define está siendo atacado»

Giorgia Meloni entrevista
|

Les ofrecemos la entrevista que la líder de Fratelli d’Italia ha concedido a Valeurs Actuelles y que ha publicado en nuestro país La Gaceta de la Iberosfera.

Al negarse, a diferencia de Matteo Salvini, a formar parte del Gobierno de Mario Draghi, ha hecho valer su línea y ahora está por delante en las encuestas. También acaba de rechazar la fusión con Berlusconi. ¿Los compromisos no son su fuerte?

Nos hemos comprometido con los italianos a no apoyar gobiernos con la izquierda y el Movimiento Cinco Estrellas (M5S) porque creemos que la convivencia con ellos solo puede llevar a compromisos a la baja, que no son útiles para Italia, especialmente en esta fase histórica. La historia de esta legislatura, por desgracia, nos ha dado la razón: el gobierno de la Liga-M5S no ha conseguido tener impacto; el gobierno del M5S-Partido Democrático ha sido desastroso y ha llevado a Italia hacia el abismo durante la pandemia y el gobierno de Draghi aún no ha conseguido dar el cambio de ritmo que muchos esperaban.

En cuanto al partido único de centro-derecha, fundé Hermanos de Italia (FdI) precisamente porque me di cuenta de que el partido único de centro-derecha (el Pueblo de la Libertad de Berlusconi en aquel momento) no había funcionado y había ido marginando la representación de las ideas de derecha. Por eso prefiero una coalición de centro-derecha unida, pero plural, a un partido único. No deseo que nuestros votantes recorran viejos caminos que ya han demostrado ser infructuosos, y me parece que los italianos aprecian la claridad de estas posiciones, lo que me llena de orgullo.

Recientemente, usted ha sido elegidader del partido de los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), y a menudo ha mencionado la idea de una Europa confederal, la que propuso el general de Gaulle. ¿Sigue siendo su idea?

Absolutamente, esta es la visión alternativa que queremos aportar a la Conferencia sobre el Futuro de Europa, que acaba de ser lanzada por la Unión Europea, pero que está concebida como un mero podio que conduce a un resultado predeterminado en una dirección federalista, sin espacio para la autocrítica. Su tesis es tan simple como errónea: si Europa no funciona es porque no tiene suficiente poder, así que volvamos a quitar la soberanía a los Estados-nación, démosla a Bruselas y todo irá mejor. La gestión de la actual crisis sanitaria, durante la cual la Comisión Europea intentó tomar el relevo de los Estados, ha resultado ser un desastre y ha desmentido este principio.

Creemos en la idea de que la Unión Europea debe hacer pocas cosas, pero hacerlas bien, que no debe hacerlo todo, sino actuar solo en los ámbitos en los que puede aportar un verdadero valor añadido a sus ciudadanos. Por ejemplo, en relación a las Gafam, la competencia desleal de los mercados no europeos, el dumping fiscal, la seguridad de las fronteras, la lucha contra el terrorismo y las sinergias en materia de política exterior. Y debe respetar la soberanía nacional, donde reside la verdadera democracia, y el principio de subsidiariedad, que acerca el poder a la elección del pueblo valorizando las especificidades de cada nación y cada pueblo. La famosa Europa de las naciones de la que también habló De Gaulle.

En este contexto, ¿qué futuro le desea al euro?

El euro es una moneda y, como tal, un instrumento; sin embargo, en los últimos años se ha convertido en un fin, y las economías nacionales de algunos países, Italia en particular, se han plegado a su estabilidad. Además, es una moneda que nació mal, con una fuerza definida más en función de las necesidades alemanas que de las europeas, en la que Italia entró aún peor con un tipo de cambio demasiado alto. Cuando se crea una zona de moneda común entre economías tan diferentes es necesario establecer una compensación entre los que se benefician de la moneda única y los que se ven perjudicados por ella. No fue así y, tras la crisis financiera de 2008, el Banco Central Europeo tuvo que hacerlo, aunque de forma parcial e indirecta, para evitar la implosión de la eurozona; pero esto provocó nuevas tensiones entre los países llamados «frugales» y los más endeudados, como Italia.

Nuestra economía está profundamente interconectada y con nuestro altísimo nivel de deuda pública agravado por la pandemia sería imposible salir de ella. Sin embargo, lo que sí es necesario es una reforma profunda de las normas que la acompañan. Pensar, por ejemplo, que a partir del 1 de enero de 2023 se puede restablecer el pacto de estabilidad con los parámetros de reducción de la deuda que estaban en vigor antes de la pandemia es una locura y una provocación inaceptable. Significaría una carnicería en la sociedad y la muerte de las empresas justo cuando deberían volver a empezar. Y desharía todo el trabajo de base, por imperfecto que sea, que se ha hecho para la recuperación y la resiliencia.

Con la crisis del COVID, los italianos, a pesar de ser de los más confiados en la construcción de Europa, se sintieron traicionados por Bruselas. ¿Qué huellas dejará esta crisis?

Los primeros meses ciertamente dejaron su huella, como si la gente en Europa pensara que los italianos teníamos una responsabilidad específica en el estallido de la pandemia. Desgraciadamente, tuvimos la desgracia de ser utilizados como conejillos de indias para todo el mundo, permitiendo a otras naciones europeas observar lo que ocurría y evitar nuestros errores. Ciertamente, hubo responsabilidades políticas concretas atribuibles al gobierno anterior, y Hermanos de Italia fue el primero en señalarlas con fuerza. Pero nuestra percepción de Europa era muy mala: mientras pedíamos respiradores y mascarillas, otros países de la UE impedían las exportaciones, nuestros transportistas estaban bloqueados en las fronteras y en una tarde Christine Lagarde quemó decenas de miles de millones de euros de dinero italiano con una sola declaración de prensa. Un desastre.

Luego llegó la idea de una deuda común para financiar la recuperación, una idea justa aunque tardía, que aportará mucho dinero a Italia pero con demasiadas condiciones políticas por las que pagaremos la factura. Por último, está la mala gestión del tema de las vacunas, con contratos opacos escritos sobre arena y una comunicación confusa que creó incertidumbre entre los ciudadanos. En resumen, la Europa de la pandemia tiene mucho que hacerse perdonar.

Emmanuel Macron y Mario Draghi tienen muchas similitudes. Se habla de un «Tratado del Quirinal» según el modelo del Tratado del Elíseo que Francia firmó para el acercamiento franco-alemán. ¿Qué opina sobre esto?

Me parece paradójico que quienes se proclaman campeones del europeísmo actúen mediante tratados bilaterales, admitiendo de hecho lo que venimos diciendo desde hace tiempo, a saber: que las actuales estructuras comunitarias son incapaces de satisfacer las necesidades de los ciudadanos europeos. Dicho esto, no sé si una iniciativa como un tratado según el modelo franco-alemán es el instrumento más eficaz, pero estoy convencida de que nuestros dos países deben buscar una nueva forma de entender su relación. Por desgracia, en el pasado la visión de las clases dirigentes francesas sobre Italia parecía centrarse más en las posibilidades de adquirir nuestros activos y partes valiosas de nuestro sistema de producción que en el desarrollo de una asociación estratégica, lo que generó un resentimiento entre la opinión pública hacia vuestro país. Esto también se explica al hecho que, junto a la determinación con la que Francia siempre ha defendido su interés nacional, éramos testigos de la facilidad con la que los dirigentes italianos estaban dispuestos a vender nuestros intereses. Por lo tanto, es necesario volver a crear un clima de confianza, amistad y cooperación entre nuestros dos pueblos, porque tenemos muchos retos comunes que afrontar.

¿Desea una alianza mediterránea entre Francia e Italia? ¿Cree que es una medida necesaria para contrarrestar el peso de Alemania?

Por supuesto. Hasta ahora, Francia ha asumido a menudo el liderazgo de un eje mediterráneo, pero solo por razones oportunistas, para aumentar su poder de negociación en la mesa con Alemania, sin mucho éxito. Ha llegado el momento de pasar de la táctica a la estrategia, intentando construir una verdadera alianza entre las naciones de la Europa Mediterránea, cuyas similitudes en términos de identidad, historia, lengua, tradiciones, costumbres, valores, vocación geopolítica y urgencias por atender pueden dar un nuevo y alternativo impulso al proyecto europeo. Si una mínima presión coordinada entre Italia, Francia y España sobre Alemania ha bastado para alejarla de los cantos de sirena de los países del Norte y convencerla de que creara un instrumento de redistribución como el fondo de recuperación, imagínense lo que podríamos hacer si nos organizáramos como los países del Visegrado o la Nueva Liga Hanseática. Hay muchos temas en los que una fuerte cooperación entre nuestros países podría llevar a Europa a un cambio de ritmo. Pensemos en un cambio de los paradigmas económicos que rigen la Unión Europea, o en la superación de iniciativas ineficaces como el Tratado de Dublín y el Pacto sobre Migración para la gestión de los flujos migratorios y, más en general, la Estrategia Mediterránea y la estrategia de la Unión Europea para el Mediterráneo, la estrategia para el Mediterráneo y África, donde la Unión anda a tientas, pero donde la sinergia entre Italia y Francia podría ayudar a estabilizar zonas como el Sahel y el Norte de África, evitando la proliferación del terrorismo islamista, por un lado, y la penetración de potencias extranjeras como Turquía y China, por otro.

Luego está la cuestión de la industria manufacturera, en la que ambos gozamos de una gran tradición que se ha visto ahogada por las riendas de la Unión Europea y en la que, en cambio, podríamos cooperar para ponernos a la altura de Asia y Estados Unidos en términos, por ejemplo, de tecnología avanzada y productos de alta calidad en general. Además, Italia y Francia son dos naciones cuyo enorme patrimonio cultural es un vector de influencia y soft power en todo el mundo, una herramienta que sería de gran utilidad para una Europa que busca su lugar bajo el sol en la actual escena internacional. En definitiva, no se trata de una simple reacción a las tendencias hegemónicas alemanas, sino de un verdadero proyecto estratégico destinado a construir un nuevo modelo de Europa, con un sentido identitario, social y geopolítico que sitúe a las personas, y no a los mercados, en el centro.

En cuanto a Francia, ¿cómo ve su futuro político? ¿Qué le inspiran Emmanuel Macron, Xavier Bertrand, Marine Le Pen, Éric Zemmour, Marion Maréchal, con los que a veces se la compara en términos de línea política?

Sigo la evolución política francesa con gran curiosidad y, como observadora externa, siempre he sentido pena por un sistema político bloqueado en el que los votantes que no se identifican con la izquierda no pueden tener una representación unificada. Por supuesto, conozco las razones históricas de esta situación, pero espero que tarde o temprano se superen. Desde que fui elegida Presidenta de los Conservadores Europeos, he intentado fomentar el crecimiento de un partido de derechas en todo el continente que no traicione sus valores y que pueda transformarlos en una oferta política madura, concreta y creíble, para que no queden marginados sino que se conviertan en acción de gobierno. Estamos construyendo una familia política que puede contar con realidades nacionales sólidas y establecidas en todas partes, empezando por Italia, España y Polonia, y con asociaciones en todo Occidente. En este panorama, por supuesto, solo puedo mirar con gran interés a una nación importante como Francia y estamos dispuestos a colaborar con cualquiera de su país que comparta este proyecto.

Acaba de publicar un libro escrito en primera persona: Io sono Giorgia [Yo soy Giorgia], que se hace eco de su famosa frase: «¡Soy Giorgia, soy mujer, soy madre, soy italiana, soy cristiana!». Podemos sentir que su experiencia, el asesinato del juez Borsellino, la ha marcado. Como si quisiera «reparar» la sociedad…

Es cierto, las masacres de la mafia en 1992 fueron la chispa que me llevó al activismo político. Era muy joven, vi una Italia traicionada por una clase política corrupta y atacada en el corazón por un contrapoder mafioso. No pude aceptarlo y opté por llamar a la puerta de la única fuerza política ajena a la mafia y la corrupción. Sabe, para mí la política siempre ha sido ante todo una lucha por el bien de mi patria, que siempre he vivido como mi familia ampliada según ese principio de comunidad que se origina en la familia y se extiende en círculos concéntricos como nos enseñó Aristóteles.

Por eso siempre me he sentido obligada a actuar para defenderla, para garantizar su bienestar, para reparar sus heridas. Esto es para mí la política, incluso antes del poder, los nombramientos y la dinámica electoral. Y esta es también la razón por la que decidí aceptar contar mi historia en un libro, algo que no suelo hacer de buen grado, precisamente para pasar el filtro de las reconstrucciones periodísticas, que obviamente se limitan a un relato parcial e instrumental de sus intereses, y explicar a la gente la verdadera naturaleza de la misión que persigo. Verlo en el primer puesto de las ventas fue una sorpresa extraordinaria, porque confirmó que los italianos querían saber más sobre la naturaleza de mi pasión y mi compromiso político. Es cierto que a través de estas páginas se puede entender mucho sobre mi carácter y, por tanto, también sobre mi forma de enfocar la vida y la política, ambas impulsadas por el mismo principio rector: no hago nada de lo que no esté plenamente convencida.

Uno de los grandes retos a los que se enfrenta Italia es el demográfico. ¿Cómo devolver a las italianas «el derecho a ser madre»?

Desde su creación, Hermanos de Italia ha situado en el primer lugar de su programa electoral la emergencia demográfica y el apoyo a la familia como pilar económico, social y de valores de nuestra comunidad. Teníamos razón porque, diez años después, estas cuestiones son más relevantes que nunca y no hemos dejado de trabajar cada día para afirmarlo, tanto en Italia como en Europa, donde, como presidenta de los conservadores europeos, lucho cada día contra los intentos de la izquierda de imponer políticas que van en sentido contrario, sosteniendo que la inmigración compensará el declive demográfico de los pueblos europeos. La verdad es que vivimos en una época en la que todo lo que nos define está siendo atacado. Nuestra identidad nacional está siendo atacada, y aún más el papel de la familia, el derecho a la vida, la libertad educativa de los padres y nuestra propia identidad sexual. Se intenta romper todo punto de referencia de la identidad y de la comunidad humana para vaciarla de cualquier arma de defensa y moldearla a imagen y semejanza de los intereses del mercado. Por eso no debemos tener miedo de reivindicar y reafirmar estos valores, pero sobre todo, una vez en el gobierno, debemos estar dispuestos a dar respuestas concretas, empezando por sistemas fiscales favorables a la familia, guarderías gratuitas y apoyo a las madres jóvenes que decidan no abortar.

Su próxima gran cita política serán las elecciones municipales en Roma el próximo octubre. ¿No es mucho más simbólico tomar Roma que tomar cualquier otra ciudad?

Roma es nuestra capital y en los últimos años ha sufrido la mala gestión del Movimiento 5 Estrellas. Es, por consiguiente, una ciudad que debemos salvar de un declive inaceptable por lo que representa, por su historia como faro de la civilización europea y por la cultura milenaria que encarna. Pero ese mismo día también se votará en otras importantes ciudades italianas, como Milán, Turín, Nápoles y Bolonia. Es una tendencia generalizada en toda Europa que la derecha es fuerte en las provincias, pero incapaz de expresar una oferta política que pueda convencer a la mayoría de los habitantes de las grandes ciudades, cuyos perfiles económicos y sociales son ciertamente más elitistas y, por tanto, menos conscientes de las consecuencias negativas del sistema en el que vivimos. Creo que la derecha debe llenar este vacío expresando propuestas y teniendo clases dirigentes que sean capaces de llevar a la derecha a la administración de los grandes centros, como hace Hermanos de Italia que, aunque es un partido relativamente joven, ya gobierna dos importantes regiones del centro-sur de Italia (Las Marcas y los Abruzos) y ciudades como Catania, Cagliari y Verona.

Publicado por Antoine Colonna en Valeurs Actuelles.

Traducido por Verbum Caro para La Gaceta de la Iberosfera

Comprar aquí el libro ‘Giorgia Meloni’

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

8 comentarios en “Giorgia Meloni: «Vivimos en una época en la que todo lo que nos define está siendo atacado»
  1. «…para mí la política siempre ha sido ante todo una lucha por el bien de mi patria, que siempre he vivido como mi familia ampliada según ese principio de comunidad que se origina en la familia y se extiende en círculos concéntricos como nos enseñó Aristóteles».

    El bien de la Patria, no los pequeños intereses cortoplacistas de los partidos políticos.
    Muy bien expresado. Me ha encantado esa afirmación.

    1. Son los ángeles y los pobres hombres seducidos por los anteriores que han dicho «non serviam», en una jerarquía que va por orden de antigüedad.

    1. Miguel, Meloni apela precisamente a lo que no va ni viene, sino que permanece. Pero la política que niega lo permanente va a arruinar la vida a millones de personas, y los cristianos debemos denunciarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles