PUBLICIDAD

Obispo Paprocki, sobre Traditionis Custodes: «El problema no se ha resuelto, pero las tensiones han aumentado»

Paprocki Traditionis Custodes
|

(Catholic World Report)- «Es un error pensar que los que asisten [a la Misa tradicional en latín] son meros nostálgicos; esa no ha sido mi experiencia en absoluto…» dice el Obispo de la Diócesis de Springfield, Illinois. «Cualquiera que piense que cuando la generación mayor muera la Misa en latín desaparecerá, no está siendo realista».

Después de que el Papa Francisco publicara su motu proprio Traditionis custodes del 16 de julio, que ponía restricciones a la celebración de la Misa tradicional en latín, el obispo Thomas Paprocki de la diócesis de Springfield, Illinois, fue uno de los primeros obispos estadounidenses en responder rápidamente. En un decreto del 19 de julio, el obispo Paprocki concedió una dispensa que permite la celebración de la misa tradicional en latín sin restricciones en dos parroquias de su diócesis, y posteriormente otro decreto que permite su celebración en un tercio de sus 129 parroquias.

El obispo Paprocki, de 68 años, nació y creció en Chicago, y fue ordenado sacerdote de la archidiócesis de Chicago en 1978. Fue ordenado obispo auxiliar de la archidiócesis en 2003, y se convirtió en obispo de Springfield en 2010. Es abogado canónico y enseña derecho canónico en la Facultad de Derecho de Notre Dame.

Mons. Paprocki acaba de responder a algunas preguntas de Catholic World Report.

CWR: Cuando ha visitado las parroquias de su diócesis que ofrecen la misa tradicional en latín, ¿qué experiencias ha tenido con sus sacerdotes y laicos?

Obispo Paprocki: La primera vez que celebré la Misa Tradicional en Latín fue en 2010 para la comunidad de Misa en Latín de la Parroquia de Santa Rosa de Lima en Quincy, que es atendida por los sacerdotes de la Fraternidad de San Pedro. También lo hice en otra ocasión para la Parroquia de Santa Catalina Drexel en Springfield, que abarca dos iglesias, una que ofrece la misa en forma ordinaria en inglés y español y otra que ofrece la forma extraordinaria. Los sacerdotes que ofrecen la forma extraordinaria son de los Canónigos Regulares de San Juan Cancio. Ambos lugares atraen a personas que valoran la misa que se celebra en la forma extraordinaria; aprecian el latín y el sentido de misticismo que experimentan. Pero en ninguno de los dos lugares me encontré con personas que tuvieran un sentido de superioridad sobre el resto de la Iglesia o que rechazaran el Concilio Vaticano II.

CWR: Usted indica en su decreto que pensaba que las misas tradicionales en latín contribuían al bien espiritual de la diócesis.

Mons. Paprocki: Sí. Tenemos que recordar que, incluso en la forma ordinaria, hay una diversidad de estilos litúrgicos. En una parroquia, se puede encontrar la misa acompañada de música folclórica, con guitarras y tambores y otros instrumentos contemporáneos, y en otra se puede encontrar un órgano y un coro cantando himnos tradicionales. En nuestro mundo actual, la gente se mueve. Si no les gusta lo que encuentran en una iglesia, pueden ir fácilmente a otra.

La forma extraordinaria es un estilo diferente. A menudo me he preguntado qué es lo que atrae a la gente. ¿Es que les gusta el rito tridentino, o las características que lo acompañan, como el incienso, el canto gregoriano y el estilo arquitectónico? Cuando estaba en Chicago, tuve la experiencia de ir una vez al mes a celebrar la misa de forma ordinaria en latín en la iglesia de San Juan Cancio, que tenía muchas de las características del rito tridentino, incluyendo el latín, la celebración de la misa ad orientem y el hermoso canto gregoriano.

CWR: Usted publicó su decreto inmediatamente después de la publicación de Traditionis custodes. ¿Era este motu proprio algo que esperaba, o fue una sorpresa? Y, ¿por qué respondió a él tan rápidamente?

Monseñor Paprocki: Sí, fue una sorpresa. Me enteré por uno de los sacerdotes de mi diócesis que celebra la misa en la forma extraordinaria. Me envió un correo electrónico y me preguntó cómo le afectaría. Incluyó un enlace al servicio de noticias del Vaticano donde se hizo el anuncio del motu proprio.

Me pareció que la forma en que se manejó la publicación del motu proprio fue desafortunada. Les decía a los obispos diocesanos que era su responsabilidad manejar la regulación de la misa de la forma extraordinaria. Habría agradecido un aviso previo.

Recibí la noticia un viernes y emití mi decreto el lunes siguiente. Pensé que en realidad estaba retrasando mi respuesta unos días, ya que había obispos emitiendo declaraciones al respecto el sábado y el domingo. Pero me dio la oportunidad de pensarlo canónicamente durante unos días. Una de las razones por las que respondí el lunes es que estaba recibiendo consultas, como la del sacerdote que mencioné, preguntando: «¿Cómo me afecta esto?».

Había en particular una disposición en el motu proprio que necesitaba abordar, el artículo 3, párrafo 2, que dice que el obispo «debe designar uno o más lugares donde los fieles adherentes a estos grupos puedan reunirse para la celebración de la eucaristía (no obstante, no en las iglesias parroquiales y sin la erección de nuevas parroquias personales)».

En las dos situaciones que he mencionado, Santa Rosa y Santa Catalina, la misa en forma extraordinaria se celebra en las iglesias parroquiales. Los sacerdotes allí quisieron ser obedientes y preguntaron qué debían hacer. Un sacerdote que me envió un correo electrónico el viernes me indicó que tenía una Misa Extraordinaria programada para la mañana siguiente.

Normalmente, cuando se promulga una nueva ley, hay un período de tiempo de aproximadamente un mes en el que se informa a la gente de la ley y se pueden hacer ajustes. Este motu proprio entró en vigor inmediatamente, y nuestros sacerdotes tenían programadas misas de forma extraordinaria para el día siguiente y el domingo. Les dije que siguieran adelante, y emití el decreto el lunes emitiendo una dispensa para que pudieran seguir ofreciendo la misa en el futuro. Aunque el derecho civil norteamericano no funciona así, el derecho de la Iglesia se basa en el derecho europeo, que permite esta dispensa en casos particulares. Este motu proprio afectó inmediatamente a dos de nuestras parroquias, y luego a una tercera, para la que ofrecí un decreto aparte. El decreto no es un incumplimiento del motu proprio, sino una dispensa que nos permite continuar con lo que hemos estado haciendo.

Algunas partes del motu proprio son confusas. Tenemos el artículo 3, párrafo 2, que acabo de citar, y luego tenemos el artículo 3, párrafo 5, que dice que el obispo debe «proceder convenientemente para verificar que las parroquias erigidas canónicamente en beneficio de estos fieles son eficaces para su crecimiento espiritual, y determinar si se conservan o no».

Si se me autoriza a conservar las misas en la forma extraordinaria, ¿dónde se celebrarían si no es en las iglesias parroquiales? No creo que sea la intención del Santo Padre echar a la gente de las iglesias y hacerles celebrar la misa en un gimnasio o en un salón parroquial, o hacer que volvamos a designar esas iglesias como santuarios u oratorios. Estoy tratando de conciliar estos párrafos de la manera más fácil y beneficiosa.

CWR: ¿Las comunidades de Misa Tradicional en Latín están agradecidas por su decreto?

Mons. Paprocki: Sí. Se alegraron mucho al recibir la noticia de que sus misas continuarían como antes.

CWR: Ya que ha tenido tiempo de leer y reflexionar sobre la Traditionis custodes. ¿Qué piensa de ella?

Mons. Paprocki: He hablado con mucha gente sobre ello. Quien asesoró al Santo Padre sobre este motu proprio no lo hizo bien. Como abogado canónico que enseña en la Facultad de Derecho de Notre Dame, puedo decir que no es un documento bien redactado.

También creo que hay un malentendido sobre lo que piensa la gente que va a las misas de la forma extraordinaria. Según mi experiencia, no rechazan el Concilio Vaticano II ni la validez del nuevo rito de la misa.

Me gustaría señalar que hay una diferencia entre aceptar la validez del Concilio Vaticano II y creer que ha fracasado en sus objetivos. Stephen Bullivant, profesor de teología y sociología de la religión en la Universidad St. Mary de Londres, escribió en 2019 el libro Mass Exodus, que es un análisis sociológico del Concilio Vaticano II. Es un joven de 30 años, no motivado por un sentimiento de nostalgia, que dice que si el objetivo del Concilio Vaticano II era traer más gente a la Iglesia y revivir la fe católica, no lo hizo. Si se observa el número de personas que asisten a misa hoy en día en comparación con antes del Concilio, el número ha disminuido drásticamente; si se observa el número de personas interesadas en seguir una vocación al sacerdocio o a la vida religiosa hoy en día en comparación con entonces, el número ha disminuido drásticamente». Llega a la conclusión de que el Concilio Vaticano II ha fracasado en sus objetivos, pero eso es una cosa diferente a decir que el Concilio en sí mismo fue inválido. Si se leen los documentos del Vaticano II, se expresan cosas que deberíamos hacer, pero que desgraciadamente no se han aplicado.

También me gustaría señalar que muchos de los que se sienten atraídos por la misa según el misal de 1962 suelen ser jóvenes. Es un error pensar que los que asisten a ella son meros nostálgicos; esa no ha sido mi experiencia en absoluto. Muchos de los mayores que vivieron el Concilio han seguido adelante y están a gusto con la Nueva Misa, mientras que los más jóvenes están descubriendo la liturgia más antigua. Quien piense que, cuando la generación de los mayores muera, la Misa en latín desaparecerá, no es realista.

CWR: Al publicar el motu proprio, el Santo Padre indicó que Roma había encuestado a los obispos de todo el mundo sobre la Misa tradicional en latín. ¿Fue usted uno de los obispos encuestados?

Monseñor Paprocki: No recuerdo haber recibido ese cuestionario. El Santo Padre hizo referencia a él al publicar este motu proprio, así que me preguntaba si lo había recibido yo. Así que busqué en el sitio web de la USCCB y lo encontré allí, con fecha de abril de 2020. Pero no recibí nada por correo ni por correo electrónico que me indicara nada. Realmente tendría que ser proactivo en el seguimiento de la página web de la USCCB para haberla visto. Además, en ese momento había muchas cosas en marcha con el comienzo de la COVID. El Vaticano y la USCCB tienen la capacidad de enviar información directamente a los obispos, y si es algo importante, llamar nuestra atención sobre ello. Así que no lo he visto ni lo he completado.

CWR: Con todos los problemas a los que se enfrenta la Iglesia, incluidos los trastornos causados por la pandemia, ¿qué cree que ha motivado la publicación del motu proprio en este momento?

Monseñor Paprocki: No lo sé, ni tengo ninguna idea sobre la elección del momento.

CWR: ¿Qué impacto cree que tendrá este motu proprio en los asistentes a la Misa tradicional en latín y en la Iglesia en general en los próximos meses y años?

Monseñor Paprocki: Creo que el objetivo a largo plazo tanto del Papa Benedicto como del Papa Francisco era tener un solo rito o forma en la Iglesia latina, pero tienen enfoques diferentes en cuanto a la forma en que esto podría ocurrir. El Papa Benedicto estableció dos formas en vías paralelas, con la esperanza de que algún día un futuro Papa las fusionara en una sola forma. El enfoque del Papa Francisco es restringir la Misa Tradicional en Latín con la esperanza de que algún día desaparezca. Sin embargo, no creo que vaya a desaparecer.

El problema no se ha resuelto, pero las tensiones sí que han aumentado. Si no se hubiera emitido el motu proprio, la Misa Tradicional en Latín habría seguido tranquilamente, pero ahora se ha puesto en primer plano.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

19 comentarios en “Obispo Paprocki, sobre Traditionis Custodes: «El problema no se ha resuelto, pero las tensiones han aumentado»
  1. «El decreto no es un incumplimiento del motu proprio, sino una dispensa que nos permite continuar con lo que hemos estado haciendo.»

    Con dos pedazo de c0j0nes. Necesitamos más obispos así.

  2. Hay muchos elementos q me hacen pensar q me gustaría asistir a una misa tridentina: el silencio, el gregoriano, el órgano…etc.
    Creo , como este obispo, q no se trata de nostalgia sino de verticalidad, sin embargo dice q no ha visto a nadie q tuviera un sentido de superioridad sobre el resto de la Iglesia ni q nieguen el CVII. yo sí lo he visto.Lo veo en algunas o muchas personas. Y así se hace difícil q convivan los 2 ritos ,no por el rito en sí sino pq se fractura la convivencia entre fieles.

    1. De todos modos, despachar como una cuestión de «complejo de superioridad» la crítica de quienes creen que la Iglesia ha entrado en contradicción consigo misma, es de una ligereza tal que no hace sino echar leña al fuego de la división.

      1. ¿Se puede reprochar a alguien que esté convencido de tener razón sobre lo que dice y piensa? La Santa Sede ha renunciado a buscar la convicción de los «disidentes» y lo que busca es su desaparición. Como si un motu proprio pudiese evitar que sigamos pensando y hablando.

  3. ¿Ha cuestionado el papa la historicidad de la Resurrección de Cristo, sí o no? ¿Ha prohibido el proselitismo, sí o no? ¿Ha dado culto a un dios pagano, sí o no? ¿Ha abierto la puerta a la comunión de los adúlteros, sí o no? Y más ampliamente, ¿el aggiornamento y el ecumenismo implican un cambio en la doctrina sobre la salvación, sí o no? ¿Admitir la posibilidad de salvación extra Ecclesiam cuestiona la necesidad de los sacramentos para la salvación, sí o no?

      1. Y es curiosísimo que, cuando las cuestiones que se suscitan son las que interesan a los «modernistas», todo son respuestas de acogida y afecto, porque una cosa es la discrepancia y otra la misericorida. Pero cuando las cuestiones que se suscitan son las que interesan a los «tradicionalistas», oye, todo son excomuniones, suspensiones a divinis y prohibiciones. Y al infierno con la misericordia.

  4. Una cosa es clara: Los que creen y denuncian que la Iglesia lleva mucho tiempo haciendo lo único que no se puede permitir una religion, que es entrar en contradicción consigo misma, no lo hacen por sentirse superiores.

    1. A mí me ha costado reconocerlo. Pero, en mi opinión, el Vaticano II en ciertas partes es un problema. Contradice lo anterior en cuanto libertad religiosa o ecumenismo. Y tiene muchas ambigüedades. Sin embargo, estoy de acuerdo en que la mayoría de la gente no se ha leído el concilio. Hacen creer que el concilio dice lo que ellos quieren aunque no sea asi

  5. Pues la verdad es que no he oído nunca a nadie decir que el Vaticano II sea inválido sino que tiene doctrina q no es la doctrina de la iglesia, pero como es pastoral y no pretende establecer doctrina nueva ni obligar a nadie con cánones y se define a sí mismo con una figura jurídica que no existe, pues entonces habrá que definir primero lo que es para pronunciarse sobre su validez. ¿Es válido como qué y con respecto a qué?

    1. ¿Es válido en el mismo sentido que es válido Trento y el resto de concilios ecuménicos? No. ¿Si es válido Trento por qué no se aplica? Es más, por qué no se aplica ningún concilio excepto el Vaticano II si este no se define a sí mismo como nada? ¿Para qué equiparan los concilios dogmáticos con el Vaticano II si son dos figuras distintas?. ¿Cómo definió Pablo VI y Juan XXIII su obra? Fue definida como: «Concilio ecuménico pastoral con magisterio ordinario auténtico más importante que Nicea que no establece doctrina nueva sino que explica la que ya está» ¿se puede saber qué es eso? Nunca lo dicen.

      1. Problema con la definición que dan estos dos pap4s:
        1.Los concilios ecuménicos son dogmáticos siempre, porque se convocan para definir magisterio extraordinario, es decir, dogmas, y por ello se reúnen ecuménicamente.
        2. No existen los concilios ecuménicos pastorales, existen los sínodo pastorales. El cvii no establece ningún dogma sino que siendo sólo pastoral=disciplinar, aparece una doctrina supuestamente no explicando nada nuevo sino lo q ya está.

        1. 3. Esto es lo fuerte: el magisterio ordinario «auténtico» (=verdadero) nunca es verdadero o falso sino falible o infalible, y nunca jamás se establece en una reunión ecuménica de obispos, sino que el Vaticano I establece dogmáticamente que el magisterio ordinario es infalible si en función de la dispersión de los obispos por el mundo, es siempre el mismo en todo momento y en todo lugar. ¿Cómo que es lo mismo que el de Nicea y dónde están los cánones que me obligan si dicen que no hay doctrina nueva? Es un sínodo pastoral disciplinar FALIBLE cuya doctrina no vale como doctrina, o porque ya está o porque esa no es.

          1. ¿Si no hay doctrina nueva a qué se supone que me está obligando el cvii?¿Cómo es que contiene dos constituciones dogmáticas si no aparecen dogmas por ninguna parte? Sus documentos son declaraciones o discursos q no obligan a nada ni pretenden ser doctrina. Sólo aparece como mucho magisterio falible que para colmo es erróneo puesto q no se corresponde con el que ya es infalible. Es válido en lo que tiene de disciplinar o pastoral, en todo lo demás no pretende ni si quiera ser válido o inválido.

    1. Eso no es cierto. La mayoría de los que han abandonado la Iglesia ha sido a partir del Novus Ordo que, curiosamente, se hizo para que la gente se acercara a la misa. En ese sentido, podríamos decir, por lo menos, que ha sido un completo fracaso? Estoy de acuerdo que la liturgia no es el único problema. Pero, en mi opinión, es uno de los mayores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles