Michel Onfray: «La misa en latín, un patrimonio litúrgico»

Michel Onfray misa latínMonjes de Le Barroux
|

Por su interés, publicamos la traducción de partes de un artículo escrito por Michel Onfray, filósofo y escritor ateo, en Le Figaro, sobre el Motu Proprio del Papa Francisco Traditionis Custodes.

«Se sabe que soy ateo, pero la vida de la Iglesia católica me interesa porque da el pulso a nuestra civilización judeocristiana, que está de capa caída. Porque si Dios no es de mi mundo, mi mundo es el que ha hecho posible el Dios de los cristianos. Digan lo que digan los que piensan que Francia empezó con la Declaración de los Derechos del Hombre, lo cual es tan estúpido como creer que Rusia nació en octubre de 1917, el cristianismo ha dado forma a una civilización que es la mía y que siento que puedo amar y defender sin darme golpes de pecho, sin tener que pedir perdón por sus faltas, sin esperar la redención tras la confesión, la contrición y la genuflexión. ¡Es increíble cómo los que repudian el cristianismo diciendo que no sucedió están empapados de él como el ron empapa el bizcocho borracho que conocemos!»

«Benedicto XVI ha sido un papa filósofo formado en la hermenéutica y la fenomenología alemana. También leyó los textos de los autores católicos franceses. Su Jesús de Nazaret (2012) se enmarca en la historia del idealismo alemán, sobre todo del hegelianismo, llamado de derechas para distinguirlo del de izquierdas que guía al joven Marx».

«En mi opinión, el mayor acto del papa Benedicto XVI fue su discurso en Ratisbona, el 12 de septiembre de 2006, en la universidad alemana en la que había sido profesor, durante el cual hizo su trabajo como papa al estimar que el cristianismo y el islam mantienen una relación antinómica por los textos, principalmente sobre la articulación entre la fe y la razón, pero también sobre la cuestión de la violencia en general y de la yihad en particular. Digo por los textos porque ese era su propósito, ya que presentó una exégesis personal de un diálogo de principios del siglo XV entre el emperador bizantino Manuel II Paleólogo y un erudito persa. La invitación a reflexionar sobre esta cuestión se tomó como un insulto global hecho al islam…»

«El acto más importante del papa Francisco ha sido, en mi opinión, hacerse una foto delante de un crucifijo en el que Jesús lleva el chaleco salvavidas naranja de los migrantes. Este es el icono triunfante del Vaticano II, que descarta toda sacralidad y trascendencia en favor de una moralina extendida por todo el mundo como una capa dulce de un scout».

«Según esta lógica habría que entender la decisión del papa Francisco de derogar, digamos con un término profano, la decisión tomada por Benedicto XVI de permitir la misa en latín, conocida como misa tridentina, para aquellos que lo deseen. En Summorum pontificum, Benedicto XVI liberalizó la llamada misa de Pío V. En la Traditionis custodes, Francisco ha eliminado esta liberalización. Benedicto XVI quiso superar el cisma con los tradicionalistas, Francisco lo va a restaurar, alegando, por supuesto, -jesuita fue y jesuita sigue siendo-, que su intención es reunir lo que separa. Con el Vaticano II, las vocaciones disminuyeron. Pero los religiosos que conservan el rito latino no experimentan desafección; es más, llenan los seminarios. El papa Francisco prefiere las iglesias vacías con sus tesis a las llenas con las de Benedicto XVI.»

«Lo que está en juego en este asunto es la continuación del Vaticano II, es decir, la abolición de lo sagrado y la trascendencia. La secularización del rito reducido a una liturgia en la que La vida es un largo río tranquilo ha mostrado todo su poder con su cura cool que toca la guitarra y canta «Jesús, Je-e-e-sús, vuelve». Se puede preferir el canto gregoriano sin sentir nostalgia por épocas pasadas…»

«Ahora bien, el genio del cristianismo, como demuestran los diversos concilios sobre la posibilidad o no de representar a Cristo, ha sido hacer posible una civilización de la alegoría, del simbolismo, de la metáfora. El genio judío se encuentra en la hermenéutica, el genio cristiano en la explicación de las parábolas. Los judíos inventaron la hermenéutica para los más eruditos, los rabinos que leen la Cábala; los cristianos desarrollaron la hermenéutica popular para los fieles, a los que se les cuentan historias para descifrar con la historia sagrada. Nuestra civilización de la imagen, la razón explicativa, la filosofía separada de la teología, proviene de este mundo».

«La misa en latín es el patrimonio genealógico de nuestra civilización. Hereda histórica y espiritualmente un largo linaje sagrado de rituales, celebraciones y oraciones, todo ello cristalizado en una forma que ofrece un espectáculo total: una Gesamtkunstwerk, por utilizar una palabra de la estética romántica alemana».

Publicado por Michel Onfray en Le Figaro.

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

22 comentarios en “Michel Onfray: «La misa en latín, un patrimonio litúrgico»
    1. Si después de leer el artículo le viene esa inquietud, pues, aunque yo le podría responder, prefiero aconsejarle que asista a una misa tradicional y lo compruebe usted mismo, eso y otras más cosas que encierra esta misa.

    2. La lectura tanto de la epistola como del evangelio se realizan primero en latin y luego en vernacula, la homilia siempre se ha realizado en vernacula…bendiciones.

        1. Y si lo que ha llegado es:
          Daniel 12, 11-12:
          «Contando desde el momento en que sea abolido el sacrificio perpetuo e instalada la abominación de la desolación: mil doscientos noventa días. Dichoso aquel que sepa esperar y alcance mil trescientos treinta y cinco días.»

    3. No; nunca lo fue.
      Precisamente la homilía tiene por objeto, entre otras cosas, explicar a los fieles las lecturas del día.

      Por cierto, también existió la práctica de leer la epístola y el Evangelio en lengua vulgar, inmediatamente después de su lectura en latín.

  1. Vamos a ver: ¿No va de respetar las tradiciones y que el que cambie algo es un hereje? Pues vamos a respetar la tradición de la primera misa que celebró Jesús con sus discípulos (y las que siguieron celebrando los primeros cristianos), que no creo que fuesen en latín. Lo de siempre: la “tradición” empieza cuando les conviene a los llamados tradicionalistas.

    1. Aquella no fue la primera misa: fue una pascua hebrea. Y las primeras celebraciones de liturgia cristiana se celebraron en arameo, siríaco, copto, armenio, griego… No hay una sola tradición. Pero la tradición latina, pujante desde el siglo III, es una de ellas. La más importante por extensión y hasta fruto. Que, con retoques, es la que recoge y perfecciona la misa tridentina. A la altura de otras tradiciones católicas. Y que puede dialogar con la ortodoxa. La actual apenas puede hacerlo con las celebraciones protestantes. Y, en ocasiones, se encuentra en ellas más afecto fraterno entre sus miembros que en los fieles católicos. Y más espíritu en los sermones. Si busca herejes, empiece por los sermones ordinarios de nuestros sacerdotes, sin necesidad de fijarse en cómo consagran, en su escasísima unción, en su lamentable falta de mimo con el cuerpo y la sangre del Señor…
      ¡Y viva Santiago! Que proteja a España de los enemigos… y de los propios españoles.

  2. el cristianismo y el islam mantienen una relación antinómica por los textos, principalmente sobre la articulación entre la fe y la razón, pero también sobre la cuestión de la violencia en general y de la yihad en particular”. Es increíble que se pueda mentir de esta forma, porque la verdadera antítesis es entre la tolerancia religiosa del Islam (que fue el que la inventó) y la imposición del “Cristianismo” a sangre y fuego, de la que abjuró el Vaticano II (y por eso los “tradicionalistas lo repudian). Así que ¿En qué quedamos? Estamos a favor o en contra del decreto de libertad religiosa del Vaticano II? Si estamos en contra, eso es la “yihad” católica.

    1. Tolerancia que demuestra cómo se expandió el Islam, nada que ver con la violencia de los apóstoles, como Santiago, que hoy celebran los cristianos, y sus discípulos. Constantino, como es sabido, se rindió al poder militar cristiano, que ya había tomado Roma y la había pasado a sangre y fuego. Por no hablar de Cristo, ese violento. Menos mal que el Vaticano II abolió todo aquello y nos ha dado una religión parangonable, a la altura del Islam. Al hamdu lil lah, hermano. Nos vemos en la mezquita, digooo, en la logia.

  3. “nuestra civilización judeocristiana,” De verdad que no entiendo eso de judeocristiano, porque: 1. Judeocristiano es el Islam, porque es la tesis de S Pedro y Santiago (el Hermano del Señor), de que los cristianos debían seguir observando la Ley de Moisés, es decir lo que es el Islam. 2. Con todo el respeto hacia los judíos, el Cristianismo es bastante opuesto al judaísmo. Eso sí que es un contraste y no el que Benedicto XVI decía del Islam.

    1. De hecho, ‘Islam’ quiere decir en árabe «judeocristiano». Pero el pobre Benedicto XVI, que no tenía idea de nada, como en general los cristianos, no lo saben. Pero ya aprenderán, ya, en cuanto vengan a repartir su paz por vía de la pacífica inmigración, como te dicen los sudaneses y los nigerianos: hay que ver qué pueblo el islámico: no conocimos la paz ni a Cristo, ni el judaísmo ni el cristianismo, hasta que no vinieron ellos. Están encantados. Convertidos en masa. Y ya liderando el desarrollo africano. Tecnología punta.

      1. Tiene razón: Tecnología punta, cierto…. la tecnología de la punta de las cimitarras, o la de las estacas para las cabezas. Si es que el Islam es superavanzado….

  4. Por ejemplo, los musulmanes veneran a Jesús como profeta, y los judíos lo asesinaron y todavía no han pedido perdón por ese crimen. Si eso no es un contraste y se puede hablar de “judeocristianismo”, que venga Dios y lo vea.

    1. No sólo lo veneran: le encienden velas. Hay hasta un día del nacimiento de Cristo musulmán, como todo el mundo sabe. Y su lucha por los lugares santos es por defenderlos de los cristianos, esa pobre gente que dice que adora a Cristo. Hay versiones de la Biblia, que menos mal que los musulmanes, en colaboración con la masonería, terminarán erradicando, según las cuales Jesús y san Pablo declaraban que eran judíos, y que habían muerto por ellos y que de ellos era también el reino que rechazaban… matándole. Y que un día, al final de los tiempos, se convertirían a él. no como los musulmanes, que no hay mejores discípulos de Cristo, ese aprendiz de MAhoma.

    2. Invierte usted los términos. Para los jerarcas de hoy es hereje el que sigue la tradición.

      Forzando mucho las cosas un tradicionalista podría ser calificado de indisciplinado; pero nunca de hereje

  5. Sota de Bastos, nuestro amigo Scintilla le ha dado un par de raciones de caridad y, de paso, un par de lecciones de historia. Deje de hacer el ridículo, recoja su mandil y no vuelva hasta que su humildad haya recuperado la conciencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles