PUBLICIDAD

¿Qué está haciendo Hungría para fomentar la natalidad?

|

Entrevista con la ministra húngara de la Familia, Katalin Novák. «Si tratas a los que tienen hijos con respeto y les haces sentir que son valiosos y que se valora su contribución a nuestro futuro, fomentas sus sueños de tener una familia».

(The American Conservative)- En su libro La extraña muerte de Europa, Douglas Murray señaló un fenómeno raro. A pesar del pronunciado declive demográfico, observó que la mayoría de las mujeres británicas -y muchas europeas- indicaron el deseo de tener más hijos de los que tenían. De hecho, en algunos países, el descenso de la población podría invertirse simplemente si las mujeres tuvieran los hijos que decían desear. Entonces, ¿por qué el declive demográfico no se controla? Murray y muchos otros se han enfrentado a esta pregunta.

El gobierno húngaro de Viktor Orbán, primer ministro desde 2010, apuesta para que la intervención del Estado pueda inclinar la balanza e invertir la tendencia. Como casi todas las naciones de Europa, Hungría se enfrenta desde 1981 a un pronunciado declive demográfico. Katalin Novák, 43 años, ministra de la Familia y vicepresidenta del partido gobernante Fidesz, afirma que el gobierno empezó a experimentar con la política familiar nacional cuando se dieron cuenta, al principio de su mandato, de que existía un apoyo popular a dichas políticas.

Uno de los principales problemas, me ha dicho Novák en una entrevista, es el estado del matrimonio. En la mayoría de los países desarrollados, la popularidad del matrimonio se está evaporando: en Hungría, el número de matrimonios descendió un 23% entre 2002 y 2010. En respuesta, dice, el gobierno decidió apoyar e incentivar el matrimonio «porque el matrimonio es un lugar más seguro para tener hijos». El experimento funcionó, y la tendencia se invirtió. Desde 2012, el número de matrimonios en Hungría se ha duplicado.

«En nuestro derecho básico de familia de 2011, hay principios fundamentales a favor de la vida y la familia», explica Novák. «Eso significa que, por ejemplo, hace diez años introdujimos en nuestra constitución que la vida comienza en la concepción y la vida del feto debe ser protegida». El matrimonio se ha definido explícitamente como entre un hombre y una mujer de mutuo acuerdo. Hungría, por cierto, ha sido criticada constantemente por los progresistas por consagrar una definición legal de la familia.

La política familiar nacional, sin embargo, no es barata. «Tenemos que invertir mucho dinero para crear un entorno favorable a la familia», me ha explicado Novák. «Lo tratamos como una inversión. Ahora mismo invertimos más del 5% de nuestro PIB en ayudas a la familia en nuestro presupuesto actual. Es una cantidad enorme de dinero. Los gastos de defensa en la mayoría de los países son inferiores al 2 por ciento».

A pesar de ello, el gobierno húngaro se esfuerza por garantizar que las familias no carguen con el peso de este coste. «Nuestro sistema fiscal es muy favorable a la familia», explica Novák. «Cuantos más hijos se tienen, menos impuestos sobre la renta de las personas físicas se pagan. A partir del 1 de enero de 2020, las madres con al menos cuatro hijos tienen una exención total del IRPF. No pagan impuestos sobre la renta personal para el resto de su vida». Además, a partir del 1 de enero de 2022, los jóvenes menores de 25 años recibirán una exención total de los impuestos sobre la renta. Todos los demás pagan un impuesto fijo del 15%, que se reduce en función del número de hijos que se tengan.

Algunas políticas podrían ser aplicables a otros países occidentales. «Si una mujer tiene un préstamo estudiantil, cuando va a tener hijos, disminuimos el préstamo estudiantil», me dijo Novák. «Para el primer hijo, posponemos el pago durante tres años. Para el segundo hijo, reducimos el préstamo en un 50%; para el tercero, lo condonamos totalmente. Eso significa que no tiene que devolver el préstamo estudiantil. Esto podría ser popular en Estados Unidos; es popular en Hungría».

Hay más: una subvención para la construcción de viviendas; tres años de permiso de maternidad remunerado; ampliación de las guarderías; campamentos de verano gratuitos o con descuento para los niños. Las parejas recién casadas pueden obtener un préstamo sin intereses de 30.000 dólares, con una prórroga de tres años tras el primer hijo, una reducción del 30% tras el segundo y la condonación total tras el tercero. También existe una ayuda hipotecaria que permite a las parejas jóvenes empezar a vivir sin necesidad de ahorros masivos o ayuda familiar.

Todas estas políticas, dice Novák, están orientadas a construir una «Hungría favorable a la familia. Se necesita un enfoque favorable a la familia en todas partes. Si tratas a los que tienen hijos con respeto y les haces sentir que son valiosos y que se valora su contribución a nuestro futuro, fomentas sus sueños de tener una familia. Creo que estas políticas son conservadoras».

En resumen, Hungría no intenta implantar un estado de bienestar e instituciones gubernamentales que sustituyan a la familia o el papel de la madre o el padre; de hecho, su constitución subraya que la responsabilidad de criar a los hijos es de los padres. Hay una diferencia, dice Novák, entre las políticas familiares de Hungría y las políticas sociales. Las políticas sociales se centran en los empobrecidos y tienen como objetivo ofrecer posibilidades a los pobres. Las políticas familiares son para todos. No se trata de una red de seguridad social, sino de una orientación del gobierno hacia la familia. Trabajar es una condición previa para la ayuda del gobierno.

«No podemos ni debemos asumir esta responsabilidad de los padres», subraya Novák. «Lo que hacemos en Hungría, y lo que recomendamos, es disminuir o eliminar las desventajas de quienes tienen hijos. En todo el mundo desarrollado, los que tienen hijos están en una situación menos beneficiosa que los que no los tienen. Queremos eliminar estas desventajas». El gobierno húngaro pretende habilitar a las familias en lugar de suplantarlas, como quieren hacer tantos gobiernos progresistas.

Dicho esto, todos los niños y todos los padres reciben ayudas independientemente de la estructura familiar. «Una vez que nace un niño, no diferenciamos entre parejas casadas y no casadas, o incluso padres solteros», dijo Novák. «Una vez que tienes un hijo, no importa si eres madre o padre soltero, tienes derecho a las prestaciones familiares».

El gobierno de Orbán también ha hecho enormes progresos en la reducción del número de abortos. Es un hecho casi totalmente ignorado que cuando existe una enorme disparidad entre el número de hijos que las mujeres dicen querer y el número de hijos que realmente tienen, el mítico «hijo no deseado» de la publicidad de Planned Parenthood no existe. Más bien, es mucho más probable que muchas mujeres se sometan a abortos no deseados, abortos que no tendrían lugar si sus circunstancias económicas fueran diferentes. Uno de los efectos de las políticas húngaras ha sido un fuerte descenso de la tasa de abortos: según Novák, una caída de hasta el 40%.

«Nunca es lo suficientemente bajo, a menos que sea cero, pero es un número decreciente», me ha dicho. «La posibilidad de elección real es un valor». Esta es, irónicamente, una posición pro-elección respaldada por el compromiso de eliminar los abortos no deseados a través de un apoyo genuino, en lugar de simplemente canalizar el dinero de los contribuyentes hacia el Gran Aborto, la política preferida de muchos progresistas.

Para muchos jóvenes, la economía moderna ha trazado un camino conocido: ir a la universidad, luchar por conseguir un buen trabajo en su profesión, escalar posiciones y luego, tal vez, intentar tener un hijo más adelante, cuando los problemas de fertilidad son probables y las familias numerosas no lo son. Quien prefiera este camino puede seguirlo si lo desea, señala Novák. Nadie está obligado a casarse ni a tener hijos. Pero si se quiere tener una familia, el gobierno intenta garantizar que pueda hacerlo tanto con respeto como con incentivos económicos.

Por ahora, Hungría parece haber invertido las tendencias. La tasa de matrimonios ha aumentado, la tasa de abortos ha descendido, al igual que la edad fértil. La tasa de natalidad de Hungría también está mejorando. Tras alcanzar su punto más bajo en 2011, ha ido aumentando año tras año con un incremento total de más del 24%. Evidentemente, esto no se debe del todo a las políticas familiares húngaras, que comenzaron ese mismo año, pero sin duda estas políticas han ayudado. El gobierno húngaro, dice Novák, ha apostado a largo plazo. A la mayoría de los políticos no les gustan las políticas a largo plazo sin éxito a corto plazo o incluso sin garantía de éxito a largo plazo, pero Novák cree que esto es ser peligrosamente miope.

«Tener hijos es una decisión para toda la vida», me ha dicho. «No son cuatro años ni ocho. Es para toda la vida». Los niños representan la seguridad y el futuro nacional. Como tal, vale la pena llevar adelante esta política familiar. Novák y sus colegas son el tipo de conservadores que saben lo que quieren conservar, y están dispuestos a renunciar a una fingida neutralidad económica para privilegiar a las familias que aseguran la supervivencia de su nación. Es un proyecto convincente y las naciones occidentales deberían observarlo con interés.

Jonathon Van Maren es un orador público, escritor y activista pro-vida. Sus crónicas han aparecido en National Review, The European Conservative, el National Post y otros lugares. Es autor de The Culture of War y Seeing is Believing: Why Our Culture Must Face the Victims of Abortion, así como coautor con Blaise Alleyne de A Guide To Discussing Assisted Suicide.

Publicado en The American Conservative.

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

6 comentarios en “¿Qué está haciendo Hungría para fomentar la natalidad?
  1. Hungría hace más por la natalidad, que el Papa Francisco, quien al tratar este tema no quiere hablar del aborto, y que incluso dijo. «Las mujeres no han de parir como conejas.»

    1. Es curioso como los alabais cuando a mí por decir que a parte de prohibir el aborto hay más cosas que hacer para fomentar la natalidad casi me despellejais.

    2. Es algo parecido a lo que sucedió cuando en el Vaticano II no se atendió la petición espontanea de más de 400 obispos de renovar la condenación del comunismo y la autoridad moral en esa materia dejó de ser la Iglesia Católica y pasó a ser Solzhenitzyn. Aquí el referente sería Viktor Orbán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles