El Vaticano y una extraña terminología

|

(Life Site News/Michael Haynes) En una carta dirigida a la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos sobre la distribución de la Sagrada Comunión a los políticos pro-abortistas, el Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe hizo referencia a los “pro-elección” (“pro-choice”) en cuatro ocasiones.

En lo que parece ser una novedad, el Vaticano ha sucumbido a una práctica común entre los defensores del aborto y ha mencionado repetidamente el término «pro-choice» en una reciente carta en la que describe a los políticos que apoyan el aborto.

El cardenal Luis F. Ladaria, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF), utilizó la terminología en una carta del 7 de mayo al arzobispo José H. Gómez, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB). El cardenal Ladaria escribía en respuesta a la carta del arzobispo Gómez a la CDF en la que informaba de que los obispos estadounidenses estaban elaborando unas directrices sobre la distribución de la Sagrada Comunión a los políticos que apoyan el aborto.

De ellos, Joe Biden es el más destacado y conocido de los católicos en la vida pública que apoyan el aborto. Las directrices de la USCCB sobre la distribución de la Sagrada Comunión es una respuesta a los problemas que la Iglesia tiene que afrontar por causa del comportamiento de Biden, como el arzobispo Gómez esbozó en su carta tras la toma de posesión de Biden en enero.

En su carta, en la que advertía a Gómez por dicho plan, el cardenal Ladaria empleó el término «pro-choice» cuatro veces. Se refirió a «políticos pro-elección» dos veces, así como a «legislación pro-elección» y a una «posición pro-elección».

Un ejemplo del uso de este término por parte de la CDF se da al señalar cómo los obispos locales deberían «acercarse y dialogar con los políticos católicos dentro de sus jurisdicciones que adoptan una posición pro-elección en relación con la legislación sobre el aborto, la eutanasia u otros males morales, como medio para entender la naturaleza de sus posiciones y su comprensión de la enseñanza católica».

La Iglesia Católica enseña que el aborto es siempre malo porque mata a un ser humano inocente. Además, los papas y obispos se han referido sistemáticamente a los partidarios del aborto en términos precisos, y no en el ambiguo «pro-elección», como prefieren los partidarios del aborto.

En la encíclica Evangelium Vitae de 1995, el Papa Juan Pablo II se refirió a los partidarios del aborto como «pro-aborto» y utilizó el extendido «pro-vida» para referirse a los que defienden el derecho a la vida de los no nacidos.

Mientras que los defensores del aborto, como Biden, promueven el derecho de las madres a «elegir» si quieren abortar o no, Juan Pablo II rechazó firmemente la idea de que un católico pudiera mantener esta postura: «Nos encontramos ante un enorme y dramático enfrentamiento entre el bien y el mal, la muerte y la vida, la ‘cultura de la muerte’ y la ‘cultura de la vida’. Nos encontramos no sólo ‘enfrentados’, sino necesariamente ‘en medio’ de este conflicto: todos estamos implicados y participamos en él, con la ineludible responsabilidad de elegir ser incondicionalmente pro-vida.»

«El aborto y la eutanasia son, pues, crímenes que ninguna ley humana puede pretender legitimar», continuó el Papa. «No hay obligación en conciencia de obedecer tales leyes; en cambio, hay una grave y clara obligación de oponerse a ellas mediante la objeción de conciencia».

En 2002, el entonces cardenal Ratzinger escribió el documento de la CDF «Nota doctrinal sobre algunas cuestiones relativas a la participación de los católicos en la vida política», haciéndose eco de las palabras del Papa. El cardenal Ratzinger afirmaba que los católicos «tienen el derecho y el deber de llamar a la sociedad a una comprensión más profunda de la vida humana y a la responsabilidad de todos en este sentido». Juan Pablo II, continuando con la enseñanza constante de la Iglesia, reiteró en muchas ocasiones que quienes están directamente implicados en los órganos legislativos tienen la grave y clara obligación de oponerse a cualquier ley que atente contra la vida humana. Para ellos, como para todo católico, es imposible promover tales leyes o votarlas».

De hecho, el documento de la CDF de 1974 «Declaración sobre el aborto provocado» era muy claro sobre el peligro de la terminología y los argumentos del llamado movimiento pro-choice. «Nunca se puede alegar la libertad de opinión como pretexto para atacar los derechos de los demás, muy especialmente el derecho a la vida», escribió la CDF.

Sin embargo, los defensores del aborto han utilizado durante mucho tiempo el término «pro-choice» como forma de separar el argumento del aborto de la espantosa realidad del asesinato de los no nacidos. De hecho, Human Life International (HLI) documentó cómo el uso del término «pro-choice» fue el «mayor triunfo de marketing del movimiento abortista».

HLI recordó cómo el Dr. Bernard Nathanson, miembro fundador del grupo de presión pro-aborto NARAL y más tarde convertido en pro-vida, escribió: «Recuerdo haberme reído cuando inventamos esos eslóganes. Buscábamos eslóganes atractivos y pegadizos para captar la opinión pública. Eran eslóganes muy cínicos».

El uso del término originado en los años 70 sigue siendo la forma estándar en que los defensores y partidarios del aborto se describen a sí mismos. Por ejemplo, el grupo de presión abortista NARAL incluye el término en su título oficial «NARAL pro-choice America».

También lo hace la Federación Nacional del Aborto, cuyo nombre es prochoice.org.

Estos ejemplos ofrecen una visión de lo que el término ha llegado a significar en la sociedad moderna, a saber, «el derecho a elegir el aborto», como escribió la propia NARAL.

Con su adopción de la terminología pro-aborto, el Vaticano parece estar rindiéndose ideológicamente, algo contra lo que el Papa Juan Pablo II y el Cardenal Ratzinger habían advertido de su gravedad.

En declaraciones a LifeSiteNews, un representante de Restoring the Faith advirtió del poder de las palabras: «Las palabras no son una mera transmisión útil de ideas o información; contienen en sí mismas un significado y un poder inalienables. Ondear la bandera blanca y renunciar al lenguaje es algo peor que una derrota táctica, es nada menos que una abdicación de la autoridad moral, quizás incluso una traición a las tropas curtidas en la batalla que luchan por la causa de la vida».

Publicado en Life Site News por Michael Haynes.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
33 comentarios en “El Vaticano y una extraña terminología
  1. Francisco y Ladaria se han contaminado con la ideología del mundo. No debemos secundarles en sus errores. Debemos resistir.

    1. La Virgen María en La Salette ya anunció: «Roma perderá la fe.» Decir que perderá la fe no significa necesariamente que llegue a negar a Jesucristo, basta que se separe de la verdadera fe, lo que ocurre cuando se incurre en errores doctrinales como por ejemplo cuando se afirma que todos los hombres, sin necesidad del bautismo, son hijos de Dios, (en vez de decir que son criaturas de Dios que sería lo correcto, pues sin bautismo no hay filiación divina adoptiva)…

      1. … O cuando se calla ante gravísimos pecados como el genocidio del aborto, o el lgtbi. O como cuando se permite la comunión de quien vive en pecado. Cosas, todas éstas, en las que ha caído el Papa Francisco.

      2. Por lo tanto, Francisco, y sus seguidores, manifiestan una separación de la verdadera doctrina católica, o sea, una pérdida de la verdadera fe. Luego se está cumpliendo la profecía de la Santísima Virgen.

        1. La jerarquía nos va macerando poco a poco con su tibieza y ambigüedad hasta el punto de que yo no excomulgan a abortistas y millones de católicos de misa y comunión votan partidos furibundamente homosexualistas y abortistas, como el PP y el Psoe. (Y en Andalucía, devotísimos de las Virgenes del Rocío y de la Cabeza, y de todos los Cristos habidos y por haber).

      3. “cuando se afirma que todos los hombres, sin necesidad del bautismo, son hijos de Dios, en vez de decir que son criaturas de Dios” [Vamos, que son como animales] No sé si te das cuenta de la barbaridad que estás diciendo. En vez de “sacerdote mariano”, pienso que deberías llamarte “sacerdote fariseo”. O sea, que el Buen Samaritano (que estaba fuera de la ortodoxia de entonces), no era hijo de Dios, y si lo eran el sacerdote y los demás que pasan de largo ante el viajero herido.

  2. En este blog hay dos joses alguien se ha puesto mi nick de jose, asi que es posible que esten haciendo lo mismo con buestros nicks asi que parece que esres tu el que escribe pero es un farsante.

  3. Pero qué ciego estás…, Uno
    San Juan Pablo II, ese al que tú desdeñas con tanto menosprecio,SIEMPRE, SIEMPRE, SIEMPRE defendió públicamente al no nacido.

    1. Coincido plenamente con tu comentario, Neila. JPII fue un gigante defendiendo la vida. Guardo perfecta memoria de su visita a España, a principios de los ochenta, y de la denuncia profética que hizo del aborto como asesinato, en el paseo de la Habana de Madrid: para mi, ¡¡un profeta!!

  4. Ceder a la terminología pro-elección” (“pro-choice”) se acerca mucho a aceptar positivamente que se puede dejar desprotegida la vida de los más débiles e inocentes, a voluntad de los que quieran dañarlos. Y aceptar la «pro-elección” (“pro-choice”) en este terreno es conceder, directamente ¡que se pueda matar a estos seres humanos!:¡una postura incompatible con el mandato que se nos ha dado a todos: no matarás!
    Si el Vaticano ha aceptado no simplemente esa terminología, sino lo que está detrás de ella (el hecho de que alguien pueda optar legalmente por matar), entonces algo gravisimo está ocurriendo en la Iglesia
    Recemos por la Iglesia Católica

  5. La iglesia de hoy,la de Francisco,la de la misericordia sin Justicia,la que bendice el pecado,la que calla también es PRO- CHOICE,eligió al mundo y a su príncipe y abortó y eutanasió a Jesucristo y su Evangelio.

      1. Gracias,Rami.
        Lo que no sabe Don Pablo, es que nos regocijamos de sufrir insultos,calumnias y persecución por Cristo.
        Porque ya lo dijo Él mismo, no es el discípulo mas que su Maestro.

    1. Señor Pablo,perseguidor de Cristo y de cristianos:
      VADE RETRO,SATANÁS!!
      VADE RETRO,SATANÁS!!

      DULCE CORAZÓN DE MARÍA,SED MI SALVACIÓN.

  6. El primer párrafo es la postura de la abominable jerarquía que soportamos; el segundo párrafo es la doctrina de la Iglesia con la que estoy de acuerdo.

  7. Mientras el Vaticano calla ante los obispos alemanes heterodoxos y rebeldes (y quien calla, otorga), al mismo tiempo amordaza a los obispos católicos estadounidenses de buena doctrina. En definitiva, el Vaticano premia a los malos y castiga a los buenos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles