PUBLICIDAD

Pío XII y la Virgen de Fátima

| Mucho antes de ser elegido Pontífice de la Iglesia católica, Eugenio Pacelli, desempeñaba el cargo de secretario del Departamento de Asuntos Eclesiásticos Extraordinarios, en la Secretaría de Estado del Vaticano, donde había entrado a trabajar en 1901, con 25 años. El 23 de abril de 1917, el Papa Benedicto XV designó a Pacelli como nuncio apostólico en Baviera, consagrándolo obispo titular de Sardes. Inmediatamente después lo elevó a arzobispo en la Capilla Sixtina el 13 de mayo de 1917. Ese mismo día, en Fátima, Portugal, la Virgen María se aparecía a los tres pastorcitos; Francisco, Jacinta y Lucía. Pero la historia no queda ahí. Como seguro sabrán, el 13 de octubre de 1917 con miles de peregrinos que se encontraban en Fátima, se produjo el “Milagro del sol” llamado así porque se vio al sol temblar, en una especie de “danza”. Esto ocurrió tras la última aparición de la Virgen María a los pastorcitos Jacinta, Francisco y Lucía. Después de una intensa lluvia, las nubes se abrieron y dejaron ver el sol, que según los testigos lucía como un disco de plata. Entonces, sus rayos tomaron diferentes colores y el sol pareció caer sobre los miles de fieles que allí se encontraban. Pío XII vivió algo similar muchos años después, ya como Papa. El 1 de noviembre de 1950, el Papa Pacelli fue testigo en el Vaticano de un fenómeno muy parecido al “milagro del sol” ocurrido ese 13 de octubre de 1917. El Papa proclamó el dogma de la Asunción de la Virgen María en cuerpo y alma al cielo el 1 de noviembre de 1950. Pío XII compartió, en uno de sus escritos, que el milagro del sol lo vio ese día, el 30 y 31 de octubre, y el 8 de noviembre de ese año. Según contó Andrea Tornielli, actual director editorial de la comunicación de la Santa Sede, en Vatican Insider en 2017, Pío XII escribió en una hoja que fue “sorprendido por un fenómeno, nunca hasta ahora visto por mí. El sol, que estaba todavía bastante alto, parecía como un globo opaco amarillento, circundado por un círculo luminoso”, recogía Aciprensa. El sol, continuó el Santo Padre, “se movía ligeramente en el extremo, tanto girando como desplazándose de izquierda a derecha y viceversa. Pero dentro del globo se veían, con toda claridad y sin interrupción, movimientos muy fuertes”. El episodio se repitió el 31 de octubre, el 1 de noviembre cuando proclamó el dogma y el 8 de noviembre. El Pontífice escribió que intentó en otros días, a la misma hora de la tarde y en condiciones atmosféricas semejantes, “mirar el sol para ver si aparecía el mismo fenómeno, pero en vano; no pude mirarlo ni siquiera un instante, la vista quedaba inmediatamente deslumbrada”.

                Comprar aquí                 

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

3 comentarios en “Pío XII y la Virgen de Fátima
  1. Eso que dicen de Pio XII antes de ser Papa es un comentario callejero nunca probado. El hecho de que lo pongan en boca de Pachelli no quiere decir que sea cierto. Además, consta en la Santa Sede que el secreto sólo fue abierto y leido por Juan XXIII, Pablo VI y Juan Pablo II quien lo hizo público.

    1. Así es y así lo he predicado hoy
      No nos obsesionemos con el contenido del tercer secreto. Cumplamos a rajatabla lo que la Virgen nos pide: conversión, oración y sacrificio, por nuestros pecados y por los demás pecadores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles