Los cardenales Cupich y Tobin se reunieron con Ladaria antes de su carta al episcopado de EE UU

|

El misterio de la carta del prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, cardenal Luis Ladaria, al episcopado estadounidense sobre su intención de redactar directrices sobre la comunión a políticos abortistas podría explicarse por la reunión que mantuvieron los cardenales Blase Cupich, de Chicago, y Joseph Tobin, de Newark, con el prefecto.

Según ha sabido el National Catholic Register de fuentes vaticanas, los dos arzobispos, protegidos del ex cardenal Theodore McCarrick y elevados al cardenalato por Francisco, se habrían reunido en Roma con Ladaria pocos días antes de la publicación de la carta, en la que el prefecto trata de ‘mitigar’ la firmeza del documento episcopal, invitando a que cualquier ‘política nacional sobre la dignidad de la Comunión’ goce de la unanimidad de los obispos, no usurpe la autoridad de un obispo en esta materia ni perjudique las prerrogativas de la Santa Sede, e invitando a proceder a un “diálogo en dos etapas, primero de los obispos entre sí y después de los obispos con los políticos católicos”. Ladaria pide evitar “visiones engañosas y no hacer creer que el aborto y la eutanasia son los únicos elementos importantes a tener en cuenta en la actividad de un político católico”.

La carta cayó como un jarro de agua fría en el episcopado norteamericano, que se pregunta qué hay de la cacareada sinodalidad en una situación, por lo demás, que la doctrina canónica deja suficientemente clara. Sorprende a muchos, de hecho, esta curiosa injerencia por lo veloz, cuando aún no tenemos respuesta oficial al abierto desafío alemán, aunque la Conferencia Episcopal de Estados Unidos ya tiene alguna desagradable experiencia en este sentido.

El caso recuerda, en efecto, a la prohibición fulminante llegada de Roma en la asamblea dedicada a tratar del encubrimiento de los abusos a legislar por su cuenta con respecto a la iglesia nacional. Sinodalidad de aquella manera.

Pero todo se explica mejor con el viaje relámpago de dos de los cardenales ‘del momento’, famosos por su inclinación hacia las causas progresistas -lo que en Estados Unidos significa una especial cercanía al Partido Demócrata- y por llevar más lejos que nadie el consejo del Santo Padre de no “obsesionarse” con los temas de familia y vida.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
10 comentarios en “Los cardenales Cupich y Tobin se reunieron con Ladaria antes de su carta al episcopado de EE UU
  1. Que lustrosos da gozo verlos, que pinta tienen de bien alimentados y de no haber pagado en su vida un recibo de la luz, se les nota la cara de cansancio de tanto trabajar y de tantas preocupaciones

  2. Si os fijáis estos zascandiles están por todos lados. Son los mismos siempre, en todo momento y a todas horas emparentados con los de siempre… Casualidad? Lo dudo

  3. Resulta lamentable que Cupich y Tobin presionen a Ladaria, y que éste se deje influenciar. Claro que los tres están siguiendo la línea ideológica del Papa Francisco.
    La consigna vaticana actual es callar ante el aborto y el lgtbi, y sólo hablar de medio ambiente, inmigración y cosas así. O sea, complacer al mundo en vez de a Dios.

  4. Cupich, siempre está al tanto de las decisiones que tome la conferencia episcopal, y cuando sabe que van a tomar una decisión que no le gusta, corre a Roma, a ver como la para. Ya hizo esto con el tema de los abusos, y siempre consigue pararla.
    ¿ Puede un cardenal tan facilmente parar la decisión de un obispo o de una conferencia episcopal ?
    ¿ O solo cuando es un enchufado del jefe ?
    Que la conferencia episcopal no usurpe la decisión de un obispo esta bien, lo que no se entiende es que la congregación para la doctrina de la Fe, no deje claro, que no puede comulgar una persona que esta a favor, que promueve, y que financia, un pecado como el aborto que está castigado con excomunión, a los que lo practican y a los que cooperan directamente.

  5. Estos cardenales indignos han maniobrando a espaldas de la Conferencia episcopal de EEUU.
    Espero que los obispos americanos no se dejen amedrentar y saquen una nota contundente contra el católico farsante Biden.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles