PUBLICIDAD

Juan Manuel de Prada: «Una cosa es no ser negacionista y otra no ser un gilipollas»

|

Juan Manuel de Prada acaba de publicar su último libro: “Una biblioteca en el oasis”, 60 artículos publicados en la revista católica Magnificat, en los que trae a autores clásicos como Cervantes, Dickens o Chesterton

El escritor zamorano publicó antes “Cartas del sobrino a su diablo”, homenaje explícito y devoto a la magna obra de C.S. Lewis, en la que brinda a los lectores un muy mordaz y penetrante análisis de la España azotada por el coronavirus.

Con motivo de la publicación de “Una biblioteca en el Oasis”, el escritor ha concedido una entrevista a El Correo de Zamora en la que habla de sus posiciones cristianas.

Conocido partidario del distributismo, Prada aclara que no es una doctrina, sino “una alternativa al comunismo o capitalismo, que son lo mismo”. “Es la reivindicación de la economía natural: distribuir para acabar con los males económicos, personales, sociales. Si tienes propiedad, hay arraigo, te quedas en tu tierra y luchas”, explica.

“Si el sentido común no se hubiera proscrito, se impondría el reparto de la propiedad”, sostiene. “La concentración de la economía da beneficios monstruosos a grandes conglomerados empresariales que destruyen las economías nacionales, pequeños negocios van cerrando y Amazon apenas paga un 5% de impuestos. La plutocracia quiere concentrar la propiedad y los gobiernos trabajan para ella”, señala Prada.

Según el zamorano, la Iglesia católica, en los últimos tiempos, “denuncia la deriva del capitalismo”. “Antinatalismo y capitalismo van de la mano, este necesita trabajadores que no tengan hijos, así se conforman con sueldos peores, no luchan tanto por mantenerse en su tierra, te debilitas a ti mismo”, advierte. “Estas grandes cuestiones han dejado de hablarse en la Iglesia, aunque el Papa Francisco las ha puesto sobre la mesa”, asegura Prada.

Para el escritor la fe no tiene nada que ver con una ideología. “Las creencias son sucedáneos de la religión, la gente se aparta de la fe porque las adopta. Se usa la religión para lanzar determinadas ideologías”, aclara.

“La invasión ideológica mata la fe que promete una vida dichosa en la que resarcirse de sufrimientos; y las ideologías, traer esa vida a la tierra mediante una especie de taumaturgia extraña que no se lleva a cabo. Cada vez hay más personas que viven sin religión, nunca se ha dado un mundo tan radicalmente ateo, tan descreído”, alerta el afamado escritor.

El ateísmo “es una mutilación”. “En la Biblia no aparecen ateo ni ateísmo; la idolatría existía, pero no el ateísmo. Es negativo porque ese hueco lo llenas con una idolatría. La naturaleza del ídolo es difícil de determinar, siempre es el dinero, porque todo apela al dinero, al final, también los placeres más hedonistas”, añade.

La ideología “está destruyendo a las naciones y a España, que es la que me preocupa, es una sociedad incapacitada para el esfuerzo común porque la gente se odia de forma concreta y minuciosa”, afirma.

“El odio que ha introducido es monstruoso, hace fuertes a las oligarquías partitocráticas que necesitan exacerbar la división para ello, ofrecer posturas distintivas, ideologizarlo todo para construirse identitariamente”, continúa Prada.

El novelista se siente arrinconado por su fe católica. “Una persona religiosa se percibe como un bicho raro, poco común y que ha decido romper con su época y no tiene nada que ver con su realidad”, explica.

Prada cree que no se puede ser católico y de izquierdas o derechas. “Las ideologías son herejías del cristianismo, se quedan con aspectos parciales del mismo. La derecha toma más los aspectos morales y se desarrolla anticristiana en aspectos sociales; las izquierdas toman la visión económica y rechazan la visión moral”, advierte.

Para el escritor, el cristiano se caracteriza por hacer suyos paradigmas de otras culturas, “las acepta: la grecolatina, primero; e incorpora las culturas de los lugares por los que se extiende”. “Hoy el hombre rompe con su tradición y se convierte en huérfano, en una persona más manipulable, a través de los medios de comunicación, de la propaganda puedes provocar reacciones”, señala.

“Estoy perplejo de que la gente salga a la calle con mascarilla, que no sirve para nada, solo que tiene sentido en ambientes cerrados o muy cerrados”, dice, “lo hacemos porque nos lo ordenan”.

Puede comprar aquí el libro «Cartas del sobrino a su diablo»

  “No será un negacionista”, le interrumpe el entrevistador. “No”, contesta Prada, “en cuanto te atreves a discutir el relato oficial te conviertes en un negador de la realidad”. “En absoluto, pero hay cosas irracionales, llevo una vida muy recogida porque estoy con mis padres. Una cosa es no ser negacionista y otra no ser un gilipollas, hay cosas que pueden discutirse”, añade.

Prada sostiene que necesitamos hacer públicas las cosas en que creemos, “no mantenemos nuestro amor en el ámbito privado, lo hacemos público, cualquiera de nuestras inquietudes, necesitamos expresar lo que creemos”. Lo mismo sucede con la religión, “hay un vínculo vertical entre Dios y la persona, pero también horizontal, con la comunidad y necesita una expresión comunitaria”.

Prada recuerda como hace poco, en la radio, dijo que “cuando se empezó a experimentar con las vacunas se nos dijo que los protocolos no se podían saltar y que no habría vacunas hasta 2021, de hecho, cuando sale la primera vacuna, los científicos dijeron que no había fiabilidad y que no era seria, no admitía crédito, y una semana después salen las occidentales y, de repente, de eso se deja de hablar. Si hoy recuerdas esto, todo el mundo se vuelve contra ti. Se recuerda lo que se dijo, lo que están haciendo es utilizarnos como cobayas y esto me deja perplejo. Se han abreviado misteriosamente”.

Prada explica que la pandemia dejará una sociedad “muy inquietante”, pero también la naturaleza humana “cambia y, tarde o temprano, llegará una gran transformación porque la gente se dará cuenta de que la están engañando”.

“Será una sociedad más insolidaria e individualista, llena de desconfianza y reservas, tras la pandemia, ya lo estamos viendo. Pero no soy fatalista y esto cambiará. Una vía es la recuperación de la fe religiosa que tiende a hermanar y generar vínculos de apoyo y ayuda mutua, puede contribuir a esa regeneración necesaria”, opina Prada.

En el plano político cree que la plutocacraia “será más poderosa”, las economías nacionales “serán devastadas”, los gobernantes “se dedicarán a acatar este designio y a generar sociedades cada vez más enviscadas, con clases medias más empobrecidas, una ingente proporción de la población sin trabajo vivirá con subsidios, mientras los grandes conglomerados crecen e invaden todo”. Un futuro poco apetecible.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

22 comentarios en “Juan Manuel de Prada: «Una cosa es no ser negacionista y otra no ser un gilipollas»
    1. Aunque dice grandes verdades le mata su soberbia y su antipatía en el trato con las personas. Su pensamiento y sus escritos excelentes , su actitud prepotente y chulesca denota falta de señorío y de clase.

      1. Martín, creo comprender su punto de vista. Normalmente los discursos de Juan Manuel de Prada suelen tener una argumentación coherente y bien construida, pero el lenguaje y los ademanes, tanto en lo verbal como en lo escrito, transmiten una dosis de pedantería un tanto cargante, al menos para mí. Con una nota más de humildad, sus escritos e intervenciones quedarían mucho mejor.

  1. Castellani decia si quieres saber lo que pasa en el mundo lee el Apocalipsis. Yo añado si quieres saber lo que pasa en España y su causas lee a Juan Manuel de Prada. Como siempre certero y brillante.

      1. En el 2015, Manuel de Prada dijo «Mi simpatía por Pablo Iglesias viene por la forma tan rastrera con la que le han querido destruir». Supongo, que en este momento de la película, una vez revelado quién es el caretas-coletas de verdad, el idilio ya no existe.

  2. 1. Para ser católico hay que hablar con propiedad, no desde un porque si. El Distributismo es Socialismo, se equiva el señor De Prada y se equivocaba Chesterton. ¿Por qué? Porque la realidad es objetiva, no contradictoria y hay que dar una razón suficiente.
    2. Si el Distributismo fuese bueno no empobrecería al pueblo que lo aplica.
    3. En la justicia cuando se prima el distributismo, o justicial social, sobre el intercambio conmutativo, se termina en la pobreza y coacción del Socialismo.

    1. El vive en una sociedad socialista. Antes es admirable que aún tenga buen tino para la mayoría de las cosas. En esta particular se equivoca.

    2. El distributismo es la doctrina social De la Iglesia. No es socialismo porque aboga por la propiedad privada para todos. No es hipercapitalismo porque no deja la concentración de la propiedad en manos de unos pocos. Antes de juzgar el distributismo hay que leer un poco qué dice

  3. Ahora, ya no se trata de izquierda vs derecha o viceversa, sino de libertad versus Estado/Gobierno. Como en el caso de la actual Plandemia Farmamédica, bozalera, vacunista y liberticida. Para Murray N. Rothbard (1926-1995), uno de los más libres filósofos contemporáneos, toda violación del derecho de propiedad, máxime si es la propiedad del propio cuerpo, es un acto criminal. En consecuencia, según la filosofía libertaria de Murray Newton Rothbard, lo que actualmente está ocurriendo en gran parte del mundo, el obligar a seres humanos, individuos que son propietarios de su propio cuerpo, a respirar de forma no conforme a su naturaleza y voluntariedad, es un acto criminal. Es decir, el el Estado/Gobierno y todos sus funcionarios o colaboradores que, amparándose en un sanitarismo totalitario, violan a seres humanos mediante coacción y fuerza, obligándoles a que respiren de forma contraria a su naturaleza y voluntad, actúan criminalmente.

    1. Diversos intelectuales [1, 2, 3 y 4] van contra la situación del Nuevo Orden del Gran Reinicio.

      Proponen:

      a) la microacción de Villamor (perder el miedo, señalar contradicciones, resistencia civil)
      b) la revuelta francesa de Villiers (insurrección, insurgencia y disidencia en el ágora)
      c) aplicar con coraje las leyes vigentes y no omitir la defensa de la patria (generales franceses)
      d) informarse sobre las nuevas tecnologías para saber sus repercusiones (Lukacs)

      [1] «Javier Villamor da las claves precisas para comprender a fondo la Agenda 2030» (Infocatólica)

      [2] «Philippe de Villiers: «El reinicio del mundo es realmente un borrón y cuenta nueva»» (Infovaticana)

      [3] «Por la devolución del honor de nuestros gobernantes-Pour un retour de l’honneur de nos gouvernants» (Valeurs actuelles)

      [4] «Miklos Lukacs sobre el Gran Reinicio: ¿la ciencia al servicio del hombre o éste como objeto de experimentación?» (Infocatólica)

  4. Sr. Fej, totalmente de acuerdo. Me gustaría, si es posible que colabore un poco más, se agradece el aire fresco, usted, da en la diana. Por mi parte digo que toda colaboración en luchar contra la barbarie que ya nos asfixia, es vital, pero es difícil y a veces pienso que no merece la pena. Nunca pudimos pensar que se llegaría a tal estado de miseria.

  5. La gente que dice que el distributismo es socialismo no tiene ni idea. El distributismo es la teoría económica que trata de aplicar las ideas de la Doctrina Social de la Iglesia, encabezada por la Escuela de Salamanca, y siendo el socialcristianismo su «parte» política. No se da en ningún país del mundo pero hay lugares y partidos con influencias. Ej. en España, AES.
    Una observación: el programa socioeconómico de los partidos tipo Podemos es similar a los partidos tipo Falange.

  6. Admiro y leo casi todo cuanto publica don Juan Manuel de Prada, algunas de cuyas opiniones no comparto, sobre todo en lo relativo a Cataluña, pero deberían ponerle un «esclavo» detrás las veinticuatro horas del día que como mosca cojonera le fuera diciendo aquello de «recuerda que solo eres un hombre», porque, y parafraseando a Cherteston, sobre quien tanto se «apoya» para sus reflexiones, la verdad se hizo añicos con el pecado original y quedó esparcida en cada alma, el tiene su «cuota» pero no más.
    Pero bueno, como todo bicho viviente excepto algunos que ha salvado somos demogresca… pues nada, al final… paciencia y aguantar algunos de sus excesos.

  7. Decir que Capitalismo y Comunismo son la misma cosa….

    Es lo que, con argumentos seudo eruditos, ha fomentado el Comunismo entre muchos católicos iletrados

    Por cierto, ningún Polaco haría esa afirmación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles