¿Clergyman o sotana?

|

(Famille Chrétienne)- Se volvió facultativa a inicios de los sesenta; más tarde, fue destronada por el clergyman y por la ropa secular. Ahora, la sotana gana cada vez más adeptos. Nos cuentan por qué.

Según sus adeptos, la sotana es una gran herramienta de evangelización. «En una sociedad cada vez más secularizada, la sotana simboliza la existencia de otra realidad –explica don Guiny–. Insta a preguntarse cosas y a entrar en contacto con ellas». En Mantes-la-Jolie, el padre de Vaugiraud ha podido experimentar el potencial misionero de su largo hábito negro. Un día, cuando entró en un bar por delante del cual ya había pasado unos minutos antes, el dueño del bar le confesó que su sotana había provocado una discusión entre los clientes. «Dios entró en su conversación. Hablamos mucho de caridad y del amor de Cristo. Este trozo de paño, al que los franciscanos del Bronx denominan la homilía silenciosa, me ha permitido poder llevar el nombre de Jesús a los corazones. ¡Soy el hombre-ndwich de Dios!», concluye. «La sotana es un medio eficaz para acercarse a las periferias, particularmente a los musulmanes, que son mucho más respetuosos con quienes demuestran su fe», confirma el padre Raphaël Dubrule, misionero de la Divina Misericordia que se ha instalado en el centro de Toulon. Su apostolado se dedica, entre otras cosas, a la evangelización de los musulmanes. Los miembros de esta fraternidad sacerdotal suelen llevar una sotana blanca que recuerda al hábito tradicional de los Padres Blancos. En un barrio compuesto por un 75% de musulmanes, una presencia como esta, cristiana y religiosa, tiene un impacto considerable sobre los vecinos. «Los salafistas no suelen acercarse demasiado. Suelen decir que se trata de un espacio cristiano, ocupado por los hombres de blanco. Y los franceses, de cultura cristiana, aunque se hayan alejado de la Iglesia, aprecian que sean los católicos los que llevan hábito. Para ellos es como un pequeño rayo de esperanza», añade el padre Dubrule.

La sotana requiere cierta moderación

Si habla a aquellos con los que se cruza por la calle, la sotana también dirige un mensaje a quien la lleva puesta, recordándole su consagración a Cristo. El padre Lamballe subraya que el sacerdote debe besarla cada mañana antes de ponérsela, de modo que recuerde «quién es, para quién vive y al servicio de quién está». En un plano más espiritual, «al igual que el escapulario nos brinda la protección de la Santísima Virgen, la sotana sitúa al sacerdote bajo el manto de aquel al que pertenece primero», concluye el sacerdote. También requiere cierta moderación. «Sé que siempre me miran –explica el padre Gastineau– y eso influye en mi comportamiento, me ayuda a crecer en la virtud». Aunque el hábito no hace al monje, puede contribuir a ello.

Sin embargo, el retorno de la sotana está lejos de ser algo unánime. A algunos les molesta, y señalan su carácter ostentoso o anticuado, cuando no sus connotaciones ideológicas, tildándola de “integrista”. «Es un todo o nada, asume el padre Vaugiraud, pero prefiero arriesgarme antes que desaparecer del foro público. Sobre todo porque la crispación procede del clero y, particularmente, de los superiores, que lo toman como una revancha contra el Concilio. También hay quejas de algunos sectores progres, pero nunca suelen venir de quienes están alejados de la Iglesia».

¿Se trata de un debate intergeneracional? Seguramente, aunque se trata ante y sobre todo de un debate filosófico, casi estratégico. El padre Gastineau recuerda que, cuando estaba en el seminario, llevar la vestimenta eclesiástica era algo impensable (estaban obligados a llevar ropa secular), aunque todos escondían una sotana en el armario. «Nos la poníamos fuera del seminario y nos cambiábamos a escondidas. Aunque no era la razón principal, creo que la asumimos en respuesta a una generación de sacerdotes con la que no nos identificábamos», confiesa.

«Optar por la sotana corresponde a una determinada visión del mundo y de la Iglesia», analiza el padre Vaugiraud. En un momento dado, algunos consideraron que se trataba de un obstáculo a su apostolado. Hoy, sin embargo, hay muchos sacerdotes jóvenes que piensan que se trata de su mejor aliada en una sociedad descristianizada. Al no estar del todo convencidos por la experiencia de ser la levadura en la masa, han optado por ser la «luz del mundo». «Aunque hay que tener cuidado. Llevar la sotana no significa ser más santo. Y antes de decidirse o no a llevarla, lo que importa es saber el hombre qué tipo de hombre se la pondrá», concluye el padre Vaugiraud.

Publicado por Élisabeth Caillemer en Famille Chrétienne.

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
32 comentarios en “¿Clergyman o sotana?
  1. Tanto da, mientras el sacerdote sea consciente de su autoridad y de su misión trascendental, así como de las condiciones personales que exige, entre ellas en valor de proclamar en público lo que a la sociedad y al poder político le incomoda.

  2. Hay por ahí en la red un artículo sobre un sacerdote que hizo el camino de Santiago con sotana, sombrero de teja y un crucifijo en la mano. Mil personas se le acercaron durante esos días para hablar con él. Yendo de paisano ¿Cuántos se les hubieran acercado? Todos sabemos la respuesta.

  3. Aqui en Argentina seria mucho mas importante la administración de los Sacramentos que el uso de sotana.
    Lo obispos son Muy Cobardes, escudan su incapacidad y falta de fe en el discurso de proteger al Laico de covid.
    Han hecho un desbarajuste con la practica religiosa, horrible, que la comunión en la mano, que la espiritual, que la misa por tv es lo mismo que presencial. Nada de lo enseñado por Cristo. Seran masones??
    Espero allí en España no ocurra lo mismo, sino despidamonos del Catolicismo.

    1. «nada de lo enseñado por Cristo»… vaya cacao mental que tienen algunos… Acaso Jesús habló algo de la comunión en la mano o en la boca? (en la ültima Cena los discípulos comían con las manos) mencionó acaso algo acerca de la televisión? Menos sotana y más Evangelio es lo que necesita la Iglesia, y por suerte cada vez más sacerdotes y obispos se dan cuenta de ello, empezando por el Sucesor de Pedro, el Papa Francisco, un hombre de Dios y de Evangelio, no de capisallos y crucifijos de oro.

      1. Por cierto, Marcos, el Papa lleva sotana. Si, una sotana blanca y un solideo blanco por eso la gente lo identifica como el Papa. Puedes decir que San Ignacio de Loyola, San Francisco de Sales o de Asís no vivían el Evangelio. Pues bien, todos esos llevaban sotana y utilizaban lo mejor para la liturgia. Jesús no dijo nada ni sobre la comunión en la mano ni en la boca, lo dijo la Iglesia después en Concilios y por boca de los Papas. Tampoco había televisión pero dudo de que se pueda recibir la comunión por holograma. El que tiene un cacao mental eres tu, que se hace un evangelio a su medida y piensa que el que no lo sigue es anatema (sí, porque lo tachas de mal cristiano y fariseo sin saber ni tener ni idea de su vida. Fraternalmente…

      2. Y yo me pregunto,Marcos…..es un papel el que interpretas cada día con tus estúpidos comentarios, o eres así de simple???? No hace falta que respondas, sea lo que sea BV resultas igual de patético

  4. Me da igual una cosa que la otra lo que me importa es que se preocupen por su parroquia y sus parroquianos.

    Uno de los sacerdotes más recordados y queridos en mi pueblo era uno que lo podías encontrar en el campo ayudando en las tareas o ayudando a reparar algún tejado después de las intensas lluvias en época de gota fría.
    A nadie le molestaba que se quitara la sotana para cometer estas tareas.
    A nadie le importaba verlo sin la sotana pues eso significa que venía de ayudar a sus parroquianos.

  5. La sotana y el clerygman son dos lenguajes diferentes, que no nos hablan de dos realidades diferentes. En primer lugar, tengamos en cuenta que los sacerdotes y religiosos ya no son personas del mundo pues pertenecen a Cristo. Unos se desposaron por el celibato y los otros por los votos. En segundo lugar, el clergyman es un traje seglar, es decir, del mundo. La sotana, sin embargo, es un hábito religioso, que indica que la persona que lo viste un día se entregó del todo a Jesucristo. Otra cosa muy distinta es lo que respecta al vestido de los laicos consagrados, que se entrgaron totalmente a Cristo pero buscando su santificación en el mundo como laicos, estando en el mundo sin ser de él.
    Esto es fácil de comprobar: ¿Quiénes empezaron a usar el clerygman? Los sacerdotes anglicanos y los pastores luteranos, que al estar casados y formar una familia, están en cierta manera divididos, pues ya no pertenecen únicamente a Cristo, sino que se deben también a su esposa e hijos.

  6. Si tanto te molesta el rumbo de la iglesia y eres tan fiel a la tradición…
    ¿ Por qué no cumples con la tradición y organizas tu propia iglesia? Mira igual hasta te puedes coronar príncipe de tu iglesia que mola más que ser papá.

    1. Miguel: si estás en el edificio donde tienes tu apartamento y ves a alguien deteriorando las bases del edificio, te largas del edificio y asunto resuelto. Debes tener un doctorado en administración y soluciones gerenciales.

      1. No es lo mismo ni parecido.
        Lo único que digo es que abrace toda la tradición no solo una parte.
        Tradicionalmente los descontentos se han marchado.

  7. Pues no, no la he escuchado. Sólo he escuchado crímenes sexuales a partir del Concilio y durante el postconcilio, pero no de antes. No digo que no pudieran haber (no lo sé), tan solo digo que no lo he escuchado, como tú dices.

    1. Pues que sepas que hay actas de juicios ya del mediados del siglo XVIII en las que se investiga a ciertos curas.
      Por cierto… Muy interesante el origen del confesionario por San Carlos Borromeo. Busqué y verá para que se inventó para que los curas dejarán en paz las faldas ajenas.

      1. Miguel: la sotana fue inventada en el siglo 5°. San Carlos Borromeo es del siglo 16. Tú como siempre, rebuznando. ¡No aciertas ni una!

  8. Pablo: si esa lista de sacerdotes ensotanados criminales sexuales es interminable, imagínate la lista de sacerdotes no ensotanados criminales sexuales. Pero no tienes ni idea (y eso de que te vanaglorias de ser archivo ambulante de información y datos) de los buenos curas ensotanados que, por respeto a la sotana, se mantuvieron fieles a su vocación.

  9. Además de que el clergyman es invento no católico, llevar sotana no debería molestar a nadie. Como decía el beato seminarista Rolando Rivi: «¿Qué mal hago llevando mi sotana?». Pero hay «tolerantes» a quienes les molesta. A a los comunistas que torturaron y asesinaron a Rolando les molestaba. Lo primero que hicieron cuando lo secuestraron para matarlo fue quitarle la sotana, la que consideraron como trofeo. Luego la anudaron y la convirtieron en pelota para patearla delante del joven seminarista, que yacía tendido y sangrando por la golpiza que le propinaron. Sí. A gente así le molesta la sotana.

  10. No he escuchado, ¿me haría el favor de publicar el enlace donde lo pueda leer? Interminable ha dicho, pues calculo, que serán el 0.2% del total de sacerdotes de la época, no justifico ni un caso, siempre serán terribles, pero lista interminable no creo que sea, es muy fácil soltar esas ideas sin respaldo ninguno, caso contrario la pondría aquí, lo que no ha hecho, ergo no tiene pruebas.

  11. Para el Padre Michel-Marie Zanotti-Sorkine la sotana es primordial para que la gente distinga al sacerdote entre la gente. Cuando llegó a la parroquia de San Vicente de Paúl, Marsella, donde había un gran número de musulmanes y agnósticos, logró resultados impresionantes gracias a los protocolos a cargo de un buen sacerdote. Templo y ornamentos pulquérrimos. Disponibilidad para administrar la Confesión. Y respecto de la sotana, pone esta comparación: «No está bien que un esposo salga de su hogar cada mañana y se quite su anillo de boda». El hombre es protocolario por naturaleza. No respeta lo que nadie respeta y no respeta a quien no se hace respetar. Y la sotana es un protocolo respetable, como lo es la bata de un médico o el uniforme de un militar.

  12. No tiene nada que ver una cosa con la otra pero quee quede claro que también había curas pederastas con sotana y muy tradicionalistas.
    Por más que repitas una mentira esta no se convierte en verdad

  13. La sotana es un hábito talar que no «inventó» la Iglesia católica. Se usaba por ejemplo en las universidades. Las modas hiciron que, fuera de los sacerdotes y religiosos, se dejara de usar. El clergyman no es un traje seglar, es una vestimenta sacerdotal que se origina en la vestimenta seglar, igual que la sotana. la función de ambos es ser signo de la consagración y de la identidad de quien los usa. Distinto es el tema de no usar nada, cuestión que no plantea el artículo. Por último, siempre es mejor conversar o discutir sin insultar. Espero que no me frenen este mensaje. Es el segundo que mando.

  14. Conozco curas muy santos y comprometidos,que no usan sotana.Lo ideal.tal vez,sería que la usen,pero clergyman es muy aceptable,sobre todo ,usado con conciencia de la dignidad que tienen.

    1. Cuando veo un sacerdote con ropas indistintas de los laicos y laicistas, si no lo conozco personalmente, no sabré que es sacerdote. Si lo encuentro vestindo un clergyman, puede ser que sea un pastor protestante. Si viste sotana muy probablemente será un sacerdote católico.
      En mis últimos tiempos alejado de la Iglesia pasé algo como cinco años añorando encontrar en la calle un sacerdote con sotana. Tenía vergüenza en entrar en una iglesia, sabía que antes de llegar al sacerdote – que probablemente no reconocería – aún tendría que pasar por laicos que controlan con sus pequeños poderes el acceso al sacerdote y darles explicaciones…

      La sotana no hace automáticamente santo al sacerdote, pero lo hace visible como sacerdote, que, santo o no santo, tiene potestades que los laicos y los no creyentes no tienen…

  15. … Y será visible no solo para sus parroquianos, pero adónde vaya, mismo lejos de su capilla o iglesia, y donde siempre encontrará ovejas hambrientas o sedientas o carentes de la mirada y acercamiento de un buen pastor a quien pueda recurrir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles