Muere Hans Küng, el teólogo al que censuró Juan Pablo II

|

El polémico teólogo suizo muere a los 93 años.

Nacido en 1928, Küng estudió teología y filosofía en la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma y fue ordenado sacerdote en 1954.

En 1962 fue nombrado oficialmente teólogo conciliar por Juan XXIII, participando como perito en el Concilio Vaticano II. Fue colega de importantes teólogos de ese periodo, como Karl Rahner, Yves Congar, Edward Schillebeeckx, Henri de Lubac, Hans Urs von Balthasar y Joseph Ratzinger.

En 1979 la Santa Sede le retiró la licencia para enseñar teología católica, debido a sus posiciones heterodoxas.​ La Congregación para la Doctrina de la Fe le citó en 1975 para confrontar sus opiniones, pero Küng nunca acudió.

Su actitud crítica ante la Santa Sede, y especialmente frente a la figura de Juan Pablo II, le convirtieron en uno de los principales teólogos críticos. Benedicto XVI, antiguo colega suyo, le recibió en 2005 y hubo un diálogo cordial entre ambos, como fue reconocido por ambas partes.

El Servicio de Información del Vaticano publicó de forma oficial el encuentro, que según el propio Hans Küng, redactaron el propio Pontífice y Küng. Hans Küng reconoció la labor del Papa y Benedicto XVI reconoció la labor del teólogo en el estudio de las religiones y su propuesta de la ética mundial. En el comunicado también se estableció que en dicho encuentro no se habló de los temas discutidos de la teología dogmática.

En 2016 se publicó que había habido un intercambio epistolar entre Hans Küng y el Papa Francisco. A través de la nunciatura de Berlín, Küng recibió una carta del Pontífice argentino.

Requiem aeternam dona ei Domine.
Et lux perpetua luceat ei.
Requiescat in pace.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
33 comentarios en “Muere Hans Küng, el teólogo al que censuró Juan Pablo II
  1. Al más tonto de los tontos jamás se le ocurriría pensar que este engendro del demonio se haya podido salvar. Así que rezar por su alma es una pérdida de tiempo y de entendederas.

    1. Solo Dios juzga y salva o condena, debería usted saber que es la caridad para con el prójimo, y tenga cuidado no vaya a ser que el condenado sea usted, porque con la misma medida que juzgue será juzgado y con la misma medida que condene, será condenado.

    2. Guillermo, otros muchos se convirtieron en las mismas puertas de la muerte. ¿Por qué no Küng? Los católicos no sabemos si enmendó sus errores antes de rendir su alma, sólo Dios lo sabe, pero ciertamente lo propio es rezar para que tal posibilidad haya sido real, y pueda descansar en Cristo.

  2. Es de buen cristiano desear la salvación de todas las almas. Pero también es de buen cristiano recordar que combatir contra Dios, no sale gratis.

    1. Ku ng JAMAS com batió contra Dios.
      Lee su obra y las críticas canónicas a ella y después habla con fundamento.
      Puedes salir de las sa cristías para ello.
      Descanse en Paz

      1. «El desprecio por el magisterio de la Iglesia se encuentra», dice el documento de 1979 de la Congregación para doctrina de la Fe en tiempo del Papa San Juan Pablo II, «en diversas obras publicadas por el profesor Hans Küng, con detrimento de varios puntos esenciales de la fe católica».

        Tales como cuestionar la divinidad de Cristo o la virginidad de María. Menudencias, ¿no, mario eduardo?

      2. Yo nunca me lo he leído ni intención tengo. Aún así, Mario Eduardo, que defiendas las enseñanzas de un señor que está condenado por doctrina de la fe por oponerse a cosas tan esenciales como la infalibilidad papal, los dogmas marianos, poner en duda la divinidad de Cristo, estar a favor del sacerdocio femenino, de una religión universal y, recientemente, del suicidio asistido, habla mucho de lo que crees. Y ahora entiendo por qué escribes las cosas que escribes, y las heterodoxias (rozando la herejía, al igual que Kung) que defiendes. A ver si te enteras de una vez, que las enseñanzas de la Iglesia, a través de las Sagradas Escrituras, el Magisterio y la Tradición, beben del Espíritu Santo y del mismo Cristo. Por lo tanto, negarlas sería rechazar al mismo Cristo y oponerse al mismo Dios. ¿Te enteras ya? Por lo demás, rezo por él porque esperamos la misericordia de Dios y no soy quién para condenarlo. Puede que en sus últimos días se arrepintiera. ¿Quién sabe?

      3. Mario Eduardo, Küng se batió contra la Iglesia, luego también contra Dios. Pero no podemos excluir que antes de morir se haya reconciliado con Cristo Redentor.

  3. Hans Kung un eximio académico y un sacerdote católico hasta su muerte.
    Las cacatúas que lo condenan jamás han leído una de sus obras.
    Descanse en Paz.

  4. Tranquilos ya sabemos que cualquiera que discrepe de vuestro punto de vista merece la condenación eterna.
    Por suerte para la humanidad eso no depende de vosotros sino dios siempre más justo y mejor conocedor de lo que anida en cada corazón.

  5. Ahora esta solo frente al creador, sin los aplausos del » mundo academico», sin los premios de la progresia, sin los focos mediaticos. Se que el Altisimo en su infinito amor hara justicia, esta en las manos del omnisapiente nadie mas puede hacer nada por el.

  6. No hace falta leer las obras del destructor de la Iglesia Hans Kung para saber que todo lo que dice está condenado, puesto que la «Nueva Teología» en su conjunto está condenada por mucho que la hayan atenuado p4p4s recientes a base de moralina en los seminarios.
    ¿Cómo es posible que Juan XXIII pusiese a peritos expertos a toda esta gente?. De ignorancia invencible nada de nada, sabía perfectamente lo que hacía. Como que de esta gente va a salir algo bueno para la Iglesia. Todos lo enemigos de la Tradición que Pio XII condenó van a ser ahora los pobrecillos y los buenos católicos que rigen la doctrina y los concilios. De eso tururú.

  7. Juan pablo II le aplicó a este hans kung la doctrina de la misericordia de Juan XXIII: excomunión de la tradición y acariciar el lomo al lobo para calmarlo, ponerle un bozal para que no ladre mucho, y todos sus amigos h3r3j3s promocionados a cardenales y obispos.
    La autoridad p4p4l no fue dada para estas vaguedades, sino para condenar el error y defender lo que se recibe por Tradición. Pues ni lo uno ni lo otro, la posición neutral. Como poner a Lutero de camarlengo para que se calle.

  8. Debería haber un silencio absoluto. Este hombre ya ha comparecido ante Dios, que Le ha juzgado. ¿Quien hay que pueda atreverse a levantar la voz?

    1. Así es, menos un montón de expertosen todo, aficionados limpios de toda culpa. He podido leer unas cuantas barbaridades, sin por ello dejar de pensar en los errores teológicos de Kung. Sin embargo, algunos de sus libros son una profunda reflexión acerca de temas que están destruyendo la Iglesia incluso desde dentro, como el propio ateísmo de algunos, en el titulado El Principio de Todas las Cosas da argumentos sobrados para rebatir todas estas modernas teorías materialistas tan en boga. Y tampoco es preciso tomar sus términos al pie de la letra, pero si reflexionar sobre ciertas cuestiones.
      Y sólo Dios juzga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles