PUBLICIDAD

Se cumplen ocho años del fin del pontificado de Benedicto XVI

|

El 28 de febrero de 2013, el hoy Papa emérito Benedicto XVI dejó su cargo de Sumo Pontífice.

Hoy se cumplen ocho años de la renuncia de Benedicto XVI. El 11 de febrero de 2013, el hoy Papa emérito anunció la renuncia a su cargo como Sumo Pontífice. Fue el 28 de febrero de ese año cuando se hizo efectiva su renuncia y se trasladó a Castel Gandolfo en helicóptero, mientras todas las campanas de la Ciudad Eterna sonaban a modo de despedida.

A su llegada a Castel Gandolfo, se dirigió a las personas congregadas en la plaza y les dijo: «Soy simplemente un peregrino que inicia la última etapa de su peregrinaje en esta tierra».

En una entrevista con el teólogo Elio Guerrero, autor de una biografía del propio Ratzinger, el Papa emérito explicó que una de las principales razones por las que renunció al pontificado en febrero de 2013 fueron sus limitaciones físicas y problemas de salud, que le impedían seguir viajando y cumplir con su deber como Sumo Pontífice.

“Tenía dos convicciones bien precisas: después de la experiencia del viaje a México y Cuba, ya no me sentía en la capacidad de hacer un viaje tan fatigoso”, contó Benedicto refiriéndose a la Jornada Mundial de la Juventud que iba a celebrarse ese mismo año en Río de Janeiro.

“Experimenté los límites de mi resistencia física. Sobre todo me di cuenta de que no podía afrontar en el futuro los vuelos transoceánicos por el problema del huso horario”, explicó.

Ratzinger asegura que no se veía capacitado para asistir a la JMJ y que fue esta la principal razón por la que decidió renunciar a su cargo. “Además con la estructura que San Juan Pablo II dio a estas jornadas, la presencia física de un Papa era indispensable. No se podía pensar en una conexión televisiva o en otras formas respaldadas por la tecnología”, cuenta en la entrevista.

“Esta era una circunstancia por la cual la renuncia era para mí un deber. Tenía finalmente la confianza de que sin mi presencia el Año de la Fe habría llegado a buen fin. La fe, de hecho, es una gracia, un don generoso de Dios para los creyentes”, dijo Benedicto.

Asimismo, explicó que habló de estos problemas con su médico y que “desde entonces en adelante lo que tocaba era decidir en un tiempo relativamente breve la fecha de mi retiro”.

La decisión de la renuncia ha sido acompañada estos años con todo tipo de conspiraciones y de hipótesis. Antonio Socci, en el libro ‘El secreto de Benedicto XVI’ (Homo Legens, 2019) analiza esta histórica decisión que cambió la historia de la Iglesia.

 

                Comprar aquí                 

En dos cartas privadas filtradas por medios internacionales, y de las que nos hicimos eco gracias a Aciprensa, Benedicto XVI defendió su decisión de renunciar al pontificado así como el título de Papa emérito que asumió desde entonces.

Según las cartas, filtradas por el diario alemán Bild, Benedicto XVI señalaba que entendía “el profundo dolor” que el fin de su pontificado había provocado en los cardenales y en otros católicos. Pero advirtió que en algunos el dolor se había convertido «en una ira que ya no solo se dirige a mí, sino a mi persona y mi pontificado como un todo”.

En sus misivas, Benedicto XVI se refería a las críticas que había recibido por usar el título de “Papa Emérito” y advirtió que “de esta manera el pontificado mismo está siendo devaluado en combinación con la tristeza por la situación de la Iglesia hoy”. Benedicto XVI defendía su decisión escribiendo que si el cardenal al que se dirigía la carta conocía “una mejor forma” para su accionar, “y por lo tanto cree que puede juzgar lo que yo decidí, entonces por favor dígamela”.

Ratzinger escribió, según el Bild: “Usted dijo que con ‘Papa Emérito’ he creado una figura que nunca ha existido en toda la historia de la Iglesia. Usted sabe muy bien, por supuesto, que los Papas han abdicado, aunque muy raramente. ¿Qué fueron luego? ¿Papas Eméritos o qué otra cosa?”. Benedicto XVI propuso el ejemplo del Papa Pío XII, que pensó en renunciar en 1944 ante la posibilidad de que los nazis lo arrestaran cuando ocupaban Italia. Eugenio Pacelli había considerado volver al rango de cardenal si era capturado.

A diferencia de la situación de Pío XII, escribió supuestamente, “ciertamente no habría sido sensato” que volviese a ser cardenal, ya que “habría estado constantemente expuesto en los medios como lo está uno de ellos, incluso más porque la gente me vería como el ex Papa”. “Ya sea que hubiera sido a propósito o no, esto podría haber tenido difíciles consecuencias, especialmente en el contexto de la situación actual”, agregó.

Benedicto XVI también explicó que le preocupaba que, con sus comentarios sobre el ministerio y decisiones de su eventual sucesor, se diera la impresión de que hay dos Papas, cuando no es así. “Con ‘Papa Emérito’ traté de crear una situación en la que yo no soy para nada accesible a los medios y en la que queda completamente claro quién es el único Papa”, precisó.

Ayúdanos a seguir informando

26 comentarios en “Se cumplen ocho años del fin del pontificado de Benedicto XVI
  1. El propio Cardenal Danieels reconoció que se había creado la mafia de Saint Gallen para atacar y hacer renunciar al Papa B XVI, luego también conspiraron para escoger a Bergoglio, posteriormente se ha descubierto – gracias al valiente testimonio y parresia del Monseñor José María Viganó – que la mafia de Saint Gallen existía desde hace décadas y que el pederasta Cardenal McCarrick formaba de alguna manera parte de ella.

    Estos 8 años de pontificado han sido los mas destructivos para la Iglesia y Católicos en general desde la crisis Arriana del siglo III ó IV.

    1. El arrianismo pasó y la Iglesia continúa… Francisco y su pontificado pasará, no hay duda. La Santa Iglesia continuará, ¿Lo dudan? Muchos, entre ellos belzebunegui, llegan a manifestar su frustración porque creen que ellos son los «buenos» que deben salvar a la Iglesia de los malos. Dios nos tiene en sus manos y si permite los acontecimientos actuales, pues, que se haga su voluntad… Gracias Benedicto XVI por tu pontificado. Gracias Francisco por tu pontificado.

  2. Uno de los pocos nombramientos acertados de Francisco es éste.
    El arzobispo Marek Jędraszewski de Cracovia atacó el «Gran Reinicio» el miércoles:

    “La gente de Nínive creyó en Jonás, pidieron ayuno y todos, desde el más pequeño hasta el más grande, comenzaron a llevar su costal. Y Dios respondió al “reinicio” colectivo de la gente de Nínive cambiando su plan original para la ciudad. Era una gran realidad nueva, una nueva forma de vida que, gracias al llamado de Jonás, la gente de Nínive abrazó y aceptó. «

  3. El Arzobispo abordó luego el “Gran Restablecimiento” descrito en el libro: “ COVID-19: La Grande Réinitialisation ” de Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial, y el economista Thierry Malleret. “ El libro ”, señaló, “ tenía una visión de una humanidad renovada, pero sin ninguna referencia a Dios ” .

    Uno de los capítulos del libro de Schwab se titula “Redefiniendo nuestra humanidad” y esta sección máquina «que ayudará a llevar a la humanidad a un nivel superior de evolución.

    El nuevo y mejorado ser humano defendido por » COVID-19: El gran reinicio»Será más empático, involucrado en temas sociales y económicos, como el cambio climático y la ideología LGBT. Involucrado en movimientos internacionales como el de» Black Lives Matter «, preocupado por los inmigrantes, dispuesto a sacrificarse por sus propias aspiraciones en el campo de construyendo un mundo mejor.

  4. “Pero, ¿dónde está el lugar para Dios aquí? ¿Cómo podemos hablar de un hombre nuevo y un mundo renovado sin hacer referencia a Dios? El enorme trabajo de varios cientos de páginas se refiere solo una vez a la religión. No hay mención de trascendencia, de Dios. Al final solo estamos hablando de una «Madre Naturaleza»

    «Los globalistas están tratando de aprovechar la pandemia de coronavirus para devaluar por completo todo lo que el cristianismo ha ayudado a construir durante casi 2000 años , y todavía contribuye, al bien de la humanidad […..]» El libro él – incluso comparte el caos que afecta al mundo occidental contemporáneo. Es una manifestación del laicismo nihilista y un camino directo hacia la descristianización de la sociedad . «

  5. El arzobispo de Cracovia concluyó llamando a los católicos a un verdadero «reinicio» en Cristo, su deber especial en la temporada de Cuaresma:

    “Es en Cristo que debemos lograr un gran reinicio, una gran renovación y una reorganización de nuestra vida. Y esta es la tarea fundamental de nuestra experiencia de Cuaresma hoy (…) responder a nuestra relación con otro ser humano, expresada a través de la práctica ampliamente entendida de la limosna ”

    “ Es un tiempo santo en el que debemos renovar nuestra relación con Dios, orándole como el Señor Jesús nos enseñó: Padre nuestro, viene tu reino, hágase tu voluntad, danos hoy nuestro pan de cada día. «

  6. Si hubiera muerto al año, a los dos, incluso tres… pero ocho años luego, lúcido, ya su decisión no tiene defensa. Dios lo tenía para estar allí y se removió él mismo, ¿qué va a decir, que tenía derecho a jubilarse y vivir su pensión?

  7. ¡con qué facilidad le juzgamos y condenamos! Cuando olvidamos que Nuestro Señor Jesucristo nos mandó no juzgar, y aún menos condenar a los demás. En la medida con la que condenes al prójimo, te condenas a ti mismo.

  8. Si a un comentario se le llama «juzgar», sobran espacios como este. Sobre Benedicto, es contra natura en mí, su gran admiradora y lectora desde 2002, el «criticarlo». Pero digo yo que podré manifestar mi asombro- pena- tristeza, ante el hecho de que, emérito ya, siga dando entrevistas, como un Bergoglio cualquiera… No lo entiendo. Por mucho que se le aprecie, no hay que idolatrarlo a ciegas – esas entrevistas ya no proceden. Si se retiró, se retiró. No «pega» el qie esté, a estas alturas, dando entrevistas para justificarse.

  9. El Papa Benedicto XVI no debió dimitir. Todos estos años ha mantenido sus facultades mentales en perfecto estado, y eso es lo que hace falta para gobernar la Iglesia. Tener o no, fuerzas para viajar, es secundario.
    Con Benedicto XVI al frente, la Iglesia se hubiera ahorrado la deriva en la que se encuentra.

    1. Lo hecho, hecho está. ¿Qué puedes hacer? ¿Sólo quejarte? No sufras. No te tires al drama. La nostalgia es un demonio que siempre hace pensar que hubo un pasado mejor, e impide ver la grandeza del hoy y del mañana. Busca lo «mejor» en el «hubiera» es de gente sin Esperanza. Qué Jesús, nuestro Señor y Salvador nos colme de bendiciones.

      1. Para Alex, le va muy bien la ley del acomodo. Si tiene que bailar con una muy bonita, ahí va; pero si le corresponde una bien fea, no tiene problema, igual la ve muy simpática.

  10. Sólo Dios sabe de que manera se las habrán arreglado para cansar a Benedicto.Sea cual fuere el motivo,no renunció de manera intempestiva,lo rezó con humildad,no debe haber sido fácil para un alemán tomar semejante desición.Para él,ser papa,fue una tarea muy ardua,no quería tener semejante eposición.Agradezco muchísimo a Benedicto por su pontificado y confío en que Dios sacará frutos buenos de la actual situación.Ofrezcamos por las 300 y pico de chiquitas secuestradas en Nigeria,expresarnos con respeto y cordura.

  11. Desde cuándo el papado es una gira evangelística… ?? Por qué tienen que viajar? Que resultados obtuvieron de tanto viaje y tanto show de bendiciones chamánicas y etc??

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles