PUBLICIDAD

Quieren amordazar al profesor provida. Pero este rechaza las acusaciones e insiste

|

(Giulia Tanei/Il Timone)- Su nombre es Paul Cullen, tiene 60 años y es irlandés. Especialista en Medicina Interna y Medicina de Laboratorio, químico clínico, es profesor adjunto en la Westfälische Wilhelms-Universität de Münster, director del MVZ-Labors de la misma ciudad y presidente de “Ärzte für das Leben”, es decir, de “Médicos por la vida”.

De él ya hablamos hace unos meses, de su perplejidad acerca de la legalidad de la vacuna contra la Covid de Moderna, obtenida «del riñón de un niño que probablemente fue abortado en 1972 en la vigésima semana de gestación»: ¿el hecho de usar ese tejido es, para un católico, un acto éticamente neutro o no?, se preguntó entonces Cullen, indicando que, en este caso, la pregunta tiene mayor resonancia.

Volvemos ahora a hablar de él porque este profesor provida ha acabado durante unas semanas en la trituradora de los medios políticamente correctos, acusado por el “Comité General de Estudiantes” (AStA) y el “Kritische Mediziner*innen Münster” –informa el Tagespost– de «misoginia», «antisemitismo estructural», «teorías de la conspiración», de tener «puntos de vista anti-feministas y anti-emancipatorios» y de «representar ideologías conservadoras y fundamentalistas que malinterpretan deliberadamente y evaluar de nuevo, intencionadamente, los descubrimientos científicos», además de formar parte de los «negacionistas del virus».

En definitiva, lo que está en tela de juicio son las opiniones de Cullen sobre la cuestión del inicio de la vida, que según él –como según toda la comunidad científica– empieza con la concepción, y sobre la gestión médico-científica de la pandemia del Covid-19: cuestiones que el docente no ha tratado en el aula, donde se ocupa de temas relacionados con la diabetes y los trastornos del metabolismo lipídico pero que, a pesar de eso, llevó a sus acusadores a pedir que se le retire la cátedra que ocupa en la universidad.

A estos ataques Cullen ha respondido con una carta abierta a los estudiantes fechada 5 de febrero (aquí es posible leerla íntegramente en alemán), en la que precisa los términos de la cuestión y, apelando al sentido común de los estudiantes, destaca la falsedad intencionada de quienes le atacan, sobre todo, por ser presidente de “Ärzte für das Leben”. Después, el profesor insta a sus alumnos: «Estoy seguro», dice, «de que lo normal es esperar que aprendas algo de mí sobre la diabetes y que yo tenga una opinión diferente a la tuya sobre otro argumento. Defiéndete de la prohibición. El activismo de tus compañeros de estudios es presuntuoso. Enfréntate a ese discurso de ideas que no te pertenecen, para ampliar tus conocimientos y fortalecer tu poder argumentativo. Pon en su sitio a todos los que quieren controlar tus pensamientos».

Una exhortación, esta, aceptada y avalada por un grupo de estudiantes de la WWU, que lanzaron una petición en línea para apoyarla, y que para explicarla escriben: «Las opiniones del profesor Cullen no siempre coinciden con las del gran público. Hace mil años, filósofos y médicos debatieron la cuestión de cuándo comienza la vida y probablemente nunca habrá un consenso final al respecto. La universidad, al contrario, se dedica a la ciencia libre. Debe garantizarla en todo momento y sin restricciones. Debe haber opiniones divergentes y diversidad cultural. La ciencia vive de esto. Por tanto, siempre debe existir la posibilidad de poder llevar a cabo un discurso controvertido y libre».

En definitiva, el caso del profesor Cullen, que se viene arrastrando desde hace semanas y que aún da pie a la discusión, en realidad llega mucho más allá de las fronteras alemanas, aunque los medios italianos prefieren no hablar de ello. Lo que emerge es que la libertad de opinión y expresión se ven cada vez más amenazadas cuando nos atrevemos a desafiar la mentalidad dominante relacionada con temas sensibles (como el aborto, la homosexualidad, el cambio de sexo…), y que todo pretexto se convierte en una ocasión para invocar la “mordaza” contra quienes no siguen la corriente. Sin embargo, como escribe el profesor, es normal que no todos pensemos de la misma manera, pero no debemos ver esto como un límite, sino como un estímulo para continuar cada vez más profundamente en la búsqueda de la verdad.

Publicado por Giulia Tanei en Il Timone.

Traducido por Verbum Caro en InfoVaticana.

Ayúdanos a seguir trabajando, a seguir diciendo lo que nadie más dice:

19 comentarios en “Quieren amordazar al profesor provida. Pero este rechaza las acusaciones e insiste
  1. Hermanos de Infovaticana , recemos por un sacerdote, creo que es un Hermano hispanoamericano , creo que mexicano , que en un vídeo de Tekton Centro Televisivo , Canal Youtube Católico, dice que solo se podrá comulgar en la boca y de rodillas , que Dios lo proteja y lo bendiga.

    1. Cada día es más difícil en las sociedades occidentales expresar con libertad una opinión contraria a la ideología dominante en temas como el aborto, la homosexualidad y el transexualismo. Quien no sigue la corriente establecida, se ve sometido al vapuleo general, cuando no es amenazado y denunciado como un arcaico intransigente, e incluso una especie de “odiador” a algún colectivo determinado (a las mujeres, los homosexuales, etc). Como se señala en el artículo, todo se convierte en ocasión para invocar “mordazas” contra quienes no siguen la corriente.

  2. “Y COMO NO TIENEN INTERÉS EN CONOCER A DIOS,ES DIOS MISMO QUIEN LOS DEJA A MERCED DE UNA MENTE PERVERTIDA,QUE LOS EMPUJA A HACER LO QUE NO DEBEN.”
    Romanos 1,28

  3. No nos engañemos: Quieren amordazarnos a todos los que no aceptamos los dogmas irracionales del pensamiento único, que no se sostienen y atentan contra la persona, contra la vida, contra la sociedad y contra la razón. Ni qué decir tiene que la Misericorditis francisquita nos deja y nos dejará, una vez más, a merced de esos poderosos tiranos, con los que firma pactos.

  4. Hay que rezar por este hombre. Está más solo que la una, aunque nosotros desde aquí nos resulta fácil evaluar la situación de forma inteligente y aguda… recemos por él.

  5. Esta claro que, los que hace años invocaban la tolerancia para introducir sus ideas gravemente erróneas, ahora que han conseguido impregnar la sociedad con sus errores, se ven que de tolerantes no tenían nada, era sólo una táctica para engañar a todos.

  6. Sobre este tema creo que el Vaticano se ha pronunciado expresamente.
    No sobre el método sino sobre el uso de esa vacuna por los católicos.
    Evidentemente el fin no justifica los medios, pero quizá habría que entenderlo como el canibalismo de fallecidos en la catástrofe aérea de los Andes, que fue como un “trasplante” vital más que un alimento.
    Habiendo alternativas yo prefiero otra vacuna, pero es verdad que con el placet o nihil obstat del Vaticano se podría recibir en conciencia

    1. Quizá para algunos sea la única vacuna disponible. Está por ver que muchos gobiernos dejen elegir incluso pagando uno la preferida de su bolsillo, pues controlan la distribución totalmente, y unos países como la UE no aprueban vacunas, como las rusas, a pesar de que están aprobadas en otros muchos y se usan extensivamente en el país de origen

  7. No le quitó la razón al profesor, al contrario, le estoy muy agradecido de que se ponga al servicio de la ciencia verdadera, de la sociedad, y de la deontología profesional, cuando lo principios de derecho natural

  8. Que Dios bendiga al profesor. Enseñarle a sus alumnos que defiendan su libertad de expresión, poruqe los progresistas quieren libertad solo para ellos, y a los demás les quieren imponer cómo pensar y qué decir.

  9. La aplanadora del pensamiento único, a toda máquina
    La tolerancia ¿discrimina? ¿Solo se tolera en una dirección? Una vez más el principio de no contradicción es vulnerado.

  10. Siempre la misma historia, la cizaña está dentro, provida, es un termino engañoso ,

    ES ANTI-ASESINATO

    con un concepto falso, desactivan todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles