«¡No queremos que Estados Unidos financie organizaciones de aborto en África!»

|

Ante la firma de la orden ejecutiva de Biden, por la que revoca la decisión de Trump de prohibir la financiación y promoción del aborto más allá de las fronteras estadounidenses, el episcopado del país ha emitido una nota condenatoria.

“Es lamentable que uno de los primeros actos oficiales del presidente Biden promueva activamente la destrucción de vidas humanas en las naciones en desarrollo. Esta Orden Ejecutiva es antitética a la razón, viola la dignidad humana y es incompatible con la enseñanza católica. Nosotros y nuestros hermanos obispos nos oponemos firmemente a esta acción”, se puede leer en el escrito.

Una conocida activista provida de uno de esos países en desarrollo, Nigeria, Obianuju Ekeocha, se ha pronunciado sobre la decisión de Biden en las redes sociales. “Los africanos envían un mensaje al presidente Biden… ¡no queremos que Estados Unidos financie organizaciones de aborto en África!”, ha escrito en Twitter.

Ekeocha es una gran conocedora de esas “colonizaciones ideológicas” ―como acertadamente las describe el Papa― que imponen los países desarrollados a los países del Tercer Mundo. “Hay una nueva colonización en nuestro tiempo, no de las tierras o de los recursos naturales, sino del corazón, la mente y el alma de África. Es un colonialismo ideológico”, advierte Ekeocha en el libro ‘Objetivo África’, donde trata con profundidad esta cuestión.

Ekeocha denuncia con valentía las tretas de quienes tratan de imponer en el continente africano su agenda sobre la sexualidad, el matrimonio o la familia. Estos nuevos amos coloniales, con todo su poder económico y mediático, suponen una seria amenaza para la cultura de la vida en África y los principios que la sustentan.

Las élites y líderes occidentales que han legalizado el aborto, promovido la anticoncepción, minusvalorado la maternidad y redefinido el matrimonio, esas mismas élites asuelan un continente donde la mayoría aún estima y respeta el valor de la vida humana, la belleza de la feminidad, el don de los hijos y la importancia de la familia.

Y esto que denuncia Ekeocha con respecto a África, es extensible a los demás países en desarrollo del mundo.

                Puedes comprar el libro aquí                 

 

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
14 comentarios en “«¡No queremos que Estados Unidos financie organizaciones de aborto en África!»
  1. Cuanta limpieza falta aun en el episcopado de EE.UU. Los mismos que callaron y ocultaron abusos de todo tipo en sus iglesias,los mismos que nunca alzaron la voz contra las locuras del Trumposo, ahora están todos los dias sacando notas contra un gobierno que casi ni ha tomado posesión.
    VERGÜENZA DE OBISPOS.

    1. Esto es lo grave, apenas ha tomado posesión el diabólico Biden, su prioridad ha sido la promoción de aborto e imponer la ideología de género.
      Todo lo contrario que hizo Trump, que fue atacado y bombardeado y calumniado por todos los medios de comunicación y por el Partido Demócrata.

    2. Vergüenza de obispos? No, vergüenza de presidente y vergüenza de sus cómplices, empezando por el de Roma. O, mejor, no vergüenza, más bien sinvergüenzas, canallas. El aborto es asesinato. Cómo se puede llamar a sus patrocinadores?

    3. Marcos, ¿hace falta recordarle a usted que los que encubrieron y promovieron abusos homosexuales en sus seminarios y diócesis son precisamente los que más se han alineado con Biden?

      Y no es casualidad sino causalidad.

  2. Eso pienso yo. Que el papa sabía todo lo que Biden y los del Estado Profundo iban a hacer, porque pensar lo contrario es creer que este hombre no tiene un ápice de inteligencia y sentido común, y eso no es creíble. No quiero hablar mal de él, por eso no añadiré nada más. Intentaré pasar de él todo lo posible. No me aporta nada bueno, solo me hace daño.

  3. Mi aplauso a los obispos de EEUU por su valentía al oponerse a la política abortista de Biden, y al mismo tiempo mi corrección fraterna al Santo Padre por dejar solos a esos obispos y no querer condenar la iniquidad de Biden.

  4. El articulista cuando habla de las «colonizaciones ideológicas » dice que «acertadamente las describe el Papa». Sin embargo en mi opinión, Francisco no desribe nunca la «colonización » del aborto ni de la ideología de género porque no quiere hablar de ellas.

  5. ¡Qué hipócritas esos obispos si sabían que Biden era pro aborto y pro cultura de la muerte y lo apoyaron y ahora se hacen los desentendidos o tratan de hacerse los moralistas y los hombres religiosos!

    1. Desde la doctrina perenne de la iglesia, hay que denunciar sin descanso el aborto, tanto por lo que lleva de muerte en si mismo como por la perversidad que supone hacer de él un medio de control demográfico en los países pobres por parte de los ricos. El colonialismo ideológico que practican las organizaciones internacionales (ONU, OMS, FMI, Banco Mundial…) sobre los países pobres, por presión de la msyoria de los países enriquecidos, supedita todo tipo de ayuda al desarrollo y la promoción de la salud a la aceptación del aborto y otras ideologías (de género, de salud, falso ecologismo,..) falsificadoras de la naturaleza humana.
      La denuncia que hace esta líder africana debería constituir toda una lección para muchos en la Iglesia.

  6. Esta mujer valiente que denuncia el colonialismo abortista y demás de los países ricos, no ha de ser, para nada, de los afectos de Bergoglio.

  7. ¡Pero si el origen de la moderna cultura del aborto era eliminar a la raza negra en Estados Unidos!. Los apóstoles de tamaña barbaridad siempre afirmaron que la prole era una causa de empobrecimiento y de sometimiento de la mujer , por eso, antes que en ningún sitio se abrieron clínicas de «planificación y asesoramiento familiar» en los barrios pobres, es decir, en los barrios negros, o de afroamericanos. A los euramericanos la oleada del aborto les llegó desfasada unas décadas, cuando las empresas «picadoras de carne humana» no quisieron limtarse a su pobre clientela inicial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles