Un sacerdote, cuarta víctima mortal de la explosión de Madrid

|

Ayer, a primera hora de la tarde, se produjo una fuerte explosión en el complejo parroquial de la Virgen de la Paloma y San Pedro el Real, en la calle Toledo, 98. Como resultado, hay que lamentar cuatro víctimas mortales, ya que esta madrugada ha fallecido, en el Hospital de la Paz, el joven sacerdote Rubén Pérez Ayala, de 36 años, que había sido trasladado al hospital por las heridas sufridas.

Pérez Ayala fue ordenado sacerdote por el arzobispo de Madrid, el cardenal Carlos Osoro, el pasado mes de junio tras formarse en el seminario Redemptoris Mater de Madrid, del Camino Neocatecumenal.

«He tenido la experiencia a lo largo de este tiempo de seminario de que la felicidad no está en vivirlo todo para uno mismo, sino en donarse a los demás», aseguraba en una entrevista sobre su vocación publicada por la archidiócesis de Madrid.

Según pudo saber Religión Confidencial de amigos cercanos a Rubén, el sacerdote recibió la extremaunción de manos de su hermano Pablo, también presbítero.

En la explosión también falleció David Santos, de 35 años, que deja a una viuda y a cuatro hijos pequeños. Feligrés de la parroquia, había acudido al edificio para echar una mano con la caldera. «David también era del camino Neocatecumenal y pertenecía a una comunidad de la parroquia. Estaba con Rubén arreglando la caldera cuando olieron a gas», explican a RC allegados de David.

Junto al laico y al sacerdote han fallecido dos viandantes que tuvieron la desgracia de andar junto al edificio en el momento de la explosión.

El Papa Francisco, a través del Secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, ha enviado un telegrama al arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, en el que asegura «conocer la dolorosa noticia de la grave explosión» y en el que «desea hacer llegar» al cardenal, al clero y «a todos los hijos de ese amado pueblo su cercanía y afecto en estos duros momentos».

Su Santidad «eleva oraciones» y encomienda a las víctimas, a los heridos y a sus familias. Por último, invocando a la Virgen de la Almudena, imparte la bendición apostólica.

Requiem aeternam dona eis, Domine,
et lux perpetua luceat eis. Requiescant in pace.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
14 comentarios en “Un sacerdote, cuarta víctima mortal de la explosión de Madrid
  1. Encima que hay pocas vocaciones y entre los sacerdotes que han fallecido por covid, cada vez hay menos para oficiar misas. Se van cerrando Iglesias por falta de clero aunque, afortunadamente, los sacerdotes muy mayores siguen ahí ayudando hasta que fallecen. Que triste! Descanse en paz

  2. El teletrabajo es sagrado no se puede automatizar ni se debe automatizar, si crees en lo extraterrestre, creerás en el teletrabajo para que todo función, y lo digo por los globalistas.

  3. Preciosa homilía .Me he sentido muy identificada con este sacerdote. Dios obra maravillas en nosotros. Y nos lleva a crecer en la confianza en Él, tal como dice. Me ha encantado.

    Hoy Dios lo ha querido a su lado.Y él rezará por la Iglesia desde la comunión de los santos. Que Dios derrame toda su misericordia sobre él y le admita a contemplar la luz de su mirada.Amén.

  4. ¿Y de los peatones muertos por el deficiente estado de las instalaciones del edificio se va a hacer alguien responsable? ¿Y se va a acordar alguien en Infovaticana de ellos?

  5. Dios lo tenga en su Gloria, QEPD., lo mismo al resto de personas que fallecieron, espero y confío en Dios que los heridos se recuperaran.

  6. «Por lo demás, ¿Quien de vosotros puede, por más que se preocupe, añadir un solo codo a l a medida de su vida?»
    ( Mateo 6, 27 )
    Sólo Dios sabe cuándo será nuestra hora, cuándo nos llamará a Su Presencia… Esa es la verdad.
    Que todos los que han muerto en este accidente descansen en paz

  7. «Expiraste Jesús,pero la fuente de vida brotó para las almas,y un mar de Misericordia se abriò para el mundo entero.
    Oh fuente de vida,insondable Misericordoa Divina,abarca el mundo entero y derrámate sobre nosotros.»
    Las 3 de la tarde,hora de la Misrericordia.
    Que el Señor los acoja en su seno a los fallecidos.

  8. Si hay olor a gas, hay que ventilar y llamar al 112 o a la compañía suministradora, que nos orientarán sobre los pasos a dar.
    Creo que se añade un odorizante a los gases, para eso

  9. Y saber que el butano pesa más que el aire y se acumula abajo, y el gas natural pesa menos y se acumula arriba. No obstruir ninguna rejilla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles