El medio del Vaticano pone sus esperanzas en la Administración Biden-Harris

|

Los aforismos y frases breves, grandilocuentes y biensonantes actúan a menudo como un narcótico para la inteligencia, de modo que uno se siente tentado a asentir y a menudo asiente antes de diseccionar racionalmente lo que se dice, que no rara vez es una solemne estupidez.

Tomemos como ejemplo el final del artículo que dedica en VaticanNews el ex jefe de prensa interino de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, a la investidura del nuevo presidente de Estados Unidos mañana 20: “la pandemia -escribe Gisotti- ha mostrado dramáticamente que «nadie se salva solo».

¿De verdad? “Nadie se salva solo” no solo suena bien y tiene esa brevedad que empuja al asentimiento, sino que sería una verdad esencial y profunda si se refiriese a la Salvación con mayúscula, aunque sería aún mejor decir que nadie se salva a sí mismo. Pero referido a una enfermedad contagiosa, a una infección que se expande de persona a persona, resulta más bien paradójico. Claro que hay gente que se salva sola, la abrumadora mayoría. Lo que no se da es gente que se contagie sola.

Pero todo en el artículo de Gisotti es de ese palo, frases rimbombantes, buenos deseos, expresiones gastadas de puro manidas y un tono como si Estados Unidos hubiera atravesado una indecible catástrofe natural o salido de una terrible guerra, empezando por el titular: “Estados Unidos: es el tiempo de curar las heridas”.

Quitando que nunca es mal momento para curar las heridas, y que estas afligen siempre a cualquier sociedad de esta humanidad caída, ¿a qué “heridas” se refiere Gisotti? Porque no puede decirse que sea muy preciso en su enumeración. Solo cita vagas “divisiones presentes en la sociedad estadounidense que van más allá de la dimensión política. Una polarización que se ha profundizado en los últimos años y que, según muchos observadores, no está destinada a desaparecer a corto plazo”.

Naturalmente que no, Gisotti, porque no es una polarización que haya surgido mágicamente con Donald Trump, sino que floreció bajo su predecesor, Barak Obama, que alentó alegremente las fracturas sociales sin que al final de su segundo mandato hubiera un periodista vaticano que las denunciase. Como tampoco recuerda Gisotti que esa misma polarización se vio brutalmente exacerbada por los que ahora fingen querer “unir América”, algo que solo se creen en el Vaticano, si acaso. Olvida el autor que Donald Trump ganó limpia, legítima y legalmente las elecciones de 2016 y durante los cuatro años de su mandato sus enemigos políticos recurrieron a todos los trucos del libro para azuzar la división contra su gobierno y ponerle zancadillas a cada paso. Eso, curiosamente, no está entre las heridas que Gisotti quiere ver cerradas, aunque solo sea porque es muy consciente de que no pueden cerrarlos los mismos que echaron sal en ellas.

Empieza Gisotti diciendo que “Estados Unidos están aún sacudidos por lo que sucedió el 6 de enero con el asalto al Capitolio que causó la muerte de cinco personas”, lo que es cierto. Pero también lo era que Estados Unidos ha pasado meses sacudido por las violentas algaradas de pillaje y destrucción de Black Lives Matter y Antifa en una veintena de ciudades, con una veintena de muertos y, por cierto, destrucción y profanación de estatuas sagradas. Pero en ese momento, el ‘comentariado’ oficial de la Santa Sede prefirió ponerse del lado de la protesta y barrer bajo la alfombra la destrucción y los muertos. Y el obispo de El Paso, arrodillado junto a una pancarta de Black Lives Matter, recibió la consiguiente llamada de Francisco felicitándole por el gesto.

Dice Gisotti que “[n]o es coincidencia que el tema elegido por el nuevo presidente Joe Biden para la ceremonia de juramento sea America United”. Tampoco lo es que su conmilitones demócratas estén pidiendo cabezas, que hayan aprobado el ‘impeachment’ de un presidente que terminará mañana su mandato y estén elaborando listas de ‘trumpistas’ para lograr que nunca vuelvan a ocupar cargos, los despidan de sus lugares de trabajo, pierdan su círculo social y, en fin, se conviertan en unos parias. Y esta purga masiva de millones de norteamericanos se engloba bajo ese lema de unidad, que Gisotti toma como promesa inquebrantable porque cuándo se ha visto que un político mienta para favorecer sus intereses.

Y, al final, ¿qué ha hecho Trump para que su mandato sea tratado como una plaga de langostas o la cautividad de Babilonia? No dio un golpe de Estado; como hemos dicho, ganó según las asentadas reglas del juego. Puso al país en las mejores condiciones económicas de las últimas décadas, no inició guerra alguna y minimizó las que el país tiene en marcha, fraguó paces internacionales que ya se juzgaban imposibles. ¿Ha arrebatado libertades legítimas, derechos consagrados? ¿Podría citar uno solo Gisotti?

Rezo por que las cosas no se pongan tan mal para la libertad de conciencia de los católicos como augura el historial de Kamala Harris, la vicepresidente que ya se vende como próxima presidente. Porque si eso acaba ocurriendo, quizá a Gisotti no le parezca entonces tan significativo el color de piel de Harris, al que da una importancia absurda pero muy del mundo. Rezo, en fin, para que Gisotti no tenga que lamentar amargamente haber escrito un artículo tan de circunstancias, tan huero y tan mundano.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
16 comentarios en “El medio del Vaticano pone sus esperanzas en la Administración Biden-Harris
  1. «Los aforismos y frases breves, grandilocuentes y biensonantes actúan a menudo como un narcótico para la inteligencia, de modo que uno se siente tentado a asentir y a menudo asiente antes de diseccionar racionalmente lo que se dice, que no rara vez es una solemne estupidez.»

    Graves palabras para una web católica tradicionalista. ¿Captan ustedes la ironía?

  2. Es un sitio católico muy ambiguo con algunos artículos de cal y otros de arena sin duda con muchos lectores progres.

  3. ¿Y qué vamos a esperar de Francisco y sus lacayos? La Santa Sede lleva tiempo al servicio del NOM. Después de la pachamama, y los sistemáticos errores del capellán de la ONU, ya pocas cosas nos sorprenden.

  4. Es lamentable que desde el Vaticano se apoye al anticatólico Biden, promotor del aborto, lgtbi y otras inmoralidades. Esto ocurre porque muchos en el Vaticano han perdido el sentido de la verdad y de lo bueno.

  5. Pues creo que van a montar un espectáculo de vergüenza ajena, el capellán ese jesuita por más señas ya debe de tener 86 años, es un pájaro de cuentas, ha estado metido en los asuntos más turbios de agendas LGTB en universidades católicas, hasta fue directivo de Disney, según relataban en la Voz César Vidal, contaban y no acababan.

  6. El Partido Demócrata ha crispado la sociedad americana para desalojar a, Trump, y al conseguirlo, ahora se presentan ellos mismos como salvación del país. Muy típico de la izquierda. Encima la gente traga esta mentira cocinada por el NOM.

  7. «El medio del Vaticano pone sus esperanzas en la Administración Biden-Harris»

    Pues ahí va la respuesta de Dios:
    Jeremías 17:5-10 NVI
    Así dice el SEÑOR: «¡Maldito el hombre que confía en el hombre! ¡Maldito el que se apoya en su propia fuerza y aparta su corazón del SEÑOR! Será como una zarza en el desierto: no se dará cuenta cuando llegue el bien. Morará en la sequedad del desierto, en tierras de sal, donde nadie habita. »Bendito el hombre que confía en el SEÑOR y pone su confianza en él. Será como un árbol plantado junto al agua, que extiende sus raíces hacia la corriente; no teme que llegue el calor, y sus hojas están siempre verdes. En época de sequía no se angustia, y nunca deja de dar fruto». Nada hay tan engañoso como el corazón. No tiene remedio. ¿Quién puede comprenderlo? «Yo, el SEÑOR, sondeo el corazón y examino los pensamientos, para darle a cada uno según sus acciones y según el fruto de sus obras».

  8. Muy buen artículo, yo solo miro los frutos de Trump, y hay varios buenos, como dijo nuestro Señor, y lo del muro y la ilegalidad por favor me remito a San Pablo, busquenlo al versiculo. Abrazo en el Señor.

  9. CONSIDERO EL ABORTO COMO UN CRIMEN ATROZ CONTRA LA HUMANIDAD – PARA MI NO EXISTEN ABORTOS LIBRES GRATUITOS PENALIZADOS O DESPENALIZADOS TODOS SON ASESINATOS CRUELES Y MORTALES CONTRA UN SER INDEFENSO DE PARTE DE SUS AGRESORES CORROMPIDOS Y MALVADOS – LA VIDA ES UNICA – IRREPETIBLE – INVIOLABLE Y SAGRADA – DEFENDAMOSLA DESDE SU INICIACION HASTA LA MUERTE – YO DEFIENDO LA VIDA DEL NO NACIDO – SOY PERIODISTA – ESCRITOR – HISTORIADOR E INVESTIGADOR COLOMBIANO TEL 2547385

  10. Dios nos coja confesados, con este seudomesias, salvapatrias y restaurador de la unidad y paz americanas y del mundo mundial… Miedo me da. El reportero que alaba a Biden, sabemos que es la «voz de su amo», el «tutti fratelli» menos Trump que es muuuuuuuuu remalooooooo!.
    Bravo por RAMÓN ALBERTO Mejía ud, si que es valiente, escribe claro y da la cara por el mayor derecho natural que es la vida, sin la vida NO PUEDE HABER DERECHOS porque si no se nace antes, qué derechos se tiene. De perogrullo pero así es.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles