PUBLICIDAD

La verdad sobre el Gran Reinicio

|

Hoy, primero de año de 2021, dejando atrás el convulso 2020, es el día en que celebramos el Gran Reinicio, el único verdadero que se ha vivido en la historia de la humanidad, resumido en esta expresión: María, Madre de Dios.

No sé si ha sido la expresión más repetida del año que acaba, pero sí una de las más frecuentes y ominosas de sus últimos meses, marcados por la pandemia de coronavirus (mejor: por la reacción de las autoridades a la pandemia): el Gran Reinicio.

El proyecto se explica en un reportaje de portada de la revista TIME, en un libro de Klaus Schwab, presidente del Foro Económico Mundial y en un breve vídeo hecho público por este mismo organismo. Se trata de rehacer la civilización humana sobre mejores bases, cambiando por completo la forma en que vivimos, algo que ha acelerado y posibilitado, nos dicen, la peste del covid.

La jerarquía eclesiástica, y especialmente el Vaticano, no ha sido ajena a este Gran Reinicio, a la idea de que la Humanidad se encuentra ante una encrucijada inapelable y debe dar un giro radical para construir un mundo más justo y sostenible y ecológico que no fuerce a la Tierra a escenificar otra de sus “pataletas”, por usar la palabra elegida por el Santo Padre.

Todo esto sonará a quien sea mínimamente aficionado a la historia. La llegada del Milenio de la mano de los hombres, de un Gran Plan, es lo que animó la Revolución Francesa, y luego el marxismo internacional y todas las revoluciones que en el mundo han sido. También sabemos cómo han acabado todos estos planes grandiosos: como la Torre de Babel, la que iba a alcanzar el cielo.

Porque el Gran Reinicio ya se ha producido, y todos vivimos de él. Solo que en vez de ser un ambicioso esquema de sabios llevado a cabo por los poderosos con gran publicidad y fanfarria, sucedió de espaldas al mundo, en la oscuridad y el silencio, en una aldea olvidada en los confines del Imperio Romano, cuando una jovencita del pueblo, desconocida, pronunció estas palabras: “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra”.

Y ahí empezó la absoluta locura de un Dios que se rebaja hasta la condición de criatura, y de criatura material, para salvarnos y elevar a esa “esclava del Señor” al inconcebible título de Madre de Dios.

Ese es el único Gran Reinicio verdadero, del que seguimos viviendo, y ese es el único que necesitamos a este lado de la Gloria.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

11 comentarios en “La verdad sobre el Gran Reinicio
  1. Desde tiempos inmemoriales, el Mal nos viene engañando acerca de la realidad de la vida. Y ésta la tenemos frente a nuestros ojos, como si alguien nos la hubiera estampado en la cara. Pero no la vemos. Jesús ya dijo todo lo que tenía que decir e hizo todo lo que debió hacer. No existe otra verdad; lo demás son conjeturas, visiones, intentos, locuras: filosofía. Es decir, falsa realidad.

  2. Muy bello y sentido su escrito. Grandioso en la forma que usted describe ese «Gran Reinicio» en una humilde aldea de los confines del Imperio romano. Me ha conmovido hasta las lágrimas…
    Dios lo bendiga este año y siempre…

    1. Lo suscribo plenamente.
      Ese es el momento más grandioso de nuestra historia. La donación del Hijo por el Padre a través de la Virgen.
      Todo lo demás, papas, reyes, políticos solo son vanos intentos de pasar a la posteridad.
      Un saludo,

  3. La grandeza de María es su pequeñez.
    Yo os aseguro que si no cambiáis y os hacéis como niños, no entraréis en el Reino de los cielos.
    Así el que se haga pequeño como un niño, ése es el más grande en el Reino de los cielos.

  4. O nos cogemos fuertemente de la Gracia de Dios y cumplimos sus santos mandamientos o nos vamos todos al carajo. Porque al final de la jornada, aquel que se salva sabe, y el que no, no sabe nada. Necesitamos que Dios nos reinicie y reprograme con su Gracia para la Vida Eterna.

    1. Muy bello artículo que nos sitúa en la perspectiva adecuada. ¡Quién no ha vivido en sí mismo un Gran Reinicio cuando ha visto al Niño sonreir en el pesebre y se dejado tocar el corazón por Él!

  5. Deberían hablar de la relación entre el Gran Reseteo y la Agenda 2030 de la ONU.
    La Agenda es inviable, claro, pero es la salsa, el marco de supuestas intenciones (también falsas en el fondo, meramente propagandísticas).
    Nuestro Sánchez va con un pin de la Agenda, y el ministro encargado es el Subcomandante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles