PUBLICIDAD

Obispo norteamericano conmina a Biden a arrepentirse de su postura abortista

|

Voz aislada que clama en el desierto del episcopado norteamericano, el obispo de Tyler, Joseph Strickland, ha pedido públicamente al sedicente católico Joe Biden, que se presenta como ‘presidente electo’, que se arrepienta de su colaboración política con el aborto, la mayor matanza deliberada ahora en curso en Estados Unidos.

Como obispo suplico al Sr. Biden que se arrepienta de su alejamiento de la doctrina católica sobre el aborto y y el matrimonio por su propia salvación y por el bien de nuestra nación”, señala el obispo texano desde su cuenta en la red social Twitter. “Aspira a la magistratura más alta de nuestra tierra y debe guiarse por la verdad que Dios nos ha revelado. Rezo por que encuentre la Verdad”.

En realidad la noticia es que sea Strickland el único obispo que haya dado este paso; que, de hecho, la Conferencia Episcopal de Estados Unidos se haya precipitado a felicitar en falso a quien aún no es oficialmente presidente electo, con una satisfacción apenas disimulada por parte de la mayoría.

Esa es la noticia y ese es el escándalo, la voluntaria ceguera de la jerarquía católica al hecho de que Biden, pese a su fe católica nominal, se muestre como un entusiasta partidario de la eliminación de seres humanos en el vientre de sus madres, hasta el extremo de proponer una ley federal que convierta este crimen execrable en un derecho si acaso el Tribunal Supremo derogara la jurisprudencia que lo convirtió en la ley de la tierra en los años setenta.

Hasta el propio Santo Padre habló con Biden para felicitarle -aún no está claro de quién llamó a quién-, en una conversación que, en la versión dada por el equipo del demócrata, excluyó cualquier referencia a las posiciones frontalmente contrarias a la doctrina católica y a la misma ley natural que mantiene el aspirante a la Presidencia. 

4 comentarios en “Obispo norteamericano conmina a Biden a arrepentirse de su postura abortista
  1. Stryckland es un buen sucesor de los apóstoles. No es mercenario que se asusta ante el poderoso. Es valiente como los mártires de todos los tiempos. Y como bien dice el articulista, lo que es noticia es que se quede solo en esa denuncia. Lo normal sería que Francisco y todo el episcopado estadounidense exhortaran a conversión a Biden, pero en vez de ello, le felicitan, incluso cuando pesa la sospecha de fraude electoral.

  2. Que Biden se presente como presidente electo o que lo reconozcan como tal es un error monumental. Electo no significa elegido por los que cuentan los votos, sino por los votantes. Y el de Biden no es el caso. Tal vez resulte siendo el presidente. Sin embargo, no por elección ciudadana. Pero peor error es reconocer a Biden como católico. El que comete o induce o promueve el aborto, y sobre todo en forma masiva, es cómplice directo de cobarde genocidio, y queda excomulgado. Y sin necesidad de decreto de excomunión (latæ sententiæ).

  3. Sí señor, un obispo con un par, que dice a los políticos lo que hay que decirles. Algo muy grave sucede en la Iglesia cuando es noticia que un obispo recuerde a los políticos su obligación grave de respetar la Ley divina. El político que contradice la ley divina natural ni es un buen político ni menos aún un buen católico. Los políticos que vulneran la Ley divina tendrán que dar una estrecha cuenta a Dios, Señor y Legislador supremo. Strickland, lo apuntaré en mi lista de posibles papables junto al cardenal Eijk.

  4. Si es gravísimo ofender a Dios no respetando sus mandamientos, , mantenerse tal actitud empeora todavía más la terrible situación porque no hay arrepentimiento, si no todo lo contrario, empecinamiento en el error.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles