PUBLICIDAD

Hoy se renueva el acuerdo con China. Parolin: “Podemos estar contentos”

|

Les ofrecemos las preguntas que el cardenal Parolin, Secretario de Estado del Vaticano, respondió durante la ceremonia en la que se concedió el Honoris Causa al patriarca de Constantinopla, Bartolomé I, en la Universidad Antonianum de Roma. El encuentro con los periodistas ha sido publicado por el diario Avvenire y traducido por Secretum Meum Mihi.

Eminencia, ¿se prorrogará el Acuerdo entre China y la Santa Sede por otros dos años ad experimentum?

Tenemos que esperar hasta mañana para saber cuándo expirará.

Parece entenderse que está hecho…

Sí. Puedo anticipar que… todo irá bien. Les dejo una señal positiva.

¿Dónde se firmará?

No hay firma porque ya se firmó hace dos años, simplemente se prolonga por otros dos años ad experimentum.

¿Cuándo se tomó la decisión de renovar?

Se tomó estos días, ha habido contactos entre las dos partes. Por supuesto la Covid lo ha complicado todo porque no era posible viajar, pero hay contactos continuos recíprocos.

¿Los contenidos continuarán siendo secretos?

Sí, pero es un secreto relativo porque muchos contenidos ya se conocen, tú también los conoces. Por ambas partes, mientras el Acuerdo sea ad experimentum, se decidió mantener reservados los contenidos.

¿Está satisfecho con los resultados del Acuerdo durante estos dos últimos años?

Si miramos el Acuerdo, creo que sí, podemos estar contentos. Esperamos que pueda ejercerse un mejor y continuo funcionamiento de sus términos. También hay muchos otros problemas que el Acuerdo no se proponía resolver.

¿Cuál es su deseo para la Iglesia en China?

La esperanza es que la Iglesia en China encuentre, también gracias a este acuerdo, su unidad y, a través de esta unidad, se convierta en un instrumento de evangelización, por lo tanto de anuncio del Evangelio en la sociedad china y de auténtico desarrollo de todos sus habitantes.

Por ejemplo, ¿las persecuciones de los cristianos?

Pero, ¡qué persecuciones…! Se necesita usar las palabras correctamente. Hay reglamentos que se imponen y que afectan a todas las religiones, y ciertamente también a la Iglesia católica.

¿El Acuerdo anticipa un futuro restablecimiento de relaciones diplomáticas?

Por el momento no se habla de relaciones diplomáticas, estamos concentrados en la Iglesia. Este es otro punto en el que insistimos: el Acuerdo no se refiere a las relaciones diplomáticas ni prevé el establecimiento de relaciones diplomáticas. El Acuerdo se refiere a la situación de la Iglesia, un punto específico que son los nombramientos de obispos y las dificultades que existen y que esperamos abordar con el diálogo. El objetivo es la unidad de la Iglesia, hemos tenido resultados principales como el hecho de que todos los obispos en China hoy están en comunión con el Papa. No hay más obispos ilegítimos, esto me parece un notable paso adelante. A partir de aquí se trata de volver a empezar y luego, paso a paso, encontrar una normalización de la Iglesia en China.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles