PUBLICIDAD

Obispo suizo pide que se convoque un concilio sobre el sacerdocio femenino

|

Para Denis Theurillat, obispo auxiliar de Basilea, ha llegado el momento de convocar un concilio para tomar una decisión definitiva sobre el acceso de las mujeres al Sacramento del Orden Sacerdotal.

Los datos están sobre la mesa”, asegura el obispo Theurillat en una entrevista concedida al órgano online de la Conferencia Episcopal Suiza, Kath.ch. “Ahora es el momento. Todos los obispos del mundo deben reunirse: sí o no”.

Evidentemente, para Theurillat no cuenta la decisión del Papa San Juan Pablo II, que usó la fórmula magisterial más clara, unívoca y solemne para determinar de una vez para siempre que el Orden Sacerdotal nunca podrá abrirse a las mujeres; ni la opinión igualmente clara y tajante del actual pontífice, que llegó a responder a una monja que volvía a plantear el asunto que las mujeres que quisieran ordenarse tendrían que buscar otra iglesia y que volvió a repetir en su exhortación postsinodal Querida Amazonia que la mujer puede cumplir un altísimo papel en la Iglesia sin necesidad de ordenarse. No, tiene que ser un concilio.

Porque, cree el prelado suizo, Francisco no debería decidir a solas y por su cuenta , “o habrá un cisma”. Previsiblemente, el obispo afirma que a él mismo le gustaría participar en un concilio sobre la cuestión del sacerdocio femenino, “y si no puedo vivirlo ya, lo observaré desde el cielo”, añade con esa confianza en la salvación eterna personal ya de rigor.

Ya en su país, Theurillat ha venido organizando encuentros de obispos con católicas, y Simone Curau-Aepli dice del obispo que “solo él podría haber hecho posible estas reuniones».

De hecho, Theurillat tiene la intención de hablar personalmente con Su Santidad sobre este proyecto de reuniones regulares de obispos con mujeres católicas durante la visita ad limina de los obispos suizos a Roma en enero del año que viene.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

13 comentarios en “Obispo suizo pide que se convoque un concilio sobre el sacerdocio femenino
  1. El menosprecio al Primado y la Infalibilidad del Papa, es hijo de los errores del conciliarismo, la colegialidad y la sinodalidad, siempre mal entendidos. El Papa no es quién para cerrar ninguna puerta o ventana, aunque sí lo es para abrirlas. Al fin y al cabo, el tiempo es más poderoso que el espacio…

  2. !Jo¡ Mira que son cansinos algunos obispos. Parece que no se han enterado aún de que es doctrina infalible de la Iglesia que sólo los varones pueden ser ordenados como sacerdotes.

  3. «Y si no puedo vivirlo ya, lo observaré desde el Cielo».
    ¡Cuánto estrago para las almas provoca el «Universalismo», como concepto de salvación para todos!.
    ¿Dónde queda el temor de Dios como primer rasgo de la Sabiduría?.
    ¿No tememos incurrir en el pecado de presunción?.
    ¿Hemos perdido ya el sentido de Pecado?. ¿Acaso la puerta grande y la senda espaciosa, conducen ahora a la salvación?. Aún mejor: ¿Acaso tenemos ahora una autopista, sin peaje, directa al Cielo?.
    ¿Estamos con Jesucristo —y por tanto con su verdadera Iglesia, que es, Una, Santa, Católica, Apostólica y Romana—, o contra Él?.
    ¿Tienen claro algunos prelados si son católicos o herejes protestantes?.

    ¡Señor, socorre a tu Iglesia!.

  4. «Ahora es el momento. Todos los obispos del mundo deben reunirse: sí o no”. Puro anatema.
    Márchense, funden su iglesia apóstata y mundana para regocijo de Satanás,
    y acomódenla a las exigencias de su príncipe. A nuestra Santa Iglesia fundada por Jesucristo aunque termine siendo pequeñita, déjenla en paz.

  5. Con la cantidad de problemas gordísimos que tiene el mundo , y la Iglesia en particular, y estos dando al mazo…
    Veamos. Yo no tengo ningún prejuicio ni impedimento para que las mujeres sean sacerdotes. Es más, por mí que todos los sacerdotes fueran mujeres. Encantado. Sólo , que hay un pequeño detalle. Según se desprende de los Evangelios todos los apóstoles eran hombres. Y desde el principio la Iglesia siguió esa costumbre. Si yo fuera Papa u Obispo no me atrevería a llevarle la contraria , a estas horas, al mismísimo Jesucristo. No hay más. No hay más argumentos. Es Jesucristo quien lo instituyó así. ¿Que le vamos a hacer?
    Si algún día durante un Concilio se aparece Jesucristo a todos los Padres Conciliares y les dice ,» ordenad a las mujeres » , entonces me parecerá bien.
    Si no, no le demos más vueltas.
    Es mi humilde opinión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles