PUBLICIDAD

Cardenal Parolin: “La ONU es hoy más necesaria que nunca”

|

“Durante los últimos 75 años, los pueblos del mundo han recurrido a las Naciones Unidas como fuente de esperanza para la paz y la armonía mundiales entre los Estados”, dice el cardenal Parolin, el Secretario de Estado del Vaticano, en el vídeomensaje emitido hoy ante las Naciones Unidas.

Desde su reconocimiento como Estado Observador en 1964, la Santa Sede “ha apoyado y asumido un papel activo dentro de las Naciones Unidas”, dice Parolin, que comenta que los sucesivos Papas “han acudido a esta Asamblea General instando a esta noble institución a ser un “centro moral” donde cada país se sienta como en casa, donde la familia de las naciones se reúne y donde la comunidad internacional -en un espíritu de fraternidad humana y solidaridad- avanza junto soluciones multilaterales a los desafíos globales”.

“La ONU ha llevado comida a los hambrientos, ha construido hogares para los que no lo tienen, se ha comprometido con la protección de nuestra casa común y ha hecho avanzar un mundo de desarrollo humano integral. La ONU se ha esforzado por defender los derechos humanos universales, que también incluyen el derecho a la vida y la libertad religiosa”, asegura el Secretario de Estado del Vaticano.

“Ha habido desafíos y retrocesos, incluso contradicciones y fracasos”, ya que las Naciones Unidas “no son perfectas y no siempre han estado a la altura de su nombre e ideales”.

La Organización de las Naciones Unidas, dice Parolin, “es hoy más necesaria que nunca para responder a las esperanzas inmaculadas de los pueblos del mundo”.

Les ofrecemos la carta completa:

Señor presidente,

Me complace participar en esta reunión virtual de alto nivel para conmemorar el 75 aniversario de las Naciones Unidas y reiterar el apoyo de la Santa Sede a esta prestigiosa institución.

Durante los últimos 75 años, los pueblos del mundo han recurrido a las Naciones Unidas como fuente de esperanza para la paz y la armonía mundiales entre los Estados. A esta organización han llevado el deseo de poner fin a los conflictos y las luchas, un mayor respeto por la dignidad de la persona humana, el alivio del sufrimiento y la pobreza y el avance de la justicia: una expresión de la expectativa subyacente de las Naciones Unidas de que esta organización no solo afirmaría los ideales sobre los que se fundó, sino que trabajaría con una determinación cada vez mayor para hacer de estos ideales una realidad en la vida de cada mujer y cada hombre.

Desde su reconocimiento como Estado Observador en 1964, la Santa Sede ha apoyado y asumido un papel activo dentro de las Naciones Unidas. Los sucesivos Papas han acudido a esta Asamblea General instando a esta noble institución a ser un “centro moral” donde cada país se sienta como en casa, donde la familia de las naciones se reúne y donde la comunidad internacional -en un espíritu de fraternidad humana y solidaridad- avanza junto soluciones multilaterales a los desafíos globales. Como ha dejado muy claro la pandemia de COVID-19, no podemos seguir pensando solo en nosotros mismos o fomentando divisiones; más bien, debemos trabajar juntos para superar las peores plagas del mundo, conscientes de que la carga que soportan algunos afecta necesariamente a la humanidad y a toda la familia de naciones.

Durante estos 75 años, la ONU ha protegido y servido al derecho internacional, promoviendo un mundo basado en el estado de derecho y la justicia en lugar de las armas y el poder. La ONU ha llevado comida a los hambrientos, ha construido hogares para los que no lo tienen, se ha comprometido con la protección de nuestra casa común y ha hecho avanzar un mundo de desarrollo humano integral. La ONU se ha esforzado por defender los derechos humanos universales, que también incluyen el derecho a la vida y la libertad religiosa, ya que son esenciales para la promoción muy necesaria de un mundo donde la dignidad de toda persona humana esté protegida y mejorada. La organización ha trabajado para poner fin a la guerra y los conflictos, para reparar lo que la violencia y las luchas han destruido y para traer a los lados opuestos de la mesa para que, juntas, la diplomacia y la negociación puedan triunfar.

Ha habido desafíos y retrocesos, incluso contradicciones y fracasos. Las Naciones Unidas no son perfectas y no siempre han estado a la altura de su nombre e ideales, y se han perjudicado a sí mismas siempre que los intereses particulares han triunfado sobre el bien común. Las Naciones Unidas siempre necesitarán revitalizar el espíritu original para hacer propios los principios y propósitos de la Carta, en el contexto de un mundo cambiante. También existe la necesidad de que los diplomáticos aquí y los países que representan se comprometan siempre de nuevo con la abrumadora tarea de buscar el bien común de buena fe a través de un consenso y un compromiso genuinos.

La Organización de las Naciones Unidas, donde los pueblos del mundo se unen en el diálogo y la acción común, es hoy más necesaria que nunca para responder a las esperanzas inmaculadas de los pueblos del mundo.

Gracias por su amable atención.

14 comentarios en “Cardenal Parolin: “La ONU es hoy más necesaria que nunca”
  1. ¿ Para qué ? ¿ Para expandir el aborto, condicionando las ayudas a la admisión de las prácticas anti conectivas y abortivas ? ¿ Para expandir la doctrina legetebera ? ¿ Aún no se ha enterado Parolín de qué va la ONU o nos quiere engañar a todos ?

    1. Hombre!! Que un cándido diga que la ONU es necesaria, tiene un pase pero… que lo diga el segundo al mando!!! Lo que siempre me pregunto es si Juan el Bautista tuviera que subirse en su lugar, ¿diría lo mismo?

  2. Increible, pero el caso es que está dicho. Recomiendo leer: La cara oculta de la Onu de Michel Schooyans; y Poder Global Religión Universal de Juan Claudio Sanahuja y tantos otros. Es tremendo, para quien haya indagado un poco, o bien haya comprobado o sea consciente de las operaciones que la ONU por medio de sus miles de satélites viene sometiendo desde hace décadas a la humanidad. Borrado el Cristianismo, la cultura elemental y toda idea buena, en estos momentos han apretado el acelerador para instalar su sociedad de esclavos (los que consigan venir a este mundo) y gente sin alma, auténtica barbarie cuyo modelo el China. Increible, pero vamos conociendo quien es quien.

  3. San Gregorio Magno no tenía dudas: «Pastores a menudo descarriados por temor a perder el favor de los hombres , no se atreven a decir libremente lo que es justo y, cuando Cristo dice que es la verdad, ya no se ocupan del cuidado del rebaño con amor de pastores, sino como mercenarios ”.

  4. Es normal que Parolín y Francisco elogien a la ONU y nos digan que hemos de obedecerla, pues en muchos aspectos comparten sus equivocados propósitos. Sin embargo, los católicos de buena doctrina moral no podemos aplaudir a la ONU sinó que debemos combatir sus errores, que no son pequeñas imperfecciones sinó cuestiones muy graves que amenazan al mundo entero.

  5. La ONU es un pozo de corrupción y maldad. A parte de ser totalmente inútil. Sus actuaciones están llenas de escándalos, chantajes, imposiciones inmorales a países pobres, etc.
    Es de las instituciones más corruptas del planeta.

  6. En la conferencia de Pekín de 1995 sobre la mujer establece como doctrina oficial de la ONU la “perspectiva de género”, así como para sus agencias (UNESCO, OMS, UNICEF, ONUmujeres, etc.).
    ¿Se imagina alguien que la ONU hubiera hecho suya y promoviera una religión (cristiana, judía, islámica sunita, chiita, budista, sintoísta, confucianista, etc.), o una filosofía (idealismo, materialismo, positivismo, racionalismo, empirismo, etc.), o ideología política (socialdemócrata, liberal, democristiana, etc.), convirtiéndose en una organización confesional religiosa, filosófica o ideológica y queriendo convertir a todos los países en estados confesionales?

  7. La Organización de las Naciones Unidas, donde los pueblos del mundo se unen en el diálogo y la acción común, es hoy más necesaria que nunca para responder a las esperanzas inmaculadas de los pueblos del mundo.

    ¡Qué tío! ¿Le harán presidente de la ONU? Espero que no salga Papa

  8. Lo que es más necesario que nunca es, no la ONU, sino la propia conversión, rezar y hacer sacrificios por los pecadores. Es lo que la Virgen nos pidió en Fátima:
    “Recen, recen mucho y hagan sacrificios por los pecadores. Tienen que recordar que muchas almas se condenan porque no hay quién rece y haga sacrificios por ellas”.
    “QUE NO OFENDAN MAS A DIOS QUE YA ESTA MUY OFENDIDO.”
    “Pero SI NO SE REZA Y NO SE DEJA DE PECAR TANTO, VENDRÁ OTRA GUERRA PEOR que las anteriores, y el castigo del mundo por sus pecados será la guerra, la escasez de alimentos y la persecución a la Santa Iglesia y al Santo Padre. Vengo a pedir la Consagración del mundo al Corazón de María y la Comunión de los Primeros Sábados, en desagravio y reparación por tantos pecados. Si se acepta lo que yo pido, Rusia se convertirá y vendrá la paz. Pero si no una propaganda impía difundirá por el mundo sus errores y habrá guerras y persecuciones a la Iglesia…”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles