PUBLICIDAD

Müller contra Marx: “Nunca debemos quitar la cruz”

|

Oportuno el ex prefecto para la Doctrina de la Fe, cardenal Gerhard Müller, al decir que nunca debemos quitar la cruz, justo ahora que el gobierno de nuestro país estudia echar abajo la cruz más alta de Europa, la del Valle de los Caídos.

Pero Müller, como habrán deducido probablemente, no se refiere a la cruz del Valle, esa que empezó a caer cuando los obispos consintieron sin una tímida protesta la profanación de la tumba de un católico. No, Müller está lanzando aquí una indirecta a su compatriota y hermano en el cardenalato Reihard Marx, arzobispo de Munich y miembro del consejo privado de Su Santidad para la reforma de la Curia.

Fue durante el sermón de la Misa de la Festividad de la Exaltación de la Cruz en Lugano, Suiza, donde Müller insistió que “ni en el monte del Templo de Jerusalén ni en ningún otro lado se nos permite remover la cruz de Cristo y negar a Jesús”.

La referencia era clara, por aquello del ‘monte del Templo’, donde Marx ocultó su cruz pectoral durante una visita al monte del Templo de Jerusalén en octubre de 2016.

Müller también ha sido noticia por intervenir en la campaña electoral de las presidenciales estadounidenses de noviembre, al recomendar a los televidentes desde la emisora televisiva EWTN que votaran “al buen protestante y no al mal católico”, en obvia referencia a Trump sobre el católico nominal Joe Biden.

9 comentarios en “Müller contra Marx: “Nunca debemos quitar la cruz”
  1. Sí, pero mañana dirá que Marx no quiere quitar la cruz sino hacerla más llevadera. Ya lo conocemos. Una de cal y otra de arena. Nunca acaba de dar. No nos engañemos, para Müller, Francisco todo bien.

  2. No somos los católicos quienes tenemos que marcharnos de nuestra querida Iglesia Católica, a pesar de los pesares. Son los no católicos quienes tienen que marcharse, aunque no lo harán porque la quieren destruir desde dentro y desde arriba. Müller, de gran valía, no siempre está a la altura de las circunstancias, según mi modesta percepción. No fué nada crítico con el gravísimo “incidente” de la pachamama en los jardines vaticanos, Abu Dhabi mereció su aprobación y la Amoris Laetitia idem de idem.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles