PUBLICIDAD

Christoph Kühn, un acosador homosexual en la Secretaría de Estado de Benedicto XVI

|

Los escándalos de encubrimiento de abusos sexuales clericales oscurecieron los últimos años del pontificado de San Juan Pablo II y volvieron a resurgir bajo Francisco, pero, en medio, los años de Benedicto XVI parecían un oasis en esa travesía del desierto. Hasta ahora.

Los últimos años de Juan Pablo II, desde que estallara ‘la bomba’ en 2002, fueron una pesadilla. Estalló una serie de escándalos relativos a abusos sexuales por parte de clérigos que se conocían y sus superiores habían encubierto. El propio Papa se negó hasta el final a creer a algunas de las víctimas del diabólico fundador de los Legionarios de Cristo, Marcel Maciel, o siquiera investigar sus acusaciones, lo que para muchos supuso una mancha visible en su brillante pontificado.

Con Francisco hemos tenido varios casos. El más llamativo fue el de quien fuera factotum de la Iglesia en Estados Unidos y arzobispo de su capital, el entonces cardenal Theodore McCarrick, cuyas fechorías de carácter homosexual durante varias décadas eran, según denunció el ex nuncio Carlo Maria Viganò, conocidas en el Vaticano. Y luego, por no agotar la nómina, habría de estallar el caso Zanchetta, que aún colea.

En comparación, el pontificado de Benedicto XVI parecía un remanso de claridad moral en este sentido. Se le puede acusar, quizá, de excesivamente discreto y blando, pero al menos se tomó en serio el asunto y puso orden. Prohibió a Maciel ejercer el ministerio público y le encargó que llevara una vida retirada de oración y penitencia, como hizo también con McCarrick, y decretó que no se admitiesen al sacerdocio a homosexuales con “tendencias arraigadas”.

Pero ahora el ‘affaire Kühn’ ensombrece esa imagen de probidad en relación con estos asuntos. El caso ha salido -o vuelto- a la luz porque de él se ocupan ahora los tribunales seculares de Alemania, acusado por dos sacerdotes de serios abusos sexuales.

Cuando ocurrieron los hechos, Christoph Kühn ocupaba un alto cargo en la Secretaría de Estado como jefe de la Sección Alemana. Con un Papa alemán en el solio pontificio, la relación era bastante estrecha, incluso cuando Ratzinger era el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Monseñor Florian Kolfhaus y un ex sacerdote -ahora activista LGTBI- alegan que Kühn les sometió violentamente a actos sexuales de carácter masoquista, cuenta LifeSiteNews. Kolfhaust presentó primero una queja ante el Vaticano en 2006, acusando a Kühn de actos impropios que tuvieron lugar en las mismas oficinas de la Secretaria de Estado, así como en Casa Santa Marta, actual residencia de Francisco.

Sin embargo no se abrió una investigación formal hasta el año pasado, pese a que Carlo Maria Viganò, entonces Delegado para las Representaciones Pontificias, había cursado la denuncia a los superiores de la Secretaría de Estado el 3 de julio de 2006.

La posición de Kühn al frente de la Sección Alemana de la Secretaria de Estado, que ocupó entre 2001 y 2008, le permitía intervenir en la promoción de sacerdotes y obispos alemanes y conocer los historiales confidenciales de estos clérigos. Además, organizaba los viajes de Benedicto a Alemania y le acompañaba tanto en el viaje como en las recepciones oficiales.

Kühn era conocido por sus posturas ‘conservadoras’, y de hecho una de sus tareas autoimpuestas era la de ‘realinear’ a los obispos alemanes en diversas cuestiones relativas a su relación con el gobierno de la República Federal.

El 22 de enero de este año, Carlo Maria Viganò testificó en la investigación eclesial abierta sobre las acusaciones de Kolfhaus, declarando haber sido “conocedor de información precisa en relación al acoso y abusos de todo tipo cometidos por Monseñor Christoph Kühn contra Monseñor Florian Kolfhaus”.

Viganò añade que Kolfhaus informó del abuso a varias personas, incluyendo uno de sus superiores en la Secretaría de Estado y también a un obispo encargado de preparar a los candidatos para el servicio diplomático vaticano. El ahora secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, asegura Viganò, también estaba enterado del caso.

Pese a la acusación de Kolfhaus y una plétora de documentación adjunta, no se inició en su momento investigación alguna. Si ese dato es ya desconcertante, no lo es menos que Kühn obtuviera semejante cargo después de la conducta escandalosa de la que se le acusó cuando era sacerdote en la Nunciatura de Zimbabwe.

En 2008, Kühn fue trasladado a la Nunciatura en Viena. Dos fuentes cercanas a Benedicto sugieren a LifeSite que Kühn fue trasladado a Viena porque su comportamiento escandaloso era ya sobradamente en la Curia Romana. Una de las fuentes sostiene que Benedicto pidió al cardenar Joachim Meisner, arzobispo de Colonia, que se llevara a Kühn a su archidiócesis, a lo que Meisner se negó.

Hay quien sostiene que Benedicto nunca supo nada de los escándalos y que todo se trató internamente en la Secretaría de Estado, mientras que algunos sostienen que el Papa ‘castigó’ a Kühn dándole cargos de importancia menor, primero en Vienna (2008) y, más tarde, retirándole ya del Servicio Diplomático, a Eichstätt (2012). Pero en medio del escándalo, en abril de 2011, Benedicto concedió a Kühn la distinción especial de ‘Prelado de Honor de Su Santidad”. Hoy lunes, Kolfhaus celebra su primera vista en la diócesis de Kühn, Eichstatt.

17 comentarios en “Christoph Kühn, un acosador homosexual en la Secretaría de Estado de Benedicto XVI
  1. Ud pueden creer realmente que Benedicto supo de esto y condecoro a un abusador???si Benedicto y Juan Pablo 2,que son personas de un nivel de virtud impresionante,que queda para nosotros,pobres comunes?Vuela basura para todos lados manchando a todos.Los hijos de las tinieblas,actuan en las sombras,a veces usan gomina,impecables vestimentas clericales y se mueven con astucia,imposible para Benedicto descubrirlo.Creo en la inocencia de Benedicto y en la de JUan Pablo II.

    1. Yo también, Mercedes. Pero con errores humanos a sus espaldas. Y con puñaladas de quienes deberían estar en el mismo barco. Triste. Todo se sabrá. Si no en esta vida, en la otra.

  2. Hay gente conservadora y progresista, y también hay gente que es de mente retorcida y maledicente, José. ¿En qué categoría o categorías se reconoce usted? Es lógico que si tú has nombrado a alguien porque lo crees adecuado, en el trato personal con él se comporta impecablemente y cumple sus funciones con probidad y eficacia, tiendas a considerar como persecución cualquier acusación contra él y le renueves tu confianza. En esas circunstancias, muy clara y muy probada tiene que ser la acusación para que la creas. Más aún, es bastante probable que, si hay incluso amistad, creas que iniciar una investigación contra él pueda ser una especie de traición.

  3. Ja, ja, ja. Usted debe de tener información privilegiada y precisa sobre todo tipo de secretos, estadísticas… Mire: conservadores o progresistas, los abusadores son abusadores, y lo que sí que es evidente (aquí sí que hay estadísticas precisas y no precisamente clericales y/o conservadoras, sino resultado de los exhaustivos informes de los Fiscales que en diversos estados norteamericanos se han hecho públicos) es que el 80% de los abusos son en relaciones homosexuales. Por cierto, también es lo que sucedió en este caso: el tal Kühn, por muy conservador que dijera ser (lo menos malo que se podía decir de él es que era un hipócrita incoherente) , lo que sí es evidente es que es homosexual, como McCarrick y toda su larga lista de “conquistas”, junto con sus amigos obispos defensores del lobby homosexual (todos ellos progresistas).

    1. Obvio, hombre. Cuando se investiga sobre abusos de sacerdotes católicos, lo lógico es que todos los que resulten finalmente acusados sean sacerdotes católicos, ¿no cree? El resto de lo que dice es simplemente falso: sabe usted perfectamente que la mayoría de los abusos (homosexuales o no) se dan en padres de familia, luego en maestros, entrenadores personales y profesores de educación física… El hecho de que la mayoría de los sacerdotes acusados sean homosexuales, lo que indica es que muchos homosexuales encontraron un filón fácil en el sacerdocio, aprovechándose además de que los filtros para aceptar seminaristas se rebajaron en tiempos de falta de vocaciones. No es tan complicado de entender.

  4. Si es un abusador no es conservador, porque un buen conservador trata de conservar la moral sexual que la Iglesia ha enseñado siempre y también pretende conservar esas palabras de Jesucristo: “a quien escandalizare a uno de estos pequeños más le valdrían la atasen una rueda de molino al cuello y le tirasen al mar”

  5. ¿ Abusos sexuales entre mayores de edad ? Me cuesta entenderlo. En cualquier caso el problema de la homosexualidad clerical ni se aborda ni se quiere abordar. El porcentaje de homosexuales en el clero debe rondar el 30-40 %, diez veces más que el de la población en general. El sacerdocio católico no puede convertirse en un refugio homosexual. Contradice la esencia del sacerdocio.

    1. No puedo creer ese porcentaje. Por su experiencia en el conocimiento de sacerdotes, tiene usted esa impresión?
      Yo no, desde luego. He conocido docenas, por no decir cientos, y apenas algún caso aislado. Sé que algunos lo podrán ser sin yo saberlo, pero de ahí a un 30-40%….

    2. Sí, Belzu. Se da. Y el hecho de que os burleis o no lo creais, propicia que se encierren, lo callen y sigan pudiendo abusar de ellos o ellas.
      Le pongo algún ejemplo. Mujeres violadas en el propio matrimonio. Hay mujeres que sienten que no pueden decir no a sus maridos. Eso es violación. Violación por abuso sexual. En ese caso, el marido se coloca en una posición de superioridad frente a la mujer.
      En los seminarios también se dio y quizás se dé. El jefe del seminario se coloca en una situación abusiva de superioridad frente a sus pupilos. Creo que maciel y maccarrick (no sé escribirlo) son un claro ejemplo.
      En ambos casos, lavan los cerebros, bloquean, anulan y luego pervierten. Obviamente al hacer la selección de pupilos o al hacer la selección de personas a atacar cojen a los más fácilmente corrompibles (personas con baja autoestima, personas q no saben claramente si tienen vocación o no, personas que no conocen a fondo el homo.sexualismo ni lo que piensa Dios, y q por lo tanto…

      1. …son más fácilmente engatusables en las mentiras gais (vosotros al creer que ‘lo son’, como si hubieran nacido así -la mayor mentira gay construida hasta ahora- o como si hubieran entrado ya gais en el seminario, estáis entrando al trapo. Puede que no todos lo fueran y que algunos se vieran enredados en la tela de araña. A Maciel lo describen como cuasipsicópata. Capaz de engañar a su alrededor con su carisma. Engañó a JPII, favorecido por satánicos infiltrados en el Vaticano (no sabemos si todo el tiempo, pero sí un tiempo) ¿y no iba a poder arrastrar a unos chiquillos? Puede que simplemente estuvieran inmaduros. Que simplemente estuvieran intentando discernir qué hacer de su vida. Que simplemente fueran tímidos. O que simplemente se sintieran rechazados en otros ambientes y estuvieran dando palos de ciego. Y fueron echados directamente a los leones. Rechazaban a los más válidos. A los que veían con la vocación más asentada. Y cogían a los peores. Denunciado por BXVI

        1. Y en las consultas también abusaron de ellos y de ellas con el engaño y con aparatos. No sé si saben que en las consultas, las mal llamadas afirmaciones, son en realidad abusos en toda regla. Y un engaño como la copa de un pino. Los pervierten para que se crean gais y lesbianas, a los que simplemente van confundidos o preocupados por cuestiones varias. Les provocan atracciones falsas hacia personas del mismo sexo y les provocan deseo homosexual con aparatitos varios para corromperles, y les animan a descubrir el placer homosexual, como en los abusos infantiles. Y son mayorcísimos de edad. Eso aderezado de la correspondiente comedura de tarro. El cuentito de las fases y de la homosexualidad “””secundaria”””, para engañar a personas incautas que van a esas consultas sin haber tenido atracción ni deseo homosexual jamás. Y lo de echar la culpa a la iglesia y a la religión en general nunca falta en sus discursos. Podría seguir, pero para no extenderme…

  6. “acusando a Kühn de actos impropios que tuvieron lugar en las mismas oficinas de la Secretaria de Estado, así como en Casa Santa Marta, actual residencia de Francisco.”
    ¡Mamma mia!

  7. ¡Cuánta mier da en la Iglesia!
    Este siglo indómito es el de la pasión de la Iglesia de Jesucristo, asediada por indeseables, desgraciados que solo la perjudican, torpedeando la acción del Espíritu Santo en Ella.
    Sea como fuere, la partida la tiene ganada Jesucristo.
    Lo creemos firmemente.
    Lo sabemos.
    Maranatha!
    ¡Ven Señor Jesús!
    (Ramón, no guardes el nombre ni el correo electrónico, porque les puede salir a los demás, como a mí, ahora mismo)

  8. En la foto vemos a Kühn (que significa “sacerdote” en hebreo) junto a Angela Dorotea Kaźmierczak (madre Judía polaca) luego Dorotea Kasner germanizando su apellido, cuando trabajaba en la policía Secreta (Stasi) de la RDA y era destacada dirigente comunista. Luego tomo el apellido de su padrastro Merkel, para quedar en “Angela Merkel” cuando se volvió abuelita vegetariana democristiana para engañar a los Alemanes occidentales. Siempre trabajó para el NOM. Antes y ahora. La trayectoria del señor Kuhn seguro que no es muy distinta, ni creo que trabaje para distintos intereses.

    De Benedicto no quiero hablar.

  9. Betsaida,claro que con errores!solo Cristo no los tiene,pero si Benedicto no es confiable ….chau!!Creo en su santidad,lo creo unido a Cristo y trabajando para El.En cambio,veo a muchos catolicos supuestamente de buena formacion,rascando para encontrar a toda costa ,alguna roña para gritarla al mundo.Creo que hoy,le tiran mas basura a Benedicto,los amigos que los enemigos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles