PUBLICIDAD

La verdad que nadie quiere escuchar

|

Nínive era una ciudad pecadora; el Señor envió a Jonás para advertir a sus habitantes que en 40 días la ciudad sería destruida si no se arrepentían y hacían penitencia. Los ninivitas, con su rey a la cabeza, se vistieron de saco y se cubrieron de cenizas; incluso los animales hicieron penitencia. La ciudad fue perdonada.

Sodoma y Gomorra eran ciudades pecadoras. El Señor anunció a Abraham su intención de destruirlas. Abraham intercedió por ellas preguntando al Señor si las perdonaría en caso de encontrar en ellas un cierto número de justos. El Señor accedió a la intercesión, pero no había justos en las ciudades, y fueron destruidas.

Nuestro mundo es un compendio de lo que sucedió en esas tres ciudades. Desde hace tres siglos, el pensamiento del hombre ha abandonado a Dios y se ha deificado a sí mismo, complaciéndose en su habilidad técnica y en su capacidad de controlar, e incluso modificar, la naturaleza. En ese proceso, el hombre ha creado el monstruo del comunismo, la ideología cuya finalidad es acabar con todo rastro de religiosidad y que en su camino ha terminado con la vida de más de 120 millones de personas (El libro negro del comunismo, Harvard University Press).

El comunismo es mutante como un virus. Ciertas formas de comunismo, los regímenes de planificación estatal, han fracasado, pero el virus ha mutado y se ha vuelto mucho más peligroso. En China se ha transformado en un salvaje capitalismo de estado. En el resto del mundo ha tomado la forma de lo que se llama marxismo cultural, cuyo objetivo es arrasar la cultura cristiana, también llamada civilización occidental, compendio de cultura griega, tradición judaica y derecho romano, todo ello sublimado por el cristianismo, que ha modelado el mundo tal como lo conocemos.

Para destruir la civilización, el marxismo cultural debe destruir todos los principios que la sustentan, y para ello construye sus “anti-principios”: el aborto como derecho, el homosexualismo político, el transexualismo o ideología de género, el feminismo radical y su odio al varón y al padre, la eutanasia, y promueve al mismo tiempo los múltiples movimientos antisistema, cuya finalidad es la destrucción de todo residuo de civilización. Cada uno de estos anti-principios supone la destrucción e inversión de un aspecto de la naturaleza humana. El hombre, convertido en su propio dios, pretende destruir la naturaleza creada por Dios y sustituirla por su falsificación.

El marxismo cultural es adoptado como instrumento por los poderes que se proponen construir un nuevo mundo enteramente a su servicio, ocupando el lugar de Dios, y a eso lo llaman nuevo orden mundial. Este nuevo orden representa, a su vez, la falsificación e inversión del auténtico orden encarnado por el cristianismo, por lo que la enemistad entre ambos es radical y su incompatibilidad absoluta.

Incluso la Iglesia católica, que debe ser el principal baluarte contra el mal, sufre en este momento el embate de las fuerzas disolventes del modernismo, que han logrado ocupar posiciones clave en su jerarquía y pretenden convertirla en una ONG al servicio del mundialismo, ocupada en el ecologismo y la promoción de la inmigración masiva (uno de los principales instrumentos del nuevo orden), alejada de su finalidad espiritual de la salvación de las almas.

Nunca ha habido en el mundo tanto mal como en este momento. Nínive y Sodoma son parvularios del mal, comparadas con el mundo de hoy. ¿Y qué hacen los habitantes de esta gran ciudad mundial ante todo este mal? La actitud más generalizada es, probablemente, la indiferencia. La gente, con  su conciencia anestesiada por los medios de comunicación, la propaganda y la manipulación ideológica desde el jardín de infancia, asiste a todo ello como a un espectáculo. Prosigue tranquilamente su vida más preocupada por sus distracciones y placeres que por lo que sucede a su alrededor. Incluso en cada vez mayor medida, se muestra de acuerdo con esos anti-principios: cada vez más personas se declaran partidarias del aborto, del “matrimonio” homosexual, de la eutanasia, incluso del cambio de género de los niños…

Y todo ello no se limita a la población que se declara atea o agnóstica, que representa una proporción cada vez mayor de la población total, sino que el fenómeno se produce también entre la población que se declara creyente.

Los auto-denominados “creyentes”, ¿creen realmente en algo? Lo cierto es que la mayoría fabrica una religión a su medida, eliminando los aspectos más exigentes y más comprometidos, modelándola a su comodidad; raramente asisten al culto, no reciben los sacramentos, o, lo que es peor, los reciben sin reunir las condiciones exigidas para ello; no creen en los aspectos doctrinales fundamentales, como la Presencia Real en la Eucaristía, la existencia del infierno y la posibilidad de condenación eterna; han perdido incluso la conciencia del pecado y se identifican cada vez más con esos anti-principios que les ofrece el mundo.

Sólo una pequeña minoría intenta mantenerse fiel a la tradición recibida y al magisterio plurisecular de la Iglesia, una minoría que resulta sumamente incómoda para esa mayoría, por lo cual es despreciada, marginada y perseguida de mil maneras distintas, desde la marginación social y la discriminación laboral a la persecución física en cada vez más lugares.

Ese es el panorama que presenta ante Dios nuestro pobre mundo. Y Dios, como en Nínive, nos ha avisado reiteradamente. Desde 1830 en la Rue du Bac de París, se han producido al menos 28 apariciones marianas constatadas, entre las que destacan como más conocidas las de La Salette, Lourdes, Pontmain, Fátima, Amsterdam, Akita, Kibeho, Medjugorje… En todas ellas el mensaje es el mismo: la urgente necesidad de conversión, arrepentimiento, penitencia, oración, y el anuncio de los males que acechan al mundo en caso contrario. Multitud de revelaciones privadas tienen el mismo contenido.

¿Y hemos hecho algún caso? ¿Nos hemos vestido de saco y cubierto de ceniza como los ninivitas? ¿Nos hemos convertido, hemos pedido perdón, hemos hecho alguna penitencia? La respuesta es no. Sin duda se han producido conversiones, sin duda los mensajes han inducido a muchos a la conversión y a la penitencia, pero, ¿acaso representan un número significativo de la población total?

Todos los ninivitas, con su rey a la cabeza, hicieron penitencia; por eso se salvó la ciudad. Si un número significativo de nosotros se convirtiera e hiciera penitencia, tal vez Dios encontraría el número de justos que no encontró en Sodoma y en Gomorra, el número suficiente para salvar la ciudad. Pero ¿los encontrará? ¿Creemos realmente que Dios, en este momento, encontraría en el mundo el número suficiente de justos que justificase perdonar a la ciudad entera, que compensase el océano de mal de la ciudad?

¿Nos extrañaría que, en este momento, Dios decidiera dar paso a los males que nosotros mismos nos hemos procurado? Conversión y penitencia, si hay todavía alguna posibilidad de evitarlos.

Pedro Abelló

43 comentarios en “La verdad que nadie quiere escuchar
    1. Hay un grupito de banqueros que fomenta todo , y tiene comprado y seducido a las multinacionales y sus partidos, la partida la han ganado desde el 45 por goleada, pero la guerra la tienen perdida , todo desaparecerá y vendrá nuestro Señor Jesucristo, Dios y hombre verdadero. Un abrazo.

  1. Y yo pregunto. En el día que llaman del “orgullo gay”, ¿Francisco ha dicho una sola palabra para defender la moral católica en esta materia? ¿Cuántos obispos y sacerdotes han hablado en sus homilías de hoy domingo sobre este grave asunto?

    1. Efectivamente se están subvirtiendo los valores y todo se relativiza. ‘No queriendo asustar’ se evita hablar en las homilías del demonio y las fuerzas del mal; así como el poder que tiene la oración para combatirlo. Cuando el demonio y demonios se habla en el Evangelios haber sido expulsados por El Señor. Ahora es esquizofrenia -que existe- pero se evita hablar y acudir a un exorcista cuando hay mucho endemoniado. En Valencia. como en Turín, hay muchas sectas satánicas haciendo proselitismo.

  2. Mientras los eclesiásticos que han dilapidado su fe y la han agostado en millones de corazones –en algunos casos incluso convirtiendo a pueblos enteros antaño fervientes en hostiles a cuanto huela a católico (Irlanda, Bélgica, Quebec, España, Francia…)– no suelten de una vez las riendas, volviendo la Iglesia a manos de quienes creen y temen a Dios, nadie vestirá de saco ni dormirá sobre cenizas. Sino que el humo de Satanás acabará por anegarlo todo más aún, lo cual ya sería difícil por no decir artístico…

  3. Señores míos, comparen la salud de España y Francia con la de Polonia y Hungría. El comunismo, siendo una lacra del maligno, no ha sido lo peor que le ha pasado a occidente.

    1. Pero por mucho que resistan dos pequeños países, la Iglesia universal se va a pique y con ella la guía del mundo, porque los jerarcas rebotados y sin fe quieren morir matando.

  4. Mas que temerarios son los que se infiltran buscando destruir desde adentro la Iglesia se olvidan que por encima de la voluntad de humana esta la poderososa Voluntad de Dios !!!!
    Si Jesus no titubio en hechar a patadas a los mercaderes del templo que piensan que haran con ellos ????
    Felicitarlos seguro que no

  5. Todo es Gracia. Aquellos que han sido aGraciados hemos de pedir por los demás, y no dejar de hacerlo por nos, que siempre nos quedará camino.
    Vale infinitamente más una oración que hablar con quien (a día de hoy) tiene oídos pero no oye.
    Proponer, y luego orar

  6. El 26 de octubre del 2010, Jesucristo me habló con palabras al corazón. Era una persona completamente alejada de la iglesia, pero toqué fondo y los milagros existen. Mi vida ha cambiado mucho, he pasado muchos malos momentos, pero sólo quería decirles que perseveren y no se alejen de Cristo, que Dios existe, y nos puede bañar de lágrimas un día y hacernos de nuevo como si fuéramos unos niños.
    Bueno, ya sabéis que Jesucristo existe. Aquellos que no ven y aún así creen se merecen toda la gloria en el cielo. Yo era de los que tenía que ver para creer, y me tocó al corazón y le dio la vuelta. Todavía no sé muy bien por qué lo hizo, yo tan miserable.
    No tengo amigos religiosos en España y esto lo llevo muy en solitario, voy a la iglesia y me regreso a casa, leo la Biblia y hago mis oraciones.
    Espero que Dios se apiade de mí. Me gustaría ser mejor cristiano de lo que soy. Dios sabe que cometo demasiados pecados y las tentaciones que sufro.

    1. Querido Aldous, tu testimonio es hermoso y tus palabras muy valiosas! No te desanimes, no estás sólo! Por más que hayan decaído las cosas, siempre hay aún pequeñas células vivas en Nuestras Parroquias! Estoy segura que encontrarás con quien seguir compartiendo nuestra Fe y Amor por Jesucristo y su Iglesia (que tanto nos necesita en éstos momentos) y que aunque está en crisis, jamás desaparecerá! Bendiciones!

  7. Ahora una comisión francisquita nos quiere vender que el pecado de Sodoma no fue la sodomía, como siempre se le ha calificado, sino la no acogida. ¡ Qué poco acogedores ! Menos mal que ya ha venido Francis ¿ Quien soy yo ? para aclarar la cuestión de una vez por todas y, así, poder dar por riau con toda paz, siempre que acojamos a algún migrante, cuanto más sin papeles mejor.

    1. Belzunegui, ¿cuando nos propondrás a los católicos, como remedio a tantos males, el cultivo de la vida espiritual, el rezo del santo Rosario, la vivencia de las virtudes cristianas? Te pasas la vida criticando a los demás y no ofreces ni una sola solución.

    2. El remedio a nuestros males, como vengo señalando, se llama Catolicismo, con su sólida vida espiritual, no Lutero, pachamama, ambientalismo, homosexualismo, migracionismo, religión universal, etc., como nos quieren vender, pero conviene conocer los males presentes y los que se cuecen. La mejor medicina, la preventiva. Gracias Neila por tu observación, que aprecio.

  8. ” En ese proceso, el hombre ha creado el monstruo del comunismo, la ideología cuya finalidad es acabar con todo rastro de religiosidad y que en su camino ha terminado con la vida de más de 120 millones de personas (El libro negro del comunismo, Harvard University Press). ”

    Pues esa es la ideología que goza de las preferencias francisquitas. ¿ O no ?

  9. ” Incluso la Iglesia católica, que debe ser el principal baluarte contra el mal, sufre en este momento el embate de las fuerzas disolventes del modernismo, que han logrado ocupar posiciones clave en su jerarquía y pretenden convertirla en una ONG al servicio del mundialismo, ocupada en el ecologismo y la promoción de la inmigración masiva (uno de los principales instrumentos del nuevo orden), alejada de su finalidad espiritual de la salvación de las almas. ”

    Te falta decir explícitamente, querido Pedro Abelló, aunque va de suyo, que, entre esas posiciones clave, se encuentra nada menos que la cátedra de Pedro. Francisco forma parte del problema, no de la solución, como nos quieren vender Sarah y otros, que no se atreven a la urgente corrección.

  10. Los países otrora católicos se han entregado a la nueva barbarie de la democracia atea y laicista, en la cual ni Dios ni sus santos Mandamientos cuentan lo más mínimo. La soberanía popular, emancipada de la necesaria sujección a la soberanía de Dios, se ha sujetado a la soberania del Diablo.

    Campan a sus anchas por la sociedad los más horrendos y nefandos pecados (contraconcepción, divorcio, aborto, sodomía, lesbianismo, educación perversa de la infancia y juventud, próxima eutanasia, economía insolidaria basada en el afán de lucro, etc.) como si fuesen honestos derechos y libertades civiles.

    Una rebelión contra Dios y sus Mandamientos que no puede quedar sin castigo, como en el caso de Sodoma y Gomorra, a menos que nos convirtamos, derogemos todas las leyes impías, y hagamos una nueva sociedad basada en el amor de Dios y en el respeto a sus santas leyes.

  11. El comunismo es occidental, que quede claro. Lo idearon, lo fabricaron, lo siguen impulsando gentes de occidente que trabajan en rascacielos.

  12. Hoy en una comida familiar, me he ofrecido a mis queridos sobrinos para darles catequesis, y la respuesta por esperada no es menos lamentable, Algunos lo han tomado a broma, otras me han dicho que no lo necesitan, que con la ciencia y la razón basta, y otros me han mirado como extraterrestre, con la interrogante en sus rostros, De qué caverna habrá salido nuestro tío.

    1. EP,lo que resulta verdaderamente extraño,es que sus sobrinos,no tuvieran un conocimiento de la Fe que usted práctica,si lo tuvieran,no les parecería tan extraño,algo ha pasado,o no se ven con frecuencia,o usted ha mantenido su fe,en el ámbito de la intimidad,si no,no se entiende.En mi familia todos ,adultos y jóvenes,incluso niños saben,que práctico la fe católica,y amenudo soy objeto de comentarios e incluso bromas.Que no te vea hacer esto,o hacer aquello,ya sabes que no le va a gustar,no digas esto delante de…..,porque te reprendera,todos saben quién soy,y no les extraña que aproveche la ocasión,para hacerles reflexionar,sobre aspectos de la vida,relacionados con la fe,la Iglesia,o el amor a Dios.

  13. Como dijo Moseñor Reig Pla en una reciente homilía “los bárbaros han vuelto.” Y no sólo porque derriben estatuas, sino porque están derribando de la mente y el corazón de los pueblos, otrora católicos, el amor debido a Dios y a su santa ley. Los católicos hemos quedado reducidos a un grupito marginal e insignificante.

    Pero no hay que desanimarse, pues si con sólo doce apóstoles, pobres pescadores, el Señor logró derribar el imperio romano, también con pocos y pobres instrumentos logrará derribar esta nau sea bunda po cilga de Sa tanás y levantar la limpia Ciudad de Dios.

    1. Mis queridos sobrinos-as son buenos en términos coloquiales y cariñosos conmigo. Pero están ya en otra onda, subyugados por el mundo,sin que sean conscientes de ello. En dos mundos paralelos estamos. Quizás he llegado tarde. Cómo podré salvarlos me pregunto angustiado..

      1. Hay que sembrar para que tengan algo que pensar cuando se les bajen los humos.
        Para mi, las personas son distintas cuando están haciéndose el gallito en una conversación informal entre varios que cuando están de tu a tu o cuando están a solas y ven sus miserias. En esos momentos son ellos mismos. Hay que aprovechar y decirles a solas cosas que puedan rumiar cuando están consigo mismos.

  14. “Los auto-denominados “creyentes”, ¿creen realmente en algo? Lo cierto es que la mayoría fabrica una religión a su medida, eliminando los aspectos más exigentes y más comprometidos”

    Los aspectos más exigentes y más comprometidos no es asistir a los actos de culto y recibir los sacramentos….ni de lejos, los aspectos más exigentes son los de materializar en la propia vida personal las altas exigencias éticas contenidas en el Nuevo Testamento, y eso solo Dios lo sabe; es más toxico el tradicional hipócrita que asiste a la Misa, se sienta en el primer banco para que todos los vean y se da golpes en el pecho, proclamando ser un gran Católico, y fuera de la Iglesia, se comporta como un sin vergüenza, que el ateo anti-cristiano, porque el primero desanima a quién tiene Fe, y el segundo refuerza la Fe a quien la tiene.
    Nos olvidamos q cuando la asistencia a Misa era mayor que ahora, las Pandemias fueron peores..por ej. la Gripe española…transformar el corazón es lo importante.

  15. Los aspectos más exigentes y más comprometidos no es asistir a los actos de culto y recibir los sacramentos….ni de lejos, los aspectos más exigentes son los de materializar en la propia vida personal las altas exigencias éticas contenidas en el Nuevo Testamento, y eso solo Dios lo sabe; es más toxico el tradicional hipócrita que asiste a la Misa, se sienta en el primer banco para que todos los vean y se da golpes en el pecho, proclamando ser un gran Católico, y fuera de la Iglesia, se comporta como un sin vergüenza, que el ateo anti-cristiano, porque el primero desanima a quién tiene Fe, y el segundo refuerza la Fe a quien la tiene.
    Nos olvidamos q cuando la asistencia a Misa era mayor que ahora, las Pandemias fueron peores..por ej. la Gripe española…transformar el corazón es lo importante.

  16. Excelente Nota! Muchísimas gracias Pedro Avelló! Excelente narración. Me encantó. Dice la verdad. Eres muy valiente. Que Dios te lo pague y te Bendiga! Gracias por decir la verdad. Y por ser tan claro.

  17. La verdad que nadie quiere escuchar, incluso los comentaristas, es ésta:

    No retrasa el Señor la promesa como algunos creen, es que pacientemente os aguarda, no queriendo que nadie perezca, sino que todos vengan a penitencia. Pero vendrá el día del Señor como ladrón, y en Él pasarán con estrépito los cielos, y los elementos abrasados, se disolverán, y asímismo la Tierra (planeta) con las obras que en ella hay. (S. Pedro 2/3,9-10)

    1. De acuerdo con el artículo excepto en dos cuestiones: primero, el llamado marxismo cultural (una ideología inexistente para aquellos que la tachan de teoría conspirativa) no es seguramente el único responsable de construir los“anti-principios” que están destruyendo la civilización occidental (el aborto como derecho, el homosexualismo político, la ideología de género, el feminismo radical y su odio al varón y al padre, la eutanasia); todos sabemos que dichos anti-principios han surgido también al amparo de un liberalismo extremo, que incita al hombre a hacerse dios de si mismo hasta el punto de renunciar a su propia naturaleza para sustituirla por fábulaciones.

      Segundo, entre los grandes pecados que pervierten a nuestras sociedades y las alejan de Dios hay que incluir la indiferencia que mantenemos ante la escandalosa pobreza en que vive la mayor parte de la población mundial, un pecado del que deberemos dar cuenta a Dios tanto como de aquellos de los que sí habla el artículo

  18. …aqueles que corrompem as famílias não herdarão o Reino dos Céus. Se aqueles que que assim agiam segundo a carne foram mortos, quanto mais aquele que corrompa por meio de uma má doutrina a fé de Deus, pela qual Jesus foi crucificado! Aquele que assim se tiver conspurcado será destinado ao fogo que não se apaga, e o mesmo sucederá àquele que o escute! (Carta de S.Paulo aos Efésios, in Sarah, R., 2017, “A Força do Silêncio”, p.46)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles