PUBLICIDAD

El episcopado californiano se desentiende de San Junípero Serra

|

Ante los ataques a las estatuas de San Junípero Serra, apóstol de California canonizado por el Papa Francisco, la Conferencia Católica de Obispos de California ha respondido con un blando comunicado en el que deja traslucir su intención de no hacer nada.

Una nota. Esa ha sido toda la respuesta de los obispos californianos a la vandalización y retirada de estatuas del apóstol de California, el fraile mallorquín Junípero Serra, en medio de una serie de algaradas violentas que nacieron con el pretexto de la muerte de un delincuente habitual negro a manos de un policía blanco.

La nota, que recuerda que San Junípero no era ‘racista’ en absoluto, empieza con una referencia a los disturbios que difícilmente podría ser más pacata y tibia: “El movimiento para luchar contra el racismo en nuestra sociedad estas última semanas ha supuesto, en ocasiones, un desafío, pero ha proporcionado una audaz nueva esperanza para todos los americanos de que nuestra nación empiece a transformar elementos clave de nuestro pasado y presente racistas”.

¿Por dónde empezar? Lo de que supone “un desafío”, ¿se refiere a que el ‘movimiento’ ha causado 25 muertes violentas como protesta por una sola? ¿Eso es lo que proporciona una “audaz nueva esperanza”? ¿Y que es eso de que Norteamerica “empiece” a tomar medidas contra el racismo? ¿Se refieren a ese país absolutamente obsesionado por la lucha contra el racismo, el mismo que, con una población negar del 12%, ha elegido dos veces seguidas a un presidente negro?

El racismo existe como existen la codicia o la lujuria o cualquier otro mal, pero pretender que es “sistémico” en Estados Unidos, que es un urgente problema público, lo tomaríamos como una broma si no supiéramos que es mera cobardía y parte de esa voluntad, generalizada en la jerarquía católica, de plegarse a las modas ideológicas del mundo y no hacer olas.

La decepción del laicado es palpable en redes sociales, algunos de cuyos participantes se ha dirigido al más mediático de los obispos californianos, Robert Barron, obispo auxiliar de Los Angeles y responsable de las emisiones online de Word on Fire. Y la respuesta de Barron ha sido bastante significativa.

Una tuitera en concreto se dirige al obispo con esta queja: “Genial, otra carta. ¿Qué ACCIÓN van a emprender? Ya es hora de bajar a la calle y hablar en persona con Antifa y BLM [Black Lives Matter]. También tienen que sacar hombres que hagan guardia en torno a otras estatuas valiosas”.

Responde Barron: “¡Esa esa misión del laicado! Se supone que tienen que santificar los espacio públicos. Los obispos no son agentes de policía ni políticos ni organizadores comunitarios. El Vaticano II enseña que el espacio secular corresponde a los laicos”.

Ajá. No son políticos, y el espacio secular corresponde a los laicos. Como, no sé, ¿las políticas medioambientales? ¿Las políticas migratorias? ¿La agenda de las Naciones Unidas? ¿En serio van los prelados a alejarse de una vez del continuo politiqueo?

Como responde en otro tuit el autor y columnista católico Eric Sammons referente a la nota de los obispos californianos, “el problema no es solo que Barron deje todo en manos del laicado, es que cuando el laicado de verdad *hace* algo (p.ej., deshacerse de las Pachamamas), entonces los obispos se apresuran a criticar y condenar”.

35 comentarios en “El episcopado californiano se desentiende de San Junípero Serra
  1. No entiendo que se dedique tanta atención desde Infovaticana a temas como las últimas iniciativas de Trump, o el problema de las estatuas y las protestas por el negro asesinado de Minneapolis, siendo esta una página española, leída en su mayoría por españoles. Estos problemas apenas han recibido atención por parte del público español, más allá del ataque a la estatua de San Junipero en Mallorca, que no pasa de ser anecdótico. Ustedes verán.

  2. Según el argumento del obispo Barron, hizo mal el papa León I al reunirse con Atila y no dejárselo todo al emperador Valentiniano, puesto que la horda de hunos es competencia de los laicos.

    1. Que se desentiendan esos tipos es lo mejor que le ha podido suceder a la memoria de la obra de España en América y, en particular, a la de Fray Junípero Serra.

        1. Y Francisco, que defiende las pachamamas y entroniza a Lutero en el Vaticano, cuando profanan a San Junípero no hace ningún gesto visible de apoyo al santo misionero.

          1. Hablar de “movimiento para luchar contra el racismo” es una premisa falsa, ya que en EEUU no hay racismo institucional.

          2. Que los obispos californianos digan que ese movimiento revolucionario es “nueva esperanza para todos los americanos” es faltar a la verdad, pues gracias a Dios sólo una minoría ruidosa apoya ese movimiento.

    2. De éste tipo de obispos se pasa olímpicamente. A donde vayan, no se acude y al lo que digan, se les replica. Tenemos los correos electrónicos de todos ellos y se les puede hacer llegar, más o menos amablemente, nuestras críticas y opiniones disconformes con sus declaraciones.

      1. Lo más civilizado, contundente y pacifico es no secundar sus aburridas iniciativas. Simplemente. No apoyar sus bolos con nuestra presencia física. Lobos con piel de cordero no tendrán rebaño: que prediquen a su ego que de ése sí que rebosan…

  3. ¿ Sólo el episcopado californiano ? ¿ Sólo de san Junípero Serra ? Ojalá fuera así. El problema es que casi todo el episcopado mundial, en sintonía con Berg, no es que se desentienda de la doctrina católica y los católicos, es que la persigue, nos persigue, en alianza tácita con el pensamiento único, el islam religión de paz y los regímenes comunistas.

  4. Todo un símbolo.

    Un grupo de subversivos marxistas están tirando a la basura 500 años de evangelización y esos Obispos dejan hacer.

    Al menos podrían anunciar que erigirán una estatua igual, ya que el odio nunca triunfa y su derribo ha sido una injusticia y una ofensa al pueblo creyente.

  5. Igual que aquí en España, la Conferencia Episcopal Española ¿no se desatendió del católico más protector de ellos y de su institución durante el siglo XX, un tal Francisco Franco cuando sus estatuas, memoria y sepultura fueron vilipendiadas?

    1. Mi tia abuela deseaba morir antes que Franco, porque “Todo se ira degradando, muy muy despacio, por eso no os dareis cuenta. Yo si, por eso prefiero no verlo. Hasta al cabo de bastantes años, CUANDO ECHEN A FRANCO, entonces todo se derrumbará” Vale, culpa del virus, de los chinos, pero hay casualidades de lo mas curioso.

  6. Quiero reprobar públicamente a los obispos de California por su lamentable comunicado. Hablar de “movimiento para luchar contra el racismo” es una premisa falsa, ya que en EEUU no hay racismo institucional. Atribuir a ese movimiento revolucionario “nueva esperanza para todos los americanos” es faltar a la verdad, pues gracias a Dios no son todos los americanos, sino sólo una minoría ruidosa, la que se identifica con ese movimiento. Desentenderse y “pasar la pelota” a los laicos es una incoherencia, cuando muchos de esos prelados sí que han participado en protestas de ese movimiento extremista.
    Pero ¿qué vamos a pedir a esos californianos? si en la tierra natal del santo misionero, el obispo de Palma monseñor Taltavull se ha alineado con el BLM.
    Y el que también llama la atención es Francisco, pues él, que llamó por teléfono para felicitar al obispo de El Paso, a estas alturas no ha hecho ningún gesto visible de apoyo a San Junípero frente a sus profanadores.

  7. Erasmus Darwin (1731-1802):

    “En mis viajes por el inabarcable imperio español he quedado admirado de cómo los españoles tratan a los indios, como a semejantes, incluso formando familias mestizas y creando para ellas hospitales y universidades, he conocido alcaldes y obispos indígenas y hasta militares, lo que redunda en la paz social, bienestar y felicidad general que ya quisiéramos para nosotros en los territorios que con tanto esfuerzo, les vamos arrebatando.

    Parece que las nieblas londinenses nos nublan el corazón y el entendimiento, mientras que la claridad de la soleada España le hace ver y oír mejor a Dios. Sus señorías deberían considerar la política de despoblación y exterminio ya que a todas luces la fe y la inteligencia española están construyendo, no como nosotros un imperio de muerte, sino una sociedad civilizada que finalmente que finalmente terminará por imponerse como por mandato divino. España es la sabia Grecia, la imperial Roma, Inglaterra el corsario turco.

  8. La persecución y el martirio purifica la Iglesia porque cuando viene el lobo el Buen pastor da la vida por las ovejas y el cobarde, el infiltrado o el traidor huye o calla con lo cual su máscara cae y nadie puede negar que el “rey” está desnudo. Y da igual cuantas mitras lleve sobre la cabeza.

  9. Sus jefes son propulsores del nuevo orden y a ustedes les encanta seguirlos y lloriquear. Es una persecución mental, nada mas. El poder de estos sujetos se lo dan ustedes.
    Pero en fin, si se duelen por una estatua rota o pintada pero no reaccionan ante una estafa monumental, realmente eso no es fe, es papolatría selectiva idolatra y meramente reactiva. Esperen un pp mejor y sus problemas habrán terminado entonces.

  10. Son precisamente los obispos, sucesores de los apóstoles, los llamados a defender públicamente la fe.
    Forma parte de su cometido de apóstoles de Jesucristo.
    Pasarnos a los laicos el marrón de enfrentarse con el mundo, cada vez más anti-católico, no muestra más que su cobardía disfrazada de misericorditis, como dice Belzunegui.
    En fin, más de lo mismo.

  11. ¿Sí? Pues desentenderse de un Santo del que ha sido agraviada su memoria ofende a Dios. La jerarquía se desentiende con mucha frecuencia últimamente de las barbaridades que se cometen contra lo que es santo, sagrado. Da que pensar…y a continuación nace el deseo de pedir a Dios que nos ilumine para que no nos desentendamos nunca de reparar estos desastres.

  12. Es que no se puede creer, que comodidad! Los verdaderos hispanos y para ser más exactos Mexicanos, vamos a estar eternamente agradecidos con nuestros hermanos españoles por traernos la fe Cristiana, la fe Católica. Y si es cierto, los laicos tenemos que empezar tomar nuestra responsabilidad de defender nuestra fe hasta de los que se suponen que son nuestros pastores. Creo que es buena idea como laico empezar a pensar muy bien a quien dar nuestro diezmo.

  13. Si ya se conce la frase:,”El mal avanza porque los buenos no hacen nada”.
    De todas formas, no apoyo que la actitud de este obispo en esta cuestión, pero la Iglesia somos muchos y tenemos que alzar la voz, no es cosa de curas, obispos, etc…sino de todos.

  14. No sé a qué viene esa categórica generalización. He podido leer la carta pastoral de Monseñor Salvatore Cordileone, Arzobispo de San Francisco, y aparece en ella una condena vibrante de ese sacrilegio y una encendida apología de Fray Junípero y de su obra.

    file:///C:/Users/Pc/Downloads/Serra%20Statue%206.20.20%20SPA.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles