PUBLICIDAD

El encausado obispo emérito Zanchetta vuelve a su puesto en el Vaticano

|

Para asombro de propios y extraños, el obispo emérito de Orán, Gustavo Zanchetta, encausado en Argentina en un juicio de abusos sexuales y malversación de fondos, ha reasumido tranquilamente el puesto que creó para él el Papa Francisco en la APSA, la organización que gestiona el magnífico patrimonio inmobiliario de la Santa Sede.

Todo, absolutamente todo en la extraña saga de Gustavo Zanchetta resulta difícil de creer, y aún más difícil de compaginar con la política expresa de Su Santidad en varios puntos de peso.

Empezando por todo eso de la sinodalidad, la descentralización del poder eclesiástico, la colegialidad. Porque el entonces simple sacerdote Gustavo Zanchetta, empleado en la estructura burocrática de la Conferencia Episcopal Argentina, fue uno de los primeros nombramientos episcopales de Francisco, recién elevado al Solio Pontificio, que le nombró obispo de Orán, en la provincia de Salta, sin pasar por el engorroso proceso habitual de presentación de una terna elaborada por el obispado vacante y por el resto de obispos y presentada a la Santa Sede, en la que se suele seleccionar clérigos que ya han ocupado cargos de responsabilidad en la diócesis.

Nada de eso para Zanchetta, que había trabado una fuerte amistad con el entonces cardenal Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires. Podía hacerlo y lo hizo.

Pero Zanchetta no duró mucho al frente de la diócesis de Orán. Pidió la renuncia, pretextando una grave enfermedad de la que nunca más se supo y, sin despedirse siquiera de sus fieles o sus sacerdotes, buscó primero refugio en el obispado de Entrerríos y voló luego a Madrid, acogido a la hospitalidad de su arzobispo, el cardenal Carlos Osoro, y bajo la protección del jesuita Germán Arana, hombre confianza del Papa para casos turbios en el clero.

Porque, no mucho después, el Tribuno de Salta, un periódico local argentino, daba la noticia de que la verdadera causa de su fuga precipitada había sido una gestión desastrosa, abuso de poder y acusaciones de acoso homosexual. Dos seminaristas denunciaron al obispo en este sentido, contra el que presentaron como evidencia fotos enviadas desde el móvil de Su Ilustrísima que presentaba al prelado desnudo en actitudes procaces.

La reacción del Vaticano había sido, previamente, albergar a Zanchetta en la propia residencia papal, Casa Santa Marta, y crear ‘ex novo’ para él un cómodo puesto de ‘asesor’ en la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA), puntal del entramado financiero vaticano.

Cuando estalló el escándalo, el entonces portavoz de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, convocó a la prensa para decir que a) Zanchetta había sido suspendido de sus funciones en la APSA, b) que el Vaticano solo conocía el asunto del ‘malestar’ de sus sacerdotes y los abusos de poder (reconociendo así que le dejaron colar la mentira de la enfermedad, por cierto), y c) que de los abusos sexuales se acababan de enterar por las noticias de la prensa.

En una entrevista posterior concedida por Francisco a la periodista y escritora mexicana Valentina Alazraki, el Pontífice insistió en la presunción de inocencia y dijo haber quedado convencido por la explicación que le había dado el emérito sobre las fotos obscenas, alegando que le había ‘hackeado’ el móvil. Ignoro el conocimiento del pontífice sobre las capacidades de los ‘hackers’, que si bien pueden manipular cuentas ajenas, no pueden inventar fotografías de obispos desnudos e insinuantes.

Pero la cosa no había acabado, ni mucho menos, porque la magistratura argentina presentó contra el emérito una acusación penal por acoso sexual y malversación de fondos otorgados a su diócesis. La cosa salía ya del ámbito meramente eclesial.

Ya en Argentina para asistir al juicio -después de un periodo relativamente largo ‘desaparecido’-, el tribunal le prohibió salir del país, pero el propio Edgar Peña Parra, número dos de la Secretaría de Estado, escribió al tribunal para que se permitiera volver a Zanchetta, para que pudiera seguir con su trabajo, confirmando así que la suspensión anunciada por Gisotti había sido extraordinariamente corta.

Y ahora nos enteramos de que Zanchetta, inmerso en una causa de acoso homosexual a seminaristas, y malversación -aparte de las meramente eclesiales de pésima gestión y abuso de poder- vuelve tranquilamente para manejar unas finanzas vaticanas ya muy ‘tocadas’ por los escándalos. ¿Alguien entiende algo?

45 comentarios en “El encausado obispo emérito Zanchetta vuelve a su puesto en el Vaticano
  1. Por poner un ejemplo, el arzobispo Charles Scicluna, pillado por sorpresa con una pregunta sobre el papa relacionada con su encubrimiento del escandaloso caso del obispo argentino Gustavo Zanchetta -«¿Cómo podemos creer que esta es, de hecho, la última vez que vamos a oír ‘no más encubrimientos’ cuando al final del día, el papa Francisco encubrió a alguien en Argentina que tenía porno gay que implicaba a menores?»-, profirió estas avergonzadas palabras: «Sobre el caso, no estoy, no estoy, usted sabe, autorizado “

  2. La inepta respuesta de Scicluna dio la impresión de que él necesitaba estar autorizado -podemos preguntarnos por quién- ¡para decir la verdad! El director ad interim de la sala de prensa del Vaticano, Alessandro Gisotti, intervino rápidamente para asegurar a los reporteros de que se había puesto en marcha una investigación, y que una vez esta hubiera concluido, serían informados del resultado de la misma. Espero que se me perdone si me pregunto si realmente se informará, y de manera oportuna, sobre los resultados de una investigación honesta y profunda. Gisotti añadió que no estaban permitidas las preguntas sobre casos concretos. Hay en esto una cierta ironía: este intercambio ocurría mientras Cupich y Scicluna discutían sobre lo que ellos llamaban transparencia.

  3. Por poner un ejemplo: el cardenal Donald Wuerl, que encubrió los abusos del entonces cardenal Theodore McCarrick y de otros durante décadas, y cuyas continuas y descaradas mentiras se han puesto de manifesto para todos los que prestaban atención, tuvo que dimitir de manera vergonzosa debido a la indignación pública. Sin embargo, al aceptar su dimisión, el papa Francisco le alabó por su «nobleza». ¿Qué credibilidad puede tener el papa después de este tipo de declaraciones?

    1. Que pesadito…. Usted se escribe…usted se responde…. Si ya se puede leer la entrevista… no hace falta que la repita… Esta forma de comentar rebaja la calidad de esta publicación.

    2. Algunos que se acercan por Infovaticana para atacar todo lo que pueden a Infovat, pretenden dar lecciones de calidad, cuando lo que quieren no es calidad, sino que se hunda.

    3. La misma que Viganò que ocultó los delitos de McCarrick hasta que le negaron el cardenalato, absolutamente ninguna, y si supieras algo sobre gays sabrías que no deberías tomar partido entre una reyerta entre los maricones progres y los maricones conservadores, te quieras enterar o no todos son del mismo gremio, pero es bien evidente que no te enteras de nada

  4. El caso Capella sigue coleando y por ahora se prefiere el silencio oficial. Capella era un alto cargo de la nunciatura del Vaticano en Estados Unidos y escapó por los pelos por tenencia y divulgación de pornografía infantil. Se le juzgo en el Vaticano de aquella manera, se le condenó en teoría y está en paradero oficialmente desconocido.

      1. Mira quien va ha hablar. El que mete a los homosexuales sin venir a cuento. Ya sabemos cuáles son sus intenciones al hacerlo. Animadversión pura y dura hacia ellos.

  5. Más informaciones sobre el culebrón que rodea la compra del inmueble de Londres por la Secretaría de Estado. Preocupa mucho la imagen terrible que se está proyectando de las ‘formas vaticanas’ en medios de información del más alto nivel. Mientras Francisco se emplea a fondo en hablarnos de compromisos con los pobres, de apertura a los inmigrantes, de solidaridad, de nuevas fraternidades universales y demás, a su sombra, y con su necesaria aprobación, se realizan los negocios mas escandalosos y absurdos. Mucha periferia y mucha pobreza pero las cosas de comer se tratan en el hotel Bulgari de Milán, uno de los más lujosos del mundo, y con dineros destinados y recaudados teóricamente para los pobres.

  6. Una de las diferencias entre Juan Pablo II y Benedicto XVI, de un lado, y Francisco de otro lado, es precisamente ésta. Sus predecesores aplicaban con timidez una línea media en nombramientos y promociones, alternando nombres cercanos a esa línea media con otros marcadamente modernistas, e incluso algunos (muy pocos) católicos a la vieja usanza. De esa errónea política de equilibrios son hijos tanto Francisco como Kasper, su teólogo de cabecera, Marx y tantos otros protagonistas de esta nueva fase de aceleración de la revolución conciliar. En cambio Francisco no tiene empacho en nombrar y recuperar a quien le viene en gana, siempre en el mismo sentido. Hay aquí un curioso paralelismo con la política española: también entre nosotros los conservadores del PP han tendido siempre a templar sus turnos de gobierno con cierta dosis de nombramientos a la izquierda, quizá por complejo de inferioridad, mientras que en cambio el PSOE es implacable en el sectarismo.

  7. Vamos a ver. Su ilustrísima no ha sido condenao por ningún tribunal, ni civil ni eclesiástico. No me voy a rasgar las vestiduras por ese nombramiento, porque hay una parte del mundo decidido a hundir a todo eclesiástico que esté a su alcance, simplemente por el hecho de serlo. No sé si su Ilustrísima es víctima de la furia del mundo y de su Príncipe o, si realmente es más culpable que Caifás. Pero sí que puedo decir que hay escándalos eclesiales de todo tipo: doctrinales, de promoción de la sodomía, de confraternización con las tradicionales fuerzas hostiles al catolicismo, como el comunismo y la masonería, que sí son un escándalo. Lo de Zanchetta aún está por ver.

  8. Sinceramente ¿que te importa? Ya se que tu lo meterías en la cárcel y le procurarías sendas torturas inquisitoriales. Pero ¿que te importa lo que haga ese hombre?

      1. Efectivamente Neila, por desgracia hay muchos clérigos en pecado mortal, como gran parte de los clérigos católicos alemanes, que osan llamar bueno a lo que es gravemente malo y pretenden cambiar sustancialmente la Doctrina de la Iglesia en materia sexual.

  9. Ni cárcel ni torturas, bastaría con reducirlo al estado seglar para que se ganara los garbanzos como cualquier laico, sin adulterar, valiéndose de su condición de sacerdote, la Doctrina Moral de la Iglesia.

    1. Ya no se usa el término “reducirlo” al estado seglar. Los seglares o laicos, no somos el reducto de la Iglesia, ni los sacerdotes son más que un seglar. Por eso se habla de “expulsar” del sacerdocio.

  10. Hombre, Benedicto, es público y manifiesto que buena parte de los obispos alemanes están a favor de cambiar la Moral católica en materia sexual, según propone el Sínodo de la Iglesia Alemana. No son juicios temerarios, sino hechos probados.

    1. La Doctrina moral de la Iglesia no se inventó en el siglo IV. Es la Doctrina que se ha profesado siempre.como atestigua la Tradición y el Magisterio tanto ordinario como extraordinario de la Iglesia. Siempre a sido pecado la masturbación o autoerotismo, la fornicación, el adulterio, etc., que ahora algunos obispos y laicos alemanes quieren cambiar.

      Para más información leer en Religión en Libertad la información que envía Sandro Magister sobre lo que está sucediendo en el Sínodo de Alemania.

  11. Agradezco a infovaticana que hayan borrado los comentarios abusivos, lo acepto, mis comentarios suben de tono viendo cómo el tal Belzunegui abusa del Blog cortando y pegando artículos completos de otros medios, desviando la atención de los demás usuarios hacia temas que nada tienen que ver con el artículo. Al moderador le suplicó mantener a raya a Belzunegui, ya que ese personaje solo busca hacer daño con sus intervenciones.

  12. ¿ Vamos a jugar a entronizar las causa y poner cadalso a las consecuencias ? Eso se llama incoherencia, lo que no deseo a Infovaticana, máxime a petición de parte, de una parte que quiere destruirla.

    1. Tú quieres destruir no solo a infovaticana sino a la Iglesia. Ten cuidado con lo que escribes porque arrastras al pecado y al error a muchas almas ingenuas.

    2. No creo que arrastre al pecado quien no se cansa de repetir que la Iglesia tiene que volver a condenar el pecado, todos los pecados, cosa que no se hace. Sólo se habla de los ecológicos, que no se sabe en qué consisten.

  13. Además de las acusaciones de abuso sexual, una redada secreta de los archivos diocesanos llevada a cabo por funcionarios argentinos descubrió irregularidades financieras, lo que permitió a Zanchetta obtener cargos adicionales de mala conducta financiera y de fraude al Estado. El obispo está acusado de recibir cientos de miles de dólares del gobierno para la restauración de su rectoría, así como para una serie de conferencias en el seminario de Orán que nunca tuvo lugar.

  14. El Vaticano reconoció que el obispo estaba siendo investigado pero afirmó que no tenía conocimiento de las acusaciones de abuso sexual contra Zanchetta en el momento en que renunció a la diócesis de Orán.
    Las primeras acusaciones formales contra Zanchetta llegaron en 2015, cuando un secretario diocesano encontró imágenes pornográficas en su teléfono. Fue suspendido de su cargo en el Vaticano en enero de 2019 después de ser acusado formalmente de abusar sexualmente de dos seminaristas.

    El Vaticano reconoció que el obispo estaba siendo investigado pero afirmó que no tenía conocimiento de las acusaciones de abuso sexual contra Zanchetta en el momento en que renunció a la diócesis de Orán.

  15. “En el momento de su dimisión, había habido acusaciones de autoritarismo en su contra, pero no de abuso sexual”, afirmó un portavoz de la Santa Sede.

    Desde la suspensión, Zanchetta ha estado yendo y viniendo entre Argentina y Roma, presentándose ante el juez siempre que se le ha pedido. Fuentes han confirmado que el juicio civil de Zanchetta estaba previsto originalmente para la primera mitad de 2020, pero el sistema judicial argentino prácticamente se cerró debido a la pandemia de Wuhan. Actualmente no está claro cuándo tendrá lugar el juicio. Después de dos meses de bloqueo por pandemia en el Vaticano, ahora ha reanudado sus actividades normales – con Zanchetta, que voló tranquilamente a Roma, de vuelta a su puesto en el banco central del Vaticano.

  16. A Zanchetta se le había prohibido viajar después de haber sido acusado formalmente en junio de 2019 por las autoridades argentinas; sin embargo, el juez Claudio Alejandro Parisi de Salta, supuestamente bajo presión de la Santa Sede, revocó la prohibición de viajar de Zanchetta y permitió al obispo viajar al Vaticano – siempre que regresara a Argentina para su juicio. Según Crux, el juez Claudio Parisi dio la luz verde final para el regreso de Zanchetta, diciendo que el presunto prelado depredador había “colaborado con el sistema de justicia”.

    A pesar del carácter continuo de su juicio, el director de la oficina de prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni, confirmó que “aunque naturalmente sigue a disposición de las autoridades judiciales argentinas, Zanchetta pudo reanudar su servicio, lo que no interfiere en modo alguno con las investigaciones”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles