Arzobispo americano prohíbe las confesiones ‘de coche a coche’

confesor
|

De las muchas modalidades creativas que han encontrado algunos sacerdotes para llevar los sacramentos a los fieles respetando las medidas de seguridad impuestas por razón de la pandemia, una de las más extendidas ha sido la de la confesión desde un coche a un improvisado confesionario en un aparcamiento o a otro coche. Pero hasta esto ha parecido demasiado peligroso al arzobispo americano de Indianápolis, que ha prohibido la práctica.

Monseñor Charles Thompson, arzobispo de Indianápolis, ha prohibido las confesiones de coche a coche que estaban proliferando como ‘truco’ ideado por numerosos sacerdotes para llevar el sacramento a los fieles a los que las restricciones impuestas impiden el acceso a su práctica normal en la iglesia.

Uno de los pioneros de esta práctica, el padre Dan Bedel, popularizó esta práctica, que llevaba a cabo en el aparcamiento de las dos iglesias que cubre, sentado en su furgoneta mientras los penitente se acercaban en sus respectivos vehículos y confesaban sus pecados bajando la ventanilla.

Pero ha bastado una quincena para que el propio Bedel haya anunciado a los medios que tendrá que abandonarla, ya que su arzobispo, Thompson, la ha prohibido al considerar que resulta demasiado peligrosa en relación a la transmisión del coronavirus. De hecho, esta misma mañana anunciaba en la red social Twitter el padre John Hollowell -aquejado de un tumor cerebral después de ofrecer a Dios su enfermedad para que acabe la plaga de la pederastia en el clero católico- que Dave Bedel, hermano menor del ‘confesor al volante’, acaba de morir, si bien no especifica la causa de la defunción.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
17 comentarios en “Arzobispo americano prohíbe las confesiones ‘de coche a coche’
  1. ¡Notable! A un obispo le parece mejor la salvación del cuerpo que la del alma. Cumplir con lo mandado por Cristo siempre y cuando el cuerpo no corra riesgo, de lo contrario, todo aquello que Jesús mandó puede esperar.

    Quien quiere salvar su vida, la perderá, y quien pierde su vida a causa de Mí y del Evangelio, la salvará.
    —Mc 8:35

    Pobre de ese «obispo» cuando tenga que presentarse ante Dios en el Día del Juicio, no quisiera estar en sus zapatos.

  2. Esa confesión es de silla a coche, por lo que no le afecta la prohibición de quienes sólo saben prohibir, en vez de facilitar que la gracia divina nos llegue a los pecadores. La iglesia en estampida siente celos por la Iglesia de verdad, la Católica. No la soportan.

  3. Pues ese arzobispo NO TIENE RAZÓN y pasando de obedecerle en eso. A confesar mucho, que hace falta. El sacerdote tiene obligación de sentarse a confesar, y más con la que está cayendo, y es sólo el principio.

    En España y en Italia, habitualmente, hay sacerdotes en los confesionarios …y la gente se confiesa. Donde vivo, en Centroeuropa, hay que «pedir audiencia» para confesar a determinadas horas (intempestivas para la mayoría) ….y la gente no se confiesa….o, más bien, no se puede confesar. Cuando algún cura se ha atrevido a confesar a la española/italiana (soy testigo)….se han formado colas de penitentes.

    A confesar bien y mucho, que hace falta.

    1. Para confesar lo único necesario son las cinco condiciones a cumplir por el penitente, y por la otra parte la condición sacerdotal (u episcopal, que no están exentos). Por la reja el cura y el penitente se oyen, no es necesario siquiera que se vean si en verdad están confesando sinceramente. El canal es bastante libre, y nos confesamos en el confesionario, en la sacristía, en una excursión por el monte, en el aparcamiento desde el coche, o por teléfono si es preciso.

      A confesar bien y mucho, que hace falta. Y eso no se puede ni se debe prohibir.

      1. Te contaré un secreto: Dios puede oír nuestros pecados y conocer nuestro arrepentimiento, no necesita el permiso de un cura para hacerlo, la iglesia necesita a Dios para mantener su estatus, Dios en cambio no necesita a nadie

        1. Señor José,pero usted como sabe que Dios lo perdonó,acaso se le aparece para decírselo personalmente cada vez que usted peca y Él ve su arrepentimiento interior???
          Aquí el que pone las normas de como perdona es Dios,no usted y Dios estableció la confesión con un sacerdote, cuando Jesucristo dijo:A quienes le perdoneis los pecados les quedan perdonados y a quienes se los retengais les quedan retenidos.
          Y yo sí se que Dios me perdona xq me lo dice a través del sacerdote,usted no sé.

          1. Esas palabras deben tenr como doscientas interpretaciones como mínimo, pero pensar que Dios necesite de la iglesia para perdonar pecados es una de las mas estrafalarias y completamente absurda

          2. Y lo que diga el cura es irrelevante, por mucho que él absuelva no es el que tiene que juzgar, es como si yo te eximo de pagar impuestos, te los van a cobrar igual

          3. Como no somos muy secretistas, nos va la claridad, y Jesucristo directamente y en Su Iglesia (la Católica, no la de Berg o) nos aclara que hay que decir los pecados al confesor. Y en casos de imposibilidad, hagamos un acto sincero de contrición con la promesa real de ir al confesor tan pronto se pueda. Y no pequemos más. Y no pequemos más.

            Y no va en bromas. Ahora menos todavía. Así que, señores curas, pónganse las pilas….y las estolas.

          4. Señor José,se nota que usted no se ha confesado nunca!!!
            El sacerdote no absuelve,señor:Dice Yo te absuelvo,EN EL NOMBRE del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.No es el sacerdote»Pepe»el que absuelve sino el mismo Dios.
            Usted tiene el mismo pecado de soberbia que Satanás,que dijo NO SERVIAM,usted no le puede decir a Dios como nos tiene q perdonar.
            Por cierto me puede decir que más interpretaciones tienen esas palabras de Cristo??Y le recuerdo que la única autorizada para interpretar las palabras de Cristo es La Iglesia,nadie más,no me nombre teólogos insulsos y faltos de fe.Deme la interpretación oficial que ha hecho la Iglesia Católica sobre esas palabras,es la única capacitada para interpretar.

        2. Jose, Dios también no necesitaba apóstoles (ni profetas, ni patriarcas, ni…). Pero los ha querido. Y tu, quien eres para desautorizar el mismo Dios?

  4. Este señor arzobispo ¿está prohibiendo administrar el sacramento de la reconciliación por motivos sanitarios?
    Esto es un disparate teológico de proporciones heréticas.
    Por favor que desde Roma se advierta este dislate.

  5. Será peligrosa la confesión si ambos van sin mascarilla…o si no está la ventanilla cerrada, pues podría perfectamente darse con una ventanilla cerrada, a modo de rejilla de seguridad de las de antes, o como a veces se da a enfermos aislados. Si no hay más información no se entiende la prohibición…

  6. Entonces Jesús habló a la muchedumbre y a sus discípulos, diciendo: Los escribas y los fariseos se han sentado en la cátedra de Moisés.
    Atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre las espaldas de los hombres, pero ellos ni con un dedo quieren moverlas sino que hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres. (MT. 1-2.4-5)

  7. Ahora hay que tomar precauciones, pero NUNCA PROHIBIR LA CONFESIÓN, hecha de la mejor forma posible dadas las circunstancias.
    El que la prohíbe, es probable que la reciba poco, por eso no le da el valor que le corresponde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles