PUBLICIDAD

Sacerdote da misa en solitario ante las fotos que le mandan sus parroquianos

|

Como suele decirse, se ha vuelto viral el caso de un sacerdote que, forzado a dar misa sin fieles, ha pedido a sus parroquianos que le manden fotos propias que luego imprime y pega en los bancos, para dar la misa con los bancos aparentemente llenos.

La cosa no pasaría de mera anécdota, material de redes sociales, si no fuera porque revela una tendencia preocupante sobre el concepto de la Santa Misa en particular, y de los Sacramentos en general.

Con permiso del buen párroco, al que le supongo las mejores intenciones del mundo, se me ocurren pocas cosas tan absurdas como dar una misa en soliario ‘ad populum’ cuando no hay ‘populus’ alguno. Y si en este caso quizá no haya otra cosa que la nostalgia del sacerdote con la ausencia de sus fieles, también podría indicar un error cada vez más extendido entre los católicos desde hace ya medio siglo: la creencia de que lo importante de la Misa es su aspecto de ‘celebración comunitaria’, y no la renovación incruenta del Sacrificio del Calvario. Que un cura, ni siquiera estando solo para celebrar la Santa Misa, se vuelva de cara a Dios es un tanto desconcertante.

Esta insinuación de protestantismo en nuestra Iglesia está, como decía, bastante extendida, a veces de un modo inconsciente incluso entre quienes se preocupan de formarse adecuadamente en nuestra fe, y que consiste en creer que la eficacia de los sacramentos la ponemos nosotros, nuestra presencia y nuestra devoción.

De hecho, se ha colado en el debate del que hablábamos ayer, y muchos de los que protestan por quedarse sin “su” misa no dan la impresión de entender que lo verdaderamente importante, lo esencial, es que la misa se celebre, con o sin nosotros.

Lo crucial de la Misa es su celebración, no nuestra presencia; lo crucial es la Consagración, no la comunión. De hecho, durante más de mil años, se desalentaba la comunión frecuente. Se hacía de la recepción del Cuerpo de Cristo un inefable privilegio ante el cual el fiel debía prepararse concienzudamente y debía agradecer en consecuencia. Hoy lo normal es que casi todos los que asisten a Misa se acerquen a recibir la comunión, lo que hubiera sorprendido a legiones de santos que nos han precedido.

29 comentarios en “Sacerdote da misa en solitario ante las fotos que le mandan sus parroquianos
  1. Nuestro aplauso y admiración a los sacerdotes de campanario que en estos momentos son el rostro visible de la iglesia al lado de la gente. Tenemos delante una crisis sanitaria que no será la peor; nos queda la social y la económica que será larga en el tiempo. Muchos están cayendo en combate y serán la gloria de este periodo convulso. Son hombre con sentido común a los que la ‘iglesia en salida’, los discursos migracionistas, los cultos a la pachamama y los spadaros y mártins les parecen una perdida de tiempo y una solemne tontería. Son maestros en perdonar, en acoger a todos, en acompañar en la adversidad, en llamar por su nombre a los que otros llaman ‘pueblo’, como si fuera un rebaño sin cabeza. Ellos son el verdadero rostro de esta iglesia que sufre y que a pesar del despiste y la cobardía de tantos de sus obispos, son el rostro amable que hace presente a Jesucristo. Specola.

  2. Exacto, por segunda vez coincido con el autor y me empieza a preocupar!!!! Es sorprendente que los conservadores se haya lanzado a atacar que las misas se celebren sin público, ni los defensores de la tradición conocen su propia tradición, hasta los mas inamovibles son contrarios al inmovilismo y lo más sorprendente es que lo hacen porque creen que eso es lo inmovilista, como está el patio!!!!

    1. ¡ Ridiculo! Que haga sus misas Ad Orientem y verá que no notará la ausencia de los fieles que se unirán con él espíritualmemte. Que se concentre en el sacrificio que va a ofrecer por el perdón de nuestras ofensas a Dios y no en su show sin público. Necesitamos a sacerdotes que se toman su vocación en serio. El tiempo en el que vivimos lo exige a gritos. ¡ Parad estas tonterías por favor! Sed sacerdotes del Altísimo, para esto estáis.
      Mi comentario no era para ti en particular José. Me he dado tarde que había pinchado mal.

  3. Una medida muy emocional, pero nada racional.
    Están de moda estas cosas cara la galería, pero muy infantiles.
    La Santa Misa es un acto de culto a Dios y no una reunión de amiguetes.

    La esencia de la Santa Misa es la renovación del Sacrificio de la cruz, que se repite haya o no haya fieles presentes.

  4. El don más grande que el Señor nos ha regalado es la Eucaristía y ya en el siglo III y IV según relata San Basilio el Grande se celebraba la misa todos los días. En el siglo II, no se celebraba todos los días, pero Tertuliano cuenta que a los fieles se les permitía llevar la Eucaristía a sus casas para comulgar los demás días. Le recomienda que la tratan con gran reverencia y que tenga cuidado de que no se la coma un ratón, por ejemplo. Si se dejan abiertos los supermercados y las farmacias, ¿qué justificación tienen los obispos para cerrar las iglesias? Se podría hacer lo que han propuesto los obispos de Polonia y Ucrania, es decir, que haya un espacio de 1 metro entre cada fiel y el siguiente. En lo referente a la comunión solo en la mano, no veo ninguna necesidad para eso porque el virus puede sobrevivir en la mano solo entre 5 y 10 minutos, de manera que si se lavan las manos los sacerdotes y ministros extraordinarios antes de la misa, no hay problema. Si fuera necesario, se podría

    1. limpiar los bancos por si hubiera quedado algún resto de virus en ellos. Yo he vivido varios años en Sudamérica y observo que los sacerdotes allí tienen que trabajar más porque hay más misas, más confesiones etc. Los sacerdotes en España se dedican a tareas administrativas que perfectamente podrían realizar laicos. Es más, hay mucha gente jubilado podrían colaborar en tareas de la parroquia, pues no es que tengan mucho en qué ocupar su tiempo.
      También en el caso actual podría haber unos acomodadores para ayudar a la gente a colocarse ordenadamente en los bancos y a acudir a la comunión, como suele haber en Estados Unidos.
      Los obispos han de hacer todo, menos cerrar las iglesias y dejar de celebrar la misa. El caso mencionado en el artículos podría dar la impresión a algunos fieles que da igual participar en cuerpo y alma en la Misa es igual que verla en la TV.
      Cuando estaba yo en Chile, celebraba 6 misas entre el sábado en la tarde y el domingo. Había un indulto para hacerlo.

      1. Por lo que veo J.C., es vd. sacerdote. Lo que comenta sobre la celebración de la Eucaristía a mi me parece lo correcto, es más, lo obvio. Y claro que se podía haber solucionado, y todavía se está a tiempo de hacerlo, de rectificar. Ayer hice un comentario parecido al de vd. en cuanto al orden y disciplina sanitaria que se puede instaurar. Al final no me lo publicaron creo que porque, el artículo, desapareció. También comentaba sobre la licencia a los sacerdotes para que celebren más Eucaristías. Es algo que no entiendo, y he decir que tampoco entiendo cómo los sacerdotes , a veces, concelebran en vez de decir cada uno la misa individualmente. Tal vez lleva razón el artículo sobre la idea protestantizante de la Eucaristía “social”.

    2. El tema es que para el católicos la misa es un sacrifico y para el protestante es una asamblea, por lo cual a un católico debería ponerle nervioso el que no se celebrara la misa y debería importarle relativamente el que haya o no público, siempre y cuando se celebre

  5. Estaba esperando esta noticia. Yo me quedé sorprendido, una misa con fotos. ¿qué es la misa para ese señor? Parece que lo importantes son los fieles y no la presencia de Nuestro Señor. Yo en lo personal, cuando leí que suspendieron las misas en toda Italia, entendí que las suspendieron con o sin pueblo. Luego llegó la suspensión en mi país, específicamente en mi diócesis, el obispo ordenaba a los sacerdotes a celebrar la misa sin fieles. Aquí ya no me pareció alarmante, la misa se sigue celebrando. Ahora bien,partiendo de este sacerdote y de las cosas dichas, de que lo importante es que se celebre la misa. La culpa es de quienes nos han acostumbrado a que en la misa importa es la asamblea, tanto que este cura tiene que poner fotos. Aunque eso de las fotos lo veo como un problema de tipo doctrinal y tal vez sicológico. Pero es lo que se ha venido enseñando, que lo importante es la reunión y no el sacrificio, y eso no es así.

  6. ¿la eucaristía no es una celebración? pues entonces la misa se celebra presidida por un celebrante. La misa ni se da, ni se oficia, ni se dice……..

  7. Un artículo que coge el rábano por las hojas. Es una forma de hacer partícipe a la Comunidad cristiana del incruento sacrifio de la misa. No veo nada protestaizante. Me arece una interpretación muy radical.
    A los fieles se les prohibe asistir, y él sacerdote les dice : “mandadme una foto y la ponemos en los bancos. Yo diré la misa en vuestra presencia virtual”.
    Además debe ser muy buen sacerdote. Le han mandado un montón. Muchoos curas no recibirían ni 5.
    Felicidades mosén por esa iniciatica, y si la misa la da por streaming, de órdago.

  8. Hombre, esto, como todo, se puede tomar por donde quema y por donde agrada. Es una muestra de buena voluntad por parte de los fieles, un gesto que traduce el deseo de tener su Misa, su Misa, sí, la de ellos y la de Cristo; y también por parte del cura que no puede tener a sus fieles presentes. Yo no habría tenido inconveniente en mandar mi foto, insisto, como un gesto, no porque crea en mi presencia real en la cartulina, en plan vudú. Esto aparte de que haya curas que, en efecto, celebran la misa como regodeándose de estar todos juntitos y tratando de decir cada día la palabra más guay

  9. Vaya elemento el periodista este. Se dedica a decir a todos cómo tienen que ser creyentes y no tiene ni idea de que la eucaristía se celebra. Resulta que para este el cura ‘da’ la misa como quien da el pan en una panadería…
    Retratado quedas…

  10. No es lo mismo la asistencia presencial a la Misa que no. En el mérito y fruto de la Misa se enseña que no todos participan por igual, el sacerdote, acólitos, pueblo, etc. Estos desde el punto de vista objetivo, desde la libertad de Dios, que ve los corazones, puede diferir. Por eso, entre otras cosas, se encargan o se “aplican” misas, con su correspondiente estipendio. Si ha cambiado la doctrina que lo expliquen. De ahí se deduce que, salvo imposibilidad grave, es obligatoria la asistencia según las normas de la Iglesia.
    En cuanto al comentario de Hermenegildo de que “se ha devaluado la Sagrada Comunión” decir que, si el Señor inspiró a los Papas la idea de la Comunión frecuente, por algo sería. Ya sabía que lo repetido se hace psicológicamente -sólo psicológicamente- mas inconsistente. Ante esto habrá que educar e insistir en ir con la debida preparación y reverencia a ella. Pero son tiempos muy difíciles y seguro que el Señor quiso fortalecer con mas “alimento”, hablando humanamente

  11. Dios siempre saca cosas buenas, de los males (cuya única causa son el pec.ado y el Malig.no)

    La Santa Misa en solitario:
    resulta abs.urdo, y hasta incómodo el modo “ad populum”, sin “populum”.

    Ante la obligacion de recibir la comunión en la mano:
    ha surgido un movimiento en todo el mundo, de recibir la Sagrada Eucaristía de rodillas y en la mano, con un corporal (una mantilla o tela preferentemente blanca) puesto encima de las manos y comiendo la Sagrada Eucaristía directamente del corporal. Esa es la solución más piadosa y más higiénica de todas, mucho más que recibir directamente en las manos, salvo que me digan que cada uno se lavó las manos con agua y jabón exactamente antes de comulgar. Luego el corporal debe ser cuidadosamente doblado hacia adentro, y guardado en un estuche o cajita, y luego en casa, puesto en un recipiente con agua, y esa agua al día siguiente, se la vierte en la tierra de alguna planta que haya en casa.

  12. Una payasada . Falta de Fe . Por otro lado, triste ver como la Iglesia abandonó a los fieles en este momento, no hay Misa pública, no hay confesión, no hay Comunión, no hay un nada, ni la Iglesia abierta para rezar o visitar al Señor en el Sagrario . Y estamos en Cuaresma. Me recuerda al Evangelio del Pastor asalariado. A mi no me lo pinten de cuidar la salud y solidaridad.

  13. Demás está decir, que aún cuando nos fuera imposible cumplir el precepto dominical, o fuéramos dispensados de éste en atención a estas circunstancias excepcionales que vivimos, subsiste el Mandamiento de santificar el Domingo y las Fiestas de Precepto de otras maneras (unirnos en verdadera oración a la Misa seguida por medios de comunicación, Oficio Divino, lectura bíblica, Santo Rosario, etc).

  14. Lo que hace el tener mucho tiempo libre, la de huevos que se afeitan, sin objeto ni beneficio alguno. ¿de verdad creen es importante algo tan secundario como esto? Tan mal está que un sacerdote traiga al recuerdo visible rostros de feligreses, Creo que le haría bien entrar en la web de la diócesis de Getafe, por poner el ejemplo más lúcido a mi entender, y leer con atención la carta pastoral, larga y profunda, del obispo auxiliar, D. José Rico, poco sospechoso de caer en el “progresismo” de que acusan a este cura, que, por otra, parte se podía haber guardado la fotografía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles