PUBLICIDAD

El Papa denuncia a los Gobiernos que no dejan “desembarcar en los puertos” a los inmigrantes

papa francisco serioVatican Media
|

También denuncia a los traficantes “criminales” que les explotan. “Son tratados como números y como una amenaza por algunos gobernantes”.

Lo dijo en la audiencia general de este miércoles, que ha tenido lugar en el Aula Pablo VI, donde el Santo Padre ha dedicado la catequesis a la semana de oración por la unidad de los cristianos citando para ello el pasaje “Nos mostraron una humanidad poco común” (Hch 28, 2).

“Hoy, el mar en el que naufragaron Pablo y sus compañeros vuelve a ser un lugar peligroso para la vida de otros navegantes”, aseguró el Papa Francisco. En todo el mundo, dice el pontífice, “los hombres y las mujeres migrantes” se enfrentan a viajes arriesgados “para escapar de la violencia”, “la guerra” y “la pobreza”.

“Muchas veces no les dejan desembarcar en los puertos” dijo el Papa en clara referencia a Matteo Salvini. Pero, “desgraciadamente”, añadió Su Santidad, a veces encuentran una “hostilidad mucho peor” de los seres humanos. “Son explotados por traficantes criminales: ¡Hoy!”, exclamó el Papa. “Son tratados como números y como una amenaza por algunos gobernantes”, dijo, asegurando que a veces esa inhospitalidad “los arroja de nuevo como una ola hacia la pobreza o hacia los peligros de los que han huido”.

Les ofrecemos la catequesis del Santo Padre, publicada en español por la Oficina de Prensa de la Santa Sede:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

La catequesis de hoy se enmarca en  la semana de oración por la unidad de los cristianos que este año tiene como tema la hospitalidad, partiendo del pasaje de los Hechos de los Apóstoles que narra cómo las comunidades de Malta y Gozo trataron a san Pablo y a sus compañeros de viaje, cuando naufragaron. A este episodio me referí precisamente en la catequesis de hace dos semanas.

Por lo tanto, recordemos de nuevo la dramática experiencia de ese naufragio. El barco en el que viaja Pablo está a merced de los elementos. Llevan catorce días en el mar, a la deriva, y como no se ven ni el sol ni las estrellas, los viajeros se sienten desorientados, perdidos. El mar se estrella con violencia contra el barco que temen que se rompa por la fuerza de las olas. También les  azotan el viento y la lluvia. La fuerza del mar y de la tormenta es terrible e indiferente al destino de los navegantes: ¡eran más de 260 personas!

Pero Pablo, que sabe que no es así, habla. La fe le dice que su vida está en manos de Dios, que resucitó a Jesús de entre los muertos, y que lo llamó a él, a Pablo, para llevar el Evangelio hasta los confines de la tierra. Su fe también le dice que Dios, según lo que Jesús reveló, es un Padre amoroso. Por eso Pablo se dirige a sus compañeros de viaje e, inspirado por la fe, les anuncia que Dios no permitirá que pierdan ni un solo cabello.

Esta profecía se cumple cuando el barco encalla en la costa de Malta y todos los pasajeros pisan la tierra firme sanos y salvos. Y allí experimentan algo nuevo. En contraste con la violencia brutal del mar tempestuoso, reciben el testimonio de la “humanidad poco común” de los isleños. Esta gente, para la que son extranjeros, se muestra atenta a sus necesidades. Encienden un fuego para que se calienten, les dan refugio contra la lluvia y comida. Aunque todavía no han recibido la Buena Nueva de Cristo, manifiestan el amor de Dios en actos concretos de bondad. Efectivamente, la hospitalidad espontánea y la amabilidad comunican algo del amor de Dios. Y la hospitalidad de los isleños malteses se ve recompensada por los milagros de curación que Dios obra a través de Pablo en la isla. La gente de Malta fue, pues, un signo de la Providencia de Dios para el Apóstol; también él fue testigo del amor misericordioso de Dios por ellos.

Queridísimos: la hospitalidad es importante; y es también una importante virtud ecuménica. Significa reconocer, ante todo, que los demás cristianos son verdaderamente nuestros hermanos y nuestras hermanas en Cristo. Somos hermanos. Alguien os dirá: “Pero ese es protestante, ese es ortodoxo…”. Sí, pero somos hermanos en Cristo. No es un acto de generosidad en un solo sentido, porque cuando somos hospitalarios con otros cristianos los acogemos como un regalo que nos han hecho. Como los malteses, – buenos, estos malteses- somos recompensados porque recibimos lo que el Espíritu Santo ha sembrado en estos hermanos y hermanas nuestros, que se convierte en un regalo también para nosotros porque el Espíritu Santo siembra también su gracia por doquier. Acoger a los cristianos de otra tradición significa, en primer lugar, mostrar el amor de Dios por ellos, porque son hijos de Dios, -hermanos nuestros-  y también recibir lo que Dios ha realizado en sus vidas. La hospitalidad ecuménica requiere la voluntad de escuchar a los otros cristianos, prestando atención a sus historias personales de fe y a la historia de su comunidad, comunidad de fe con otra tradición diferente de la nuestra. La hospitalidad ecuménica implica el deseo de conocer la experiencia que otros cristianos tienen de Dios y la expectativa de recibir los dones espirituales que la acompañan. Y esto es una gracia, descubrir esto es una gracia. Pienso en los tiempos pasados, en mi tierra por ejemplo. Cuando vinieron algunos misioneros evangélicos, un grupito de católicos iba a quemarles las tiendas. Esto no: No es cristiano. Somos hermanos, todos somos hermanos, y debemos ser hospitales unos con otros.

Hoy, el mar en el que naufragaron Pablo y sus compañeros vuelve a ser un lugar peligroso para la vida de otros navegantes. En todo el mundo, los hombres y las mujeres migrantes enfrentan viajes arriesgados para escapar de la violencia, para escapar de la guerra, para escapar de la pobreza. Como Pablo y sus compañeros experimentan la indiferencia, la hostilidad del desierto, de los ríos, de los mares… Muchas veces no les dejan desembarcar en los puertos. Pero, desgraciadamente, a veces también encuentran la hostilidad mucho peor de los seres humanos. Son explotados por traficantes criminales: ¡Hoy! Son tratados como números y como una amenaza por algunos gobernantes: ¡Hoy! A veces la inhospitalidad los arroja de nuevo como una ola hacia la pobreza o hacia los peligros de los que han huido.

Nosotros, como cristianos, debemos trabajar juntos para mostrar a los migrantes el amor de Dios revelado por Jesucristo. Podemos y debemos testimoniar que no hay solamente hostilidad e indiferencia, sino que cada persona es preciosa para Dios y amada por Él. Las divisiones que existen todavía entre nosotros nos impiden ser plenamente el signo del amor de Dios por el mundo. Trabajar juntos para vivir la hospitalidad ecuménica, particularmente con aquellos cuyas vidas son más vulnerables, hará de todos nosotros, los cristianos –protestantes, ortodoxos, católicos, todos los cristianos-  mejores seres humanos, mejores discípulos y un pueblo cristiano más unido. Nos acercará más a la unidad, que es la voluntad de Dios para nosotros.

Saludos en español

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, venidos de España y de Latinoamérica. Pidamos al Señor por todos cuantos sufren en el mar tempestuoso del desarraigo y el abandono, y comprometámonos a trabajar juntos, pidiendo al Señor el don de la unidad, de modo que como cristianos testimoniemos el amor premuroso de Dios por cada persona. Que el Señor los bendiga.

Saludos en otros idiomas

En italiano, el Papa dirigiéndose a los jóvenes, los ancianos los enfermos y los recién casados dijo: “El próximo sábado celebraremos la fiesta de la conversión de san Pablo. ¡Qué el ejemplo del Apóstol de las gentes nos sostenga en la misión de anunciar a todos la salvación de Cristo, dedicándole nuestras mejores energías!”.

Llamamiento del Santo Padre

El próximo 25 de enero, en el Lejano Oriente y en varias otras partes del mundo, muchos millones de hombres y mujeres celebrarán el Año Nuevo lunar.

Les envío mi cordial saludo deseando que las familias en particular sean lugares de educación en las virtudes de la acogida, la sabiduría, el respeto a cada persona y la armonía con la creación.

Invito a todos a rezar también por la paz, el diálogo y la solidaridad entre las naciones: dones muy necesarios para el mundo de hoy.

26 comentarios en “El Papa denuncia a los Gobiernos que no dejan “desembarcar en los puertos” a los inmigrantes
  1. Obsesión enfermiza tratable por un psiquiatra. Las mafias de la inmigración clandestina encantadas con su enfermedad, que raya en la obsesión, en la locura, como casi todo, es un decir, su pontificado.

      1. Blanca: Me enternece tu inocencia. ¿Meterlos en el Vaticano? Ni uno solo. “Haz lo que yo digo, mas no lo que yo hago”.
        Bendiciones.

  2. Entonces lo procedente sería que la Iglesia promueva una inmigración legal, controlada, en la que las personas soliciten previamente venir y vengan identificadas y en unas condiciones de viaje dignas y seguras. Pues de lo contrario están dando pie a un efecto llamada y a la actual inmigración descontrolada que favorece a las mafias y da lugar a tantas tragedias en el mar.

  3. ¿Y la soberanía y el control de emigrantes, qué, Oh Gran Señor del Vaticano, con tu estado enmurallado y con tus leyes de entrada de emigrantes más dura y restrictiva del mundo?

    Consejos me das que para ti no los cumples…

  4. Unos pocos blogs y sitios de católicos rígidos somos los que desde hace años venimos advirtiendo que se trata de una máscara detrás de la cual se esconde un depredador. En Noche Vieja la máscara se le cayó inesperadamente a la vista de cientos de millones de espectadores. El rostro desencajado por la ira con el cual se retira de la valla luego de cachetear a la pobre china, muestra el verdadero rostro de Bergo lio.

  5. ¿Y por qué no desembarcan en el Vaticano? Solo es cuestión de llevar la barca en volanda como la de la Pachamama y a travesar las férreas murallas Vaticanas. Seguido de papeles para todos.

  6. No creo que el papa quiera que entren terroristas, homicidas etc… sino ayudar mejor a esas personas que salen sufriendo de sus países.

  7. 🤦‍♀️, aquí están pidiéndo, no,, exigiendo un muro que detenga a los migrantes que ya invadiéron la zona fronteriza, todo es un caos para esas personas, si antes no había paz, tampoco había guerra, hoy ya tienen “guerra” a causa de la invasión que se está realizando. .

  8. Francisco. Te sabes un refrán que dice “cuando el tonto coge la linde, aunque la linde acabe, el tonto sigue”?
    Qué cansinismo, por favor. Entre los muros, los puentes y los puertos, estamos aviaos…

  9. Proximamente condecorara con honores a los traficantes ” coyotes ” asi llamados que cruzan a inmigrantes en la frontera con mexico hacia estados unidos

  10. 150 barrios franceses están dominados por radicales de la “religion de paz”. Las mujeres europeas ya disfrutan de las “diferencias culturales” de los varones del otro lado del Mediterráneo.

  11. Según la yazidí premio Nobel de la paz Nadia Murad_ “Hay cientos, si no miles de miembros del IS, que han regresado a Europa después de haber cometido crímenes, y que tratan de pasar por refugiados, cuando son, en realidad, terroristas. No deberían pasear libres por Europa como si nada.”

    ¿Cómo llamaban los comunistas a esto: tontos útiles?

  12. Dice denunciar a los traficantes “criminales” que les explotan, pero pretende que a los traficados explotados los acojamos sin denunciarlos por haber colaborado en esa explotación y sin que faciliten siquiera los nombres de los expltadores. Francis no se aclara ni con omo.

  13. Pues a mi me suena más que hijos De Dios son aquellas almas que se encuentran en Gracia De Dios.
    Quienes no se encuentran en Gracia De Dios es una criatura De Dios pero ni es su Hijo ni tampoco hermano de Jesucristo.
    Según San Juan de l Cruz el camino que sube al monte Carmelo empieza por liberarse de la esclavitudes por las criaturas y pedir a Dios la Gracia para vivir en castidad y liberarse del la esclavitudes por las cosas y pedir a Dios la Gracia para vivir la pobreza.
    La confesion es la puerta a la Gracia y la eucaristía y el santo rosario métodos eficaces para mantener el alma en la Gracia.

  14. A mi me parece que todo lo que sea manipular este mensaje y proclamarlo y que lo haga alguien que se supone ha consagrado su vida a Dios es algo perverso.Quizas la forma más grave de prevertir a una persona.

  15. El encuentro de obispos del mediterráneo en Bari es considerado como el ‘sínodo de los migrantes’. Cuatro días en que veremos cómo la administración actual de la Iglesia Católica se alinea absoluta y perfectamente con los postulados de la llamada agenda 20-30 de las Naciones Unidas. El secretario de los obispos italianos arremete de nuevo contra Salvini pero sus colegas se muestran mucho mas cautos ante los buenos resultados electorales que se pronostican este fin de semana en la regionales de Romagna y Calabria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles