PUBLICIDAD

Un obispo alemán insta a la diócesis a no dejarse intimidar por el camino sinodal

|

La evangelización y la unidad deben ser la prioridad, afirma el obispo Rudolf Voderholzer, de Ratisbona, a su grey, y “bajo ninguna circunstancia” el proceso sinodal debe ser “un proceso político o sociológico”.

(NCR)- El camino sinodal de la Iglesia católica de Alemania, que empezó el primer domingo de Adviento y que durará dos años, debe versar sobre la evangelización y no debe ser un “proceso político o sociológico” guiado por los medios de comunicación dominantes que no saben nada de la Iglesia, ha advertido un obispo alemán.

Monseñor Rudolf Voderholzer, obispo de Ratisbona, también ha afirmado que “los impulsos apocalípticos” que indican el camino sinodal como una especie de “última oportunidad” para que la Iglesia se reforme “no son útiles”, sino que son más bien una forma de “intento de coerción”.

“¡No nos dejaremos intimidar!”, dijo monseñor Voderholzer a los fieles durante la investidura del nuevo capitular de la catedral, el profesor Josel Kreiml, que tuvo lugar en la catedral de Ratisbona el pasado 30 de noviembre.

El camino sinodal, que empezó el primer domingo de Adviento con una serie de charlas informales, tiene como objetivo debatir sobre las “cuestiones clave” surgidas a raíz de la crisis de los abusos sexuales cometidos por el clero. En concreto: la enseñanza perenne de la Iglesia católica sobre el celibato sacerdotal, la sexualidad humana y el papel de las mujeres en la Iglesia.

Pero este camino, cuyo primera asamblea general tendrá lugar el 30 de enero de 2020, ya ha causado gran controversia, dado que los críticos al mismo están preocupados ante la posibilidad de que las propuestas resultantes socaven la enseñanza de la Iglesia y lleve a la Iglesia alemana a un cisma.

Basándose en la carta del 29 de junio del papa Francisco a los fieles alemanes, monseñor Voderholzer dijo que el papa, en ella, resalta la importancia de la evangelización en el camino sinodal que, según el obispo de Ratisbona, “debe ser el criterio que guíe nuestras deliberaciones”.

“El papa Francisco me recibió en audiencia privada a finales de agosto, y me instó con estas palabras: ‘La esencia de la Iglesia es la evangelización'”, afirmó el obispo de Ratisbona.

Por consiguiente, el camino sinodal debe ser un “proceso espiritual, una escucha común del Evangelio”, insistió el obispo, y “bajo ninguna circunstancia” debe ser un “proceso político o sociológico”, guiado por “los medios de comunicación dominantes que normalmente no comprenden nada de la naturaleza de la Iglesia”.

Por esta razón, él siente “gran tristeza ” porque los estatutos del camino sinodal han fracasado en “tomar en consideración la preocupación principal del Santo Padre” al establecer un foro separado dedicado a la “Nueva Evangelización”.

Monseñor Voderholzer, que ha amenazado con retirarse del proceso sinodal de dos años si no se da prioridad a la unidad y la evangelización, dijo que con la ayuda del profesor Kreiml desea que su diócesis entre en el camino sinodal “con firmeza” para fomentar la “unidad de la Iglesia” con los “valores del sensus ecclesiae“.

El obispo de Ratisbona también declaró que Kreiml es un “grandísimo experto” en la teología de Joseph Ratzinger, que comprende la Iglesia “con todas sus tradiciones, no como una corporación o un partido político, sino como una comunidad de oración” y a los sacerdotes “no como directivos, sino como sacerdotes que viven de la oración diaria común y de la celebración de la Eucaristía”.

Monseñor Voderholzer también criticó en su homilía una nueva película alemana titulada Verteidiger des Glaubens (Defensor de la fe), que según él forma parte del intento de “determinados círculos” de “desacreditar deliberadamente al papa Benedicto y su teología” en vista del proceso sinodal.

Esta película, “disfrazada como documental”, intenta culpar a Benedicto de los abusos sexuales en la Iglesia, afirmó el obispo de Ratisbona, que observó además que el padre Hans Zollner, jesuita y experto de la Iglesia en la lucha contra el abuso de menores por parte del clero, había dicho en una reciente entrevista que fue entrevistado durante cuatro horas para esa película “y que no aparece ni un segundo de esa entrevista en el documental”.

El padre Zollner también ha dicho que, en su opinión, Benedicto fue el primero, cuando era prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, en “afrontar de manera coherente la cuestión de los abusos y en condenar a quienes los perpetraron”, abordando estos casos con “puño de hierro”.

Monseñor Voderholzer concluyó su homilía diciendo que la Iglesia necesita una “renovación”, “siempre necesaria”, recalcando que esto puede realizarse ahora, durante el Adviento, sin necesidad de esperar al camino sinodal.

“La evangelización siempre empieza con la autoevangelización, es decir, intensificando e interiorizando la oración personal y la adoración diaria de los Evangelios”.

“Respondamos a la llamada de Jesús a la conversión con un examen de conciencia personal y honesto, y recibiendo el sacramento de la Reconciliación”, afirmó el obispo de Ratisbona.

Publicado por Edward Pentin en The National Catholic Register.

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana.

9 comentarios en “Un obispo alemán insta a la diócesis a no dejarse intimidar por el camino sinodal
  1. «El papa Francisco me recibió en audiencia privada a finales de agosto, y me instó con estas palabras: ‘La esencia de la Iglesia es la evangelización’», afirmó el obispo de Ratisbona.

    Lo siento, pero la esencia de la Iglesia es Jesucristo entero y verdadero, sin recortes ni manipulaciones, como las que hace Francisco. No encontramos a Jesucristo fuera de la Iglesia, pero el riesgo de hoy es construir una iglesia al margen de Jesucristo, a espaldas de jesucristo. Evangelizar es anunciar a Jesucristo, Dios y hombre verdadero, nuestro Redentor, el único, no un Jesucristo sólo humano, que no es el verdadero jesucristo. Un evangelio ambientalista, migracionista, homosexualista, legetebista, globalista, comunista, no es el evangelio de Jesucristo. Invocar a quien está destru yendo la Iglesia es echarlo todo a perder.

  2. Con la exhibición de esa infame película, la Iglesia es de nuevo pisoteada. Algunos aplaudirán hasta con las orejas. Es una burla horrible al Papa Benedicto, que no siendo un llorón, lo tomará como prueba para su santificación. Con la ayuda de Dios y María Santísima así será.

  3. Es que no hace falta ningún camino sinodal. Lo que hace falta es que se conviertan nuevamente a Jesucristo y crean en el Evangelio. Que se junten en uno de los muchos monasterios del país, que siguen en pié, y hagan oración y penitencia hasta que entiendan que quien verdaderamente vale es Jesucristo. Que vuelvan a la Virgen.

  4. Déjense de camino sinodal y hagan de nuevo el camino a Cristo por María. Y si quieren, que hagan el camino de Santiago en invierno, a pié y en alpargatas, haciendo penitencia. Pero dejen de divagar con lo que no hace ninguna falta.

  5. El cardenal Gerhard Müller criticó una declaración unánime de los obispos alemanes de que la homosexualidad es “normal”.

    Según Müller, “normal” sería que los obispos fueran fieles a su promesa de consagración y “no enseñaran nada que no se haya transmitido”.

    Le dijo a Die-Tagespost.de (11 de diciembre) que los obispos rechazan como un mantra la “discriminación” de los homosexuales sin abordar la cuestión de qué es “discriminación”, qué criterios se aplican a la “discriminación” y a “sentirse discriminado”, y quién tiene derecho a definir lo que es “discriminación” hasta el punto de atribuirle consecuencias legales.

    El cardenal destacó que los obispos alemanes no entendieron que los tiempos han cambiado, porque son los críticos de la homosexualidad de hoy quienes sufren discriminación y son vilipendiados como “predicadores criminales del odio”, “homófobos” y “fariseos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles