PUBLICIDAD

La Iglesia alemana camina hacia la nada

|

El domingo pasado comenzó el sínodo; perdón, quería decir, “el camino sinodal” de la Iglesia alemana. Durará dos años y los temas ya se conocen. Es interesante comprender, sobre todo, el porqué de este largo camino: el objetivo del sínodo es el propio proceso sinodal, es el principio de la revolución. ¿El resultado? La nada, en la que ya está inmersa la Iglesia alemana.

(NBQ)- El domingo 1 de diciembre, primer día de Adviento en el calendario litúrgico romano, la Iglesia alemana inauguró oficialmente el baile de su sínodo, que la tendrá ocupada durante dos largos años.

En la carta de apertura del sínodo, firmada por el presidente de la Conferencia Episcopal (DBK), el cardenal Reinhard Marx, y por el presidente del Comité Central de los católicos alemanes (ZDK), el profesor Thomas Sternberg, se confirman las cuatro temáticas candentes que serán objeto de debate: «El poder y la separación de poderes en la Iglesia; la cooperación y la sexualidad; la vida sacerdotal y el papel de las mujeres en nuestra Iglesia».

En la Asamblea plenaria de septiembre de 2018, la Conferencia Episcopal alemana ya declaró que quería debatir sobre «los desafíos concretos de la Iglesia católica, como el problema del celibato sacerdotal y los distintos aspectos de la moral sexual católica, en una discusión sincera con la participación de expertos de las distintas disciplinas». Este énfasis en el problema sexual lo motivó el resultado obtenido por el informe encargado por la DBK, en el que emergían por lo menos 3.677 casos de abusos contra menores cometidos entre los años 1946 a 2014, con la implicación de 1.670 sacerdotes. Por lo tanto, ya se planteaba de alguna manera una relación perniciosa entre abusos, moral sexual y celibato, lo que implicaba la “necesidad” de llevar a cabo cambios en estos aspectos.

En marzo de este año, la DBK, reunida en Lingen, lanzó oficialmente el sínodo. Durante la rueda de prensa, el cardenal Marx declaró que este sería un «recorrido vinculante para la Iglesia alemana», afirmación que provocó estremecimientos en Roma (ver aquí), pero que sigue apareciendo todavía hoy, tal cual, en la página web del sínodo, sin siquiera mencionar la carta del cardenal Ouellet, ni la valoración de monseñor Iannone, quien precisaba que los temas en cuestión «no pueden ser objeto de deliberaciones o decisiones de una Iglesia particular». ¿Acaso ha habido confusión con la correspondencia?

El caso es que los organizadores del sínodo no parecen demasiado preocupados por las recomendaciones de Roma. Las declaraciones del cardenal Marx en Lingen, publicadas en la presentación de la página web, dejan comprender con bastante claridad qué camino tomará el sínodo; de hecho, en relación al celibato, el presidente de la DBK, afirma que «la vida de los obispos y de los sacerdotes requiere cambios como testimonio de la libertad interior que procede de la fe y de la orientación según el ejemplo de Jesucristo. Apreciamos el celibato como expresión del vínculo religioso con Dios. Y descubriremos hasta qué punto debe formar parte del testimonio del sacerdote en nuestra Iglesia».

Esperamos el resultado de este descubrimiento dado que, según Marx, parece que la Iglesia no se ha pronunciado nunca sobre dicho tema. Y no sólo sobre el celibato: «La teología y las ciencias humanas aún no han proporcionado a la moral sexual de la Iglesia informaciones decisivas. El significado de la sexualidad para la persona no ha recibido suficiente atención. El resultado es que la educación sexual no proporciona ninguna orientación a la gran mayoría de los bautizados. Ocupa un nicho muy pequeño. Y nos hemos dado cuenta de la dificultad que tenemos en hablar de cuestiones relacionadas con el comportamiento sexual actual». ¿Ninguna información decisiva, poca atención al significado de la sexualidad, ninguna orientación? Pero, ¿dónde ha estado Marx todos estos años? ¿En la Luna, sin ninguna conexión con el planeta Tierra?

Es, por lo tanto, un sínodo que se plantea como un “nuevo inicio”, según la expresión de la carta del duo Marx – Sternberg, como el inicio de un nuevo proceso que lleva a una mayor “libertad interior”, aunque, si lo examinamos bien, más que iniciar procesos, la Iglesia alemana parece interesada en mantenerlos incesantemente activos.

En la carta mencionada no aparece nunca la palabra “sínodo”; en cambio, encontramos en varias ocasiones la expresión “camino sinodal”, hasta el punto que Marx y Sternberg firman como «Presidentes del Camino Sinodal»: la coordenada temporal ocupa la función de sustantivo, mientras que el sínodo baja de categoría y se convierte en adjetivo. El resultado es que es el camino el que pasa a ser central, fundamental; el acto de caminar juntos es lo importante, hasta el punto que dictar el tiempo de este camino pasa a ser algo esencial: dos años de encuentros, foros, discusiones. ¡Ni que fuera un proceso constituyente!

De este modo, este sínodo local se sitúa como cinta de transmisión entre otros dos sínodos: el amazónico que acaba de concluir, y del que retoma los temas cruciales, y el que el papa ha ventilado a toda velocidad (ver aquí), y cuyo tema será la sinodalidad. Lo han afirmado los dos Presidentes del Camino sinodal de manera directa y tajante: «El papa Francisco nos invita a convertirnos en una Iglesia sinodal, a caminar juntos. Este es el objetivo del Camino sinodal de la Iglesia en Alemania. El fin del sínodo es el propio proceso sinodal».

¿Para qué? se preguntarán ustedes. La respuesta la encontramos en la comprensión de la “mecánica de la revolución”, por basarnos en el célebre -y fundamental- texto de Augustin Cochin. El inicio de cada revolución, el primer paso necesario de cualquier movimiento rebelde es muy simple: empezar a discutir sobre todo, insinuar la duda sobre lo que se cree verdadero, subrayar la importancia de la confrontación, de la apertura mental sobre cuestiones que ya tienen una respuesta verdadera, difuminar los límites entre el bien y el mal, lo normal y lo anormal. Se comprende, entonces, que el proceso es la vida de la revolución y es la esencia de la concepción dialéctica de la realidad.

¿Qué hay en el horizonte de este proceso? Basta ver la situación de la Iglesia alemana: la nada por doquier. Pero no faltan los philosophes que, como prestidigitadores, hacen creer que el ideal es una libertad aún mayor, una libertad tan grande que no deja nada a su lado.

Publicado por Luisella Scrosati (con la colaboración de Maria Stolz) en la Nuova Bussola Quotidiana.

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana.

72 comentarios en “La Iglesia alemana camina hacia la nada
  1. Hacia el fracaso
    Vittorio Messori recordó que una vez participó en la rueda de prensa de un libro de Hans Küng donde “pedía para la Iglesia Católica todo lo que pide ahora para un nuevo Papa: curas casados, mujeres sacerdotes, divorciados que se puedan volver a casar, homosexuales venerados, contracepción libre, aceptación del aborto, párrocos, obispos y papas elegidos democráticamente, cismá ticos y her ejes puestos como modelos; agnósticos y paganos acogidos no sólo como hermanos, sino como maestros de vida y pensamiento y de los que hay todo por aprender”.

    Al final, tomó la palabra un pastor protestante y dijo: “Muy bonito y edificante, profesor Küng. Tiene razón, ésas son las reformas que también el catolicismo debería practicar. Pero dígame: ¿Por qué entonces los protestantes, que tenemos todo esto desde hace tanto tiempo, seguimos con las iglesias más vacías que ustedes?”

      1. O sea que, según usted, los Evangelios son prejuicios milenarios y mentiras. Si de verdad cree eso, qué hace usted entrando en esta página? Resulta patético.

  2. Los que caminan a grandes zancadas hacía un todo eternamente ardiente y desolador son los que pudiendo cortar con mínimo riesgo este mega-escándalo, prefieren regodearse hipócrita y maliciosamente en contemplarlo desde un trono que muy pronto se deshará como hojarasca bajo su trasero.

  3. La NADA, como tal denominación se niega a sí misma; NO EXISTE.

    En todo caso: LA IGLESIA ALEMANA CAMINA HACIA LA OSCURIDAD Y LA MUERTE,
    que es el no ser ni haber sido

  4. La nada es hacia donde camina toda la Iglesia Católica, y todas las religiones del mundo.

    La Ciencia nos ha explicado claramente de dónde venimos… nos ha explicado cómo de unas moléculas puede surgir la vida, expontáneamente, sin necesidad de un creador o supervisor. Por el proceso de selección natural, miles de milllones de años y miles de billones de planetas.

    Fácil. Cuanta más gente conozca la ciencia, y la entienda, menos gente necesitará recurrir a Dios para entender de dónde venimos.

    Por eso la Iglesia Católica pierde fuerza. Alemania, un país maduro y culto, el país de Gauss y de Einstein, va por delante, claro. Pero le seguirán primero todos los demás países ricos, y después los más pobres. Después, por último, le seguirán el islám y otras religiones y creencias.

    1. Sé que no me vas a contestar, Desidereo, ¿tú nunca has hablado a Dios? Pidíendole ayuda, para lo que sea… Quizás me digas que no, porque mentir es muy fácil, pero si eres sincero contigo mismo, reconocerás (al menos ante tí mismo) que alguna vez en tu vida Le has invocado.
      Eso es SIGNUM MAGNUM de que hemos sido hechos para Él, y a Él tendemos.
      Existe una vida eterna.
      Tómala, y vive ó déjala, y sufrirás eternamente en lo más hondo de tu ser, el apartamiento definitivo de Dios, UNO y Trino.

      1. ¿Que no voy a contestar, Neila? Yo SIEMPRE contesto. Faltaría más.

        Sí… hablé mucho con Dios. Mucho mucho. Cuando era pequeño tuve durante bastante tiempo un problema de salud grave (grave para un niño… así lo veía yo, aunque ahora lo vea distinto). Recé y recé, por la noche, antes de ir a dormir. Tendría unos 12 años. ¿Sabe usted cómo rezaba? Me propuse rezar la primera noche un Ave María… la segunda 2, la tercera 3, y así consecutivamente. No sé cuántas llegué a rezar seguidas, quizá 30-40… no lo sé… quizá menos, quizá más… hasta que se volvió imposible rezar más. No dio resultado… no funcionó. Qué se le va a hacer. Supongo que ahí empecé a dejar de creer.

        Como la gran gran mayoría de mi generación de pequeñito me enseñaron a creer. Es el Signum Magnum de únicamente de eso, de que me enseñaron, nada más. No demuestra nada.

        ¿Cómo sabe usted que existe una vida eterna?

        1. Porque me he encontrado con Jesucristo, hace ahora más de 30 años. Él es la vida eterna. Él es mi vida eterna y la suya, también, Desidereo. Gracias por contestarme.
          Tener una experiencia personal con Jesucristo te cambia la vida, le da un giro de 180º grados. Solo puedo desear y rezar que te ocurra a ti también. ¿Has leído los Evangelios? Me refiero a leerlos con deseo de conocerle de verdad, abierto a la posibilidad de un encuentro personal con Él. Mi sugerencia: Inténtalo.

          1. En su momento me leí el libro de Mormón… bueno, unos versículos que me pidió que me leyera uno de esos famosos chicos que vienen a evangelizar. Sí… ya sabe, uno de esos con su nombre escrito en una tarjeta, que dice “Elder John”… Son de la “Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días”. Ellos creen algo distinto a lo que cree usted. Quería que me lo leyera porque “al leerlo” vería la luz (o algo así). ¿Por qué motivo tuve ese grado de relación con ellos? Porque me daban clases de inglés… gratis.

            Y NO, no vi la luz. Lo leí con atención, pero NO, no vi la luz. Es decir, ya lo intenté.

            Si yo dijera literalmente que he visto a Napoleón, o que hablé con él, literalmente, mi destino sería un manicomio. Quien diga que “vio a Jesucristo”, literalmente, pues ha sufrido algún tipo de trastorno mental. ¿Es grave? Pues probablemente pueda seguir con su vida… pero cuidado.

      2. Toda la evidencia, o la falta de evidencia, indica que tras morir hay lo mismo que había antes de nacer. Nada. Desaparecemos, y se acabó.

        Para alguna gente eso es inaceptable, y se inventan lo que hay después. Por eso existen las religiones.

        Nada más.

          1. ¿Camino fácil? A ver… ¿qué es más fácil? ¿Creer que la muerte no es el fin o creer que la muerte es el fin?

            Los católicos tienen esa extraña creencia de que si no hay Dios, ¿por qué voy a ser buena persona? No se dan cuenta de que “ser buena persona” porque alguien te está vigilando no tiene mérito. Lo que tiene mérito es ser buena persona sin que nadie te vigile.

    2. Desidereo, me temo que ha leído poco y conoce a pocos científicos: no se ha demostrado cómo se puede hacer surgir espontáneamente vida de unas moléculas (entiendo que inertes). Y no veo qué relación podría tener que ver eso con esos miles de billones de planetas. Le animo a que lo estudie. Es, desde luego, fascinante.

      1. Scintilla: Diga usted que no se ha conseguido reproducir en el laboratorio.

        Sí se han obtenido, como sabrá usted, aminoácidos a partir de moléculas más primitivas, como CO2, metano, oxígeno, agua, etc… Y los aminoácidos, como usted sabrá, son las moléculas de las que está hecho el ADN.

        Que haya miles de billones de planetas (o más, muchos más… no lo sabemos), hace más probable que en uno de ellos (o cientos, no lo sabemos) se de la casualidad de que una de esas moléculas pueda reproducirse…

    3. Pascal decía que hay suficiente luz para el que quiere ver y suficiente oscuridad para el que no quiere ver. Pero hay también milagrosas conversiones. Recemos.

  5. “La ciencia nos ha explicado cómo ha surgido la vida espontáneamente…”. Pues no, macho, todavía no lo ha podido explicar, porque la antiprobabilidad de que surja una sola proteína es de 10 elevado a 240, o sea, que antes de que surgiese una sola, haría infinito tiempo que se habrían apagado todas las estrellas. Lee, por favor “Una breve historia de casi todo” de un profesor de física.

    1. Sota de Bastos:

      ¿Cómo de grande necesita ser una molécula para poder autoreplicarse? La respuesta es: No lo sabe usted. Busque usted la respuesta en esa “Breve historia de casi todo” que comenta, y verá como no la encuentra.

      Luego esa cifra que da usted, 10^240, es inventada. FALSA.

      P-U-N-T-O.

        1. Jerónimo: Cuando hace una pregunta, o se responde o se calla uno.

          Repito la pregunta: ¿Cómo de grande necesita ser una molécula para poder autoreplicarse?

    2. Muy probablemente, esa cifra de 10^240 se refiera a generar una proteína combinando aleatoriamente átomos de carbono, nitrógeno y oxígeno… Si es así, la cifra se queda muy muy corta. La probabilidad sería muchísimo mayor. Y la probabilidad de generar una proteína “concreta” aleatoriamente, por puro azar, es efectivamente ridícula.

      Pero hay tres fallos en ese razonamiento:

      1º. Asumir que se debe generar una proteína concreta. Podría haber otro número enorme de posibles proteínas, distintas, que no fueron creadas. De otras formas de vida.
      2º. Asumir que hay un tamaño determinado mínimo para esa primera molécula autorreplicante. Quizá no fuera muy grande. Y como el grande se come al chico, la selección natural actuando ya a nivel molecular y las mutaciones explicarían su crecimiento.
      3º. Asumir que nuestro Universo es finito. O que no hay otros Universos. Si nuestro Universo es infinito, habrá infinitas Tierras como la nuestra.

      1. Y en algún lugar habrá una Tierra, ligeramente distinta, en la que yo haya escrito lo anterior, pero luego no haya escrito este mensaje.

        Quien no entiende de matemáticas o de las posibilidades de un Universo infinito, no lo ve, y cree en dioses o seres sobrenaturales para explicar lo que no entiende.

        1. Hay ateos famosos que se convirtieron de golpe al escuchar una misa o un magnificat en Notre Dame. Para Dios no hay nada imposible. Claro que la misa en latín y la música sacra tenían una gran belleza.

          1. Dios los creó ateos para empezar…

            Pero de todas formas yo no me creo su afirmación. No me creo que haya ateos famosos que se convirtieron a golpe de misa.

          2. Normal, Desidereo, que no crea en la conversión. Usted no cree nada.
            De todas formas Jerónimo en ningún lugar dice que se hayan convertido “a golpe de misa”

      2. Fui a la conferencia de un físico de Cambridge que se convirtió al estudiar las partículas elementales. El carbono, base de la vida, se formó en el interior de las estrellas.

      3. No se obsesione con las moléculas. Los átomos en el Universo son un 4%. La materia oscura es el 23%. La energía oscura el 73%. Y no saben ni lo que es. Ya ve usted: Ancha es Castilla.

  6. Tampoco me lo creo. ¿Qué físico era ese? ¿Qué vio en las partículas elementales para convertirse…?

    Que el carbono se formase en el interior de las estrellas… ¿Quiere decir algo, según usted? Para mí quiere decir que no lo creó Dios. Que hay un motivo por el este átomo tiene las propiedades que tiene… Y que es lógico que sea el átomo base de la vida, por su facilidad para formar múltiples enlaces, etc…

    Sería prueba de un creador que la vida hubiese surgido usando algún otro átomo que no tuviese esas propiedades. Y entonces podríamos preguntarnos por qué motivo. Entonces sería raro.

    1. A la pregunta de “cuántos aminoácidos son necesarios para que una molécula comience a autoreplicarse”… veo que no hay respuesta. Hay un motivo por el que no se responde.

    2. Fíjese que el ADN es incluso binario (pares de Adenina-Timina y Guanina-Citosina… o una o la otra… binario). La forma más simple de acumular información. Podría ser de algún otro tipo, ternario, cuaternario, etc… pero no… lo más simple. Si Dios es todopoderoso, ¿por qué no hizo algo complicado? Eso sí habría sido prueba de su existencia.

          1. Se convirtió al catolicismo. Es cierto que después dijo ante la nueva misa que se parecía a la anglicana:
            -No sé por que nos hemos convertido…

          2. No hacen trampa. Sólo desean que usted se convierta y, así, se salve. Para ellos (yo misma, también), quedarnos más tranquilos. Porque no soportamos que la persona que de algún modo conocemos con el nombre Desidereo no alcance la vida eterna junto a la Santísima Trinidad. Y que se dé usted cuenta demasiado tarde, y lamente esta obcecación.

            Que Dios le bendiga, Desidereo. Creo que usted desea que le den un argumento que no pueda refutar, que lo iluminen acerca de la certeza de Dios.

            No es sólo Dios. Es Dios Encarnado en un cuerpo como el nuestro. Que el Espíritu Santo le infunda la chispa que creo desea. Para que en su corazón e inteligencia prenda la Fe.

    3. Fue una conferencia en el Caixaforum. Estaba lleno de personas abiertas a conocer. Un físico de las partículas elementales. No se cierre tanto. Quizás está usted enfadado con Dios por algo pero en el fondo de usted hay una llama. Se nota.

    4. Paul Claudel se convirtió en Notre Dame así como el autor del libro Dios existe yo me lo he encontrado. He visto muchos bautismos de chicos educados en el ateísmo y adultos. Cuando la liturgia es bella produce una conmoción en el alma.

    5. Este físico de las partículas elementales de Cambridge dijo que hay más posibilidades de que tirando letras por una ventana salga El Quijote que la vida llegue al estado actual de forma casual.

  7. Jerónimo:

    No… no ha visto usted muchos bautismos de chicos educados en el ateísmo. La tendencia normal, habitual, es la contraria, ser educado en el catolicismo y acabar no creyendo al convertirse en adulto. Esa es la tendencia, y usted lo sabe perfectamente.

    Sí… seguro que hay casos raros, muy raros, de chicos criados como ateos que acaban siendo creyentes… pero son irrelevantes.

    Respecto a tirar letras por la ventana, etc… de nuevo, las diga un físico o las diga el rey o el papa, mientras no responda usted a mi pregunta ese tipo de afirmaciones son ridículas, irrelevantes. La pregunta es: ¿Cuántos aminoácidos son necesarios para que una molécula comience a replicarse?

    1. Esa es la clave. Una vez que la molécula es capaz de replicarse a sí misma (en las condiciones adecuadas: Rayos, volcanes submarinos, etc… para suministrar energía), el mecanismo de la selección natural explica que la molécula crezca (el pez grande se come al chico) y que la complejidad aumente. Y no hay más.

      Ahora piense usted en miles de milllones de billones de trillones … de aminoácidos en la sopa primigenia de la Tierra (que Urey y Miller demostraron cómo se producían simplemente a partir de CO2, H20, CH4 y relámpagos). ¿Cuántas veces chocaron esos aminoácidos a los largo de cientos de millones de años? ¿Cuántas oportunidades tuvieron de crear esa molécula? (que basta con una…). ¿Y cuántos planetas tenían (y tienen) esas condiciones adecuadas para “nuestra” forma de vida? ¿Y cuántas otras formas de vida, que también llamaríamos vida, son posible?

      1. Quien quiera negar que la vida pueda surgir así, expontáneamente, de algo que no está vivo… tiene primero POR FUERZA que responder a esas preguntas. O de lo contrario se estará columpiando, hablando de lo que no tiene ni idea.

          1. Cada descubrimiento de la Física nos muestra que Dios no es necesario para explicar de dónde venimos o por qué estamos aquí.

            Pero para usted es irrelevante, porque usted no entiende. Ni siquiera entiende de estadística.

  8. Hoy vuelve a Reinar Desidereo. Tiene hasta ahora 17 entradas, sobre 44, O sea que entre eructos y tontos que le contestan son 34 de 44.
    Como sigue Infovaticana dándole espacio ?
    Como siguen los que leen Infovaticana contestándole a este Troll de cuarta categoría?

    Acabo de poner la palabra Ber go glio toda junta en otro artículo y me sale el remanido “Tu comentario está pendiente de moderación”

    Y le dan 17 entradas al Troll Desidereo !!!!

    Yo se, por experiencia propia, que los Católicos somos medio lelos, pero…

    Ya está bien

    1. Chester Ton:

      Su protesta sale de su ignorancia y su impotencia para contestar.

      Yo estaría deseando tener enfrente a quien opina distinto a mí… a quien está equivocado, para meterle un buen repaso y dejarlo bien empapado de argumentos… que le temblasen las piernas.

      Ustedes, en cambio, cuando les responden, piden al árbitro que haga trampa, que expulsen al delantero centro. No saben responder, no saben NADA, y son conscientes de que no saben NADA, y se quejan… ¿de qué? ¿De la libertad de expresión? Y piden CENSURA. ¿No les da vergüenza?

      Venga… hombre. RESPONDA usted. ¿En qué me equivoco? ¿Acaso se sabe cuántos aminoácidos son necesarios para que una molécula haga copias de sí misma? No pida censura, hombre… que es muy triste… y responda.

      1. A Vd., Desiderio, Desidereo o como quiera que sea, le falta honradez intelectual y le sobra, además de tiempo, soberbia. Vd. No está dispuesto a meditar con cierta profundidad los misterios de la existencia humana. Ya tiene todas las respuestas prefabricadas. Eso son su bagaje para la Eternidad. Vd. Pertenece a ese tipo de personas que creen tener respuesta para todo porque han leído algunos libros que explican todo: desde el origen del Universo hasta la génesis de todas las religiones. Usted, como tantos otros, ha caído en las redes del maligno, que es mucho más inteligente que cualquier hombre y en ellas se encuentra la mar de a gusto. Usted es víctima de su propia superficialidad e inconsistencia, cayendo en contradicciones lógicas flagrantes, debidas a la mezcla de ignorancia, soberbia y fatuidad que posee. Podría seguir, pero dudo que tome en consideración este comentario y responderá como acostumbra: insultando y rechazando cualquier argumento.

        1. Como colofón, yo te aconsejaría que leyeses el Nuevo Testamento como si fuese la primera vez, despojándote de prejuicios y lugares comunes. Especialmente, las cartas a las siete iglesias del Apocalipsis. Si aún te resta algo de humildad y de rectitud, te ayudarán a ponerte en tu verdadero sitio. El verdadero problema eres tú mismo. Nadie lo va a resolver si no pones de tu parte. Por más que pretendas cargarlo sobre los demás. Y deja ya de incordiar con tus insolencias.

          1. ¿Por qué motivo es una insolencia preguntar cuántos aminoácidos son necesarios para formar una molécula que se replica a sí misma?

            Alguien ha hecho una afirmación sobre la probabilidad de la vida surgiendo expontáneamente de la sopa de aminoácidos que era el mar primigenio. Esa es una afirmación científica. Y tiene una respuesta científica. La respuesta no está en la Biblia, ¿verdad?

            Pues ya está. ¿Dónde está la insolencia? ¿Dónde están los insultos?

        2. Macabeo:

          ¿Insultar yo? Venga… por favor… tenga usted un mínimo de decencia, y dígame exactamente CUANDO he insultado yo.

          Aparte de sus ataques ad hominem (usted… usted… usted…) ¿tiene usted algo que decir sobre las moléculas, sobre la estadística, etc…? No, ¿verdad? Pues eso es lo importante.

          Yo no he leído “algunos libros”. Yo “entiendo” de estadística… no necesito libros. Es USTED quien ha leído un solo libro y cree que en ese único libro se encuentran todas las respuestas.

          Lea usted lo que lea, el HECHO de que yo haga preguntas, y NADIE las responda, deja claro quién sabe y quién no sabe.

          Repito la pregunta: ¿Cuántos aminoácidos se necesitan para crear una molécula capaz de replicarse?

          Déjese de “usted… usted… usted…” y responda.

          1. Si sabe usted tanto de ciencia por que no colabora en otros blogs? Que hace aquí. Conocí una mujer con muchas desgracias y sufrimientos en su vida. La religión fue su consuelo. En los últimos días de vida un familiar le intentó quitar la fe con ideas gnósticas. Es usted un malvado que intenta quitarnos la fe, consuelo en el sufrimiento? Vaya a hacer comentarios a revistas de ciencia.

          2. Fui al Diálogo ciencia y religión en Caixa Forum organizado por el físico Dr. Jou. Escuché físicos conversos y creyentes y gente abierta y no fanáticos materialistas. Lea algo de física cuántica.

          3. Su idolatrada ciencia cuando sufrimos nos da derivados del opio y morfina. Jesús nos da un agua que nunca más tenemos sed. Y con su Cuerpo y su Sangre participamos ya de la Vida Eterna.

          4. Es una insolencia preguntar de algo que uno sabe de antemano que no se sabe responder, al menos, la generalidad de los interpelados, porque este no es un foro de bioquímica. Si usted (le vuelvo a tratar de Vd.) es bioquímico, lo cual dudo, métase en un foro adecuado, no en una página de tema religioso. Y le recuerdo otras intervenciones suyas en otros Posts, en las cuales, muchas de sus respuestas demuestran, aparte de insolencia, un desprecio notable hacia los demás.
            Aunque podría responderle en la línea que Vd. pretende, no lo voy a hacer. ¿Por qué? Sencillamente porque no me da la gana. Este no es el sitio adecuado. “Espontáneamente”, sin “x”. Repito: los libros de divulgación que ha leído, se le han indigestado, y tiene una especie de bola que le produce un gran malestar. A la legua se nota que no es un especialista en esos temas. La auténtica meditación Cristiana parte de una postura completamente opuesta a la suya.

          5. Su postura es parecida a la de la hormiga encaramada sobre un elefante que trata de discutir con este el camino a seguir. A Dios se le encuentra en la senda de la humildad. “Dios resiste a los soberbios y da su gracia a los humildes”.

  9. La nada ya lo son y caminan derechos al infi erno, con la bendición de quien les precede en la fe ambientalista, homosexualista, feminista y globalista. Llegarán a su destino a la par, si no se convierten, cosa que no parece muy verosímil.

  10. El cardenal Gerhard Müller criticó una declaración unánime de los obispos alemanes de que la homosexualidad es “normal”.

    Según Müller, “normal” sería que los obispos fueran fieles a su promesa de consagración y “no enseñaran nada que no se haya transmitido”.

    Le dijo a Die-Tagespost.de (11 de diciembre) que los obispos rechazan como un mantra la “discriminación” de los homosexuales sin abordar la cuestión de qué es “discriminación”, qué criterios se aplican a la “discriminación” y a “sentirse discriminado”, y quién tiene derecho a definir lo que es “discriminación” hasta el punto de atribuirle consecuencias legales.

    El cardenal destacó que los obispos alemanes no entendieron que los tiempos han cambiado, porque son los críticos de la homosexualidad de hoy quienes sufren discriminación y son vilipendiados como “predicadores criminales del odio”, “homófobos” y “fariseos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles