El Papa al COP25: «Todavía es posible limitar el calentamiento global»

|

«Nos enfrentamos a un «desafío de civilización» en favor del bien común y a un cambio de perspectiva que sitúa esta misma dignidad en el centro de nuestra acción, que se expresa claramente en el «rostro humano» de las emergencias climáticas».

Esta semana ha comenzado la Cumbre sobre el Clima (el COP 25). Dicha cumbre se está celebrando en Madrid dada la imposibilidad de celebrarlo en Chile, debido a las protestas que asolan el país andino, con quema de iglesias incluida.

El Papa Francisco ha querido sumarse al evento, enviando por una parte al cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado del Vaticano, algo así como su número dos «oficial», y ahora se ha querido sumar él mismo enviando un mensaje a Carolina Schmidt, Ministra de Medio Ambiente de Chile y presidenta de Cop25, y a los participantes de la citada cumbre.

Les ofrecemos el mensaje del Santo Padre, publicado por la Oficina de Prensa de la Santa Sede y que fue leído por el cardenal Parolin en la cumbre de Madrid.

Mensaje del Santo Padre

A Su Excelencia, la Sra. Carolina Schmidt, Ministra de Medio Ambiente de Chile, Presidente de la COP25, Vigésimo quinto período de sesiones de la Conferencia de los Estados Parte en  la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático

(Madrid, 2-13 de diciembre de 2019)

El 12 de diciembre de 2015, el COP 21 adoptó el Acuerdo de París, cuya aplicación «requerirá un compromiso concertado y una dedicación generosa por parte de cada uno»[1].

Su rápida entrada en vigor, en menos de un año, y las numerosas reuniones y debates destinados a reflexionar sobre uno de los principales desafíos para la humanidad, [2] el del cambio climático, y a identificar las mejores formas de aplicar el Acuerdo de París, han puesto de manifiesto una creciente toma de conciencia por parte de los distintos actores de la comunidad internacional de la importancia y la necesidad de «trabajar juntos en la construcción de nuestra casa común»[3].

Lamentablemente, después de cuatro años, debemos admitir que esta conciencia sigue siendo bastante débil, incapaz de responder adecuadamente a ese fuerte sentido de urgencia de acción rápida que exigen los datos científicos de que disponemos, como los descritos en los recientes informes especiales del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC)[4] Estos estudios muestran que los compromisos actuales de los Estados para mitigar el cambio climático y adaptarse a él distan mucho de ser los que realmente se necesitan para alcanzar los objetivos establecidos en el Acuerdo de París.

¡Demuestran lo lejos que están las palabras de las acciones concretas!

En la actualidad, existe un creciente acuerdo sobre la necesidad de promover procesos de transición, así como una transformación de nuestro modelo de desarrollo, para fomentar la solidaridad y reforzar los fuertes vínculos entre la lucha contra el cambio climático y la pobreza. Así lo demuestran también las numerosas iniciativas que se han puesto en práctica o están en marcha, no sólo por parte de los gobiernos, sino también de las comunidades locales, el sector privado, la sociedad civil y las personas. Sin embargo, sigue siendo motivo de gran preocupación la capacidad de esos procesos para respetar el calendario exigido por la ciencia, así como la distribución de los costos que requieren.

Desde esta perspectiva, debemos preguntarnos seriamente si existe la voluntad política de destinar con honestidad, responsabilidad y coraje, más recursos humanos, financieros y tecnológicos para mitigar los efectos negativos del cambio climático, así como para ayudar a las poblaciones más pobres y vulnerables que son las más afectadas [5].

Numerosos estudios nos dicen que todavía es posible limitar el calentamiento global. Para ello necesitamos una voluntad política clara, previsora y fuerte, decidida a seguir un nuevo rumbo que apunte a reorientar las inversiones financieras y económicas hacia aquellas áreas que realmente salvaguarden las condiciones de una vida digna de la humanidad en un planeta «sano» para hoy y para mañana.

Todo esto nos invita a reflexionar concienzudamente sobre la importancia de nuestros modelos de consumo y producción y sobre los procesos de educación y sensibilización para hacerlos coherentes con la dignidad humana.

Nos enfrentamos a un «desafío de civilización» en favor del bien común y a un cambio de perspectiva que sitúa esta misma dignidad en el centro de nuestra acción, que se expresa claramente en el «rostro humano» de las emergencias climáticas. Sigue habiendo una oportunidad, pero no debemos permitir que se cierre. Debemos aprovechar esta ocasión mediante acciones responsables en los ámbitos económico, tecnológico, social y educativo, sabiendo muy bien que nuestras acciones son interdependientes.

Los jóvenes de hoy muestran una gran sensibilidad a los complejos problemas que surgen de esta «emergencia». No debemos cargar a las próximas generaciones con los problemas causados por los anteriores. Debemos darles, en cambio,  la oportunidad de recordar a nuestra generación como aquella  que renovó y actuó -con conciencia honesta, responsable y valiente- la necesidad fundamental de colaborar para preservar y cultivar nuestra casa común. ¡Ojalá podamos ofrecer a la próxima generación razones concretas para esperar y trabajar por un futuro bueno y digno! Espero que este espíritu anime el trabajo de la COP25, a la cual  deseo mucho éxito.

Reciba, señora Presidenta, mis más cálidos y cordiales saludos.

Vaticano, 1 de diciembre de 2019

FRANCISCO

[1] Palabras después del Ángelus, 13 diciembre2015.
[2]
 Cfr. Laudato si’, n. 25.
[3]
 Cfr. Laudato si’, n. 13. Cfr. Mensaje a la COP 23, Marrakech, 10 noviembre 2016.
[4]
 Cfr. IPCC: Summary for Policymakers of the Special Report on the impacts of global warming of 1.5°C above pre-industrial levels and related global greenhouse gas emission pathways, in the context of strengthening the global response to the threat of climate change, sustainable development, and efforts to eradicate poverty, 6 October 2018. IPCC: Summary for Policymakers of the Special Report on Climate Change, Desertification, Land Degradation, Sustainable Land Management, Food Security, and Greenhouse Gas Fluxes in Terrestrial Ecosystems, 7 agosto 2019; IPCC: Summary for Policymakers of the Special Report on The Ocean and Cryosphere in a Changing Climate, 24 septiembre2019.
[5]
 Cfr. Papa Francisco Vídeo-mensaje con ocasión de la Cumbre sobre la Acción Climática, New York, 23 septiembre 2019.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
18 comentarios en “El Papa al COP25: «Todavía es posible limitar el calentamiento global»
  1. Como pollos
    aho ga dos / ros ti za dos vamos a quedar cuando nuestro Dios concrete su plan de Pu ri fi ca ción/Sal va ción, y no va ha suceder por el «Cambio Climático», sinó por el cambio de Su EVAN GE LIO, de Sus MAN DA MIEN TOS, por el cambio del sentido de la MI SE RI COR DIA a dor me cien do a las Almas en Pe ca do Mor tal.

    《Disculpe su excelencia, Sra Carolina, en el mensaje me olvidaba decirle, que soy el VI CA RIO y primer representante de «NUES TRO DIOS y SEÑOR JE SU CRIS TO, REY DE TODO EL UNIVERSO», ¡ÉL, la Bendiga en la SANTÍSIMA TRINIDAD!》

  2. ! Ya lo están diciéndo y repitiéndo e insistiéndo,,,
    No hay ningúna emergencia climática, de un solo jalón 500 cientificos lo afirman, No existe un calentamiento global., a lo más, Calentamiento verbal.
    En la época de Noe, fue un castigo, no calentamiento.
    En lo de Sodoma y Gomorra, fue castigo también y con supercalentamiento.
    La conclusión es que;
    Lo que nos trae el caos, es el pecado, ¿Qué castigo vendrá pues hay hervidero de pecados? Si,,, también mios

  3. digaselo a sus amigos los gobernantes chinos, donde se encuentra actualmente toda la industria y que son los que mas contaminan, sin controles de ningún tipo…es que se ve mucho el plumero, condenará solo a los paises donde gobiernen los conservadores, a los otros silencio mediático…

  4. Parolin interviene en nombre de Francisco en Madrid siguiendo con precisión los postulados de los calentólogos. Pensará que así le perdonarán la vida. Greta por lo menos estará en Madrid; Francisco no porque España no está en paz, en esas estamos.

    1. El olor a maso nería impregna los sacros palacios y, más que nunca, sus postulados están en el fundamento de muchos documentos oficiales. Hasta un ciego lo ve. Las devociones a las Naciones Unidas de Francisco, el camino hacia la religión universal, tanta fraternidad sin paternidad, la defensa de los postulados de nuevo orden mundial.., son tiempos de triunfo de la maso nería y es de suponer que está muy presente en los organismos vaticanos. Tontos útiles siempre los ha habido, pero alguien tiene que llevar la batuta en esta sinfonía tan bien orquestada. Será o no será, pero el rumor está y hoy está publicado. Podemos estar ante la lista de masones que rodean a Francisco.

  5. El Papa al COP25: «Todavía es posible limitar el calentamiento global»
    Pues claro que si. Los participantes en la cumbre, como están tan preocupados con la climatología, que se vuelvan a pie o en bici. Que a la Greta le quiten los dos bidones de gasoil «por si acaso» que tiene el catamarán. Que renuncien todos a la tecnología, a la calefacción, al aire acondicionado, al agua corriente. Como además, seguro que consideran malísimo comer animales, no les hace fuego alguno para cocinar las carnes o los pescados. Una lechuga y unos tomates y van que chutan. Estamos a tiempo, Francisco.

  6. China, la república amiga de Francisco es, con mucho, la que más contamina del planeta. Se lleva la palma con el 30% de la contaminación mundial. ¿ Condenará Francis a China ? Si estuviera gobernada por el católico Salvini, entonces sí, pero está gobernada por sus amigos comunistas.

  7. Ingenuidad, sin darse cuenta, se olvida el mandato De Dios: AMARÁS A DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS Y AL PRÓJIMO COMO A TI MISMO, oremos para no olvidarlo. Un abrazo .

  8. Es inútil Francisco. Todo está medido, todo está controlado.
    Cristo dijo: -«No quedará piedra sobre piedra -por el fuego, el agua y la tierra- el Cielo y la Tierra pasarán,
    pero mis palabras no quedarán.-.

    Dios, no destruye, hace nuevas todas las cosas. A la vista está ya, que condena la muerte
    actual a la muerte próxima; Y cambia la vieja vida actual a la nueva vida, de nuevo Cielo
    y nueva Tierra sin pecado original.

  9. Greta Thunberg. Dentro de menos de un año ya nadie hablará de ella. Seguirá con su acelerada enfermedad, que no está tratando, y habrá perdido un curso que nadie le ayudará a recuperar. Las manipulaciones globales son así. Todo un ejemplo de lo que quieren de nosotros: unos monigotes que renuncian a pensar.

  10. Qué triste cuando esa niña descubra que la ONU la ha utilizado para dar lástima a la población mundial y lavarles el cerebro con lo del clima y que sus padres, viendo el filón, la han utilizado para llenarse los bolsillos a costa de sus enfermedades mentales. Sólo Jesús podrá curar tanta ruptura del alma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles