PUBLICIDAD

Filosofía de bar para un mundo posmoderno

|

Durante los siglos XX y XXI se ha extendido la idea de que los principios que conformaban las sociedades pretéritas eran absolutamente irracionales, lo que provocó la conformación de sistemas rígidos y oscuros felizmente superados. Al mismo tiempo, tiende a pensarse que el mundo contemporáneo se ha liberado de cualquier dogma o, por decirlo de otro modo, que el único dogma es la ausencia de dogmas. Pero no es así: nuestra época se asienta, como todas las que la han precedido, sobre una serie de premisas que Filosofía de bar para un mundo posmoderno identifica vigorosamente.

Con un estilo claro y directo, Rafael Pou L.C. analiza y pone en tela de juicio los pilares del sistema, esos principios aceptados por la mayoría sin examen o cuestionamiento previo; esos principios, en fin, que asumimos muchas veces sin siquiera darnos cuenta: la multiplicidad de verdades, la omnipotencia del método científico, la tolerancia, etc. El autor nos presenta lo que él denomina el Matrix progre, esto es, un régimen de pensamiento único que se sirve de la cultura para condicionar nuestra forma de ver el mundo. Este régimen es el que hoy padecemos.

Con todo, la perspectiva del autor es profundamente esperanzadora. Y lo es porque, lejos de limitarse a destruir, construye. Propone un ideal. Reivindicando la visión cristiana del mundo y del hombre, articula un discurso coherente y bien estructurado que responde a muchas de las preguntas que se suscitan en el interior de uno mismo. Además, el sinfín de ejemplos cotidianos y referencias literarias y cinematográficas permiten al autor explicar problemas e interrogantes complejos de manera sencilla, haciendo de Filosofía de bar para un mundo posmodernoun libro divulgativo asequible para el gran público. 

En definitiva, el discurso que propone Rafael Pou L.C., puesto que se opone de manera frontal a la cosmovisión oficial de nuestro régimen y desmonta los mitos que lo sustentan, resulta atrevido y muy poco común. 

Saliendo de la caverna

En la primera parte del libro, Rafael Pou L.C., expone la búsqueda de la verdad inherente al ser humano. Para ello, comienza refutando los argumentos del relativismo, afirmando la existencia de una sola verdad, así como los planteamientos de corrientes como el materialismo o el existencialismo. Su estilo pedagógico hace que el lector no pierda el hilo de las explicaciones a pesar de que éstas entren de lleno en materia filosófica. 

El autor señala cómo el Matrix progre trata de abolir las preguntas que, en algún momento, invaden a todo ser humano. Invita a afrontarlas, a tratar de darles respuesta, por incómodo y tedioso que resulte el proceso. Sólo así —sostiene Pou— puede uno darse cuenta de que las razones estrictamente humanas o materiales no sirven para articular una respuesta completa y convincente.

Para ayudar al lector a comprender el proceso de búsqueda de la verdad, el autor establece una analogía con el célebre mito de la caverna, y de esta forma, arroja luz sobre algunas de las ideas del propio Platón. Todo ello sin perder jamás de vista los problemas de la actualidad y la aplicación práctica de las ideas.

Puede comprar aquí el libro

La búsqueda del Grial

La segunda parte del libro versa sobre otra búsqueda connatural al ser humano, a saber, la búsqueda de la felicidad. Es evidente que el concepto “felicidad” ha sido entendido de muchas maneras diferentes a lo largo de la historia. En nuestra época suele asociarse al placer o a la prosperidad económica; frente a estas concepciones, el autor ofrece una explicación bien pertrechada y argumentada: sostiene que, para obtener la felicidad, el hombre no puede buscarla como fin absoluto sino que, mediante el amor y la entrega a los demás, acaba por encontrarla.

La búsqueda de la felicidad es el motor más fundamental del hombre: en cada acto que realizas, de un modo u otro estás buscando esa felicidad. Aun en el mismo acto de decidir no preocuparte por esa pregunta (quizás porque tienes miedo de a dónde te podría llevar).

PUBLICIDAD

Iniciar esta búsqueda es un acto de valentía. Y es que para conseguirlo hay que resistirse a las artimañas del Matrix progre que nos propone distracciones muy atractivas, como el consumo masivo o el sexo desenfrenado. Además, quien inicie este proceso de búsqueda se dará cuenta de que no es posible hallar la felicidad valiéndose de medios materiales, y tampoco de sus habilidades humanas. Se precisa algo ajeno, algo que no forma parte de nuestra condición de persona. 

Tanto el materialismo como el existencialismo —predominantes en nuestra sociedad— tratan de dar respuesta a qué podría ser eso que el ser humano precisa para encontrar las respuestas a sus preguntas. Eso es, al fin y al cabo, lo que propone la filosofía y, más recientemente, las ideologías. Por eso, a lo largo de la obra el autor desmonta las tesis del materialismo y el existencialismo, por falsas e incompletas. Al final, las dos búsquedas en las que divide el libro (la de la Verdad y la de la felicidad) terminan confluyendo en Cristo. La virtud de Rafael Pou L.C. radica en mostrar cómo la presencia de Cristo en esta ecuación es necesaria y no contingente. No cabe una respuesta sin Él por más que el Matrix progre se empeñe.

6 comentarios en “Filosofía de bar para un mundo posmoderno
  1. Rafael Pou LC, es decir, de los legionarios de Cristo, tiene, como toda la legión a la que pertenece, una asignatura pendiente que, si no se supera, acabará probablemente con su “vocación” legionaria: identificar y juzgar a todos, que deben ser legión, los que hicieron posible, con su omertá, su connivencia y su encubrimiento que Marcial Maciel llegara a ser el Marcial Maciel que conocemos y que nos querían ocultar. No han hecho nada, absolutamente nada y el tiempo juega en su contra. Nuevamente nos quieren engañar haciéndonos creer que han hecho todo.

  2. ¿Puede ud demostrar sus afirmaciones? ¿o habla desde el prejuicio y la ignorancia? Conozco bien la congregación de los Legionarios de Cristo y me parecen santos sacerdotes, muy bien formados y con un gran afán apostólico.
    Si cree que el autor de estos libros o cualquier otro legionario de los que se dejan la piel al servicio del Evangelio, tiene alguna responsabilidad en lo ocurrido, créame que se equivoca.

    1. Tiene la responsabilidad de no pedir públicamente en su congregación lo que hay que pedir públicamente y muchos se van porque no hay voluntad de exigir responsabilidades por el caso Maciel, que salpica a toda, absolutamente toda, la legión. La santidad exige responsabilidad.

  3. Por qué llama progre en sentido negativo al sistema? Como VOX, y nada más del sistema que VOX. El progreso es de la Ilustración, en un sentido racionalista, republicano, anticapitalista.

    1. De la Ilustración surgió el liberalismo y el capitalismo; el marxismo que surgió como contrapunto al liberalismo, es responsable del mayor numero de muertes violentas de la historia de la humanidad.
      Progresismo, o progre a secas, es más bien un movimiento impulsado por Wall Street, aprovechando los restos del cadáver marxista, para tratar de controlar a una población, aspirando a un gobierno mundial bajo los axiomas de el hombre es bueno por naturaleza, algo que Dostoievski ya destrozo en sus obras, muerte a la familia y al matrimonio para la destrucción del núcleo mas importante de amor, y hacer así unos individuos más débiles, frágiles y manipulables, promoviendo el enfrentamiento de sexos, y de paso controlar el problema de la super población; supresión de estados, supresión de culturas…toda la población bajo un gobierno único y, ante el fracaso del ateísmo, una religión sincretica en torno al culto a la madre tierra, económicamente explotado por el Gobierno único..eso es progre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles