PUBLICIDAD

Wanderer: Fue un error

|

Hace años, InfoVaticana alojó el blog de Wanderer y, algún tiempo después, prescindimos de él. Fue un error.

Fue un error, y consideramos un deber de reparación que el reconocimiento sea público. Uno se equivoca, lo reconoce y trata de reparar. Es lo suyo. Y pedir perdón a una persona que reaccionó con elegancia y aceptando lo que era, por otra parte, una decisión plenamente legítima y soberana.

Y desde mi perspectiva de 2015 me parecía que el autor de The Wanderer, aun admitiendo su magnífica pluma, su facilidad argumentativa y su cultura enciclopédica, abrazaba tesis sobre las que InfoVaticana aún tenía fuertes dudas, y se inclinaba por posiciones que en su momento -en nuestro momento de ingenuidad- se nos antojaban susceptibles de confundir a nuestros lectores.

Y me equivoqué. Me equivoqué porque en aquel momento simplemente Wanderer iba por delante. Yo estaba aún en fase de negación y él había pasado a la fase de ira.

Ahora, que nos encontramos juntos en la fase de aceptación, quiero mandarle desde aquí un gran abrazo a Wanderer y, a mis lectores, mis disculpas.

28 comentarios en “Wanderer: Fue un error
  1. Muchas gracias Gabriel por tus palabras. No eran necesarias. En ese momento -junio de 2015- no era fácil percibir la hondura del barranco por el que la Iglesia se estaba precipitando. Yo corría con ventaja: había soportado a Bergoglio durante más de una década como arzobispo de Buenos Aires y primado de Argentina.
    Lo importante ahora es que la mayor parte de la blogósfera católica mundial ya ha caído en la cuenta de la situación en la que estamos, y es desde allí desde donde se denuncia y se advierte de los peligros y, también, desde donde se ofrece consuelo. Porque tú sabrás, como muchos me lo han hecho saber, que estos espacios virtuales son el refugio y la comunidad de muchos católicos que se siente solos y abandonados.
    Un abrazo.

    1. Esta última frase es como si me hubiese leído usted el pensamiento. Un retrato de mi sorda desesperación religiosa de estos últimos años, y del único refugio que queda: un salvavidas virtual. Para seguir al menos a flote, Dios suscitó Internet…

    2. La primera persona que constató de forma publica en internet mediante una carta abierta el desastre de Francisco, al menos que yo sepa, fue una mujer mejicana que a finales del 2013 ya lo caló, cuya carta no he podido localizar.

      Hoy, 2019, lo está calando una minoría ya creciente, pero tal como se adapta Francisco al mundo, siempre será una minoría, aunque abundante.

      Con Amoris laetitia y la idolatría de Pachamama, no debemos obedecerlo en estos dos puntos concretos, ni en sus disparates doctrinales.

      La cosa irá a peor, y todo sólo se aguanta por la sola existencia de Benedicto XVI, pero cuando le pase algo grave, este actual tinglado se derrumbará al instante.

  2. Aunque yo soy lector asiduo a Wanderer, no sabía que había pasado tanto tiempo desde la «incomprensión» con él e infocaótica… qué tiempos aquellos! Malo no sería que se pusieron de acuerdo y volviera a la blogesfera de infovativana para llegar a más gente.

  3. Por cierto de acuerdan aquella frase que tenía tintes chestertonianos de dos butacas, dos whiskies y dos amigos? Seguro que no era esa la frase pero así la recuerdo. Aunque estoy seguro que algo hubo en la supresión de esa frase residía en evitar a que uno que otro alcohólico tuviera alguna tentación.

  4. ¿Alguien que reconoce su error?, ¿por internet? Suena imposible, pero aquí está la prueba de lo equivocados que están quienes no creen que el catolismo es, además de todo, una forma de vida.

  5. ARIZA, le honra reconocer su error, pero ¿De verdad usted no veia venir todo esto? es que no me cabe en la cabeza. Con toda la información que tiene. Yo lo veo venir de mucho antes y con bastantes menos datos.

    1. De que la gente de mucha Iglesia muy habitualmente presenta síntomas de desajuste comprometedor por el cual lo mejor es tenerla prudencialmente lejos, como siempre me insistieron mis padres. Y un deslumbrante alarde erudito-académico suele ser el más claro indicador de que algunos tienen mucho tiempo libre, pudiendo haber sido virtuosos pianistas o felices terratenientes.
      ¿Le va a usted a preocupar el encontrarse a alguien que no ahorra en datos y ¡evidencias! de que Juan Pablo II -o Francisco, o San Pío X, o Alejandro Borgia- son el anticristo? Antes se entretiene usted con una Novela Ejemplar de Cervantes, como mínimo, ¿no le parece? Se sale ganando.
      Deje que los muertos entierren a sus muertos, hágame caso. Que no es a mí, por cierto.

  6. sus sentidos comentarios me recuerdan tanto a la amistad que hicieron Herodes y Pilatos. Pero Gabi, lo tuyo sé que no es maldad, aunque tampoco las virtudes (y la que menos, la templanza): la pela es la pela, y tu negocio es explotar al nicho de fundamentalistas y fanáticos, huérfanos. Tampoco es que te vayas a hacer rico, como pensabas, pero te da para ir tirando. Y, como tampoco es que te creas eso de Dios y la Iglesia, si las cosas se ponen mal, abres otro chiringuito pro ateo y a ver si las cosas marchan mejor.

  7. ¿Ahora ya estamos también arremetiendo contra San Juan Pablo II?

    Va a resultar que la «creme de la creme» católica es una colección de anónimos que se dedican por acá y acullá a repartir estopa a los «falsos» católicos» y carnets a los «buenos» católicos.

    1. Juan Pablo II es santo, pero cometió errores que no disminuyen esta santidad. Ya por 1980, en Fulda dijo que estamos en la lucha de la Iglesia contra la falsa Iglesia.

    1. De acuerdo, tanta cultura enciclopédica para llegar a una conclusión peligrosamente falsa y a la que un anafalbeto rural argentino jamás llegaría: Blasfemoglio está por encima de San Juan Pablo II.

  8. Muchos hemos seguido a Wanderer, a raíz de conocerlo en Infovaticana.
    A pesar de no compartir algunos de sus puntos de vista, sigue siendo una lectura fundamental en los actuales tiempos oscuros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles