PUBLICIDAD

El padre Martin, de tejas para abajo

|

El jesuita padre James Martin, asesor vaticano en comunicaciones y famoso por su atención exclusiva a los grupos LGTB, ha sido recibido durante media hora por el Santo Padre en audiencia privada con una repercusión muy pública, algo que el propio sacerdote mediático ha aireado con gozo en redes sociales.

Y el encuentro me ha recordado inmediatamente dos cosas, una específica y otra general. La segunda es el recordatorio de que Francisco habla tanto o más con los gestos que con las palabras. La primera es el comentario sobre los peligros del clericalismo vertido en su reunión con jesuitas en Mozambique.

Si recuerdan, Su Santidad identificó el clericalismo con ese cura vestido con negra sotana y sombrero de teja que pertenece más a la ficción que a la realidad y que no recuerdo haberme encontrado en ninguna parroquia de mi ciudad. El ‘rígido’, el que oculta con esa facha serios problemas.

Ahora, si el clericalismo significa algo, si es un verdadero problema para la Iglesia y no un mero ‘flatus vocis’, se refiere al poder indebido del clero sobre los laicos y a un carrerismo indebido de los consagrados que eclipse su misión sacramental y pastoral. Pero la Iglesia es una institución rígidamente jerárquica -sinodalidad o no sinodalidad- en la que los nombramientos y las destituciones, la promoción o el ostracismo, dependen de la voluntad exclusiva del superior, que a su vez depende de otro superior, y así hasta llegar al mismo Papa.

Y aquí está la cuestión. Suponiendo que ese cura joven con sotana y teja exista -en una proporción absolutamente insignificante-, ¿cómo podría ser ‘clerical’ en el sentido que importa? Siendo realistas y conociendo el paño, ¿qué sacerdote podría esperar avanzar en la carrera eclesial de esta guisa? ¿Qué obispo sería tan profesionalmente suicida como para promocionar a un cura tan visiblemente en rebeldía con los mores y usos que hoy se premian y promueven? ¿Qué esperanzas tendría de que le consagrara obispo un Papa que aborrece expresamente su imagen?

Es decir, nuestro cura de teja y sotana, mítico o real, es lo contrario de un clericalista. Al ponerse esos distintivos de su condición pasados de moda, está renunciando implícitamente a toda promoción, a toda ambición clerical. Está gritando un visible ‘Nolo episcopari’ al mundo y a la jerarquía. Puede, ciertamente, ser más rígido que una caña seca, pero no puede ser clericalista. Su vestimenta es una renuncia a trepar en el escalafón.

El padre Martin es más de ‘clergyman’ que de sotana, y aunque es fácil imaginarle con un elegante saturno, no se lo he visto jamás. Pero Martin sabe bien de qué lado se unta su tostada, sin duda alguna; qué enfoque eclesial ayudan en su carrera y qué grupos pueden echarle una mano en el actual ambiente. Él mismo ha proclamado en redes sociales que el Papa en particular y la Curia romana en general se muestran muy favorables a la causa LGTB, como prueban muchos de los nombramientos de Su Santidad. Nadie que tuviera reparo alguno en la homosexualización del clero, que recelara de una presunta ‘red gay’ influyendo indebidamente en la jerarquía eclesiástica promovería a Cupich, Tobin, Farrell, Paglia, Zuppi o Gregory, por citar solo algunos.

Lo que le haya dicho en la audiencia, con la solemnidad de una visita ad limina, es lo de menos. Le ha concedido un honor del que ha privado a cuatro de sus cardenales, dos de los cuales han muerto esperando entrevistarse con él, que han solicitado audiencia en incontables ocasiones a lo largo de los años. Me refiero, naturalmente, a los firmantes de los Dubia.

26 comentarios en “El padre Martin, de tejas para abajo
  1. Como siempre….más bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla, bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla, bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla, bla, bla,bla

          1. Pues para cardenales homosexuales, como aquí el autor acusa a varios, ahí tienen al muy ultraconservador López Trujillo y en el pasado también al ultraconservador Francis Spellman

  2. Bueno, motivo de más para intuir que las acusaciones de clericalismo a los heraldos son patotas. Tal y como visten se llevan por delante la antipatía de un montón de obispos y asimilados. El problema, claramente es otro.

  3. Para solodoctrina:
    Le aclaro antes que nada, que no soy lefebvriano, ni tampoco de la FSSPX.

    Quédese tranquilo mi querido solodoctrina, que don Marcel está gozando yá del CIELO; sinó haga la prueba de dejar de insultarlo y trátelo como a un Amigo del Cielo, que le vá ha esclarecer sus «ideas doctrinales»…deje de insultarlo, por que él perdió su vida defendiendo la VERDAD de Cristojesus y su Iglesia, y es Obispo.

    Cuando levantaron las 4 excomuniones de los 4 Obispos; no levantaron la de Mons Marcel, por que su excomunión fue inválida (más allá de las condiciones).

    Varios Sacerdotes Novus Ordo, modernistas y francisquistas me afirmaron que los Sacramentos de la FSSPX son 100 % VÁLIDOS y siempre lo fueron.

    ¡Jesús N.S. lo bendiga por María Santísima y Monseñor Marcel Lefebvre!

    1. Bla bla bla lefevre fue un soberbio, arrogante e ingenuo: soberbio porque se reveló agresivamente contra el Papa y sus hermanos obispos; arrogante porque se creía él el poseedor absoluto de la verdad, ingenuo porque deseaba ser una especie de lutero y terminó siendo una secta estupida con unos cuantos adeptos. Dios lo haya perdonado.

        1. Interesante además de fascistas sin racistas, ahora indígena es insulto y sinónimo de ignorante, que bueno que estas lacras son las que apoyan al integrismo

  4. Francisco, con ese gesto tan elocuente y sonriente, que en cierto modo le honra, ha querido dejar claro, para quien albergara alguna duda, que no es mi caso, que la mafia clerical gay, rosa o lavanda, o como se le quiera llamar, está en el poder y que quienes no se vinculen, de algún modo, con ella, no tienen nada que hacer, al menos en este pontificado o o lo que sea.

    Afortunadamente la rebelión católica frente al despotismo clerical gay va in crescendo y ya no hay quien lo pare. Ese gesto le ha dado alas, nos ha dado alas. Gracias, Francis, por clarificar la situación.

  5. Me fascina observar que hay alcahuetes que no cesan de defender lo indefendible.

    Y que sean tan limitados intelectualmente, que para agredir a Esteban y a Belzunegui los acusan de ser «amantes homosexuales».
    Al mismo tiempo que defienden al Marica Jaimita y a su «Protector» que le permite divulgar sus mimosas divagaciones privadas !!!

    Por favor, envien Trolls con un poco mas de nivel, estos son de nivel de septima division de provincia….

  6. Esto una burda y oscura argucia mediática y de retóricas falaces.
    No son más que suposiciones sin argumentos de peso o con pruebas tangibles. Por favor!, un poco de seriedad ante tanto chismorreo !

  7. Clerical viene de clérigo, un clérigo es una persona que ha recibido las órdenes. Da lo mismo que lleve teja y sotana o que vaya vestido informalmente. Cuando se abolió la sotana no se abolieron los clérigos y sobre clerical el diccionario dice lo siguiente:

    1. adj. Perteneciente o relativo al clérigo. Hábito, estado clerical.
    2. adj. Marcadamente afecto y sumiso al clero y a sus directrices.
    Clérigo RAE:
    1. m. Hombre que ha recibido las órdenes sagradas.

    2. m. Hombre que tenía la primera tonsura.

    3. m. En la Edad Media, hombre letrado y de estudios escolásticos, aunque no tuviese orden alguna, en oposición al indocto y especialmente al que no sabía latín.

    4. m. En la Edad Media, hombre sabio en general, aunque fuese pagano.

    Toda persona que defienda a capa y espada el estado clerical, en el que el Papa está incluido, recibe ese nombre, razón por la cual clerical se ha convertido en un nosense si es utilizado como insulto por los mismos clérigos.

  8. El insulto de clerical tiene sentido cuando es utilizado por personas fuera de la Iglesia a aquellos que, siendo cristianos, obedecen sin rechistar a las autoridades eclesiásticas y las defienden; pero carece de sentido cuando es utilizada por un clérigo, en este caso el Papa, que pretende que le obedezcan a él. Es lo mismo que si un miembro del Partido Comunista Chino insultara a un chino de la calle llamándole comunista en sentido peyorativo, of course. Si fuéramos anticlericales los católicos el primero que estaría en peligro sería el mismo Papa, que es clericalísimo por ser el clérigo mayor del reino y cuya autoridad emana precisamente de eso. Para no ser clericales las autoridades eclesiásticas tendrían que proceder del laicado y ser obedecidas por ellos (los clérigos).

  9. James Martin, el de los puentes y más puentes francisquitas, los construye todos, en plena sintonía con Francis, para enlazar con el infierno, donde acabarán todos los sodomitas si no se convierten. La conversión es cosa de todos, sin exclusiones sodomíticas.

  10. Excelente reflexión como siempre Carlos Esteban! Sigue adelante con la protección del Cielo. Ya sabemos que “el que tenga oídos que oiga”…. No queda mucho tiempo de cualquier manera para convencer a nadie! Y a los que estamos escuchando, (por gracia de Dios) nos interesa siempre saber/leer lo que aquí nos compartes. Bendiciones para todos.

  11. Hay activistas del LGTBI+ismo que persiguen a los disidentes. Penúltimo ejemplo
    Caroline Farrow, se enfrenta a posible cárcel por defender la VERDAD científica sobre los hombres y las mujeres. Este 15 de octubre Farrow tendrá que afrontar un juicio por una demanda presentada por un activista transgénero que lleva meses acosándola a ella y a su familia y que le reclama miles de dólares y le pide pena de cárcel.

  12. Caroline Farrow, se enfrenta a posible cárcel por defender la VERDAD científica sobre los hombres y las mujeres. Este 15 de octubre Farrow tendrá que afrontar un juicio por una demanda presentada por un activista transgénero que lleva meses acosándola a ella y a su familia y que le reclama miles de dólares y le pide pena de cárcel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles