PUBLICIDAD

Gotti pide al Papa una comisión científica sobre la Casa de Loreto

|

Queridísimos Stilumcuriales, hemos recibido de don Ettore Gotti Tedeschi esta reflexión sobre la Santa Casa de Loreto, que publicamos con gran placer. Buena lectura.

(Stilum Curiae)- Estimado señor Tosatti:

Le pido que acoja en su blog una reflexión que he escrito sobre la Santa Casa de Loreto, por la que siento mucho afecto porque es la casa donde la Virgen María nació, creció y recibió la Anunciación, iniciando con su «fiat» la Redención.

El periódico Avvenire (con fecha del 18 de septiembre, pág. 17) publica un mensaje (a la Provincia picena de los Frailes Menores) de Su Santidad el papa Francisco, en el que dice: «La ciudad de Loreto, donde he querido firmar la exhortación post-sinodal Christus Vivit, custodia un tesoro precioso: ‘algunas piedras de la casa de la familia de Nazaret’…».

Con esta consideración, el Santo Padre parece estar excluyendo la «traslación milagrosa» y la autenticidad e integridad de la Santa Casa, aceptada por su predecesor, según la tradición, sobre la base de documentos, investigaciones y pruebas que duran desde hace siglos.

Estamos hablando de la casa donde tuvo lugar la Anunciación, por lo que deseamos implorar al Santo Padre que instituya, a este respecto, una Comisión formada por historiadores, arqueólogos, arquitectos y científicos con el fin de verificar (o desmentir) que en el Santuario de Loreto hay tres partes completas, formadas por piedras unidas por mortero procedentes de Nazaret, que tienen más de dos mil años, que nunca han sido desmontadas y montadas de nuevo, que están íntegras como lo estaban en Nazaret, adosadas a la Gruta.

Si así fuera, la traslación fue milagrosa; es impensable que la casa haya sido transportada por mar por los cruzados, desmontando y volviendo a montar las paredes cinco veces. Por poner un ejemplo, el mortero original ya no existiría.

O se trata de un hecho falso en la sustancia y/o en la traslación milagrosa.

Creo que el riesgo de querer hacer creíbles los misterios es elevado y complejo, y tengo fuertes dudas de que el progreso científico consiga explicar lo que en los siglos oscuros se explicaba con el milagro.

La fe no es en absoluto superstición, como pretenden algunos. Hay quien considera que, al no existir cámaras en el momento de la traslación (1291-1296), dicha traslación milagrosa no se pueda demostrar «científicamente»; por lo tanto, la Iglesia, que parece querer respaldar sólo lo que es inmanente y «creíble», parece no aceptar ya la tesis del milagro.

Pero sucede que un milagro es un hecho extraordinario que no se puede explicar por las leyes naturales, algo considerado intolerable para los racionalistas (a los que respetamos), pero nos cuesta comprender por qué teólogos y apologetas que se dicen católicos niegan el milagro, aduciendo como explicación el hecho de que se opone a la inviolabilidad de las leyes naturales, que contradirían a Dios mismo.

Me recuerdan a Voltaire, que sostenía que, si Dios hiciera milagros, corregiría la naturaleza y a sí mismo que la ha creado.

Por suerte, a veces la ciencia sale a nuestro encuentro cuando dice que la naturaleza es mucho más compleja de lo que parece en el microscopio, y tiene un potencial aún desconocido.

PUBLICIDAD

Confirmo mi asombro por la superficialidad con la que algunos tratan, desde hace tiempo, la Traslación de la Santa Casa de Loreto, una de las dos reliquias más importantes de la cristiandad (con la Sagrada Síndone), y que, desde hace más de setecientos años, según la tradición, fue salvada por deseo divino de la furia iconoclasta de quienes estaban ocupando los lugares sagrados en Palestina.

Científicamente se ha explicado en innumerables ocasiones que no puede haber sido desmontada y montada de nuevo y transportada vía mar.

Una serie de especialistas han documentado que se trata de las tres paredes, sin cimientos, pertenecientes a la casa de Nazaret, adosada a una roca.

Se ha documentado que las piedras y los materiales de construcción están intactos y excluyen la destrucción y reconstrucción en 5 ocasiones en 5 lugares distintos (de 1291 a 1296), tal como sostiene la teoría del transporte vía mar por parte de los cruzados y de una familia apellidada Angeli (como sostienen algunos desde el siglo XX, según documentos conservados en el Vaticano).

Pero como lo que cuenta es la verdad, esta merece ser investigada. Estoy dispuesto a reconocerla y pedir perdón, pero invoco al Santo Padre para que instruya una Comisión que aclare los hechos, los que son científicamente demostrables.

Entonces reconoceremos el error de la tradición, del milagro y de las pruebas científicas consideradas verdaderas hasta ahora. Estoy seguro de que el obispo de Loreto y delegado ante la Santa Casa, persona de gran valía, mons. Fabio Dal Cin, respaldará con firmeza esta petición filial que se basa en el diálogo y la confrontación continuamente deseados por el papa Francisco.

Publicado por Ettore Gotti Tedeschi en el blog Stilum Curiae de Marco Tosatti.

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana.

20 comentarios en “Gotti pide al Papa una comisión científica sobre la Casa de Loreto
  1. El no ya lo tiene. Francisco no cree en la Inmaculada Concepción, al sostener que la Virgen no nació santa, ni, probablemente, en su Virginidad, pues hace esfuerzos ímprobos por presentárnosla muy normalita, como para creer en la traslación de su casa. Quizás, en la línea sosa, cree incluso que su maternidad divina es puramente simbólica. El espectáculo bochornoso que nos ofreció en Panamá resulta altamente elocuente.

    1. ¿Insinúa que los dolores que padeció la Virgen María en esta vida terrena eran simulados? ¿Parte de un guión? Si hablamos de la Santísima Virgen María por algo será. La santidad no se reduce a no pecar, eso es el primer paso, tal y como se observa en los Evangelios en el pasaje del joven rico. Que no haya -fomes peccati- no significa que no haya tentación y por tanto mérito. La Virgen pudo haber dicho no a la Encarnación pero dijo sí. Y en eso consiste la santidad de vida. Así que no sea bocazas y piense lo que dice antes de escribir.

    2. Cierto, Belzunegui. La Virgen era normal y padecía las tentaciones aunque las resistiese, pero no era NORMALITA en diminutivo. Otro insulto soterrado del de siempre, como cuando dijo que «como era humana» se sintió engañada por Dios al pie de la Cruz. La rabia mal disimulada contra Ella delata a su inspirador.

  2. El dolor en el ser humano depende del grado de injusticia o diferencia de entre el que lo produce, como bestia que no siente este tipo de injusticia, y de entre la persona racional que injustamente lo soporta.

    La Virgen, bien que al ser concebida sin Pecado Original, ella, no sentía el común dolor físico de la división de la carne, es decir la muerte que a todos, menos a ella, tanto nos acongoja. Ella, sí que sintió el dolor místico en su alma, siempre más doloroso, producido por la injusta y desagradecida muerte que nuestro mundo produjo a su hijo Jesús.

  3. El hecho de que no existan cámaras ni grabadoras en la era de Cristo o en la Edad Media, no es garantía de nada, en contra de lo que dice el sabihondo Sosa, pues una fotografía, filmación o grabación pueden ser falsificadas, tanto en 1930, 1960, 1990 o 2019.

  4. Si hay algo que el Demonio le irrita es esa cantinela del Rosario y aquí ese decir, aunque sea sin pensar, de las viejas gentes, una y otra vez, Dios te salve María,..

    Decir que la Virgen María, no fue concebida y por lo tanto que no nació libre del concupiscente yugo de ese Pecado Original, que tanto todos sufrimos, no es solo insultarla a Ella en su más delicada circunstancia como mujer; sino que es como es decir que el Dios Padre permitió que su Hijo, Jesús, fuera concebido y viniera a este mundo cual lo hace cualquier del animal en su instinto pasional temporal.

    Dice Benzunegui que el papa «Francisco no cree en la Inmaculada Concepción al sostener que la Virgen no nació santa, ni, probablemente en su virginidad,..»

    Pues yo digo que si verdaderamente, el Papa, se expresó en estos términos, es porque el Papa, no es que sea ignorante a este respecto, sino que el Papa está poseído del Demonio, más que de Dios el Espíritu Santo . Y allá quién le siga en tales afirmaciones.

  5. Yo estuve en la Santa Casa y experimenté la presencia celeste, o como queramos llamar una experiencia espiritual. Soy sacerdote y celebré la Eucaristía allí comenzando con un pequeño grupo de peregrinos que me acompañaba. Cada vez que me volteaba (ya que el altar permanece el mismo de antes del Vaticano II), había más fieles que visitaban el santuario y se iban quedando. Junto con mi experiencia personal en oración, esa multitud orante y devota fue el gran regalo de ese día, además del hecho mismo de estar allí. Leí literatura de orientación pastoral que se ofrecía explicando la historia del traslado de la casa (tres paredes, debido a que la cuarta era la natural de piedra caliza que contiene la cuevita, parte usual de aquellas casas nazaretanas de una sola habitación , y que permanece como el corazón de la Basílica de la Anunciación de Nazaret). Según la historia de investigaciones realizadas, los cruzados trasladaron y rearmaron la casa convirtiéndola en capilla con adiciones.

  6. Por que no dejan estás cosas así como están? No se le puede hacer C14 a la piedra y lo de «una construcción similar a la de los judíos en el siglo I» es subjetivo. Si es un milagro, a que investigar?

  7. Ya lo de la Sindone salió mal. Nunca ví que propusieran C14 para el sudario de Oviedo que según sus especialistas «sindonólogos» acompañaba a la Sindone.
    Ni para otras reliquias. Ni para manuscritos muy importantes que son datados por el tipo de letra…

    1. Walrus: anda usted bien atrasado de noticias. La prueba de C14 a la Sábana salió mal porque se practicó mal. Y si la única prueba que se le ocurre para todo es la del C14, anda usted atrasado en cuestiones científicas.

    1. Walrus: si la crónica de El Siglo, periódico que no era precisamente favorable a la Iglesia, sobre lo ocurrido en Fátima no le sirve de prueba, mil pruebas más tampoco le servirían. Simplemente, usted no es ni siquiera un aficionado a lo científico, pues para serlo le falta lo más importante: mente abierta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles