PUBLICIDAD

¿Tiene el católico el deber de obedecer a la ONU?

|

“Si nos consideramos humanidad, entonces tenemos el deber de obedecer cuando organizaciones internacionales hacen afirmaciones”, dijo Su Santidad en la rueda de prensa en vuelo a su vuelta de Mozambique. ¿Realmente debe el católico obedecer a una organización internacional que promueve una visión radicalmente anticristiana?

La desconcertante afirmación del Santo Padre empezaba con la declaración de una causa para esa ‘obediencia’: “cuando nosotros las reconocemos y les damos la capacidad de juzgar internacionalmente”. ¿Quién es ese “nosotros”? Porque si existe un organismo absolutamente carente de legitimidad democrática, ese es la ONU. Ningún electorado ha votado a su Secretario General, ante ningún ‘pueblo’ deben responder sus numerosos departamentos y organizaciones asociadas.

Pero si ya es sorprenderte que el representante de Cristo en la tierra nos pida que ‘obedezcamos’ a una organización internacional que no hemos elegido, siendo la propia Iglesia la única institución universal legítima, lo es más cuando examinamos la naturaleza de esa organización que debemos “obedecer” y sus fines, frontalmente contrarios a la doctrina moral católica.

La ONU ha sido responsable del mayor -en dólares- escándalo de corrupción de la historia, el de ‘petróleo por alimentos’, del que se benefició, entre otros, el propio hijo del secretario general Kofi Annan. Y no ha sido un caso aislado, aunque peores fueron los numerosos escándalos de prostitución infantil protagonizados por sus tropas de Paz en África (sí, la paz puede ser una bonita consigna para tapar las perversiones más indignantes). Un reciente informe publicado por el diario británico The Sun eleva a 3.300 pedófilos en la nómina de la ONU, responsables de decenas de miles de violaciones, según un ex empleado de la organización, Andrew Macleod.

Más importante aún es lo que la ONU defiende, sostiene, promueve e intenta imponer en todo el mundo: la ideología de género, el aborto, la esterilización de las poblaciones de países en desarrollo, los grupos LGTBI, el feminismo radical, la destrucción de la familia o, al menos, su subordinación a la autoridad política, etcétera.

Y, sin embargo, aunque esta ha sido la declaración más explícita del Santo Padre a este respecto, no es ni de lejos la primera en la que revela su extraordinaria sintonía con la organización internacional, con la que el Vaticano colabora en multitud de proyectos. Un alto miembro de la Curia nos confesaba ‘off the record’ hace algún tiempo su alegría de que, al fin, la Iglesia y el Mundo empezaran a converger en acciones y objetivos, refiriéndose específicamente a la ONU, lo que parece darse de bofetadas con ese “si el mundo os odia…” evangélico y con la radical oposición que ha sido doctrina común desde el principio.

Es obvio desde hace ya tiempo que Su Santidad estrecha su alianza con la ONU a partir de las preocupaciones que se han convertido en obsesivas en sus mensajes, como la desaparición de las fronteras y la lucha contra el Cambio Climático. Pero es difícil pasar por alto dos hechos evidentes: que estas dos obsesiones son, cuanto menos, opinables y no parte de la doctrina de la Iglesia, y, sobre todo, que existe el riesgo de que las ventajas de una alianza con la organización internacional tienten a pasar por alto los aspectos claramente anticristianos de las políticas de la ONU.

Vemos esta tentación, por ejemplo, en China, donde la Iglesia calla ante las protestas de Hong Kong, aunque su diminuta minoría católica juegue un papel desproporcionado, por los compromisos que tiene con Pekín. O con los católicos martirizados en África y otras partes, a los que apenas se menciona en Roma porque sus verdugos son musulmanes, y ahora hemos de creer que, como dijo ayer el cardenal Carlos Osoro, “todas las religiones son religiones de paz”.

39 comentarios en “¿Tiene el católico el deber de obedecer a la ONU?
    1. Dijo Nuestro Señor Jesucristo;
      » Dad al Cesar lo que es del.César y a Dios lo que es de Dios»
      Cristo sabe que en la vida terrena hemos de cumplir las leyes justas ordenadas a la convivencia y el BIEN común

      Pero el ideal del católico es la vida eterna en el Cielo , » la Ciudad de Dios» en San Agus tin, y que podemos ya vivir , saborear en esta tierra.
      Cristo, A este respecto dice: Mi REino no es de este mundoi » y ‘ no he venido a traer la paz.tal como la conoce este mundo, sino.la.guerra».; lo que implica la lucha del católico contra lo mundano , que se opone a lo sobrenatural para vivir ya a aquí- con los límites de la condición humana , pero con la.Gracia de Dios- la Bienaventuranza del Cielo.

      1. Cuidado, las medias verdades, como la ONU, no son de Dios. Y dialogar con el diablo no es lo más aconsejable. La finalidad de la Iglesia es salvar almas!!!!! Nosotros, la iglesia militante, al rebasar el Espíritu Santo amor en nosotros es que lo traducimos en preocuparnos de los necesitados. No es por conciencia, es por el amor que nace en el alma

    2. La diplomacia existente entre la ONU y la Santa Sede es sinónimo de paz y armonía en el mundo. Lo decia JPII Benedicto y Francisco sigue en la misma línea, solo que en el caso de Francisco hay que darle con todo porque es el enemigo del stablishment se preocupa por los pobres y porque defiende el cuidado de nuestra casa común. Obviamente que como Iglesia estamos en contra de muchos postulados fomentados por la ONU como la ideología de género, aborto, etc. Pero para ello existe el dialogo. Todos los papas buscan la paz en el mundo y no hay mejor aliado para conseguirlo que la ONU. Recemos por nuestro amadísimo papa Francisco! Los enemigos están mas nerviosos que nunca!

      1. Allan.
        La paz del evangelio tiene poco que ver con lo que propugna la ONU. Es más. yo diría que son diametralmente opuestas.
        Juan 14:27
        «Os dejo la paz, mi paz os doy; no os la doy como la da el mundo. No se turbe vuestro corazón ni se acobarde.»
        Por otro lado, Francisco no parece ser enemigo del stablishment porque defiende los mismos postulados.

  1. Tengo la impresión que esta página no cita completo al papa Francisco. Y lo que considero menos delicado, es que si el Papa dijo solo eso, por qué no le hacen llegar un documento haciendo presente la verdad? Obviamente que la ONU es un centro de poder al servicio del alto capital, de las trasnacionales mata gente de las farmacéuticas, de los grandes negocios y el enriquecimiento fácil; promotora del materialismo y el consumismo, defensora y miembro de la globalización y su ideología el globalismo, buscan suprimir los Estados nacionales para instaurar el imperio de la riqueza y el mal en el mundo. La ONU es defensora de las criminales dictaduras. Es instrumento obediente de Wall Street. Justifica la muerte y va contra la vida humana, y mucho más. Pero hablar mal del Papa es una conducta infiltrada por la ONU y demás servidores, impropia. Creo que forma parte de una estrategia mundial imperialista para atacar a la Iglesia. De qué religión son ustedes? Ustedes no indican la fuente real.

    1. En el mismo discurso el Papa Francisco se declara a favor del diálogo y de que le hagan corrección, pero no ha respondido a la rubia de cuatro cardenales de los cuales han muerto dos esperando respuesta, y no son los únicos que le han criticado.

    1. Es un hecho gravísimo y lamentable que el noPapa no conteste -hasta el día de hoy- el pedido formal de audiencia de cuatro Cardenales, hoy dos, de la Iglesia Católica. Y lo más importante que no conteste las Dubia de neto carácter doctrinal-moral. Aunque es lógico, Bergo glio es el lobo que se disfraza de pastor.

  2. Mucho antes de que Francisco sorprendiera a cualquier obsevador imparcial, muy al principio de su pontificado, un árabe cristiano especialista en el islam se sorprendió de que nadie en el Vaticano le enseñara qué es el islam (una forma eufemística de indicar que la declaraciones de Francisco evidenciaban que tenía un ignorancia supina sobre el tema, quizá solo superada por su osadía para pontificar al respecto).
    El cambio climático, la repoblación forestal, la descarbonización, la digitalización, etc., podrán ser muy convenientes, pero no competen al magisterio de la iglesia.

  3. Y por qué a la ONU y no a la logia de la esquina.
    En temas temporales no tengo el deber de obedecer a nadie (quizas, mis ascendentes), que yo no quiera. Es la sencia del Cristianismo, otra interpretación es la esencia del esclavo.

    1. Eso no es del todo exacto. Es llamativo observar en las cartas de San Pedro hasta qué punto un cristiano tiene obligación de obedecer al poder temporal. No obstante, por supuesto siempre hay que obedecer a Dios antes que a los hombres. Pero no por eso podemos desligarnos de la obediencia a quien tiene autoridad sobre nosotros. Es un tema complejo que no controlo, pero siempre me llama la atención esas cartas de San Pedro.

      1. Y siempre que ese poder temporal respete la ley natural (que ni el Vaticano lo respeta) Según esto todo rebelde es pecador. Y lo que digo míralo donde está lo exacto en el Catecismo. A los funcionarios les cuesta asimilarlo.

      2. La ONU no es poder temporal sobre ti. Lo son tus autoridades legítimamente constituida, si y siempre que sean según la ley de Dios. Nadie tiene obligación de obedecer una ley injusta: si ese fuese el caso y su interpretación, el cristianismo sería de papel porque siempre que se presentara una injusticia de una autoridad tendría que aceptarla como voluntad divina: un verdadero disparate

  4. El católico tiene que obedecer la ley en general cuando no se opone a la Ley de Dios y permite sin obstáculo alguno ofrecerle el culto, y obediencia que merece y con amor y temor de Dios que le debe y quiere el cristiano fiel

    También como Padre , y Dios del Amor hemos de profesarle nuestro amor por encima de todas las cosas y personas.
    A quién si no a quien es el SER, el Camino , la VERDAD y la Vida; ĺa Felicidad total ? en esteundi y en la.Visa Eterna?

  5. Que despues interpretamos lo que queremos. En el catecismo no hay duda. Reconozco que problema siempre existieron. y dos formas dieron: la iglesia triunfante y la otra la sometida al poder temporal. Que siempre es anticristiano.

  6. Hechos 5:29-31
    29 —¡Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres! —

    Mc 8,27-33

    Se lo explicaba con toda claridad. Entonces Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo. Jesús se volvió y, de cara a los discípulos, increpó a Pedro:

    -«¡Quítate de mi vista, Satanás! ¡Tú piensas como los hombres, no como Dios!»

    Un Francisco obediente a la ONU y al pensamiento único, desobedece a Dios.

  7. Por ahí hay países enteros que se cachondean de las Resoluciones de la ONU, como Inglaterra en el caso de Gibraltar o Israel en el de los territorios ocupados, por poner dos ejemplos, aunque hay más. En fin, que no parece muy obligatorio obedecer a la ONU.

  8. Abiertamente, ninguna obligación. Empecemos porque hasta el acrónimo que la define es falso: Organización de Naciones Unidas. Y es que para empezar sus miembros NO son naciones, sino Estados, y, en segundo lugar, porque hay muchas más naciones en el mundo que Estados.

    Por otra parte, aquellas cuestiones que afectan a las personas en su conciencia, su forma de ver la vida y el mundo, NO es competencia de esta organización. Por tanto, siendo en tercer lugar, una organización laica, careciendo de soberanía, no legislando en el estricto sentido del término, los católicos no tenemos NINGUNA obligación de obedecer, particularmente si va en contra de cualquier aspecto que concierna el Depósito de la Fe.

  9. Si no recuerdo mal, hace poco Arabia Saudí estaba en el comité de los derechos humanos (o como se llame).
    Unicef se supone que tiene que ver con la protección de la infancia, pero guarda un estruendoso silencio sobre el ejercicio del derecho a la salud sexual y reproductiva = interrupción voluntaria del embarazo = aborto no natural = FETICIDIO

  10. NO, NO y definitivamente NO. La implantación del aborto, de la eutanasia y los matrimonios lgbt son resoluciones de la ONU. Un pastor serio JAMÁS pediría semejante cosa.

  11. «Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios». Esta respuesta se ha utilizado para defender la laicidad del estado, cuando hay frases de Jesucristo, como «Mi reino no es de este mundo» y otras, que serían mucho más apropiadas, ya que la pregunta había sido «¿Es lícito pagar tributo al César (=pagar impuestos)?» Por ende, la evasión fiscal individual o colectiva no sería lícita, y los países que son paraísos fiscales hacen algo ilícito.
    Pero nadie le había preguntado por Dios, ¿a qué lo mete a colación? Pues porque la obediencia al César tiene límites éticos, o _como sostendría Séneca_ «lo que las leyes permiten puede no permitirlo la honestidad», pues si la honestidad filosófica puede prohibir lo que las leyes permiten, imagínate la honestidad cristiana (bueno, no te la imagines, léete el evangelio; «Habéis oído que se dijo: … Pero yo os digo que…» etc.)

  12. Pero Dios no me creo libre incluso para ofenderle?. Pues no te digo yo si sere fiel a
    Un monto de políticos junto a sus pistoleros, en última instancia eso es el poder civil.
    Discernimiento.

  13. Lo malo de pasarse a Satanas, es que primero te hace creer qu eres algo, y al rato deja que todos noten que eres un capullo.
    El Don se limita a tratar de hacerse similar a Zelig

  14. La ONU , no es Cesar , es NADA .No es un estado , ni un super estado .

    La ONU no tiene autoridad sobre las Naciones y sobre los hombres .

    La pregunta » ¿Tiene el católico el deber de obedecer a la ONU? »
    es absurda en sí .

  15. No hay que obedecer a la ONU, pero no por los argumentos que da el autor del artículo. Dice el autor que la ONU no tiene «legitimidad democrática» y por eso no debemos obedecerla. Ese argumento es para un masón en todo caso. La Reina Isabel de Castilla fue una extraordinaria mujer y reina y no era precisamente «democraticamente legítima». Argumentando con las ideas del enemigo no avanzamos nada.

  16. Dice 2 barbaridades, una que hay que obedecer a la ONU, sin mencionar que hay restricciones de obediencia a la autoridad. Segunda barbaridad, que lo manda la Doctrina Social de la Iglesia, lo cual tampoco es verdad. La DSI establece que hay que obedecer a la autoridad legitimamente constituida siempre y cuando dicte leyes justas. Por ultimo la DSI es contraria a un gobierno mundial porque el unico gobierno mundial es el de Dios sobre todo el mundo y su gobierno alcanza tambien a la politica. La política tan sólo tiene un gobierno delegado de Dios como le dice Cristo a Pilatos: No tendrías ese poder sino te lo hubiera dado mi Padre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles