PUBLICIDAD

¿Sínodo del Amazonas o Concilio Vaticano III?

|

Para todos nosotros, los católicos, el panorama en la Santa Iglesia Católica, Apostólica Romana se está obscureciendo cada día más. La ofensiva de izquierda que se está preparando a través del Sínodo de los Obispos sobre la Amazonía presagia una verdadera revolución, no solo respecto a la forma de considerar a la Iglesia, sino con reflejos apocalípticos para todo el orden mundial.

Hace poco fue publicado el documento Instrumentum laboris, que define la pauta de este Sínodo. ¡Es realmente asustador! Más propiamente, podría llamarse el Documento Preparatorio del Vaticano III, ya que el Sínodo Pan-Amazónico está para el Vaticano II como éste está para el Concilio de Trento.

En otras palabras, la verdadera explosión de cambios pastorales y doctrinales provocada por el Concilio Vaticano II en la Iglesia se repetirá con el lanzamiento de la Iglesia del Amazonas, pero en un contexto muchísimo más grave y radical. La ya imposible hermenéutica de la continuidad pura y simplemente se evapora.

Para ayudar a comprender mejor lo que estoy diciendo, debemos retroceder al Pontificado anti-modernista de San Pío X, quien orientó su vida en el sentido de combatir el modernismo, una herejía que, según él, contenía en sí todas las herejías. Después de San Pío X comenzó a aflojarse el combate contra el modernismo, lo que más tarde dio lugar a la ascensión gradual de una doctrina que es el mismo modernismo revestido de apariencias hipócritas, el llamado progresismo.

Al mismo tiempo, un ablandamiento sentimental generado en las almas de los católicos les sustrajo su combatividad e inoculó un espíritu entreguista, concesivo y meloso, que se fue acentuando hasta el Concilio Vaticano II. Una vez suficientemente ablandados los católicos, fue posible lanzar las «novedades» del Vaticano II y, después, la creciente desfiguración del espíritu católico y de la correspondiente mentalidad. La Teología de la Liberación ganó impulso y la izquierda católica se hizo muy fuerte.

Una parte de los fieles se escandalizó con el progresismo y lo rechazó. En lugar de la espiritualidad católica tradicional, a estos les fue ofrecido un carismatismo oriundo de los protestantes pentecostales norteamericanos. Este cambio en la Iglesia escandalizó a muchos católicos débiles en la fe que, por falta de convicciones profundas, optaron por abandonarla a cambio de religiones protestantes.

Los pastores no han hecho nada de relevante para traer de vuelta a las ovejas, porque la postura ecuménica de la izquierda católica enseña que no es grave cambiar de religión. Es por eso que, desde el Concilio Vaticano II hasta hoy, vemos que el rebaño católico brasileño se redujo del 97% a poco más del 50%, ante la indiferencia de gran parte de los pastores. Incluso hay una prohibición de hacer «proselitismo», es decir, apostolado para recuperarlos.

Al mismo tiempo, una inmensa parte del Clero se ha ido desfigurando cada vez más, perdiendo su sacralidad, repetabilidad y santidad, y mostrándose cada vez más amigos de los antiguos lobos que diezmaron la manada. Las noticias de los escándalos morales más graves cometidos por una gran cantidad de clérigos llenan los periódicos de muchos países, lo que deja a las ovejas aún más perplejas.

Con profunda tristeza, vemos al actual Pontificado impregnado de cosas inusitadas, de continuas actitudes francamente desconcertantes y, a menudo, emitiendo declaraciones contrarias a la doctrina tradicional, sembrando en las almas una duda generalizada sobre lo que es propiamente la Iglesia Católica, cuáles son sus principios verdaderos e inmutables e imponiendo las preguntas: ¿Qué es lo correcto? ¿Que es lo que está equivocado?

Y es precisamente en medio de este caos religioso que es convocado un Sínodo que lanzará prácticamente una nueva iglesia, totalmente adaptada a la vida tribal de los indios, pero que será una nueva fase que se aplicará, como anuncian sus responsables, a la Iglesia en todo el mundo. Es el anuncio de una revolución profunda, que destruirá totalmente la idea verdadera de la Iglesia en la mayoría de los católicos, sumergiéndolos en una crisis de Fe nunca antes vista.

Si este plan tiene éxito, los católicos que adhieran a él cambiarán de religión y el inmenso rebaño de Nuestro Señor Jesucristo se reducirá a una minoría. Esta minoría probablemente tendrá mucho que sufrir. Pero será sustentada por la promesa de Nuestro Señor de que las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia, y vencerá con Él en el Triunfo del Inmaculado Corazón de María prometido por Nuestra Señora en Fátima.

Marcos Luiz Garcia, publicado en el portal del Instituto Plinio Correa de Oliveira, www.ipco.org.br, 23-7-2019

PUBLICIDAD

24 comentarios en “¿Sínodo del Amazonas o Concilio Vaticano III?
  1. Estos avionados ya están hablando de Vaticano III cuando el Vaticano I está pendiente de conclusión. Un verdadero concilio ecuménico es dogmático y se reune para definir dogmas, para aclarar el magisterio y para condenar con anatemas en sus cánones posibles malinterpretaciones, y estos cánones son dogmas de fe para siempre.
    El vaticano II , lo primero es que todavía no se sabe el motivo por el que se reunieron, no tiene cánones con anatemas de excomunión, no define nada y no aclara nada, sino todo lo contrario, con ambiguedades dice una cosa y la contraria y establece errores doctrinales que no proceden de la Tradición sino de la mente calenturienta de Rahner y sus amigos y que ya están condenados tanto ellos como lo que dicen.
    Pues que siga el circo. Es todo ilegal y suceptible de ser abolido en el futuro.

  2. Por ejemplo, en Dei Verbun 8 se establece claramente el libre examen de Lutero a partir de un concepto herético de Tradición, pero lo pretenden corregir sin corregirlo en el punto 9 para que no se note diciendo cosas muy católicas. La cosa es que contradice al dogmático Vaticano I cuando establece lo que es la Tradición, es decir, Lefebvre tenía el concepto católico de Tradición y Pablo VI un concepto herético, que es el mismo que tienen los católicos en general. Los santos no están para confundir a la gente.

  3. Quizá parezca un tanto presuntuoso o resabiado, no sé, pero a estas alturas de mi vida, todas estas «cositas» de si modernismo, si progresismo, tradicionalismo, etc, etc la verdad es que me dan algo de risa y me da la impresión de que la Iglesia (y todas las Iglesias) tienen mucho de tinglado humano, cultural, ideológico, tanto los de un lado como los de otro. Yo lo veo así. Parece que la Iglesia es el centro de todo, y el centro de todo no es la Iglesia, sino el Reino de Dios.

    Los que hemos tenido un experiencia de encuentro personal con Cristo, sabemos qué es lo importante y fundamental, sabemos de quien nos hemos fiado y hacia donde vamos.
    Lo importante es ir preparando (y preparándonos) su segunda venida gloriosa. Lo demás es secundario y circunstancial.

    ¿No lo veis así?

        1. Así es. Carne de cañón para el Anticristo por venir. Mudarán sus emociones y mudará su fe.

          El tesoro que es el libro «Vida interior» comienza de esa manera, subrayando el cáncer actual que es el espiritualismo de las emociones.

          Benedicto XVI en sus dos encíclicas sobre el amor también lo subraya.

          Pero nada, no hay forma, legiones de católicos siguen predicando emocionalismos varios. Es por eso que Santa Teresa mandaba a la cocina a sus monjas, entre los pucheros. Cuando empezaban a tener sus «encuentros personales con Cristo».
          De eso va ese pasaje de la santa -ésta sí- verdadera mística.

    1. No. No lo veo así.
      Alberto, si se ha encontrado con Cristo, hará su voluntad.
      1Timoteo, 3:15
      «pero si tardo, para que sepas cómo hay que portarse en la casa de Dios, que es la Iglesia de Dios vivo, columna y fundamento de la verdad.»
      Lo repito: La IGLESIA DE DIOS VIVO ES COLUMNA Y FUNDAMENTO DE LA VERDAD.
      A la luz de la Palabra de Dios, no lo puedo ver igual que usted.

    2. Hermano, algún cura bobalicón, o grupo de oración, te ha metido el rollito ese trasnochado del «encuentro personal con Cristo». Es como una secta encubierta, que a todos van soltando lo mismo: «Yo ya he tenido mi encuentro personal con Cristo, y tú?».

      Ah sí, en una cafetería? Se te apareció acaso?

      Cualquier emocionalismo barato e del demonio o de Dios (gracias sensibles se llaman), no da más de sí.

      La gracia EXCEDE la Experiencia humana. Catecismo católico. Busca el numeral.

      Hasta el día del juicio, como todos, no tendrás ningún encuentro «personal» con Cristo. Lee los Evangelios y el Catecismo y déjate de grupitos de oración de mujeres sensibleras.

      1. Qué usted,no haya tenido un encuentro con Cristo Resucitado,no significa que otras personas,no lo tengan.Muchas conversiones,tienen como origen,un Encuentro con El Resucitado,San Pablo,sin ir más lejos,pero no solo el,hay multitud de testimonios,que atribuyen su conversión,precisamente a ese hecho.

  4. A ver si os enterais ya de que el pobre papa Francisco simplemente sigue el camino por el que lo han llevado los papas anteriores. ¿Pero dónde veis el problema? Dijo sor Lucia de Fatima que la última batalla del demonio sería la familia. Eso significa que ha habido anteriores batallas, por lo visto todas perdidas, pues si la batalla de la familia es la última que le queda al demonio es porque se han perdido todas las demás. La batalla de la Liturgia se perdió, la Batalla de la Sagrada Tradición se perdió, la batalla del magisterio que condena lo que hacen tambien se perdió. Ahora se acuerdan de q van perdiendo. Si no hubiesen capitulado en las otras batallas no habríamos llegado a esta.

  5. Creo que la mayoría de la gente católica, no se va a enterar de nada de lo que pase en el sinodo del Amazonia, como mucho algunos se enterarán del desastre de los alemanes.
    Ud. Uno, no parece que es creyente, puede que sepa algo de la historia de la iglesia, pero de lo que es la Fe, parece que poco. Muchos de nosotros hemos «heredado» la Fe de nuestros padres, es decir nos han enseñado las verdades de la religión católica, en el colegio, y a algunos tambien en casa. Pero a todo católico de «herencia», le llega un momento en su vida que acepta de corazon lo que le han enseñado, o lo rechaza. Por supuesto que hay muchas variedades de caminos, entre ellos está el que ha rechazado la Fe en su adolescencia o juventud pero vuelve a tener una llamada de Cristo, y entonces la acepta. Cuando se acepta, se encuentra a Cristo, y este encuentro te marca la vida.

  6. Los tiempos de Dios no son los nuestros.
    Una pregunta, La Pregunta, es cómo es que Dios permite esto.
    Porque la degradación Sodomítica Abusadora y AntiCatólica que padecemos es inefable.
    Leyendo el AT y la Historia de la Iglesia, vemos que la Historia de la Salvación es así. Corso e Ricorso.
    Los hombres somos infieles, Dios usa su Paciencia y en algún momento dá el Mazazo.

  7. A los Cardenales y Obispos, no darles ni un Euro ni la hora.
    Esta es la única y última línea defensiva de los Laicos.
    Y pensar un plan de resistencia y supervivencia Y Rezar. Pero sobre todo Pensar. Y luego Actuar.
    Dios actúa en forma ordinaria a través de las causas segundas, o sea nosotros. Cada uno.

  8. “Para todos nosotros, los católicos…” No llaméis católicos a unos extremistas que no hacen sino insultar al Papa. Los católicos somos los que estamos al lado de Francisco. Tiene gracia que “excomulguéis” a los demás y digáis que solo sois católicos vosotros
    “San Pío X, quien orientó su vida en el sentido de combatir el modernismo”. Me parece muy bien, pero el peor modernismo fue el del siglo V, que dio el cambiazo y sustituyo en gran parte al Evangelio por la filosofía griega y el derecho romano.
    “La Teología de la Liberación…” Pues si se condena a la Teología de la Liberación es que se es luterano y que se piensa que basta la fe para salvarse y que no hay que hacer obras de caridad y justicia; y que más justicia y caridad que liberara unos pueblos oprimidos.

    1. Oye Sota,
      Los que estan al lado de ese hombre son francisquistas, no son católicos.
      Seguidores de los Baales del Suglo XXI.
      Infieles a Dios

  9. En un Sínodo se puede decir todo lo que quieran, pero un Sínodo no es un Concilio y eso lo sabe el Papa y todos los demás. Así, que no hay que temer un Concilio Vaticano III porque para eso faltan muchísimos años.

  10. Yo no lo veo tan grave. Muchas veces se dice esa tontería de las lineas rojas y acaba no pasando nada. Ahora se dice que si el Sínodo de la Amazonía se sale con la suya estaremos en una nueva religión. Yo creo que el demonio es muy astuto y lo que plantea es una ruptura «poco a poco» ¿Donde está Otaviani que advertía de las graves rupturas del Novus Ordo con los cánones de Trento y las graves consecuencias espirituales? En ninguna parte ¿Porqué? Porque en el combate espiritual por la Fe, generalmente estamos solos y la virtud del heroísmo no es la más valorada, sino la obediencia y aquello de «en la obediencia no yerro» olvidando lo que dice Santo Tomás que a los superiores hay que obedecerlos «en todo cuanto no sea pecado», pero si superior me ordena ir contra la regla de mi orden, contra el catecismo, o directamente contra los 10 mandamientos lo envío directamente al infierno que es de donde procede.

  11. Normalmente, y lo he observado múltiples veces, es que cuando un cura rojo se hace cargo de la parroquia, se produce un lento descenso de asistencia a Misa hasta quedarse en cuadro. El muy hijo de Satanás, está convencido de que se han quedado los buenos y los malos nos hemos ido. Cuando en una parroquia el cargo recae sobre un cura apegado a la tradición católica de siempre, se observa un florecimiento. El que no cree no se va a impresionar al encontrarse a un cura que le dice que no pasa nada, que Dios lo considera su Hijo y que al final todos vamos al cielo. El que cree, rehuirá a ese sacerdote como si fuera (vete tú a saber si no es así) el mismísimo diablo.
    La Iglesia de un posible Vaticano III se va a quedar más vacía que mi monedero el día veinte de cada mes. Los tradicionalistas van a recoger a todos los católicos que huyen de una Iglesia en la que sus enemigos han tomado el poder.

  12. Así es. Carne de cañón para el Anticristo por venir. Mudarán sus emociones y mudará su fe.

    El tesoro que es el libro «Vida interior» comienza de esa manera, subrayando el cáncer actual que es el espiritualismo de las emociones.

    Benedicto XVI en sus dos encíclicas sobre el amor también lo subraya.

    Pero nada, no hay forma, legiones de católicos siguen predicando emocionalismos varios. Es por eso que Santa Teresa mandaba a la cocina a sus monjas, entre los pucheros. Cuando empezaban a tener sus «encuentros personales con Cristo».
    De eso va ese pasaje de la santa -ésta sí- verdadera mística.

    1. Menos mal que por lo menos no niega a Santa Teresa de Jesús,y que me dice de Santa Margarita María de Alacoque?,cuando le muestra su Corazón traspasado por la indiferencia de los hombres,y sobre todo de los sacerdotes.La monja le pregunta:porque a mí Señor,y Jesús le contesta porque no he encontrado un alma más indigna e indigente que la tuya.Bien esto no puede sino,que llenarnos de Esperanza,ya que nuestra indigencia e indignidad,no es motivo para alejarse de nosotros,antes bien,un acicate para nuestro Dios compasivo y misericordioso,que busca nuestra salvación,porque por ello entrego su vida,por nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles