PUBLICIDAD

Melina rompe su silencio: «No sabemos de qué se nos acusa»

|

«Nos han privado de nuestra cátedra sin ninguna posibilidad de defendernos, sin ni siquiera saber de qué se nos acusa»

El sacerdote Livio Melina fue presidente del Instituto Juan Pablo II hasta el año 2016, en una entrevista concedida a La Veritá y traducida al español por Religión Confidencial en la que analizan la situación del Instituto. Publicamos a continuación la entrevista:

Alguien ha escrito que en el Instituto Juan Pablo II, usted y otros colegas, ahora fuera del Instituto, centro que ha sido «reestructurado», se han dedicado a «corregir al Papa» sobre la exhortación Amoris laetitia. ¿Es esto cierto? 

-«El que habla así no parece conocer la diferencia entre dos palabras diferentes: «corregir» e «interpretar». Todo texto necesita ser interpretado, como nos ha enseñado de modo particular la filosofía contemporánea. Pero una interpretación que trata de ser fiel al texto, no es en ningún modo una corrección. Propio del trabajo teológico es precisamente esta interpretación, que en el caso del Magisterio tiene como clave una lectura en sintonía con el resto de los textos magisteriales.

Amoris Laetitia, se podría decir, no es un libro en sí mismo, sino un capítulo de un gran libro, un libro que contiene todos los textos del Magisterio. Los que piensan que la interpretación hecha por otro no es verdadera, deben ofrecer argumentos, y no acusarlos de hacer una «corrección», ya que en este caso el que acusa está absolutizando su propia interpretación, como si fuera la única lectura obvia del texto. Además, en el caso de Amoris Laetitia muchos han tomado el camino de interpretarlo como si «superara» o incluso «corrigiera» otros textos magisteriales, como Familiaris Consortio de san Juan Pablo II, el Catecismo de la Iglesia Católica o Sacramentum Caritatis de Benedicto XVI. Leen el capítulo y olvidan el libro donde se inserta el capítulo. Hablar de «ruptura» y «revolución» en el Magisterio no es lenguaje católico. En realidad, hay una gran libertad de interpretación de los textos, la única norma que no se puede saltar es la de respetar la «regla de la fe». En otras palabras, se le pide al intérprete que lea el texto en continuidad con el resto del Magisterio anterior.

Lo sabía bien el cardenal Newman, que determinó, como una de las notas de un verdadero desarrollo de la doctrina (distinto de una corrupción), precisamente el “efecto conservador sobre el pasado”. Algunos piensan que forzamos el texto de Amoris Laetitia para adaptarlo al resto del Magisterio. Pero los que así hablan ni siquiera se molestan en explicar cómo fuerzan ellos al resto del Magisterio pontificio para adaptarlo a su lectura particular de Amoris Laetitia. Ahí sí que se puede hablar de “corregir” los otros textos de los Papas».

En el panorama teológico contemporáneo se ha hablado mucho de libertad de reflexión teológica (ampliamente practicada en desacuerdo con la Humanae vitae y con Veritatis Splendor). ¿Qué ha sucedido en el caso del Instituto Juan Pablo II?

«Lo que se ha hecho en el Instituto con varios profesores es una condena sin juicio, a partir de las sospechas sembradas durante estos años por mucha gente. Hay una paradoja en todo esto. Algunos teólogos disidentes de la teología moral católica, que se oponían claramente al Magisterio, recibieron la prohibición de enseñar, pero esto ocurrió después de un juicio regular, en el que se les asignó un defensor y existía la posibilidad de responder a las acusaciones. Y aun así continuaron acusando a la Congregación para la Doctrina de la Fe de comportamiento injusto y abusivo.

Pero, ¿qué ha pasado con los profesores del Instituto Juan Pablo II? La acusación no es la de negar la doctrina católica, sino sólo la de no seguir una determinada interpretación del Magisterio del Papa Francisco. Pero, sobre todo, nos han privado de nuestra cátedra sin ninguna posibilidad de defendernos, sin ni siquiera saber de qué se nos acusa.El periódico italiano Avvenire, al hacer explícitas ayer estas acusaciones, ha tenido el mérito de subrayar las verdaderas razones de nuestro despido, que no nos habían sido comunicadas, y así ha desenmascarado la maniobra que se está llevando a cabo en el Instituto fundado por San Juan Pablo II.

Añado una cosa importante. Es esencial entender que con el Instituto Juan Pablo II no se trata de una lucha entre “wojtylianos” y “bergoglianos”, como algunos intentan hacer creer. Se trata, en realidad, de una lucha entre la defensa de la doctrina católica, incluyendo la del Papa Francisco, como la ha enseñado continuamente el magisterio, y una hermenéutica rupturista que quiere interpretar las palabras del Papa en oposición a sus predecesores.

Por eso la defensa del Instituto Juan Pablo II toca a todos, y el destino del Instituto es decisivo para la Iglesia. Si no se revocan las decisiones tomadas por Mons. Paglia, se está diciendo: «toda interpretación del Magisterio del Papa Francisco en continuidad con el Magisterio anterior es intolerable en la Iglesia». Pues quienes hacen esta interpretación pierden incluso el derecho a defenderse en un juicio, son simplemente expulsados, según una versión particular de esa «cultura del descarte», condenada con tanto vigor por el Papa Francisco».

El periodista Luciano Moia de Avvenire escribe que su error al «corregir al Papa» sería dar prioridad a la doctrina sobre la pastoral, mientras que, según este mismo periodista, el Evangelio diría lo contrario. ¿Qué opina usted?

«Es muy común hoy en día este enfoque, que separa a Cristo «Maestro» de Cristo «Pastor», como si hubiera dos Cristos. Pero la misericordia de Jesús y su cuidado pastoral pasaron a través de su doctrina, como dice el Evangelio de Marcos: «Se compadeció de ellos, porque eran como ovejas que no tienen pastor, y comenzó a enseñarles muchas cosas» (Mc 6,33-34). En este texto la misericordia, el pastor y la doctrina aparecen juntos. La doctrina de Jesús es la forma concreta que toma su misericordia y su cuidado pastoral hacia los hombres que, perdidos sin luz ni dirección, viven en las tinieblas. Pensar que quien ofrece luz es un hombre rígido es un gran error. Es precisamente cuando estamos en la oscuridad cuando no podemos movernos. Y es la luz la que, al permitirnos caminar, nos dinamiza y nos abre horizontes nuevos.

PUBLICIDAD

El Instituto Juan Pablo II ha mostrado cómo, a partir de una visión del hombre sobre la que se investiga en comunión, se pueden generar programas fructíferos para una auténtica atención pastoral. Pienso en lo que se ha hecho en Estados Unidos con las “parroquias amigas de la familia”, o en el congreso que organizamos sobre las situaciones de sufrimiento familiar y que titulamos: “óleo sobre las heridas”. En la tradición cultivada por el Instituto Juan Pablo II la relación doctrina-pastoral se estudia desde la perspectiva de la relación entre verdad y amor. La verdad contenida en la doctrina cristiana no es una verdad abstracta, sino la verdad del amor. Y el amor necesita de la verdad para no confundirse con una mera emoción y poder perdurar en el tiempo, como nos enseñó el Papa Francisco en Lumen Fidei. Hablar de la prioridad del cuidado pastoral sobre la doctrina, poniéndolas en contraste, es oponerse al magisterio que el Papa Francisco nos da en la primera de sus dos encíclicas, que son los documentos de mayor rango magisterial que ha escrito». 

Se repite con insistencia que el antiguo instituto y la pastoral que emanaba del Magisterio de Juan Pablo II (y, debo añadir, del primer presidente del Instituto, Carlo Caffarra), son estériles, fríos, alejados de las heridas del hombre. ¿Cómo están las cosas desde su punto de vista?

«Toda la visión de san Juan Pablo II viene de una extrema cercanía a la situación del hombre. Y esto significa, por supuesto, cercanía a sus heridas. Pero, sobre todo, significa cercanía a la experiencia más primordial del hombre, que no es la de estar herido, sino la de ser amado por Dios y hecho capaz de una respuesta de amor a Él y a los hermanos. Por eso san Juan Pablo II vio, antes que las heridas, la grandeza del hombre, que le es dada por la redención de Jesucristo. Y por eso podía hablar de que era necesario recobrar la «fe en el hombre». La batalla hoy no es entre los que ven las heridas y la fragilidad, por un lado, y los que sólo ven doctrinas frías, por otro. La batalla se da, más bien, entre los que sólo ven la fragilidad humana y, dada la impotencia del hombre para superarla por sí solo, tratan de justificarla, por un lado; y los que ven, junto a las heridas y más poderosa que ellas, la gran llamada de Dios al hombre y la capacidad del hombre para ser redimido por Dios y construir una vida grande y bella, la que Dios siempre ha querido para él.

La primera opción, viendo sólo las heridas insuperables, se contenta con tolerarlas: mide al hombre a partir de su debilidad y de su caída. La segunda opción, fijándose en la gran llamada de Dios, trata de hacer madurar al hombre para que, venciendo su fragilidad, sea capaz de una respuesta de amor. Los partidarios de la primera visión, al no entender la capacidad del Evangelio para regenerar al hombre, creen que los demás son rígidos, fríos, distantes. Les pasa lo que a aquellos que ven a la gente bailando, pero no oyen la música, y por eso piensan que esa gente está loca, que hace movimientos inútiles y sin sentido. Es decir, para comprender la lógica del verdadero trabajo pastoral, hay que percibir la música de la redención. De esto hablaba san Juan Pablo II en la última parte de la encíclica Veritatis splendor. En cambio la otra opción es en realidad antipastoral, pues trata de adaptar a la debilidad del hombre caído los mandamientos divinos, inscritos en su corazón por el Creador para expresar la llamada original al amor. Estamos ante una forma invertida de ese «pelagianismo moral» tan a menudo condenado por el Papa Francisco. Es una falta de fe en Dios, pero también en el hombre, porque renuncia a proponerle una conversión y no tiene confianza en la fuerza renovadora de la gracia». 

Según lo que algunos llaman el «nuevo paradigma» de la teología moral que surgiría de Amoris laetitia, se trataría hoy de abrirse al llamado «bien posible». Para que los lectores entiendan de qué se trata, ¿podría dar un ejemplo concreto?

«Tomo el ejemplo utilizado por el profesor Maurizio Chiodi hace unos días, en una entrevista con Luciano Moia en Avvenire. Allí se dice que la vida en una pareja homosexual podría ser un posible bien para una persona en ciertas circunstancias. La doctrina de la Iglesia enseña, en cambio, que es un mal, algo que daña al que lo hace y le va inclinando cada vez más al mal. No se trata de un contraste entre dos visiones, una de las cuales sería pastoral, y la otra doctrinal. Más bien, son dos diagnósticos de una situación, dos diagnósticos que se abren a terapias muy diferentes. Según el primer diagnóstico, se podría decir que esta persona, al realizar actos homosexuales, vive según la voluntad de Dios, que no nos pide más de lo que podemos. Los actos que lleva a cabo serían humanizantes, incluso conducirían al Evangelio, aunque en algún momento la persona habría de entender que no son actos perfectos, y que hay un camino mejor.

La doctrina católica, por el contrario, al enseñar que estos son actos intrínsecamente malos, propone un diagnóstico diferente y por tanto una terapia diferente. Un acto homosexual, como todo acto sexual fuera del matrimonio, no es ordenable a Dios, y por lo tanto no conduce al bien de la persona. El médico y pastor que, en Jesús, conoce el corazón del hombre, dice: cada vez que realizas este acto, estás dañando el amor, estás dañando tu humanidad y la humanidad de la otra persona. Y al mismo tiempo añade: pero en ti resuena siempre la llamada al amor verdadero, tú puedes seguir este amor, y la Iglesia está aquí para acompañarte en este camino de conversión, que te pide que dejes el mal y abraces el bien. Para esto es necesario que abandones los falsos amores, que son en realidad una adoración de ti mismos. Y en este trabajo cuentas con la fuerza que viene de la redención que ha traído Cristo Jesús.

Permítaseme recordar a este respecto un pasaje de Veritatis Splendor, 103. Se trata aquí del “bien posible”, ya que san Juan Pablo II se pregunta: «Pero, ¿cuáles son las posibilidades concretas del hombre? ¿Y de qué hombre se habla? ¿Del hombre dominado por la concupiscencia, o del redimido por Cristo? Porque se trata de esto: de la realidad de la redención de Cristo. ¡Cristo nos ha redimido! Esto significa que él nos ha dado la posibilidad de realizar toda la verdad de nuestro ser; ha liberado nuestra libertad del dominio de la concupiscencia». 

Publicada en La Veritá y traducida por Religión Confidencial.

69 comentarios en “Melina rompe su silencio: «No sabemos de qué se nos acusa»
    1. Aclaremos un poco, la palabra SACERDOTE, no significa, como pensó San Isidoro, «el que da lo sagrado», sino EL QUE HACE, COLOCA, PONE LO SAGRADO, EL QUE ESTA EN LO SAGRADO.
      Por consiguiente, el sacerdote tiene un carácter sagrado y es más que un solo trabajador.
      Saludos

      1. «Reyes» no, pero «sacerdotes» sí: Apocalipsis 1.6; 5.10 en el centro de la cuestión

        Esto nos quiere decir que el sacerdote sera un trabajador mas pero nada de reyes,o cosas que pongan al sacerdote en un privilegio
        ademas necesitamos sacerdotes que sean buenos trabajadores al servicio de Dios

        1. Qué chorradas , solo un sacerdote imparte sacramentos fundamentales a los bautizados en la iglesia Católica. Nos permite exceder a la Gracia, que tontería es esa de trabajador todo el mundo trabaja menos los vagos.

      2. Sic sacrificium istud instituit cuius officium commmitti voluit solis presbyteris quibus sic congruit ut sumant et dent ceteris.

        Sacramentum Ordinis: Signaculum potestatis et gratiae quo spiritualis potestas confertur ordinato

    2. En la Iglesia de Francisco, todo clérigo o religioso que no adula e idolatra es –como se dice en ‘Fresas Salvajes’ de Bergman– «culpable de culpabilidad».

  1. Pues más les hubiera valido ser valientes y corregir a Francisco; porque bien claro dejó que la interpretación correcta es la que le escribieron los obispos argentinos. A ver si ahora va a haber que tener a éste por encima del mismo san Pedro, que tuvo que ser corregido por el apóstol Pablo. Tampoco san Atanasio se quedó callado cuando fue menester hablar, pese a quedarse casi solo en su denuncia y ser «misericordiado».

      1. Yo no le conozco y es evidente que lo sabe. También es prudente, en el mejor sentido de la palabra. Y astuto, en el sentido evangélico del término. Pero no le sirve de nada. Como él dice, le han sentenciado sin poder defenderse.

  2. Me parece magistral todo cuanto enfoca el Padre Livio Melina. Un auténtico alivio para el alma poder leer sus expresiones precisas y certeras sobre realidades que gracias al «nuevo paradigma» con frecuencia quedan oscurecidas y generan confusión. Algo que, desde luego, por sí mismo es fruto malo.
    Ha dado en la diana, Melina, con elegancia, caridad y verdad. Me ha encantado y doy gracias a Dios por personas tan válidas para la transmisión de la fe como este sacerdote y tantos otros que tienen el corazón y el entendimiento muy bien amueblados.
    Lástima que los que toman decisiones vinculantes, en este papado, no les llegan a la suela del zapato, además de ser claros instrumentos del maligno, con ó sin conscientes de ello.
    Oremos, confiemos y avancemos hacia Cristo. Siempre.

    1. Sabemos que el Demonio tiene un objetivo y una misión en la Iglesia: Destruir la unidad de la misma, y para esto se vale de personas, sean mujeres u hombres.
      Como dice el Maestro: “HERIRÉ al pastor, y las ovejas se dispersaran”.
      Normalmente los periodistas (muchos de ellos) carecen de una formación teológica, desconocen completamente la Historia de la Iglesia. Por supuesto que no están obligados a hacerlo ya que su misión es SOLO informar la “verdad”.
      Por ejemplo, aquí en una radio de mucha audiencia, el conductor de un programa dijo que Pedro era el FUNDADOR de la Iglesia.

      En esta entrevista he encontrado algunas frases que me parecen muy característica del chisme”:
      1.”alguien ha escrito”. No sabemos quién.
      2.- “se ha hablado”. Tampoco sabemos quién.
      .- “el periodista tal escribe”. Dije que carecen de formación teológica.
      4.- “se repite”. ¿Quién o quiénes repiten?.
      5.- “según los que algunos llaman”. ¿Quiénes son estos algunos?.
      Hay que tener cuidado al momento de leer.
      Saludos

    2. Melina, me parece que exageras tu comentario. Existe un solo Magisterio, como también existe el «magisterio de los teólogos». Desconozco totalmente el problema, pero me someto al Magisterio que ha tomado esta actitud por algún motivo.
      He leído a cientos «teólogos» (contestatarios o disidentes) que han sido apartados de sus enseñanzas porque el Magisterio ha considerado que sus enseñanzas no se compaginan con lo que enseña la Iglesia. Estos señores al cual aludo, podrían ser los mejores teólogos del mundo, pero no son CATOLICOS.
      Decían los Padres de la Iglesia: «El que obedece no se equivoca».

      1. Perdone Luis Alberto, puede citar un solo Padre e la Iglesia que diga eso? Porque Santo Tomás en la Suma de Teología II.II q. 104 a.5 dice explícitamente que no se debe obedecer a los superiores en todo. Ay, cuanto daño ha hecho el virus jesuitico de la obediencia ciega…

        1. Una de las paradojas de san Francisco, y no de las menores, consiste en haber sabido compaginar una asombrosa libertad personal con una auténtica obediencia a la Iglesia católica. Su agudo sentido del misterio de la Encarnación y el realismo sacramental de su fe lo liberaron de las desviaciones ideológicas y sectarias de su época. Para los cristianos de ayer y de hoy, siempre tentados de reducir la dimensión profética de su fe en provecho de una sumisión ciega a las estructuras, o de rechazar la institución eclesiástica en nombre de una mayor fidelidad al Evangelio, Francisco aparece como un luminoso ejemplo de equilibrio.

        2. “Y si aquella desobedeció (Eva) a Dios, ésta (María) aceptó OBEDECER a Dios.” (San Ireneo).
          ¿Se equivocó María?
          “Si Jesús, el Hijo de Dios, obedeció a José y a María, ¿no OBEDECERÉ yo al obispo, que ha sido constituido por Dios padre para mí.” (Orígenes)
          “El adorno y el collar de la cerviz de la Iglesia es la OBEDIENCIA a Cristo. (Orígenes).
          Por consiguiente, nadie se equivocó porque todos obedecieron.
          Saludos hermano.

        3. Perdone UNO QUE PASA, pero no dice así como tú escribes.
          Dice el angélico: “OBJECIONES por las que parece que los súbditos están obligados a obedecer a sus superiores en TODO.”
          El artículo 5,3 dice textualmente: “los religiosos prometen por igual en la profesión castidad, pobreza y obediencia. Luego también en todo está obligado a obedecer. Ahora si los preceptos van contra Dios, no se les debe obedecer en todo”.
          Cuando el mandato proviene directamente de Dios, desaparecen todas las excusas para no obedecer.
          No olvidemos que para Lutero, ningún hombre debería obedecer a otro como condición indispensable para lograr de una vez la independencia completa respecto de toda autoridad y de toda ley humana.
          Saludos

      2. Luis Alberto, entre los santos de «La Cristiada», hubo soldados que no quisieron obedecer la órden de matar a los sacerdotes, ellos también fueron fusilados por otros de su pelotón, se hicieron santos por no obedecer. Eso es algo que parece complicado, uno obedece mientras la orden no vaya contra El Amor.

        1. Spes, es mejor obedecer a Dios antes que a los hombres. Yo no podría obedecer a un ladrón o a un asesino.
          En las Actas de los Mártires (Daniel Ruiz Bueno) podemos leer el martirio de miles de cristianos que dieron su vida por no obedecer al César.
          Otra cosa es que el Papa declare como dogma de fe que 2X2 es 5. Evidentemente que no le obedecería. Pero este no es el caso de nuestro comentario.
          Saludos

          1. ¿Que no es el caso de nuestro comentario,? 🤔, yo creí que se hablaba de obedecer ciegamente, o cuestionar la órden recibida dudando de que fuera agradable a Dios..
            No di la opinión de cómo se desprenden los panes del molde. 🤷‍♀️

  3. Bien, que se cuide infocat… Porque se ha dedicado un año entero más o menos a hacer coincidir Amoris con lo que debería ser, incluso Contra la específica intención de su autor.
    Absurdo. Por estas contradicciones doctrinales patentes desde 1965, es que se les derrumba el viejo chiringuito romano. Ahora se dan por enterados de que la vieja moral no es apta para derribar muros y construir puentes.
    Se derrumba. Todo.

  4. En estas respuestas podemos encontrar las bases firmes de la Verdad; lo que es, es; lo que no es, no pude ser. Cuando me pregunto sobre el, por qué no lo entienden los sujetos de la teología de rodillas… solo encuentro una respuesta: porque la claridad molesta a la sombra, a la oscuridad.

  5. Y para éso se le nombró Santo?
    Para hacer con sus escritos una hoguera? ¿Para borrar las huellas de su paso sobre la tierra? ¿Para éso se hizo la hermosa ceremonia de canonización, a la que asistieron miles de personas, creyentes y no, jefes de gobierno, Iglesia, laicos, y todos vimos sobre su ataúd, las paginas del Santo Evangelio,, cómo el viento fuerte, sin tumbar el libro, solo cambiaba las hojas, como si una mano lo hiciera. ! El Evangelio al que le fue fiel el Santo Padre Juan Pablo II.!
    Si esto se hace con lo que a él hizo para gloria de Dios, ¿para que los papas hacen encíclicas? Y si la vida pasa factura, todo lo escrito ahora, terminará igual,,,, en la hoguera

    1. Para eso canonizó Francisco a San Juan Pablo II de Asís, porque para Francisco no rige el principio de no contradicción.
      Como San Juan Pablo II de Asís beatificó en 2000 a Pío IX, el Papa del Syllabus, al mismo tiempo que no paraba de exaltar la libertad religiosa y la separación entre Iglesia y Estado condenadas en el Syllabus y en siglo y medio de magisterio antiliberal.
      Porque en la Iglesia hace más de cincuenta años que dejó de regir el principio de no contradicción.

      1. Urbel ¿Porqué dices San Juan Pablo II de Asís, ? Hay otro que está empeñado en decir Papa Francisco 1º, cuando lo de primero nunca ha sido cierto. Cómo decir algo si empezando por el nombre ya está mal.?

        1. Porque los actos escandalosos de Asís en 1986, y los que le siguieron del mismo tipo, fueron sin duda momentos principales y muy significativos de su pontificado y merecen acompañar su nombre para siempre. El espíritu de Asís es casi tan célebre como el espíritu del Concilio.

          1. Bueno, si se supone que según tú cometió una ofensa, está bien, si se ganó lo «de Asís», como otro San Francisco, a causa de esa «ofensa». Entonces,! Viva la ofensa!, 😁. No creo que le moleste.

  6. Se os acusa del peor pecado que podéis cometer: ser católicos. ¿ Os parece poco ? El nuevo paradigma, más viejo que el pecado, acepta todo, menos el catolicismo. Todo lo que huele a católico hay que perseguirlo y acabar con ello.

    1. Entonces ¿ para qué la Amoris Laetitia ? ¿ para decir lo mismo que la Familiaris Consortio y su exigencia neta de vivir como hermanos para acceder a la comunión? Los profesores del Instituto Juan Pablo II han pretendido lo imposible: interpretar la Amoris en continuidad con el magisterio. Por eso han sido expulsados, pues Francisco, el nuevo paradigma, más viejo que el pecado, pretende descaradamente lo contrario, aunque no se enteren tantos, que sea el magisterio el que se interprete conforme a la calamitosa Amoris. Estos profesores pensaban, in genuamente, que una interpretación conforme al magisterio les salvaría de la quema. No ha sido así. Francisco quiere o conmigo o contra mí. Tenían que haberse decantado por la segunda postura, pues el primero que no está con el papa es el mismo Francisco.

  7. Va más allá de eso, estimados. Vuestra Iglesia está sujeta al devenir histórico y ahora comprendéis hasta qué punto os la han cambiado. Pero no es una potencia demoníaca la que logra esto. Es un simple asunto de cooptacion del poder eclesial desde dentro y luego desde la cúspide. Y los purpurados se sientan a dormitar en los sinodos y nada, ni el cielo ni el infierno, les importa o les mueve un pelo. Esa gente ha dejado de creer si es que creyó alguna vez. Sopa, techo, sueldo… Es su trinidad de elección.

    1. Decir la verdad de lo que pasa no es criticar. Demasiada gente esconde la cabeza debajo el ala, para ocultadar la apóstasia de gran parte de los clerigos.

    2. Otra razón para no dar crédito al negocio de las interminables pseudoapariciones de Medjugorje o como se escriba.
      ¿Hablar mal de la Iglesia? No, hablar mal de los hombres de Iglesia que llevan más de cincuenta años mitigando y hasta negando la fe católica y trabajando por su demolición.

  8. ¿Pero acaso no ha sido el propio Francisco quien ha dicho que la interpretación correcta es la hecha por los obispos argentinos en la carta que le enviaron? Aquí ya no valen interpretaciones sino correcciones. Les está bien empleado por no tener la valentía de hacerlo.

  9. La brillantez del Padre Melina me hace presuponer que sabe perfectamente cual es la mano que mece la cuna desde el Concilio Vaticano II
    El padre Melina hace una pregunta retórica a sabiendas que no se «desvelará al durmiente del Arco Real»
    Por estos sacerdotes, que en las duras batallas contra Jesucristo, vencido el ejército, parte del cual es delator y parte se bate en retirada, enlarbolan sólos, en la más absoluta soledad, la enseña del Señor a pesar de los embites del «ENEMIGO» que se transmuta tras distintos disfraces, sotana y tiaras papales incluídas.

  10. Muy bien contestada la entrevista, dentro de lo que se puede contestar, porque Amoris laeticia rompio, con el nombre de excepción, pero rompio, y esto no se puede coser al antiguo magisterio, como no se puede coser al evangelio, por esos los que se alegran con el roto, no quieren ni que Melina ni nadie trate de unirlo. Quieren ruptura, ya lo han dicho: concilio vaticano II es el principio, el pasado no importa.
    Nuevo paradigma que para ellos significa otra Iglesia. Ya está la apostasía, esperemos acontecimientos.

  11. A Francisco lo único que le puede parar los pies es una CORRECCIÓN FORMAL en regla, pero los cardenales que la habían prometido se han echado atrás ante el riesgo de un cisma, siendo así que lo que estamos viviendo es un cisma de hecho, con la diferencia que los heterodoxos no se quieren ir y hasta quieren aparcar y expulsar a los ortodoxos. No hay más remedio que resistir.

  12. A Francisco lo único que le puede parar los pies es una CORRECCIÓN FORMAL en regla, pero los cardenales que la habían prometido se han echado atrás ante el riesgo de un cis-ma, siendo así que lo que estamos viviendo es un cis-ma de hecho, con la diferencia de que los heterodoxos no se quieren ir y hasta quieren aparcar y expulsar a los ortodoxos. No hay más remedio que resistir.

  13. El papa es el jefe y cuando al jefe no le gusta como desempeña el trabajo un empleado lo cambia por otro, eso ocurre todos los días en todas partes desde hace milenios y no se publica en un blog.

    1. José: pero en esta «empresa» nos estamos jugando todos no un salario, sino la vida eterna. Si el «jefe» cambia buenos «empleados» por otros que apoyen sus errores y lleven a la «empresa» a la ruina, y lleven a los que de ella dependen a la confusión y quizás a la perdición, no es malo una reprensión al «jefe». Dice el Señor Dios (con D mayúscula, José): «Mi pleito es sólo contra ti, sacerdote. Perece mi pueblo por falta de conocimiento. Y ya que tú has rechazado el conocimiento, yo te rechazaré de mi sacerdocio» (Oseas 4,6)

    2. «cuando al jefe no le gusta como desempeña el trabajo un empleado lo cambia por otro»

      Tantas chuminadas durante décadas, y resulta que los progres sólo creen en esto. Ordeno y mando, cuando el que manda es de los suyos, claro está. Por si a algún despistado le quedan dudas.

    3. De acuerdo, José.
      Pero tú… ¿Qué piensas del meollo de la cuestión? ¿Piensas que Melina está enseñando algo equivocado o prefieres no pensar?

      1. En realidad me da pena, porque soy favorable al matrimonio gay pero soy contrario al aborto y obviamente es mas importante el tema del aborto que el del matrimonio gay, en realidad el matrimonio no es ni siquiera la cuestión, bastaría que la sociedad aceptase la homosexualidad, el matrimonio entonces sería secundario, me da pena que ambas cosas avancen de la mano, querría que la sociedad aceptase a los homosexuales y no asesinara niños. Por otro lado es cierto que el papa es autoritario pero también es cierto que cuando los papas eran conservadores lo aceptabais y que las dos facciones juegan sucio y que un papa conservador mo aceptaría nunca la homosexualidad así que hay que apoyar a este papa aunque no me guste su forma de ser

    4. De acuerdo, el Papa es el jefe quien no tuvo mas remedio que ceder el ejercicio activo del Papado a un usurpador. Aunque no es una buena imagen usar la imagen de Jefe para el Vicario de Cristo.

      En cuanto a Bergo.glio:

      San Cipriano (200-258)

      “Adherirse a un falso obispo de Roma
      es estar fuera de la comunión con la Iglesia ”.

      Por eso los católicos, seguimos al Papa de verdad, que está orando por nosotros y la Igleisa Catóiica en Mater Ecclesiae.

  14. «Melina rompe su silencio: «No sabemos de qué se nos acusa»»
    De ser católicos de la Iglesia de Jesús Cristo y vuestra SALVACIÓN estará condicionada en el siguiente elegido papa, si Francisco continúa con SU DESCENDIENTE.

  15. Se os acusa, en resumen, de estar con Jesucristo y su santa Iglesia Católica y no con Francisco y su nuevo paradigma de apostasía, que no pintan nada en la Iglesia, pues son anti católicos.

  16. El Profesor Melina es un intelectual católico de primer orden, peeeeeero hay profesores que critican al Papa Francisco en el Instituto Juan Pablo II. En Roma y en España. Deben creer que ellos tienen más formación que el Papa. Pero eso no está bien. Es deslealtad y falta de amor a la Iglesia.

    No se debe permitir que la doctrina del Papa Juan Pablo II caiga en el olvido, pero tampoco es correcto que un Instituto Pontificio corrija al Papa, ni lo es que una orden religiosa española se adueñe del Instituto y considere el magisterio de Juan Pablo II patrimonio suyo.

    Es una buena noticia que se haya intervenido el Instituto. Debemos estar siempre con Pedro, pase lo que pase.

    1. Que no te enteras contreras. Tu papolatría te ciega. Hay que estar con Francisco en la medida en que Francisco está con el papa, con el magisterio perenne, o sea: casi nunca.

  17. A los lefe-bergo.glianos, ya que siguen las estupideces mayúsculas que intentan justificar el desastre del bergogliato, dando luz verde a lo que diga y haga llámame Jorge, bobadas que no resisten un minuto de análisis y proferidas por su mayor teólogo, el masón John Salza, les recomiendo que lean:

    CUM EX APOSTOLATUS OFFICIO PABLO IV Bula Acerca del peligro de autoridades heréticas

  18. En cuanto a los bergo.glianos de estricta observancia, tienen en claro el papel del falso Papa. Un ejemplo de ello ocurrió en una entrevista concedida en su casa de Petrópolis (Rio de Janeiro) a Astrid Prange, de la Deutsche Welle, donde el heré.tico Leonardo Boff dijo con relación a Bergo.glio:

    “Este es el Papa de la RUPTURA, la palabra que más temían Benedicto XVI y Juan Pablo II, conocidos por su conservadurismo. «Ellos creían que la Iglesia debía tener continuidad, por lo que el Concilio Vaticano II no podía significar una ruptura con el primero. Pero AHORA HAY una RUPTURA……»

    Es sencillo, los bergo.glianos son conscientes del quiebre, de la fractura con la doctrina católica y la aplauden, se regocijan en ello. En eso que San Vicente de Lerins nos asegura que es prueba de here.jía -separse de la doctrina- o de catolicidad -sostener y desarrollar lo siempre creído en todo tiempo y lugar- por la Iglesia Católica.

    1. Solodoctrina, pero le vas a creer lo que dice el ex padre hoy casado Leonardo Boff por lo que dice. Habría que ser muy ingenuo dar crédito a una persona que no es «católico».
      No olvides que la gran astucia del demonio es hacernos creer que no existe.
      Saludos

      1. Pues esa persona no católica ha sido rehabilitada por tu amigo Fran para callarte la boca, pero, aun así, no te acabas de convencer de la cruda realidad. Ya se ve que la papolatría es una enfermedad incurable.

  19. Llevamos mas de 5 decadas haciendo, a la vista o a escondidas todo lo que a los progres les da la gana. Ahora por ley se puede abortar, divorciar a toda velocidad, fornicar a derecha y a izquierda, vivir en concubinato, comulgar cuando te de la gana, diciendo o no que estas en pecado mortal publico, enviciar a los ninos, pronto la zoofilia sera legal, la pedofilia idem de lienzo, la eutanasia. Y ya no digamos el grave problema de la objecion de conciencia para los medicos, curas tradicionales, abogados, psiquiatras etc. Nos han puesto un bozal. Pronto tendremos que dar a los ninos para que los formen en las camas de los XXXXXXX . Nos pondran multas faraonicas si pensamos como estoy escribiendo. Se nos metera en la carcel. El delito de opinion ya le tenemos en la calle escracheando al que dice que no le gustan las lentejas cuando al lobby de las lentejas te las quiere poner hasta en la sopa. QUE MAS QUIEREN? quieren hundir a la Ilesia de Jesucristo y para eso hay que enborregar a los

  20. Ahh que melodramático, no le han prohibido enseñar, no le han censurado, simplemente no le renovaron su permanencia en ese instituto, seguramente en otro lado lo acogerán, que no se victimice. Ni siquiera los teólogos que fueron censurados, o los obispos que eran jubilados durante el Pontificado de Juan Pablo II y Ratzinger, hacían tanto escándalo, y eso que ellos sí que eran amonestados, y los primeros se les prohibía ejercer cátedra.

  21. No se puede enseñar lo que nuestro señor Jesucristo enseñó como malo ahora como algo tolerable o bueno, realmente la secta que entró en el Vaticano desde el principio del siglo XX, ya tiene controlado más del 70% de Los Altos cargos de dirección en el Vaticano, ahora solo les falta aplicar lo que dice las escrituras:”Heriré al pastor y las ovejas se dispersarán”.A orar para que Dios los expulse de la iglesia y se retiren para formar su propia secta , para que se distinga con claridad la cizaña del trigo y el señor Jesucristo los he heche al fuego .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles