PUBLICIDAD

Convierten la Catedral de Rochester en un minigolf

|

Católicos ingleses han mostrado su indignación ante el hecho de las autoridades anglicanas hayan convertido la Catedral de Rochester, la segunda más antigua de Inglaterra, robada a la Iglesia Católica durante la ‘Reforma’, en un minigolf.

“Peor están los anglicanos” es, desde hace tiempo, una oscura y errónea forma de consuelo para el católico entristecido por la crisis de apostasía que vive la Iglesia en Occidente. De hecho, si hay algún motivo para preocuparse en este sentido es que nuestros propios prelados parecen decididos a imitar lo que está llevando a esta denominación, la oficial en el Reino Unido, a su absoluta irrelevancia.

En este caso, por lo demás, hay razones adicionales para que un católico inglés se indigne especialmente, porque se trata de la misma catedral del obispo San Juan Fisher, uno de los escasos prelados que, ante el cisma auspiciado por Enrique VIII, se enfrentó al rey y murió mártir.

La Catedral de Rochester inauguró su ‘aventura educativa’ con minigolf en la planta el 27 de julio para dar a la gente “la oportunidad de aprender mientras practican una actividad lúdica, en lo que para muchos podría ser un edificio que nunca han visitado antes”, declaró Rachel Phillips, canóniga de Misión y Crecimiento (?) de ella catedral. El veterano periodista británico Damian Thompson, antiguo comentarista religioso de The Spectator y hasta hace poco redactor jefe del Catholic Herald, resumió el estado de ánimo de la Inglaterra católica en un comentario en la red social Twitter: “San Juan Fisher, Obispo de Rochester, fue a la muerte antes que ver cómo su catedral caía en manos de codiciosos iconoclastas. Sospecho que preferiría verla en ruinas antes de que viviera este destino».

20 comentarios en “Convierten la Catedral de Rochester en un minigolf
  1. Los anglicanos nos preceden en lo peor de lo peor, pero el nuevo/viejísimo paradigma sigue sus pasos y le va a superar en breve con sus amazonas.

  2. Hemos llegado al colmo de agradecer al ladròn que no nos quite la vida, me hace un mal, pero puedo contarlo.
    Asì decimos; Estàmos mal, pero otros estàn peor.
    Los negociantes, luchan contra viento y marea si tienen pèrdidas en sus negocios, y se logran recuperar a base de esfuerzo, y nosotros, los catòlicos, nos quedamos con los brazos colgando , viendo como se desarticula la Iglesia sin poder hacer nada.

  3. El padre Nicola Bux, es un liturgista italiano y amigo de Benedicto XVI, y concedió una entrevista a LaFedeQuotdiana.it (26 de julio).

    Bux enfatiza que Cristo respondió severamente a aquellos que quisieron darle el papel de mediador o juez en una disputa pecuniaria (sobre una herencia) (Mt 22,18).

    La politización del clero se ve agravada por el hecho de que el Papa Francisco es un seguidor de la Teología de la Liberación, explica Bux:»Por lo tanto, se cree que la Iglesia es más un sujeto social que el Cuerpo Místico y Espiritual, y esta confusión asimila a la Iglesia a una ONG».

    Explica que los políticos están a cargo de atender las necesidades de las personas y que la Iglesia puede hacer esto «solo de manera subsidiaria y caritativa» porque «la prioridad de los sacerdotes y obispos es la salvación de las almas».

  4. El anglicanismo, como el protestantismo, no podía llegar a otra cosa. Sus fundadores les dieron de principio un mal rumbo. No podían, por tanto llegar a buen puerto. Durante estos siglos han conservado cierta dignidad porque la Iglesia Católica, su enemiga, a la que han perseguido sin piedad, ha constituido para ellos, aunque no lo querrán admitir, un referente en todo. Así, han seguido manteniendo algunas formas exteriores e incluso cierta espiritualidad, porque no le han quitado el ojo de encima a lo que dijera el Papa, a lo que hicieran los católicos y sobre todo, han mantenido un tremendo respeto hacia los sacerdotes católicos.
    Por curioso que parezca, su declive se ha acelerado a partir sobre todo, del Concilio Vaticano II. Aunque ya anteriormente se habían producido hechos que no presagiaban nada bueno. Pero el mal ejemplo del desbarajuste posconciliar les ha empujado por el abismo del absurdo, de la estupidez, de la burla de lo sagrado. Como consecuencia, el abandono masivo.

  5. Espero que estos ya no disfruten de la presencia real del Señor en la Santa Eucaristía, de todo corazón lo deseo.
    No se pueden dar perlas, y en este caso el más grande tesoro cristiano que tenemos, a los cerdos.

  6. La foto es un poema. La Iglesia de Inglaterra tuvo miedo de ser católica; de sus obispos sólo uno -el santo Juan Fisher- se opuso a ser elemento decorativo del poder político, el rey Enrique VIII.

    Paralelamente, en la Iglesia Católica vivimos ahora el mismo proceso pero comandado internamente por el usurpador Bergo.glio: ser el último vagón del tren de la cultura de la muerte onu-sorista, el poder político mundialista triunfante en este tiempo.

    La Iglesia en el pasado subsitió por oponerse a la sociedad mundana circundante. El imperio romano cayó, la Iglesia no.

    Hoy, el bergo.glismo al degradar a la Iglesia Católica poniendola de perra faldera de la decadencia materialista presente, tendrá -excepto milagro- el mismo destino que Occidente, desaparecerá, dando pie a la pregunta de Jesucristo: cuando vuelva ¿habrá fe en la Tierra?

  7. La primera y gran profanación que sufrió fue cuando pasó a manos de los anglicanos. Me duele que hayan hecho eso porque ahí ha estado el Señor y porque en la Iglesia Católica sufrimos igualmente de esas primaveradas con el agravante de que en nuestros templos SI está el Señor.

      1. Sí… sí… sigan así, con sus insultos. No hacen más que dejar claro la razón que tengo… que no saben ustedes argumentar o rebatir lo que digo…

        No olviden confesarse este domingo, que insultar al prójimo es pecado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles