PUBLICIDAD

¿Qué hay detrás de la voladura del Instituto Juan Pablo II?

|

La espectacular purga ‘al amanecer’ del Instituto Juan Pablo II para la Familia, que apenas conserva de la concepción y estructura originales otra cosa que el nombre, es en sí misma una noticia preocupante, como de un inusual golpe de mano en el corazón mismo de la herencia del Papa polaco. Pero no pasaría de cacicada puntual y deplorable juego de poder si tenemos la prudencia de no combinarlo con todo lo demás, si tenemos la cautela de no unir los puntos y ver el asunto en el contexto de todo lo demás que estamos viendo en los últimos años.

La alarma surge entonces, y es tan preocupante que en vano esperamos una voz que nos aclare este ‘alineamiento planetario’ en una dirección ominosa para la Iglesia.

El Instituto era la herencia viva de Juan Pablo II, el modo de hacer llegar, no solo a los docentes, sino, por capilaridad, a las familias de todo el mundo, la visión católica del sexo, el matrimonio, la familia y la vida desarrollada teológicamente a lo largo de su largo pontificado. Es difícil encontrar un solo asunto, una sola temática que sea más central a la crisis que se vive no solo en la Iglesia, sino en incluso en la sociedad secular de Occidente.

La familia es el enemigo, y sobre ella soplan todos los huracanes ideológicos del pensamiento único y del poder, que tiene muy claro que ella, esa sociedad natural basada en el amor, es el principal bastión de resistencia contra toda tiranía, y que su destrucción nos convierte en indefensos átomos a merced del capricho de las élites. No es una teoría: es una obviedad medible desde cualquier criterio, desde la multiplicación de abortos hasta la caída en picado de la natalidad; desde la ideología de género y sus infinitas clasificaciones caprichosas hasta un feminismo destructor de cualquier sociedad medianamente cohesionada.

No era el objeto del Instituto luchar contra todo esto en la palestra pública, no directamente. Era, como institución católica, un medio de formación centrado en profundizar en el sentido cristiano de la familia, desde una perspectiva teológica y de fe. Pero es inescapable que, al menos como benéfico ‘efecto secundario’, podía ofrecer valiosísimas claves y remedios contra la crisis de la familia en Occidente en general.

Su voladura controlada y repentina no tiene explicación. Existe la idea de dar al instituto un carácter más sociológico que teológico, lo que explicaría la purga, pero la Iglesia no es una institución experta en sociología; no es ese su papel ni su misión.

Por lo demás, ‘casa’ demasiado bien con esa ‘dispensación’ tácita que abrió Amoris Laetitia y los tumultuosos sínodos precedentes, aún más, incluso, la voluntad de disuadir toda aclaración sobre lo que la exhortación parecía decir, decía claramente para muchos, no podía querer decir en absoluto para muchos otros. Sabemos que las dudas que suscitaba se tradujeron al latín, a las Dubia formales de cuatro cardenales, que el Papa ha ignorado hasta el momento olímpicamente, pese a tratarse de perplejidades muy serias, fundadas y respetuosamente expuestas.

Pero a estas alturas ya sabemos que Francisco no gusta de aclaraciones, no habiendo por medio rigideces pelagianas, vacilaciones sobre la conveniencia de la inmigración ilegal masiva o ‘negacionismo’ sobre el Cambio Climático, de suyo perverso. De hecho, dedicó toda una homilía en Santa Marta a explicar a los fieles que no debían esperar explicaciones, porque el propio Cristo había preferido dejar a oscuras a sus discípulos.

Buena o mala, esta pasividad, este animo de no aclarar ni pronunciarse, ha servido para que quienes llevan décadas, desde en interior de la Iglesia, presionando por un cambio radical en torno a la doctrina moral, y especialmente la referida a la familia y el sexo -somos una especie previsible, al fin-, aprovechen para vender su mercancía averiada sin que nadie los contradiga y, a menudo, presumiendo el respaldo de la nueva jerarquía.

Es el caso bien conocido de la Iglesia alemana, liderada por el cardenal Reinhard Marx, que ha anunciado que iniciará un ‘camino sinodal’ -eufemismo de hacer la guerra por su cuenta- para revisar todas estas cuestiones, con resultado presuntamente vinculantes. A este abierto desafío, Su Santidad ha respondido con una carta que es, incluso dentro de la confusión reinante, un prodigio de ambigüedad que les deja vía libre para hacer de su capa (pluvial) un sayo.

El delicado baile en torno a la espinosa cuestión de la homosexualidad -clara como el día en el catecismo y en la doctrina perenne- está también en el centro de esta peligrosa deriva. Ya el hecho de que la minicumbre ignorara por completo un dato tan estridente como el hecho de que en más de un 80% de los casos de abusos conocidos se trataba de relaciones homosexuales avala las sospechas de que también en este aspecto se pretende ‘suavizar’ la postura católica, al menos desde el punto de vista ‘pastoral’, que tan a menudo ha pasado a ser un modo indirecto de obviar la enseñanza inequívoca de la Iglesia.

Y aquí llegamos al golpe de mano de Paglia, que si obviando todo lo demás chirría como un tenedor arañando una pizarra, contando con ello nos lleva a temernos lo peor, no por especialmente cenizos, sino porque todo es deprimentemente claro.

PUBLICIDAD

26 comentarios en “¿Qué hay detrás de la voladura del Instituto Juan Pablo II?
  1. Si asociamos con las ceremonias de los indios amazonicos agregamos un detalle espeluznante: esos pobres paganos para mantenerel equilibrio demografico ENTIERRAN VIVOS a los niños discapacitados gemelos enfermos o simplemente no deseados. En internet abundan datos sobre estas creencias ecologicas amazonicas tan elogiadas por el Vaticano.

  2. ¿Qué hay detrás de la voladura del Instituto Juan Pablo II?: La mafia lavanda y sus cómplices comunistas, los enemigos de la familia natural.

  3. No prevalecerán!
    No nos vamos a quedar parados. En el católico de verdad hay un soldado de Cristo. Nuestra paciencia se está agotando. Defenderemos nuestra fe hasta la última gota de nuestra sangre.
    Viva Cristo Rey!

  4. Dentro de los ataques a la familia, D. Carlos, se le ha olvidado a usted citar el divorcio, que es una auténtica plaga y un destructor horrendo de matrimonios y familias. ¡Ay de quienes han traído todos estos males a España y al Occidente cristiano en general…! Respecto a lo que está sucediendo con el Instituto Juan Pablo II, en fin… Me parece absolutamente lamentable. Y mejor no digo más.

  5. SOLAMENTE CITARE AL HN° PABLO EN SU «EPÍSTOLA A LOS ROMANOS: 8, 28…»
    «Paz y Bien a Todo Ser Humano de Buena Voluntad»… (sic).
    Anthony López (Alias Boanerges).-

  6. Todo el trabajo , en el concejo para la familia ; del gran Cardenal López Trujillo , perdido ; afortunadamente parece que los alumnos han reaccionado .

  7. «Juan Pablo II te quiere todo el mundo» decíamos cuando el Santo Papa vino a España. Ahora deberíamos corear «Juan Pablo II, molestas a todo el mundo». Pero a la luz del Evangelio dice S. Lucas en 6,26 «¡ Ay cuando todos los hombres hablen bien de vosotros!, pues de ese modo trataban sus padres a los falsos profetas» y dice S. Juan en 15, 18-19 : «Si el mundo os odia, sabed que a mi me ha odiado antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero como no sois del mundo, porque yo al elegiros, os he sacado del mundo, por eso os odia el mundo.» Y es que Juan Pablo II , enormemente humilde como lo son todas las grandes personas, fue un gran teólogo cuyas ortodoxas enseñanzas eran comprendidas por todos y supo ver la auténtica amenaza que se cernía sobre la humanidad : La destrucción de la familia y de la vida . Para su defensa creó el Pontificio Instituto de la Familia y la Pontificia Academia para la Vida. La amenza persiste . Entonces ¿por qué se cambian?.

    1. La purga en el Instituto Juan Pablo II está desatando la ira de los purgados y de un buen grupo de alumnos. Hoy los tiempos han cambiado y no son muy eficaces las imposiciones por la fuerza. Los purgados no se quedarán callados y entraremos en una fase, otra más, de represaliados que seguirán muy vivos defendiendo sus posiciones. La permanencia del nombre del instituto queda como una ofensa a Juan Pablo II que lo pensó con unas finalidades muy claras y una orientación nitidamente católica. Como dicen los alumnos, para esto ya tenemos otros ámbitos de la sociedad que lo ofrecen y no necesitamos tanta purga.

  8. Es que el hombre ES MALO
    Y es fiel a su natura.

    Provea la biologia la solucion final.
    Porque los Cobardes siguen escupiedo para arriba y no hacen lo obvio.

    Despedir a Patan

  9. Documentación para entender ciertas actuaciones y noticias:
    La Masonería invisible. Ricardo de la Cierva.
    Masonería Religión y política. Padre Manuel Guerra Gómez.
    Los rituales secretos de la Masonería Anticristiana (Publicados por primera vez en España). Ricardo de la Cierva
    La infiltración.
    En el blo del Padre Manuel Guerra tienen excelentes artículos sobre el tema, porque es uno de los dos grandes expertos citados.
    Lo anunciaron los amos del mundo en su primer congreso sionista: Iremos poco a poco, como se suben los peldaños de una escalera………….
    A mi, no me viene nada de nuevo. Lleva su marca.

  10. Francisco no va contra Juan Pablo II, aunque también, va contra el magisterio perenne de la Iglesia. Va contra el matrimonio indisoluble, por medio de la comunión a los divorciados civilmente recasados. Va contra la familia, al ir aceptando modelos de familia que no tienen nada de modelo, sino de pecado y precariedad. Va contra los aspectos unitivo y procreador del acto conyugal, al ensalzar a Chiodi, el rey de la píldora, incluso abortiva. Va contra todo lo que sea católico, pues el Catolicismo le resulta insufrible, por eso lo persigue. Lo que está sucediendo con el Instituto no es sino un desarrollo previsible de la nefasta Amoris Laetitia, que tendrá que derogar » in totum » el próximo pontífice de verdad, pues el 303 eleva el pecado a rango de respuesta generosa a la voluntad divina, una bomba, en palabras de Seifert, que se carga toda la moral católica, al aceptar la moral de situación, reiteradamente condenada por el magisterio perenne.

  11. Recomiendo la lectura del Blog del Padre Manuel Guerra Gómez: El paradigma cristiano desplazado por el masónico.
    Todo bajo la hoja de ruta. Todo «pasito a pasito, como se suben los peldaños de una escalera».
    No se puede combatir a un enemigo si no se le conoce.
    Tenemos en este digital de infovaticana a uno de los dos grandes expertos en judeo-masonería (Padre Manuel Guerra Gómez) que es el origen real del problema y que este sacerdote domina a la perfección.

  12. Ahora resulta que todos los pontificados desde Pio XII hacia atrás sí que se pueden desmontar en todo lo que les ha dado la gana, pero el de Juan pablo II ni tocarlo. La verdad evoluciona excepto en materia de dogma y moral por que lo digan ellos. Menudo tinglado que han montado.

  13. Excelente síntesis del actual estado de «confusión» y de sabotaje a la doctrina cristiana por parte de sus más altas autoridades, que en vez de ser pastores de Cristo actúan como operadores de las oligarquías financieras mundiales o directamente han cambiado su devoción a San Ignacio de Loyola por su adhesión a George Soros, prostituyendo la misión a la que los ha llamado Cristo para tornarla insulsa y anodina. Pero de Dios nadie se burla, tarde o temprano el Buen Topoderoso va a poner las cosas en su lugar, sólo necesita que no decaigamos en nuestra fe y en nuestro diario batallar. «El que las hace las paga», para bien y para mal. Es terrible caer en las manos del Dios vivo, recemos para que tenga piedad de quienes lo están traicionando, sin que ello signifique aplicar todo el peso de su Justicia, nunca exenta de misericordia.

  14. Juan Pablo II molesta porque estaba fuertemente adherido al Magisterio milenario de la Iglesia , porque era profundamente espiritual , porque hablaba de amor y misericordia, pero también de pecado, de arrepentimiento, de sacrificio , de un sendero estrecho para llegar al cielo, de infierno . Porque defendió a la familia y a los «niños no nacidos»con el entusiasmo y heroísmo que le caracterizó siempre , enfrentándose al poder mundial que trabajaba afanosamente por socavar ambos . Y lo hizo de tal modo que, aún siendo exigente, los jóvenes y la gran mayoría de los católicos le admiraban y le seguían…. Comprendían y sentían en su corazón que era un hombre de Dios , que era sabio y bueno, que era un Santo. Y sus encíclicas, ortodoxas, sencillas y claras , son el mejor faro para iluminar las oscuras y revueltas aguas por dónde debe navegar el pequeño velero de nuestra vida. Leámoslas, si no queremos naufragar en el intento. Y no olvidemos que nuestro único puerto es Dios.

    1. A la Mortalium Animos de Pio XI no estaba muy adherido Juan Pablo II que digamos. Por lo tanto lo que dices es muy relativo pues sólo en materia moral se puede decir que Juan Pablo se adhiera al magisterio milenario. En otras cosas no.
      Si seguimos reduciendo el magisterio y la doctrina al solo dogma y a la moral, la progresía eclesiastica seguirá ganando. O se acepta toda la doctrina tradicional o no se acepta ninguna, las cosas a medias es mediocridad. Es la mediocridad la que trae todo esto.

  15. La confusion** lamentable .en la Santa Unica Iglesia de Cristo! No escapa a las ideologias Macabras que van con lo mas fino la FAMILIA. Y la Doctrina Fiel de San Juan Pablo ll Papa. Se olvidan que es un SANTO!! Vomitare a los tibios! Dice. El Señor!
    Cristo Ya Vencio!! Y la defenderan todos sus soldados de la Iglesia Militante !!!!

  16. No puedo dejar de recordar las palabras de Sor Lucia:

    Llegará un tiempo en el que el combate decisivo entre Satanás y el Reino de Cristo tendrá lugar en el seno del matrimonio y la familia, y quien defienda el matrimonio y la familia sufrirá grandes persecuciones. Pero no tema, Nuestra Señora ya le ha aplastado la cabeza».

  17. Hace ya 20 años me hablaron de un sacerdote anciano que daba la comunion a divorciados vueltos a casar. Esto se ha hecho siempre. Los sacrilegios no han parado ya que desde el momento en que alguien se acerca a comulgar se se le da la comunion sin mas, puesto que no llevan inscrito si estan en pecado mortal o no en la frente. La Virgen en las apariciones de la Salette lo denuncia. Yo lo que pienso es que los enemigos de la Iglesia no tienen bastante con que se comulgue en pecado mortal, quieren que el magisterio de la Iglesia diga y firme que ahora ya nada es pecado y que todo en lo que creiamos eran patrañas de ranitas de agua bendita. Quieren pervertir a todo humano viviente. Con lo de los abusos en los seminarios se ha conseguido la falta de vocaciones puesto que a nadie le apetece que se le imponga un pecado tan grave cuando precisamente el ministerio sacerdotal es combatir los pecados. Todo esta ya al descubierto. Estudiemos la Doctrina para que no nos engañen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles