PUBLICIDAD

Las primeras monjas con Síndrome de Down

|

Las Pequeñas Hermanas Discípulas del Cordero que viven en el centro de Francia, forman la primera comunidad contemplativa en el mundo que recibe a personas con Síndrome de Down en la vida consagrada.

(Cyprien Viet/Vatican News)- Bajo el patrocinio de San Benito y Santa Teresa de Lisieux, esta historia se originó en los años ochenta, por una amistad entre Line, una joven en búsqueda espiritual que quería vivir su vocación al servicio de los más pequeños, y Véronique, una joven con síndrome de Down que quería consagrarse al Señor.

“Visité varias comunidades que acogían a personas con discapacidad, pero descubrí que estas personas no podían encontrar su lugar en estas comunidades porque no eran adecuadas para ellas”, explica Madre Line, convertida poco después en la Madre Superiora de las Hermanitas Discípulas del Cordero (Petites Soeurs Disciples de l’Agneau). “Y fue el encuentro con la joven Véronique, una niña con síndrome de Down, la que nos inspiró para un nuevo comienzo. Me prometí a mí misma ayudarla para cumplir su vocación”.

Véronique había sentido la llamada de servir al Señor, pero el síndrome de Down hizo que la rechazaran en todas las comunidades donde había ido. De hecho, el derecho canónico y las reglas monásticas no prevén la admisión a la vida religiosa de las personas con discapacidades mentales. Line y Véronique tardarán 14 años para que sean reconocidos los estatutos de esta comunidad especial, que tiene su propio estilo original.

El comienzo de Line y Véronique fue en 1985 en un pequeño apartamento, una casa popular; sucesivamente, se unió otra joven con síndrome de Down. En 1990 le preguntaron a Mons. Jean Honoré (1920-2013), arzobispo de Tours y futuro cardenal, de reconocerlas, inicialmente, como una asociación pública de fieles laicos. El apoyo del cardenal Honoré, quien defenderá su caso en Roma, les permitió dar a esta comunidad su primer reconocimiento.

En 1995, el creciente número de “miembros” obligó a las Hermanitas a mudarse: se establecieron en una propiedad en Le Blanc, una ciudad de 6.500 habitantes en la diócesis de Bourges. Mons. Pierre Plateau (1924-2018), arzobispo de esta diócesis del centro de Francia, les acogió calurosamente y su intervención les ayudó a seguir progresando en Roma, en vista de obtener el estatus de un instituto religioso contemplativo, que finalmente obtuvieron en 1999. “Mons. Plateau fue realmente un padre para nuestra comunidad: era muy cercano a las personas con síndrome de Down”, dice madre Line. Las hermanas desarrollaron gradualmente el priorato y la capilla y en 2011 obtuvieron el reconocimiento definitivo de sus estatutos, gracias a la intervención del arzobispo Armand Maillard, quien también había brindado su apoyo a la comunidad, fuente de vida y alegría en este territorio.

Las Hermanitas discípulas del Cordero son actualmente 10: dos monjas capaces y ocho con Síndrome de Down. La comunidad sigue siendo frágil y espera dar pronto la bienvenida a otras hermanas capaces, porque las hermanas Down necesitan apoyo en sus vidas diarias. Sin embargo, en realidad, “son autónomas, ya que la vida contemplativa les permite vivir a un ritmo regular. Para las personas con síndrome de Down, los cambios son difíciles, pero cuando la vida es muy regular, logran gestionarla bien”, explica la madre Line.

La vida cotidiana recorre las funciones diarias, la misa se celebra todos los martes en la capilla y las diversas actividades: talleres de tejido y cerámica y, más recientemente, la creación de un jardín de plantas medicinales. En definitiva, su extraordinaria vocación se expresa en una vida ordinaria, en la humildad de servicio, siguiendo el “pequeño camino” revelado por Santa Teresa de Lisieux, cuya espiritualidad es su gran fuente de inspiración.

“Han pasado 34 años desde que sentí la llamada de Jesús. He intentado conocer a Jesús leyendo la Biblia y el Evangelio”, dice la hermana Véronique. Nací con una discapacidad llamada Síndrome de Down. Soy feliz, amo la vida. Rezo, pero estoy triste por los niños con síndrome de Down que no sentirán esta misma alegría de vivir”. Para aquellos que se sintieron llamados a vivir, como Santa Teresa, la vocación al amor, el viaje ha sido largo pero su paciencia y su fe dio sus frutos. “Jesús me hizo crecer en su amor. Después de haber sido rechazada en la comunidad, mi alegría fue cuando, el 20 de junio de 2009, pude hacer votos perpetuos en el Instituto de las Hermanitas, discípulas del Cordero. Es mi mayor alegría, ser la esposa de Jesús”.

“En un momento en que la sociedad, sin puntos de referencia, ya no parece encontrar un sentido en la vida ni darle valor, nuestra comunidad quiere, con el simple testimonio de nuestra vida consagrada a Dios, reafirmar el carácter sagrado de la vida y de la persona humana”, dicen las Hermanitas.

Para garantizar que toda la fuerza del amor inscrito en los corazones de estas jóvenes con Síndrome de Down se exprese plenamente en una vida consagrada al Señor, las Hermanitas nos invitan a un momento de discernimiento “jóvenes tocadas por el espíritu de pobreza y devoción, preparadas para ofrecer toda una vida al servicio de Cristo en las personas de sus hermanitas con síndrome de Down”. Para las mismas jóvenes con Síndrome de Down, “el discernimiento se hace como con todas las demás vocaciones: cuando una persona se realiza, es allí donde el Señor la llama. De lo contrario, vuelven a casa. Es como cualquier vocación. Saben entender muy bien si no es una verdadera vocación”, explica madre Line.

Madre Line encuentra en las religiosas con síndrome de Down una increíble fuerza espiritual. “Conocen la Biblia, la vida de los santos, tienen una memoria fabulosa. Son almas de oración, muy espirituales, muy cercanas a Jesús”, dice asombrada, viendo en su sencillez un signo profético para nuestro tiempo. “¡Sus almas no están incapacitadas! Al contrario, están más cerca del Señor, se comunican con Él más fácilmente. Las hermanas hábiles de la comunidad aprecian particularmente su capacidad de perdonar, la capacidad de animar a sus hermanas encontrando la frase correcta de la Biblia que da sentido al día.

PUBLICIDAD

La comunidad ha sido marcada, en 2013, por la muerte prematura, a la edad de 26 años, de Sor Rose-Claire, una monja rodeada de un aura de santidad, tras las huellas de Santa Teresa de Lisieux, a la que amaba mucho. Madre Line cuenta la reacción de las Pequeñas Hermanas con Síndrome de Down, de las cuales temía la gran sensibilidad emocional, pero que finalmente acogieron este acontecimiento con serenidad, poniendo todo bajo la mirada de Dios. “Cuando a la mañana siguiente fui a su celda a hablar con ellas, la primera me dijo: ‘Es el deseo del cielo’; el segundo me animó: ‘Debemos resistir’. Tengamos fe”.

La experiencia atípica de esta comunidad parece responder realmente a un deseo del Cielo, así como a un desafío antropológico para el mundo de hoy, sujeto al dictado de la eficiencia y la productividad, en el que las personas con Síndrome de Down son silenciadas. Su capacidad de amor y, para los que han recibido el don de la fe, su cercanía al Señor, sin embargo, son portadores de una fecundidad insospechada. “Ciertamente es un mundo por descubrir”, concluye Madre Line. “Traen alegría a la sociedad y, sobre todo, traen amor al mundo, que tanto lo necesita.

“Hazte religiosa y ofrece tu vida a Jesús con las Pequeñas Hermanas con Síndrome de Down. Es escuchar una llamada a dedicarse a los más pequeños, a los más débiles, testigos del Evangelio de la vida. “¡Venid a ver!”. Si Dios llama, Él da su gracia y la alegría de ser consagradas junto con las Pequeñas Hermanas con Síndrome de Down”.

“Ante nuestros ojos y haciendo eco de las primeras palabras de San Juan Pablo II, significa atreverse a decir ‘no tengan miedo’ a un mundo en el que el hombre tiene miedo del hombre, de las debilidades inherentes a su naturaleza y a su condición, como la discapacidad o la enfermedad. Significa atreverse a afirmar, más que nunca, la belleza y la grandeza de la vida en su misterio de sufrimiento.

No tengan miedo de seguir a Jesús y de compartir esta vida ofrecida a nuestras Pequeñas Hermanas, ciertamente frágiles, pero no sin fuerza, al contrario, fuerte en el orden más alto: la del corazón.

No tengáis miedo de dar testimonio, a los ojos del mundo, de una vocación generosa, orientada hacia los demás y capaz de ir más allá de la condición de los minusválidos, demasiado a menudo marginados, y capaces de abrirse más profundamente a una mirada plenamente humana”.

Publicado en Vatican News.

Más información aquí.

26 comentarios en “Las primeras monjas con Síndrome de Down
  1. El problema de hoy, en la inmensa mayoría de congregaciones religiosas, es que no se admite a personas con vocación, que se juzga con sospecha, por lo que van derechas a su extinción, pero quieren morir matando, no sólo a las congregaciones con vocaciones, sino a todo el catolicismo, al que, en cierto modo, odian, encabezados por los nefastos jesuitas actuales, que se merecen la supresión por el pontífice de verdad que tarde o temprano vendrá.

    1. El derecho canónico resume la experiencia de la Iglesia y en base a ella da normas regulatorias que se deben tener en cuenta; pero estàn siempre abiertas al discernimiento de cada caso en particular.
      Por lo cual su casuística admite adecuaciones.
      NO ES UN COMPENDIO DE DOGMAS DE FE

  2. El problema de hoy, en la inmensa mayoría de congregaciones religiosas, es que no se admite a personas con vocación, que se juzga con sospecha, por lo que van derechas a su extinción, pero quieren morir matando, no sólo a las congregaciones con vocaciones, sino a todo el catolicismo.

  3. Extraordinario… La Ruah Santa sopla como quiere, y sentimos su expiración sobre nuestros rostros, sin saber desde dónde viene, ni hacia dónde va, siempre seguros de que nos lleva de nuevo al Padre, a través del Hijo…

  4. 750 caracteres
    borrados accidentalmente…
    Lo volverè a intentar en otro momento.

    SINTETIZO
    Discernir es difícil
    Los tiempos eclesiales actuales son difíciles
    Pero no temo
    Cristo nos aseguró la asistencia de su Santo Espíritu y el èxito final si permanecemos unidos a Él en su Amor.

  5. No confundamos la Iglesia con tanto hombre de iglesia, que vive de ella, y que, no sólo no discierne, sino que le clava un puñal por la espalda. Los ejemplos son más que sombrados. No estamos ante ninguna primavera eclesial ¡ ojalá ! sino ante un invierno gélido, cuyo final ni siquiera se atisba.

  6. Con mi profundo respeto a estas personas con síndrome de Down, insisto, con mi PROFUNDO RESPETO, me pregunto si estas personas tienen capacidad real de hacer un discernimiento vocacional serio para este tipo de vida.

    Por favor, vuestras opiniones.

    1. Yo le contesto que NO.
      Por eso, judicialmente, cuando se quieren independizar viven en pisos”tutelados”.
      Por eso, los jueces exigen tutores cuando – incluso- se reparte una herencia.
      Podíamos seguir y citar la parcela estrictamente psicológica (y me abstengo porque la ley natural es más brutal) por la cual – creo- que esta decisión es “echarse al monte” sin conocer el mismo.
      No es cuestión de “salvar las órdenes religiosas” a cualquier precio.
      No se puede ser bombero si no se tienen condiciones. Los deseos no son derechos. Ahí estriba el problema.
      No sepuede ser religiosa si no se tienen condiciones, en todo orden y concierto.
      Los vítores que veo de los “buenistas” a esta decisión tan irresponsable me parecen aberrantes per sé. ¿En que nivel de consideración tienen Uds. a un santo hábito o una religiosa? ¿Saben que son los pilares orantes de la Iglesia de Jesucristo?
      Entiendo que los padres y familia de estas personas hayan quedado descansados.

      1. El sindrome de Down tiene grados en su deficit intelectual.
        Se debe discernir en cada caso.
        Confio en que la Madre Line y demás asesores espirituales y peritos evaluadores de la capacidad psicoafectiva de las aspirantes novicias y junioras hayan realizado bien su discernimiento sobre las aptitudes de estas religiosas.
        Por sus frutos se conoce el árbol.
        … Y al parecer es positivo el saldo. La perdurabilidad en el tiempo es otro dato favorable.:
        Yo, laico, apoyo el intento.
        Tengo 35 años de experiencia psicoterapéutica en acompañamiento profesional de clérigos seminaristas y religiosos

        1. No es cuestión de exponer curriculums, titulaciones y másters; pero -créame- que ganaría por goleada
          Así que reitero que si una persona (con sus diversos grados y patologías) no puede ser autonoma per sé, incluso legalmente, no DEBE ser religiosa.
          El Señor juzgará a quienes lo han permitido.
          ¿Que los padres de estas personas han descansado? !Claro que sí!.
          De hecho es la mayor preocupación: Cuando ellos fallezcan que queden “recogidos”
          Conozco bien el sufrimiento de profesionales en la empresa privada a quienes les obligan a tener a uno de estos “Sindrome”. Deben realizar su trabajo y el del protegido, aunque el protegido cobre lo mísmo que ellos.
          La discriminación positiva- per sé- es siempre una injusticia.
          El Señor a quien juzgará es a quien lo haya permitido. Yo no tengo esa postestad. Yo expongo argumentos. Nada más.

  7. Lola

    Con tu acertado comentario, confirmas lo que yo pienso, lo cual no es desmerecer a estas personas, sino poner las cosas en su sitio, no todo el mundo vale para todo y tiene condiciones para cualquier función.

    Tampoco acabo de entender los comentarios de aprobación, ¿quién ha metido a estas chicas en esto y con que criterios? La verdad es que me parece algo muy extraño. Y las autoridades eclesiásticas ¿no tienen nada que decir? Quizá haya que interpretarlo como una alternativa de vida religiosa específica y especial para estas personas.

  8. El sindrome de Down tiene grados en su deficit intelectual.
    Se debe discernir en cada caso.
    Confio en que la Madre Line y demás asesores espirituales y peritos evaluadores de la capacidad psicoafectiva de las aspirantes novicias y junioras hayan realizado bien su discernimiento sobre las aptitudes de estas religiosas.
    Por sus frutos se conoce el árbol.
    … Y al parecer es positivo el saldo. La perdurabilidad en el tiempo es otro dato favorable.:
    Yo, laico, apoyo el intento.
    Tengo 35 años de experiencia psicoterapéutica en acompañamiento profesional de clérigos seminaristas y religiosos

  9. Alberto y Benzunegui:
    Agradezco sus comentarios.
    No quiero ser cruel, pero es mi obligación como católica descubrir quien está tras esta forma de desacralizar la Iglesia: que son siempre los mismos bajo distinto disfraz.
    Solemos peregrinar por los santuarios marianos de España. Recientemente asistimos en peregrinación a la Santa Misa en uno de ellos. Ya preparada la procesión, con la Cruz de guía, el presbítero con los Santos Evangelios en alto, los concelebrantes en formación, el Altar con los cirios encendidos escuchamos un sonido atronador y “característico” . Fue tal la algarabía y el no respetar un lugar sagrado que el sacristán se acercó a ver quien osaba profanar de esta manera un lugar sagrado: Una excursión de adultos con este síndrome.
    Estoy siendo bastante comedida, porque podría hablar de sus actuaciones comportamentales, su baja tolerancia a la fustración, su desarrollado instinto sexual y todo cuanto está documentado.

  10. La judeo-masonería tiene un objetivo únicamente: Destruir la Cruz.
    Para ello debe “desacralizar la Iglesia”. La semilla se plantó y germinó en el Concilio Vaticano II.
    Se exterminó el latín, lengua litúrgica por excelencia. Se exterminó la concepción de la Santa Misa, como “SACRIFICIO REDENTOR” y se convirtió en “CENA”.
    Se exterminó al “consagrado celebrante” que queda a nivel de la feligresía.
    Se exterminaron las barandillas que “cercaban el lugar Sagrado del Altar”.
    ¿Seguimos?….
    Todo lo tienen documentado en el excelente libro de Mattei El Concilio Vaticano II.
    Por no hablar de la “exterminación de María mediadora de todas las Gracias” por ser “Arca de la Nueva Alianza que portó al Redentor”.
    Masones los tienen Uds. con solideo y tafetán cardenalició. Verán por ello com “exterminan” de las imágenes de María toda condecoración como Reina de la Tierra.
    Con ver quien lo hace tendrán al masón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles