PUBLICIDAD

El Vaticano aparta del ministerio público a un obispo emérito americano

|

El obispo emérito de Wheeling-Charleston, Michael Bransfield, que renunció a su puesto el año pasado tras ser acusado de acoso homosexual a adultos, ha sido apartado del ministerio público por el Vaticano, informa la agencia AFP.

Roma ha prohibido al obispo emérito Bransfield participar en toda liturgia pública, según anuncia el portal oficial del Vaticano, Vatican News. Monseñor Bransfield ya no podrá residir en su antigua diócesis, ni participar en celebraciones liturgias públicas, en cualquier lugar en el que esté, y deberá corregirse públicamente por el mal que causó, explica Vatican News, que cita un comunicado de la nunciatura apostólica de Estados Unidos.

Con esta sanción contra el obispo emérito, “el papa Francisco continúa con su línea de firmeza con el episcopado estadounidense”, agrega el portal del Vaticano. Será el futuro obispo de esta diócesis de Virgina Occidental “quien deberá decidir de manera concreta el tipo de acciones que podría realizar su predecesor para reparar sus faltas, en coordinación con la Santa Sede”, precisa Vatican News.

En febrero pasado, el papa argentino secularizó al cardenal estadounidense Theodore McCarrick, acusado de abusos sexuales a menores y jóvenes.
Sacudida por los escándalos de pedofilia, la Iglesia Católica estadounidense acaba de reforzar el sistema para alertar sobre abusos sexuales que abarcará también a la jerarquía religiosa, en sintonía con las recientes decisiones del papa.

Reunidos en junio en Baltimore (Maryland, noreste) , los 22 miembros de la Conferencia de Obispos Estadounidenses USCCB) aprobaron por una gran mayoría el cambio de la ley canónica anunciado en mayo por el papa, que obliga al clero a alertar de los abusos al Vaticano.

Hasta el momento, las investigaciones internas eran supervisadas por los obispos que denunciaban los casos según su consciencia.

9 comentarios en “El Vaticano aparta del ministerio público a un obispo emérito americano
  1. Le va llegando la hora a este individuo, llevando una vida de rico, gastando miles de dólares en gustos por el alcohol, cien dólares por día en flores frescas para su casa, donde consumía oxicona y gustaba de los azotes.
    Además hacía muchísimos regalos caros a diferentes obispos y Cardenales.
    Oh sorpresa….San Viganó está en esa lista.
    Callado se tenía los regalos este San Viganó, que luego de estafar a su propia familia y recibir sospechosos regalos de este engendro, anda escondido mintiendo y adolorido por haber sido desplazado de sus privilegios,

  2. Ha podido defenderse o se ha tratado de un procedimiento farsa administrativo con limitación de defensa ? En cualquier caso es imposible evitar las consecuencias del homosexualismo fomentando el homosexualismo, como hace Bergocisco.

  3. El obispo es norteamericano o estadounidense, pero no es «americano». Americanos somos todos los que vivimos de Alaska a Tierra del Fuego. La denominación puede llevar a confusiones a quienes vivimos en toda América, que somos muchos.
    Saludos

  4. Somos especialistas en hacer leña del árbol caído.
    Pregunto ¿quién no tiene las manos manchadas de «algo»?
    Aquel que lo levanta es porque no se conoce a si mismo. Todos hemos sido cortados con la misma tijera.
    Aquel que se cree un «santo», no debería estar en la iglesia de la carne, sino en una iglesia espiritual, de santidad, de puros, de perfectos, de ángeles.
    Saludos a todos ustedes desde el Perú.

    1. Una cosa es ser pecadores, como somos todos, y otra muy distinta invitar a pecar, alentar el pecado, promocionar el pecado hasta decir que pecar es virtuoso, como hace la Amores Laetitia en el 303.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles