PUBLICIDAD

Gabriele Kuby analiza las verdaderas causas de la crisis de los abusos en un valiente libro

Gabriele Kuby
|

Si hay un tema que ha suscitado indignación y reacciones de todo tipo en los últimos tiempos, ése es el de los abusos sexuales en el seno de la Iglesia católica. Tal ha sido la magnitud del escándalo, que el Papa Francisco convocó una cumbre para ahondar en sus causas y buscar posibles soluciones.

En cualquier caso, muchos arguyen que la cumbre se quedó en lo superficial, casi en la escenificación. Así, se habría convocado con la disposición de obviar – para no herir a determinados colectivos y grupos de poder – las verdaderas razones que subyacen tras la plaga de los abusos.

Ése es un pecado del que no se podrá acusar, no obstante, a la conocida autora alemana Gabriele Kuby. Así, en El abuso sexual en la Iglesia católica, publicado por Bibliotheca Homo Legens, se adentra en los orígenes profundos de la actual crisis que padece la institución petrina: la revolución sexual, la contaminación de la recta doctrina, la generalización de la homosexualidad en el clero, etc. Y lo hace con plena conciencia de que eso le granjeará vituperios y enemistades, de que habrá quienes traten de confinarla en el ostracismo. Pero, valiente como es, Kuby prefiere el riesgo de la verdad a la comodidad de la mentira aceptada.

Aunque, en realidad, ¿quién no actuaría igual que ella con unos padrinos tan egregios? Además de un anexo de Benedicto XVI – su famoso y reciente texto sobre las consecuencias de la revolución sexual en la Iglesia –, el lector encontrará en este ensayo prólogos del cardenal Gerhard Ludwig Müller, antiguo prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y de Mons. Juan Antonio Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares.

Se trata, en definitiva, de un libro combativo en el mejor sentido de la palabra, pues combate por una de las pocas cosas por las que merece la pena hacerlo: la verdad.

La revolución sexual

Quizá los objetivos de la revolución sexual del 68, señala Gabriele Kuby, puedan resumirse de este modo: la supresión de la ética de la sexualidad; esto es, de los límites que tradicionalmente la han encauzado. Desde aquella década de los 60, la clase política de los diversos países occidentales ha ido imponiendo progresivamente esos objetivos, alterando así la sustancia de la sociedad.

Creer que todo eso no ha afectado a la Iglesia católica es – sostiene Kuby – ingenuo. La banalización del sexo y la relativización de todos los límites éticos que antaño lo constreñían ha entrañado consecuencias también en su seno. Según la autora, el origen de la crisis de los abusos se debe rastrear, en parte, ahí.

La Iglesia católica no es una fortaleza que pueda levantar el puente levadizo cuando es atacada (…) El viento fresco a través de la ventana del «aggiornamento» trajo las semillas de la revolución sexual a la Iglesia, la cual echó raíces con una velocidad sorprendente y puso de manifiesto brotes en la enseñanza y en la práctica.

La homosexualidad en el clero

Al calor de la revolución sexual, la homosexualidad fue echando raíces en la Iglesia católica. Hasta tal punto esto es así hoy – señala Kuby – que el promedio de homosexuales entre el clero es holgadamente superior al de homosexuales entre la población civil.

En su ensayo, la autora alemana no duda en vincular este fenómeno – el de la generalización de la homosexualidad en la Iglesia – con la crisis de los abusos sexuales. En realidad, apostilla Kuby, sólo alguien cegado por los prejuicios ideológicos podría no hacerlo, pues el 80% de las víctimas de agresiones sexuales perpetradas por el clero son masculinas.

Y ¿por qué, si la realidad es tan elocuente, pocos en la Iglesia se avienen a reconocerla? En cierto modo, por la infiltración de las redes homosexuales en la institución:

Parece que toda la Iglesia está impregnada de redes homosexuales: seminarios, comunidades religiosas, organizaciones laicas con camarillas que alcanzan hasta los rangos más altos del Vaticano… 

¿Qué dicen de Gabriele Kuby?

«La Sra. Kuby es una valiente guerrera contra las ideologías que, en última instancia, dan como resultado la destrucción del hombre». Benedicto XVI

«Gabriele Kuby, como conversa, utiliza un lenguaje directo y a veces descarnado. Su manera de exponer y explicar esta verdadera llaga nace, en cambio, de un profundo amor a la Iglesia y compasión por las víctimas que sufren los abusos». Mons. Juan Antonio Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares.

«Hay que agradecer cordialmente a la señora Gabriele Kuby su contribución a esclarecer el terrible tema del abuso sexual de niños y jóvenes por parte de personas destinadas en el orden sagrado a representar a Cristo, Buen Pastor, y a ofrecer su vida por la salvación de las almas». Cardenal Gerhard Ludwig Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe entre 2012 y 2017.

38 comentarios en “Gabriele Kuby analiza las verdaderas causas de la crisis de los abusos en un valiente libro
  1. Las demas Iglesias fyeron inmunes a la revolucion sexual, menos la ICAR. No prueba eso que la ICAR ES CORRUPTA DESDE SUS PRINCIPIOS? Los protestantes se separaron, hartos de tanta corrupción. Antes de ellos, los cataros hicieron lo propio (con su consiguiente exterminio). Anteriormente un clero menos corrupto, eb iriente, volvió la espalda a Roma. SOIS VOSOTROS. Nadie mas.

    1. En otro artículo MiguelTROLL nos dedicó una de sus TROLLas con ?, a lo que yo contesté

      Para Miguelito el ?:
      Acusamos recepción de su ?,?,?,?,?,
      y se la devolvemos sin desenvolverla, sin olerla y
      sin otro particular, atentamente
      Anti-TROLL

      P.D.: Puede Vd metérsela donde le quepa, que le aproveche.
      Si le sobra algo, puede remitírsela a su afectuoso amigo Desidereo.

    2. Miguel, anda usted mal… corrijo, pésimamente informado. O es usted extremadamente malintencionado. O ambas cosas. Espero que le vaya bien en esta vida, y que cuando le llegue la hora de la muerte natural, sea consistente con su odio a la Iglesia y no pida asistencia espiritual a la icar (como despectivamente la llama), sino a sus gurús zen; ni invoque a Jesús, cabeza de la Iglesia, sino a su adorado Buda.

  2. … vincular este fenómeno – el de la generalización de la homosexualidad en la Iglesia – con la crisis de los abusos sexuales. En realidad, apostilla Kuby, sólo alguien cegado por los prejuicios ideológicos podría no hacerlo, pues el 80% de las víctimas de agresiones sexuales perpetradas por el clero son masculinas.

  3. ¿Cómo no iban ellos (Sartre y Simone de Beauvoir) a firmar la carta abierta publicada en Le Monde el 23 mayo de 1977 pidiendo la rebaja de la mayoría de edad para las relaciones sexuales consentidas y en contra de la condena a los adultos del pedofílico affaire Versailles?

    1. Mig:

      Entérese. Ya lo dije en otro hilo. Entérese. Lo que Simone de Beauvoir defendía era la inocencia de 3 chicos que, siendo mayores de edad (pongamos 19 años) se dieron a besos y toqueteos (nada más) con unas chicas más jóvenes (pongamos 17 años) que consentían plenamente participar en esos juegos eróticos. Entérese y deje de propagar mentiras…

      Por otra parte, lo que hiciese o dejase de hacer esa señora no disculpa a todos esos sacerdotes, obispos, cardenales y papas, ¿verdad?

  4. Simone de Beauvoir (y Jean-Paul Sartre) tuvo relaciones sexuales con Bianca Lamblin ex-alumna suya, cuando era menor de edad (en aquella época), y por eso la expulsaron de la docencia tras la acusación de la madre por corrupción de menores.

  5. la ola de denuncias de ex-alumnos a antiguos profesores de la enseñanza en Francia en 1997, que acabó con la política de lavar la ropa sucia en casa “camouflait soigneusement les affaires de pédofilie” (casos como el de Jacky Kaisersmertz)

    1. Excelente información, Mig. Pero que Simone de Beauvoir y Jean Paul Sartre eran pedófilos se ve que no les importa a los Migueles y a los medios.

        1. ¿De los suyos? Yo no pongo dinero en el cepillo los domingos para que esta mujer o ningún otro pedófilo pague la luz… Con mi dinero no se ha indemnizado a ninguna víctima. Ningún pedófilo o cómplice de pedofilia se ha refugiado en España porque Pedro Sánchez le ha permitido venirse a la Moncloa escapando de la justicia, etc, etc…

          ¿De qué estamos hablando, Mig? Acepten su porquería, límpienla, y déjense de tonterías.

  6. Esta señora es una ignorante en profundidad. Dice que el origen de la crisis en la iglesia es la revolución sexual del 68 en el mundo como que lo que pase en el mundo tiene necesariamente que contaminar la iglesia. Es una ignorante pq omite que la iglesia desde el vaticano II predica el aggiornamiento al mundo y el abrir las ventanas y las puertas para que en la Iglesia entre la luz del mundo y desempolve los muebles, como si no fuese la iglesia la que tiene la luz que tiene que guiar al mundo. Es como decir que el origen de la crisis en la iglesia es la revolución francesa. La iglesia no se contaminó de las ideas de la revolución francesa y las combatió y condenó, y si se contaminó luego es porque hubo papas que le abrieron las puertas a esas ideas, con las cuales entraron las del 68 tambien. El demonio mete primero la patita para luego entrar del todo, no se puede pretender dejarle la pata pillada con la puerta.

  7. Citaré ejemplos de obras de ficción en que el incesto o la pedofilia fueron tratados de acuerdo con los principios de transgresión de la revolución sexual y mayo 68: “Le grand Bazar” de Daniel Con Bendit (Dani el rojo). “Lemon incest” de Serge Gainsbourg con su hija. “Souffle au cœur” de Louis Malle.

  8. Peter Newell, uno de los autores del manifiesto de derechos para la “protección de la Infancia” de UNICEF, ha sido condenado por abusar de un niño de 12 años en la década de los 60

  9. “Éramos las esclavas sexuales de los comandantes de las FARC” Ex guerrilleras colombianas denuncian las violaciones y abortos forzosos en las FARC y señalan a actuales senadores Yamile Noscué, que ingresó a las FARC a los 15 años, perdió la cuenta de las veces que la violaron. Igual que su compañera Lorena Murcia, que al poco de alistarse, con solo 10 años…

  10. Las cifras por casos de abuso sexual que han sufrido menores de edad mientras estaban en custodia de autoridades estadounidenses llega a más de 4500 [correspondientes al periodo 2014-2018] reveló este martes el congresista demócrata por Florida Ted Deutch, según una noticia publicada por CNN

  11. El verdadero origen por tanto está en Juan XXIII. El pensamiento liberal de Juan XXIII consiste en que si tienes un cubo con agua limpia y le echas solo un poquito de agua sucia, el agua limpia se impone sobre la sucia. Los liberales son incapaces de ver esto, que el cubo con agua sucia lo han puesto ellos aggiornandose al mundo con su vaticano II.

  12. Calumnia, estupidez y solemne mentira generalizar sobre la homoxesualidad en el clero. ¿Quién, ciegamente, puede creer y hacer creer que ha ido preguntando clérigo a clérigo si es homosexual y la mayoría respondiera que sí lo era?
    En mi más de medio siglo de vida los sacerdotes cercanos a mi, que tuvieron la desgracia de caer (después de la revolución sexual y continúa así), lo hicieron con mujeres no con hombres!!!

  13. Debe ser interesante leer el libro de la señora Kuby, apadrinada nada menos que por nuestro Pontífice Máximo Benedicto PP XVI, el cardenal Muller y el obispo Reig Plá, juanpablista y ratzingeriano, de los pocos buenos que quedan en el episcopado español, hoy asociado mayoritariamente a la decadencia jorgista.

    1. La lucha por la verdad es la tarea más noble que existe. Al trabajo de esta gran mujer, añado: la infiltración marxista y masónica ha sido otra (para mí la principal) causa del desastre. Miles de personas infiltradas para contaminar y destruir.

  14. Me disculpan mis improbables lectores, pero creo que el artículo considera esencial lo que no lo es y accesorio lo que constituye el núcleo de la cuestión. Antes de nada, decir que a mi no me afecta que una persona tenga inclinaciones homosexuales, por más que lo considere algo dañino en sí mismo, esto es, propiamente un mal, una desgracia como la que le puede caer a cualquiera con otro tipo de inclinaciones. La clave del asunto no fue nunca la “Revolución sexual”, sino la actitud de la Iglesia ante la misma. Lo que se dio en llamar el “aggiornamento”. El “laissez fair, laissez passer” que aplicaron las autoridades eclesiásticas ante todo tipo de actitudes “no tradicionales”: pedofilia, ligereza, infracciones litúrgicas convertidas en “creatividad”, desviaciones doctrinales de todo tipo sin respuesta, etc… .Eso sí, las mismas autoridades eclesiásticas aplicaron “mano de hierro” inflexible contra todo aquel que quiso mantenerse fiel a la ortodoxia.

  15. La ICAR es el problema, no la homosexualidad ni la revolución sexual. La ICAR y sus fantasmas, junto con sus fantoches, sus belzuneguis, susTROLLS ANTI TROLLS. La ICAR y sus cruzadas de la bondad, sus lavados cerebrales a los niños, seguidos por los abusos, la pederastia, la pedofilia. La ICAR, y su brazo armado, la INQUISICIÓN, son el problema. No la LGTBI. Eso no es ningún problema. Sois VOSOTROS LOS TROLLS DE LA ICAR, el único problema. Ante todo sous un problema para vosotros mismos. Cuanto mas rezais, peor estais. Ya os habreis dado cuenta. Se siente, pero eso a mí me la suda. Sarna con gusto no pica ?

  16. ¿LA VERDAD?, Será si acaso, su forma de ver un problema. Que sea esta la verdadera o haya otras formas de ver el problema, es otra cosa.
    De todas formas, solo con ver la firma de Juan Antonio Reig, ya creo que credibilidad va a tener poca este libro.

  17. Qué buenoooooo….????????Chicas amadaaassss….mis bonitaaaassssss….ya tenemos nueva carnaza para seguiiiirrrrr chismeando….!!!!!!
    Parece que es para lo único que sirven algunas y además parece que les pagannnnn…. qué lindooooo!!!! Negocio redondooooo????
    Pero eso sí…nosotras guardemos la castidad y la compostura….????
    Vamos chicas, aclamemos a nuestros santos patronos: S. Lefebreeeeee…?ora pro nobis; S. Viganóooooooo…?ora pro nobis…???????????????????????????????????????????????????

  18. Cada vez que asisten a una ceremonia donde se les repite, y repiten, que la Iglesia es UNA, recuerden que esto trae consigo responsabilidades. Si es UNA, no vale la solución a la “Don Jorge”, o sea, que se peleen en el Vaticano, que aquí en la Sierra estamos requetebién.
    Por otra parte, cualquiera que analice por sí mismo la parábola del trigo y la cizaña y sobre todo su explicación, puede formarse una opinión acerca del uso que se le da a la misma para justificar los delitos eclesiales. También hay una parábola más moderna sobre los aviones que caen y son noticia… que no aclara que con el porcentaje de “caídas” de la Institución, cualquier compañía aérea quebraría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles